¿Quieres dirigir la Biblioteca Nacional de España? Ya puedes mandar tu curriculum

Hace ya tiempo, tras la accidentada dimisión de Milagros del Corral, BST titulaba irónicamente : ‘Vacante puesto laboral. Enviar C.V. a Ministerio de Cultura. Ref. Dirección Biblioteca Nacional de España‘. El caso es que ahora la broma se hecho realidad y BST -vía RecBib- ha visto esta oferta de empleo:

‘Convocatoria del proceso de preselección de candidaturas para proceder al nombramiento del Director/a de la Biblioteca Nacional de España

15/07/2015

Conforme a lo dispuesto en el artículo 9.1 de la Ley 1/2015, de 24 de marzo, reguladora de la Biblioteca Nacional de España se convoca proceso de presentación de solicitudes para la preselección de candidatos para el posterior nombramiento del Director/a de la Biblioteca Nacional de España.

La presente convocatoria ha sido publicada en esta página web el día 15 de julio de 2015 a las 10.45 h’

La verdad es que parece un buen procedimiento. Sobre todo porque favorece la mayor transparencia de la selección. Además entre los requisitos de los aspirantes se hace especial hincapié en la experiencia y conocimientos bibliotecarios. Por suerte parece definitivamente enterrada la vieja  práctica de dar la dirección de la BNE a un escritor amigo del ministro de turno.

En su twitter, Ana Santos, no hace ninguna referencia a esta convocatoria.

En su twitter, Ana Santos, no hace ninguna referencia a esta convocatoria.

Pero lo que no entiende Bibliotecaria Sin Tijeras es el sentido último de esta convocatoria: ¿Dimite la actual directora Ana Santos? Si es así, ¿Cuál es el motivo? ¿Discrepancias con el nuevo ministro de cultura?

Bibliotecarios (algunos discapacitados) de la Nacional siguen sin cobrar y la directora busca soluciones

Dos nuevas noticias sobre la preocupante situación laboral de los bibliotecarios de la BNE. La primera esta recogida por eldiario.es:

descarga (1)

Los sindicatos alertan de la elevada externalización de la Biblioteca Nacional

EFE – Madrid 07/02/2015

La externalización de los servicios de la Biblioteca Nacional afecta casi al 50 % de la plantilla, es decir, 465 trabajadores de 48 empresas subcontratadas, según los datos recabados por UGT y CCOO, que han advertido del peligro que supone la política de externalizaciones en los servicios públicos.

Las secciones sindicales de UGT y CCOO en la Biblioteca Nacional han alertado de la precariedad laboral de los trabajadores de empresas externas y han informado del riesgo de impago de los salarios por parte de las subcontratas.

Así, han informado de que Innova Data, un centro especial de empleo que da trabajo a personas con discapacidad, tiene doce trabajadores, titulados en Biblioteconomía y Documentación, contratados en la Biblioteca Nacional para catalogar sus fondos musicales y de Bellas Artes.

Según estos sindicatos, los doce trabajadores de Innova Data para la Biblioteca Nacional no han cobrado sus nóminas (entre 700 y 900 euros netos) desde hace varios meses, la mayoría de ellos desde el mes de agosto.

Dado que no han percibido su sueldo, algunos de los damnificados han presentado demanda en los juzgados de lo social de Madrid.

UGT y CCOO han explicado que Innova Data como Centro Especial de Empleo que incluye en su plantilla a un 70 % de discapacitados, recibe subvenciones y bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social de hasta un 100 % por todos los conceptos.

En declaraciones a Efe, la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos, ha abogado por “plantillas estables” y ha avanzado que este año se ha pedido al Ministerio de Hacienda un plan de viabilidad para sustituir la externalización por empleos públicos a 4 años.

Sobre la subcontrata con Innova Data, Santos ha asegurado que la Biblioteca abona puntualmente sus facturas pero ha reconocido la “lamentable” situación que atraviesan sus trabajadores, que llevan sin cobrar varios meses, circunstancia que se agrava por tratarse de un colectivo vulnerable con un grado de discapacidad.

