Ana Santos: “Yo no estoy a favor de que se externalicen los servicios de la Biblioteca Nacional”

El digital Ritmos XXI de información cultural ha publicado una interesante Entrevista a Ana Santos Aramburo, directora de la Biblioteca Nacional.

Ana Santos Aramburu

A pesar de los errores en la biografía de Ana Santos en la introducción a la entrevista -fue directora de bibliotecas en el Ayuntamiento de Madrid y no de la Comunidad-, luego el entrevistador realiza unas preguntas que a BST le parecen muy acertadas sobre la preocupante situación a la que están conduciendo los recortes a la BNE:

‘P. Lo PGE de los últimos años han ido de reducción en reducción de la asignación para esta casa…. La primera institución bibliotecaria del país, con un presupuesto de menos del 40% en cuatro años… 

R. Quien toma la decisión sabrá por qué la toma y cuáles serán las consecuencias. Mi obligación es luchar y pelear por esta institución y gestionar de la mejor manera posible.

[…]

P.Hace unas semanas se publicó que la Biblioteca había perdido 3,5 millones de euros… ¿qué sucedió?

R. Lo que ha sucedido, sencillamente, es que nos bajaron el presupuesto de un año para otro  y como esa cifra se refiere a las cuentas patrimoniales, si se reducen los ingresos, lógicamente, las cuentas patrimoniales son negativas.  Es un descenso importante, pero no fue el único. Llevamos cuatro años de descenso presupuestario, actualmente rondando el 40% menos que hace cuatro años.  Ahora mismo estamos en un momento en el que nos está costando mucho salir adelante con la asignación presupuestaria que tenemos’.

Y tras la sorprendente declaración de Ana Santos de que han conseguido reducir hasta 400.000 euros sólo con reducción de gastos corrientes como en luz, impresoras o teléfono, la directora realiza otra declaración que suena estupendamente a los oídos de Bibliotecaria Sin Tijeras [negritas nuestras]:

‘P. Que el dinero público garantice lo mínimo

R. Eso es. Yo no estoy a favor de que, por ejemplo, se externalicen los servicios de la Biblioteca. Una práctica que viene haciéndose desde hace quince años, por otro lado. Yo creo que los procesos básicos y los servicios al usuario deben ser prestados por personal propio de la Casa, por empleados públicos de la institución, es importante disponer de la plantilla mínima imprescindible para garantizar una estabilidad y no perder el conocimiento adquirido. Porque además, si seguimos con lo de la rentabilidad, esta opción es mucho  más rentable’.

Ahora sólo falta que ponga en práctica esa idea. Si es que realmente la directora de la BNE quiere y tiene suficiente fuerza para poder convocar a unas oposiciones o bolsa para ir sustituyendo personal externo por público.

Lo de la Biblioteca Nacional de España ‘es como maquillarse para ir de fiesta y tener gastroenteritis’

Esto es así de simple y de cruel: primero, el Gobierno deja sin dinero a la Biblioteca Nacional de España. Entonces la BNE saca a concurso servicios esenciales como el de Monografías Modernas por menos dinero y con profesionales más precarios y peor pagados. Y no pasa nada. BST piensa que quizás para los que nos gobiernan la bibliografía nacional no es necesaria y tampoco parece que la Biblioteca Nacional les parezca muy importante.

En cuanto a la dirección de la BNE tal vez mejor que tanto presumir de nueva ley, podría tomar ejemplo de otra institución cultural abandonada por el Gobierno como es el Reina Sofía y al menos quejarse como su gerente:

«Ya no somos capaces de hacer más recortes, lo siguiente es apagar la luz»

Este es un resumen de la paralizada bibliografía nacional de los compañeros despedidos de ‘Todo sobre mi ERE’:

Maquillarse

Ideario de Todo sobre mi ERE

Como ciudadanos usuarios de los servicios públicos, como profesionales bibliotecarios y también como ex-trabajadores para la Biblioteca Nacional de España creemos que tenemos el derecho y la responsabilidad de manifestar nuestra indignación y denunciar un hecho (las condiciones del pliego sobre el concurso para el Servicio de Monografías Modernas) que nos parece injusto y que nos afecta directamente porque:

1. Ha puesto en la calle a más de 50 profesionales con experiencia como resultado de un concurso donde se impone la oferta económica menospreciando otros requisitos más importantes.

2. Afecta negativamente al funcionamiento de los servicios que se ofrecen por la BNE y a la imagen de la entidad. El servicio se ha paralizado unos meses y es probable que la calidad se vea afectada.