Ha comentado que los afectados tardaron al menos tres meses en comunicar que no estaban percibiendo su salario, algo que desde esta dirección se vincula al miedo, posiblemente a perder su contrato.

La directora de la Biblioteca Nacional ha hecho hincapié en que la institución ha intentado mediar y contactar con los responsables de Innova Data, sin que estos hayan contestado a sus requerimientos.

Además, ha confesado tener en marcha varias medidas para acabar con estas situaciones y aquí ha destacado la publicación en la página web de “buenas prácticas” para contratar con la institución; y un cumplimiento estricto de las normas, que de no consumarse derivaría en apercibimientos. Tres apercibimientos evitarían que la subcontrata participe en más concursos’.

[…]

Leer mas…

Y la otra noticia también es de eldiario.es:

La Biblioteca Nacional ha iniciado una importante reducción de contratos

Agencia EFE – sáb, 7 feb 2015

Madrid, 7 feb (EFE).- La Biblioteca Nacional (BNE), consciente del problema que supone la externalización de procesos y servicios básicos ha iniciado una importante reducción de los contratos en los últimos años, según han indicado hoy fuentes de dicha institución.

La BNE ha detallado que en 2009 había 302 personas contratadas por empresas externas haciendo funciones bibliotecarias frente a las 204 que hay en este momento’.

[…]

Leer mas…

Dos polémicos artículos sobre la situación real de la Biblioteca Nacional de España

Del blog Todo sobre mi Ere:

Artículos publicados en Prensa sobre la Biblioteca Nacional de España

En los últimos días hemos visto en los medios algunas noticias que nos gustaría resaltar porque denuncian muchas de las situaciones que nosotros ya hemos mencionado repetidamente aquí en Todo sobre mi ERE.

La primera, por ir en orden cronológico, fue la noticia de Infolibre con el siguiente titular:“Trabajadores discapacitados de una subcontrata de la Biblioteca Nacional llevan cuatro meses sin cobrar”.
Por supuesto, la empresa de la que hablan es Innova Data, que tampoco paga a sus trabajadores en otros sitios, según la noticia, de la Comunidad de Madrid, de la Junta de Andalucía, del Archivo Histórico Nacional, etc. Aquí os dejamos el enlace a la noticia:

http://www.infolibre.es/noticias/economia/2015/01/08/trabajadores_discapacitados_una_subcontrata_biblioteca_nacional_llevan_cuatro_meses_sin_cobrar_26351_1011.html

Presupuesto BNE

La segunda, más reciente, es el artículo de El País “La Biblioteca Nacional de España se emancipa con las alas recortadas”.
El enlace a la noticia es el siguiente:

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/18/actualidad/1421610772_820044.html?utm_source=HS

En ella se habla sobre los recortes presupuestarios que ha recibido la BNE y la directora, siempre sin ningún tipo de pudor, habla sobre que los recortes no pierden la calidad del trabajo: “No tiene impacto sobre el funcionamiento cotidiano por el compromiso de la plantilla”. Algo contradictorio con lo afirmado después “El cambio continuo de personas altamente especializadas produce pérdida de conocimiento y compromiso con la institución, no tanto de calidad, porque, a pesar de la miseria que les pagan los trabajadores se esfuerzan“. La frase es demoledora por parte de nuestra Directora, yo puedo esforzarme muchísimo, pero no creo que mi esfuerzo ayude a que mi trabajo sea de la misma calidad que una persona que lleva 20 años haciendo el mismo trabajo. O al menos eso me dicen cuando voy a una entrevista de trabajo. No tiene ni pies ni cabeza sus declaraciones. Y si como afirma, y parece lo único cierto, les pagan una miseria, ¿de verdad cree que se puede tener compromiso con la institución? El compromiso se adquiere con una plantilla propia que apenas tiene (según el artículo “el 61% de estas labores [bibliotecarias básicas] está en manos de trabajadores de empresas externas”) o con una plantilla de trabajadores externos estable, que al cabo de los años le cogen cariño a la Institución. No decimos que alguien que lleve 6 meses no tenga también compromiso con su trabajo y con la Institución, pero creemos que no es tan normal. También se nos menciona en este artículo “En 2014, fueron sustituidos empleados que llevaban años ocupándose de la elaboración de la bibliografía española al cambiar la empresa adjudicataria por la rebaja del presupuesto licitado”.