  1. Contribuye a la precarización de la profesión bibliotecaria.El pliego de condiciones.

He aquí el quid de la cuestión. Este es el hecho que denunciamos. El pliego es el detonante de la situación. Éste se redacta por la BNE con el beneplácito del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, siguiendo las leyes vigentes. En él se exponen los requisitos que se solicitan a las empresas que licitan, se informa sobre las condiciones temporales y el presupuesto máximo del que se dispone, las labores que han de cubrirse, el fondo que ha de gestionarse y la cantidad de registros bibliotecarios que se exigen.

En esta última ocasión el pliego sale publicado en el BOE tarde y en malas condiciones: no se piden currículos de los profesionales a desempeñar el trabajo, no hay baja temeraria en la oferta económica a presentar, no hay prueba técnica para las empresas, se valora sobre todo la oferta económica de las empresas, no hay especificaciones de producción ni cantidad de personal, se añaden otros servicios bibliotecarios de la BNE,… El resultado es que el concurso se lo lleva la empresa con la oferta económica más baja, con la peor memoria técnica y sin plantilla especializada para el trabajo a realizar. Difícil de justificar.

[…]

Responsabilidad de la Biblioteca Nacional de España. Coherencia.

Parece que la política de la BNE será la de reducir el personal externo. De momento siguen sacando concursos, con lo que pedimos coherencia a la Biblioteca en este aspecto. Como cambiar la inercia de la externalización en la BNE es difícil, al menos pedimos que la institución sea más consciente de la precariedad laboral que se genera a través de las empresas que licitan a los proyectos, y que cuiden más a ese profesional bibliotecario y a sus condiciones laborales y salariales.

Es buen momento para aclarar responsabilidades. El argumento con el que la BNE justifica el pliego de condiciones bajo la Ley de Contratación del Estado y las órdenes del Ministerio no exime totalmente de responsabilidad a la Biblioteca. No creemos que la BNE no tenga nada que ver en la redacción de los pliegos, y si esto es así, nos gustaría que se uniesen a nuestra reivindicación para una mejora del sector bibliotecario. La dirección de la institución no es responsable de los salarios del personal externo directamente, pero sí lo es indirectamente al dar más valor a la oferta económica de las empresas que a otras cuestiones. Y algo podrían hacer para garantizar unas condiciones mínimas para los trabajadores.

La BNE es una institución de relevancia internacional, que realiza una labor especializada que perdurará a lo largo del tiempo. No creemos que sea adecuado el cambio constante de personal que hace el grueso del trabajo cada seis meses o un año. No se corresponde a la seriedad e importancia del trabajo que se realiza.

 Imagen de la Biblioteca Nacional de España.

Mucho se ha hablado de la imagen de la BNE los últimos meses, sin duda es la prioridad por convertirse en organismo autónomo. Pero precisamente una directora bibliotecaria debería preocuparse de que la imagen se base en la calidad y no sólo en la apariencia. Si el Servicio de Proceso Técnico, uno de los más importantes si no el más, pierde calidad, ¿no se ve afectada la imagen de la Biblioteca? Esto es como maquillarse para ir de fiesta y tener gastroenteritis’.

[…]

Mucha ley pero poco dinero para la Biblioteca Nacional de España

Orgulloso está nuestro Gobierno de la nueva ley con la que quiere dotar a la BNE. Pero lo que se necesita ahora en la Biblioteca Nacional para seguir desarrollando su labor es dinero. Y de eso cada vez hay menos como cuentan en El Confidencial:

BNE

La Biblioteca Nacional perdió 3,5 millones de euros en 2013

Carlos Prieto 21/08/2014

La secuencia económica de las principales instituciones culturales públicas empieza a tener forma de deja vu. El patrón es el siguiente: el Estado recorta las ayudas y meses después los museos y bibliotecas entran en números rojos y sus gestores tienen que cargar con la cruz de una gestión económica bajo sospecha.

Ver: El Gobierno asfixia económicamente la Biblioteca Nacional de España y los lectores insultan a sus trabajadores

El BOE ha publicado las cuentas de la Biblioteca Nacional de España (BNE) en 2013. Se repite la historia. Resultado económico patrimonial del ejercicio anual: la Biblioteca perdió 3.480.000 euros. Siete veces más que los números rojos del año anterior: 522.000 euros.

El resultado de la gestión ordinaria, lo que cuesta gestionar el día a día de la biblioteca, se saldó con un déficit de 4 millones de euros.

La aportación estatal ha bajado 5,8 millones de euros en un año. El principal ingreso de la institución, las subvenciones que recibe del Estado, pasaron de los  31,9 millones de euros de 2012 a los poco más de 26,1 millones de 2013.  La aportación estatal, por tanto, bajó 5,8 millones de euros en doce meses, lo que ha obligado a la BNE a hacer malabarismos con las cuentas.

Pese a los recortes, la institución logró bajar su deuda a corto plazo, que pasó de 1,2 millones de euros a 508.000 euros. El gasto de personal apenas sufrió modificaciones: de los 13,7 millones de euros de 2012 a los 13,4 millones de euros de 2013.

Externalización y despidos

No obstante, desde que estalló la crisis económica, la BNE ha mermado considerablemente su plantilla. En 2013, el número de trabajadores ascendió a 427, 292 de los cuales eran funcionarios. En los últimos cinco años, la BNE ha perdido cerca de un centenar de trabajadores al pasar de 521 a los 427 actuales.

La reducción de la plantilla ha venido acompañada tanto de un aumento de la externalización de servicios hacia el sector privado como de las protestas laborales: desde 2009 se han multiplicado las demandas por cesión ilegal de trabajadores por parte del personal externalizado.

Como ya explicó este periódico, en los últimos cinco años la BNE ha gastado 18,46 millones de euros en contratos con el sector privadoExternalizaciones realizadas para suplir la falta de personal propio.

Todo ello pese a que el Gobierno decidió hace unos meses devolver la autonomía perdida a la BNE, al dotarla de una ley reguladora propia como el Museo del Prado y el Reina Sofía, con el objeto de preservar su «papel esencial en la preservación y difusión de la cultura española», nobles objetivos que, ay, se contradicen con el continuo recorte de ayudas a las instituciones culturales de referencia del país’.

 

 

Aprobado el proyecto de ley de la Biblioteca Nacional de España

A finales de julio se aprobó el proyecto de ley de la Biblioteca Nacional de España. Por lo que dice su directora, Ana Santos, en la noticia de RTVE no parece que se hayan tomado en cuenta muchas sugerencias para mejorar la ley:

BNE

El Gobierno aprueba el proyecto de ley reguladora de la Biblioteca Nacional

  • La institución se equipara al Museo del Prado y al Reina Sofía
  • Mantiene su carácter de organismo autónomo
  • Amplía las funciones de la Biblioteca e integra su operatividad digital

EFE 25.07.2014

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el proyecto de Ley Reguladora de la Biblioteca Nacional de España, que devuelve a esta institución su rango de Dirección General y le dota de unos instrumentos que permitirán hacer más ágil su gestión para adaptarse a los retos del siglo XXI.

Con este proyecto el Gobierno pretende «reconocer e impulsar el papel esencial de la Biblioteca Nacional en la preservación y la difusión de la cultura española», ha señalado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

[…]

Un proceso participativo

La directora ha recordado que desde que fue aprobado en Consejo de Ministros, el anteproyecto ha estado sometido a un periodo de información pública, que han procurado que fuese «lo más participativo posible«.

Se ha remitido a 22 asociaciones profesionales del mundo bibliotecario, de la documentación y la información; se colgó en las webs del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y de la Biblioteca Nacional, se ha consultado con miembros del Consejo de Cooperación Bibliotecaria, con la Conferencia Sectorial de Cultura y también con el Real Patronato.

Durante este periodo se han podido presentar sugerencias que permitiesen mejorar o enmendar algunos puntos del texto «y realmente ha habido muy pocas sugerencias con lo que todo es muy parecido al primer anteproyecto».

Ana Santos confía en que la fase de tramitación parlamentaria que ahora se inicia se obtenga el consenso político necesario «para que esta Biblioteca tenga la ley que merece y, por lo tanto, la consideración que como institución cultural de primer orden necesita. Hay un sentir general de que esta ley es necesaria«[…]’.

Brutal descenso de la contribución de Telefónica a la digitalización de fondos en la Biblioteca Nacional de España.

De 10 millones a medio millón de euros. Ese es el brutal descenso de la contribución de Telefónica a la digitalización de fondos en la Biblioteca Nacional de España. Bibliotecaria Sin Tijeras se teme que esa disminución -aparte de una casi paralización del proceso- suponga despidos en las empresas externas dedicadas a esa labor. Hay ciertas cosas que es mejor hacerlas con una segura financiación pública que con un incierto patrocinio privado.

La noticia es de El Confidencial :

BNE2

La Biblioteca Nacional se queda sin fondos para digitalizar

25 millones de páginas de 150.000 obras ha digitalizado la Biblioteca Nacional de España desde 2008 gracias al convenio de colaboración con Telefónica por el que la empresa invirtió 10 millones de euros. Un convenio que ahora se renueva por otros cuatro años, pero con una gran diferencia en el dinero invertido. Solo medio millón de euros aportará la compañía, que a partir de ahora se centrará más en la difusión del contenido ya digitalizado en vez de convertir nuevos documentos.

En la presentación de la ampliación de este acuerdo se han anunciado a bombo y platillo los importantes resultados obtenidos gracias a esta digitalización “que no hubiera sido posible sin Telefónica” como ha confesado la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos Aramburo. Sin embargo, con el presupuesto que se destinará para los próximos cuatro años será difícil continuar el ritmo actual’.

Leer mas…