Nos gustaría señalar también algunos comentarios hechos sobre el artículo que nos han parecido muy acertados:

1, Si el menor gasto implica pagar al empleado de la contrata o mejor, subcontrata, un sueldo mucho menor que el de un funcionario esta claro la elección que se hará. El Estado paga 2000 por persona, la contrata se queda 1200 tras un proceso de selección de quince minutos y al trabajador le llegan 800 y si hay subcontrata 700 que hay más a repartir

2. 175 / 4 = 43 El Plan de A. Santos de sacar 43 plazas anuales de ayudantes y auxiliares de bibliotecas durante cuatro años para completar la cifra de 175 es absolutamente INASUMIBLE. Valga como ejemplo, que en los “buenos” años en que se convocaban plazas públicas destinadas a la contratación de bibliotecarios, fueron 23 la mayor de las convocatorias. Y es que hablar es gratis… La BNE tiene un serio problema al que no quiere poner remedio. La externalización de servicios es una práctica institucionalizada desde hace más de 10 años. Es más, es imprescindible para la institución, sin embargo, NUNCA se ha querido por parte la misma, reconocer esa labor. Ahora en época de crisis, la precariedad se ha instaurado en la BNE y en sus servicios de externalización, con la permisividad de la propia dirección. Dª A. Santos, lo único que pretende es ganar tiempo para poner a buen recaudo su gestión. Ni más, ni menos y que el problema lo solucionen otros.

3. La gestión externa comenzó hace casi 20 años pero cuando empezaron las rebajas laborales a los externos, la BNE dejó que trabajadores con 18 años de experiencia realizando sus labores se fueran a la calle. Y tener gente sin experiencia cuesta y mucho. Lo vemos todos los días en todas las secciones. Bibliografía Nacional se resiente de la calidad y según estadísticas, de la cantidad. En Publicaciones periódicas apenas se cubre las catalogaciones diarias: no hay personal para procesar todo el trabajo de catalogación y revisión de fondos en los depósitos. Los trabajadores externos discapacitados de BBAA y Música llevan meses sin cobrar y la BNE mira para otro lado. La política interna es acallar las voces de queja cosa que consigue puesto que hay miedo.. ¿a qué? Si quiere cambiar ¿por qué vuelve a contratar a otra empresa para atender al público? ¿por qué en catalogación sigue una empresa que comete irregularidades? Sería preferible la oferta de plazas públicas a las contratas pero ya que existen ¿por qué no darles dignidad laboral? Así es la BNE actual, la cabecera de sistema que ya no da ejemplo’.

 

Los entresijos de la tramitación de la nueva Ley de la Biblioteca Nacional de España

Muy interesante lo que cuentan en el blog Todo sobre mi ERE:

desidia01

Todo sobre mi ERE y la desidia política

El pasado 26 de noviembre y después de 3 meses de tramitación parlamentaria el Congreso de los Diputados aprobó el Proyecto de Ley reguladora de la Biblioteca Nacional de España con el apoyo del PP, PSOE, CIU, PNV y la abstención de UPyD e Izquierda Plural.

En el articulado del texto, que ahora será remitido al Senado, no aparece una sola referencia relativa a la contratación de personal externo en servicios esenciales de la institución, y por lo tanto, pretende dar continuidad a un modelo que le ha supuesto a la Biblioteca Nacional de España denuncias por cesión ilegal de trabajadores, despidos masivos de profesionales con años de experiencia, impagos o incumplimientos de contrato por parte de estas empresas hacia sus empleados, ERE, etc.

[Ver: ¿Cómo mejorar la Ley Reguladora de la Biblioteca Nacional de España?]

Por este motivo, Todo sobre mi ERE decidió reunirse con los portavoces de los principales grupos parlamentarios pertenecientes a la Comisión de Cultura encargada de la tramitación de dicha ley, con el objetivo de informar sobre el alcance de estas externalizaciones y denunciar la grave situación de precariedad laboral y despidos, a la que se han visto sometidos los trabajadores externos de dichos servicios en los últimos años.

A lo largo del mes de octubre nos reunimos con Ascensión de las Heras Ladera (portavoz del Grupo Izquierda Plural), José Andrés Torres Mora (portavoz del Grupo Socialista) y María Ascensión Figueres Górriz (portavoz adjunta del Grupo Popular, aunque teníamos prevista esta reunión con el principal portavoz del grupo Juan de Dios Ruano Gómez, justo antes de entrar a la misma nos comunicaron que no asistiría). Durante estas reuniones, pudimos comprobar los distintos grados de preocupación e interés que los representantes políticos mostraron ante la injusta situación que viene sufriendo este colectivo, y que eso sí, sorprendentemente, todos los grupos manifestaron desconocer.

Mientras que la portavoz de Izquierda Plural nos transmitió su preocupación y compromiso ante esta situación, en una reunión que duró cerca de dos horas y media, el portavoz del Grupo Socialista, mostró una actitud más relajada y desinteresada en una reunión que duro apenas una hora, quizá motivada porque el PSOE fue en gran medida responsable de estas externalizaciones durante sus años de gobierno. Ni que decir tiene, como era de esperar por otra parte, que el Grupo Popular nos despachó en veinte minutos sin mostrar la más mínima empatía por un colectivo duramente maltratado por su gestión, y dejándonos claro que la Ley se tramitaría en los términos en los que fue redactada.

De estas reuniones, tan solo Izquierda Plural se prestó a continuar manteniendo una comunicación con nosotros, informándonos de la tramitación parlamentaria de la Ley y mostrándose dispuestos a adoptar acciones de apoyo, que concretaremos en las próximas semanas y que agradecemos sinceramente. Sin embargo, también nos dejaron claro que la Ley saldría adelante sin muchos cambios, como al final ha sucedido, ya que el Grupo Popular tenía mayoría en la Comisión y ha hecho valer dicha mayoría para vetar cualquier tipo de enmienda crítica con el texto. A pesar de ello, la diputada de esta formación política hizo hincapié ante la comisión parlamentaria en las grandes dificultades económicas que sufre la Institución, provocadas por los brutales recortes presupuestarios sufridos en los últimos años y denunció la grave situación de externalización que se viene dando en la BNE desde hace más de 15 años.

En definitiva, parece evidente que tanto desde las dos principales formaciones políticas de este país, como desde la dirección de la institución cultural más antigua de España se está precarizando y despojando de toda dignidad a una profesión que deberían ser los primeros en defender, porque redundaría en beneficio de un colectivo y de una organismo público que es la cabecera del sistema bibliotecario español, y del que indudablemente debería ser referencia’.

Mirando con lupa las cuentas y los resultados de la Biblioteca Nacional de España

Los compañeros de Todo sobre mi Ere aclaran, en un documentado artículo, hasta donde se está llegando con la continua reducción de personal y presupuestos a la BNE:

Las cuentas de la Biblioteca Nacional de España

Desde que comenzó la crisis, los recortes presupuestarios han afectado a todos los ámbitos del país, pero han sido especialmente duros en el sector de la cultura. En el caso de la Biblioteca Nacional de España sus consecuencias están siendo devastadoras, aunque el equipo directivo de tan prestigiosa institución se afane en mantener una imagen de aparente normalidad.

Todos hemos oído durante estos años multitud de eufemismos relacionados con la crisis: desaceleración, crecimiento negativo, movilidad exterior, novedad tributaria, indemnización en diferido … y como no, ajustes presupuestarios. Su directora, doña Ana Santos Aramburu, es una fiel representante de este discurso, como podemos comprobar en la entrevista que concedió a Delibros en diciembre de 2013, y en la que detalla los tres objetivos en los que se basa su estrategia: “… la tramitación para la futura ley de la Biblioteca Nacional, el depósito legal electrónico, y adaptar la situación a la realidad presupuestaria, es decir, reducir gastos … , iniciamos en el mes de mayo una campaña de ahorro de costes encaminada a concienciar a la biblioteca de que se puede gastar menos y hacer las mismas cosas. Esto ha producido un ahorro muy importante en gastos estructurales. Sólo en consumibles (electricidad, gasóleo y agua) el ahorro ha sido de 352.509 €, una barbaridad”. En una reciente entrevista aparecida en RitmosXXI en septiembre de 2014 seguía defendiendo la misma idea: “hacer lo mismo que hacíamos, pero con menos dinero. Nos ha costado mucho mantener los niveles de servicio que esta institución venía prestando”.

Pues bien, ¿cuál ha sido verdaderamente la “realidad presupuestaria” de la Biblioteca Nacional durante estos años de crisis? ¿Estamos hablando de ajustes presupuestarios que no afectan al funcionamiento de la biblioteca o de duros recortes que están paralizando los servicios y que han puesto a centenares de personas en la calle o en una situación de precariedad laboral insostenible?

Como podemos comprobar en las memorias anuales de la BNE, en los últimos años su presupuesto se ha visto reducido en un 41%, pasando de los 52.949.280 € de 2009 a los31.229.210 € en 2013, fundamentalmente provenientes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que representa el 86% de los ingresos de este organismo. La plantilla compuesta por funcionarios y personal laboral ha pasado de 521 personas en 2009 a 426 en 2013, es decir, se ha reducido en un 18% en 5 años, y aunque ha supuesto un recorte en el gasto de 6.960.000 € ha agravado un problema que ya existía en los años de techo presupuestario, el de una plantilla claramente insuficiente para atender las necesidades de la casa, como admitía en diciembre de 2013 la propia directora técnica de la BNE, doña Mar Hernández: “Necesitamos algún tipo de ayuda externa que nos permita cumplir con los objetivos básicos y la misión de la Biblioteca. No es el sistema ideal ni el que nos gustaría, pero la pérdida continua de funcionarios y laborales nos obliga a seguir manteniéndolo”. Mención aparte merece el colectivo de trabajadores externos que simplemente no existe para la BNE, y que es el que más ha sufrido los brutales recortes realizados por la Biblioteca con despidos, reducciones de jornada y salario, impagos o retrasos, modificaciones de categoría,… y al que dedicaremos el próximo artículo de Todo sobre mi ERE.

Según el Instituto Nacional de Estadística, la producción editorial de libros en España descendió un 20% en los últimos 5 años, como resultado de la crisis (hablamos siempre de primeras ediciones; ver datos del INE aquí). Sin embargo el descenso de número de registros de este tipo de materiales en la BNE es del 38%, una vez más las cifras hablan por sí mismas. Aunque su directora se empeña en defender lo contrario, esta política de recortes tiene unas consecuencias directas en la calidad y la cantidad de los servicios prestados, como muestran los gráficos que Bibliografía Española publica periódicamente y que reflejan la evolución anual del número de registros. Estos son sólo dos ejemplos, ya que todas las secciones de la Biblioteca muestran la misma evolución:

BNE 1

 

Más preocupante aún es la situación de música impresa, que como puede apreciarse se encuentra prácticamente paralizada:
BNE 2

Lejos de quejarse ante la desproporcionalidad de estos recortes y las graves consecuencias que están teniendo para la institución que ella dirige, doña Ana Santos Aramburu sigue defendiendo una gestión que está paralizando y desprestigiando al organismo cultural más antiguo de España, referencia del sistema bibliotecario español. Podría tomar ejemplo del director del Museo Reina Sofía, don Manuel Borja-Villel, que recientemente declaró: “Ya no somos capaces de hacer más recortes, lo siguiente es apagar la luz”. O de la exdirectora de la Biblioteca de Cataluña, doña Dolors Lamarca, que denunció: “Este presupuesto significa la parálisis total de la Biblioteca de Cataluña; la paralizarán de verdad: quien venga sólo podrá subir y bajar la persiana”.

Pero, ¿qué ocurre con el personal externo de la Biblioteca Nacional?, ¿cómo han afectado los recortes a este colectivo?, ¿dónde se centra el grueso del recorte presupuestario acometido por su directora y su equipo técnico?, ¿cómo es posible que la BNE continúe abriendo sus puertas? Lo veremos en el próximo artículo’.

Ana Santos: “Yo no estoy a favor de que se externalicen los servicios de la Biblioteca Nacional”

El digital Ritmos XXI de información cultural ha publicado una interesante Entrevista a Ana Santos Aramburo, directora de la Biblioteca Nacional.

Ana Santos Aramburu

A pesar de los errores en la biografía de Ana Santos en la introducción a la entrevista -fue directora de bibliotecas en el Ayuntamiento de Madrid y no de la Comunidad-, luego el entrevistador realiza unas preguntas que a BST le parecen muy acertadas sobre la preocupante situación a la que están conduciendo los recortes a la BNE:

‘P. Lo PGE de los últimos años han ido de reducción en reducción de la asignación para esta casa…. La primera institución bibliotecaria del país, con un presupuesto de menos del 40% en cuatro años… 

R. Quien toma la decisión sabrá por qué la toma y cuáles serán las consecuencias. Mi obligación es luchar y pelear por esta institución y gestionar de la mejor manera posible.

[…]

P.Hace unas semanas se publicó que la Biblioteca había perdido 3,5 millones de euros… ¿qué sucedió?

R. Lo que ha sucedido, sencillamente, es que nos bajaron el presupuesto de un año para otro  y como esa cifra se refiere a las cuentas patrimoniales, si se reducen los ingresos, lógicamente, las cuentas patrimoniales son negativas.  Es un descenso importante, pero no fue el único. Llevamos cuatro años de descenso presupuestario, actualmente rondando el 40% menos que hace cuatro años.  Ahora mismo estamos en un momento en el que nos está costando mucho salir adelante con la asignación presupuestaria que tenemos’.

Y tras la sorprendente declaración de Ana Santos de que han conseguido reducir hasta 400.000 euros sólo con reducción de gastos corrientes como en luz, impresoras o teléfono, la directora realiza otra declaración que suena estupendamente a los oídos de Bibliotecaria Sin Tijeras [negritas nuestras]:

‘P. Que el dinero público garantice lo mínimo

R. Eso es. Yo no estoy a favor de que, por ejemplo, se externalicen los servicios de la Biblioteca. Una práctica que viene haciéndose desde hace quince años, por otro lado. Yo creo que los procesos básicos y los servicios al usuario deben ser prestados por personal propio de la Casa, por empleados públicos de la institución, es importante disponer de la plantilla mínima imprescindible para garantizar una estabilidad y no perder el conocimiento adquirido. Porque además, si seguimos con lo de la rentabilidad, esta opción es mucho  más rentable’.

Ahora sólo falta que ponga en práctica esa idea. Si es que realmente la directora de la BNE quiere y tiene suficiente fuerza para poder convocar a unas oposiciones o bolsa para ir sustituyendo personal externo por público.

Lo de la Biblioteca Nacional de España ‘es como maquillarse para ir de fiesta y tener gastroenteritis’

Esto es así de simple y de cruel: primero, el Gobierno deja sin dinero a la Biblioteca Nacional de España. Entonces la BNE saca a concurso servicios esenciales como el de Monografías Modernas por menos dinero y con profesionales más precarios y peor pagados. Y no pasa nada. BST piensa que quizás para los que nos gobiernan la bibliografía nacional no es necesaria y tampoco parece que la Biblioteca Nacional les parezca muy importante.

En cuanto a la dirección de la BNE tal vez mejor que tanto presumir de nueva ley, podría tomar ejemplo de otra institución cultural abandonada por el Gobierno como es el Reina Sofía y al menos quejarse como su gerente:

“Ya no somos capaces de hacer más recortes, lo siguiente es apagar la luz”

Este es un resumen de la paralizada bibliografía nacional de los compañeros despedidos de ‘Todo sobre mi ERE’:

Maquillarse

Ideario de Todo sobre mi ERE

Como ciudadanos usuarios de los servicios públicos, como profesionales bibliotecarios y también como ex-trabajadores para la Biblioteca Nacional de España creemos que tenemos el derecho y la responsabilidad de manifestar nuestra indignación y denunciar un hecho (las condiciones del pliego sobre el concurso para el Servicio de Monografías Modernas) que nos parece injusto y que nos afecta directamente porque:

1. Ha puesto en la calle a más de 50 profesionales con experiencia como resultado de un concurso donde se impone la oferta económica menospreciando otros requisitos más importantes.

2. Afecta negativamente al funcionamiento de los servicios que se ofrecen por la BNE y a la imagen de la entidad. El servicio se ha paralizado unos meses y es probable que la calidad se vea afectada.

  1. Contribuye a la precarización de la profesión bibliotecaria.El pliego de condiciones.

He aquí el quid de la cuestión. Este es el hecho que denunciamos. El pliego es el detonante de la situación. Éste se redacta por la BNE con el beneplácito del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, siguiendo las leyes vigentes. En él se exponen los requisitos que se solicitan a las empresas que licitan, se informa sobre las condiciones temporales y el presupuesto máximo del que se dispone, las labores que han de cubrirse, el fondo que ha de gestionarse y la cantidad de registros bibliotecarios que se exigen.

En esta última ocasión el pliego sale publicado en el BOE tarde y en malas condiciones: no se piden currículos de los profesionales a desempeñar el trabajo, no hay baja temeraria en la oferta económica a presentar, no hay prueba técnica para las empresas, se valora sobre todo la oferta económica de las empresas, no hay especificaciones de producción ni cantidad de personal, se añaden otros servicios bibliotecarios de la BNE,… El resultado es que el concurso se lo lleva la empresa con la oferta económica más baja, con la peor memoria técnica y sin plantilla especializada para el trabajo a realizar. Difícil de justificar.

[…]

Responsabilidad de la Biblioteca Nacional de España. Coherencia.

Parece que la política de la BNE será la de reducir el personal externo. De momento siguen sacando concursos, con lo que pedimos coherencia a la Biblioteca en este aspecto. Como cambiar la inercia de la externalización en la BNE es difícil, al menos pedimos que la institución sea más consciente de la precariedad laboral que se genera a través de las empresas que licitan a los proyectos, y que cuiden más a ese profesional bibliotecario y a sus condiciones laborales y salariales.

Es buen momento para aclarar responsabilidades. El argumento con el que la BNE justifica el pliego de condiciones bajo la Ley de Contratación del Estado y las órdenes del Ministerio no exime totalmente de responsabilidad a la Biblioteca. No creemos que la BNE no tenga nada que ver en la redacción de los pliegos, y si esto es así, nos gustaría que se uniesen a nuestra reivindicación para una mejora del sector bibliotecario. La dirección de la institución no es responsable de los salarios del personal externo directamente, pero sí lo es indirectamente al dar más valor a la oferta económica de las empresas que a otras cuestiones. Y algo podrían hacer para garantizar unas condiciones mínimas para los trabajadores.

La BNE es una institución de relevancia internacional, que realiza una labor especializada que perdurará a lo largo del tiempo. No creemos que sea adecuado el cambio constante de personal que hace el grueso del trabajo cada seis meses o un año. No se corresponde a la seriedad e importancia del trabajo que se realiza.

 Imagen de la Biblioteca Nacional de España.

Mucho se ha hablado de la imagen de la BNE los últimos meses, sin duda es la prioridad por convertirse en organismo autónomo. Pero precisamente una directora bibliotecaria debería preocuparse de que la imagen se base en la calidad y no sólo en la apariencia. Si el Servicio de Proceso Técnico, uno de los más importantes si no el más, pierde calidad, ¿no se ve afectada la imagen de la Biblioteca? Esto es como maquillarse para ir de fiesta y tener gastroenteritis’.

[…]