¿Es correcta la critica de una madre desesperada a un bibliotecario sin vocación?

Ya lo siente Bibliotecaria Sin Tijeras pero en el caso que nos cuenta una ‘madre desesperada‘ en su blog la resulta a BST difícil la defensa corporativa de su compañero bibliotecario. Claro que habría que escuchar la otra versión, pero, por lo cuenta la madre el problema es la actitud del bibliotecario de primar el orden y el silencio por encima del disfrute de los niños con los libros que es de lo que se trata.

La autora del post tiene el detalle de no aclarar si la biblioteca a la que se refiere es de la Comunidad o el Ayuntamiento (parece que si es de Madrid) y evitar así que se identifique al bibliotecario al que critica. La que si afirma que trabaja para la Comunidad es la bibliotecaria Almudena Ferrera cuyo acertado comentario adjuntamos tras el post de la madre desesperada en cuestión:

Bibliotecario infantil

Un bibliotecario infantil con poca vocación

Existe un personaje en la sección infantil de la biblioteca a la que vamos, que no cambia el gesto adusto de su semblante por una sonrisa jamás, mira a los niños con desaprobación y a los padres con desprecio. Pasea su triste figura entre los estantes y no pierde la oportunidad de criticar, reñir y tocar las narices a todo el que pilla. En vista de esta actitud tan negativa he llegado a la conclusión que a los mejor este señor no es el más adecuado para realizar una labor de bibliotecario en la sección infantil.

Normalmente le ignoro, pero esta vez colmó el vaso y yo, que suelo ser amable con todo el mundo, le dediqué mi mirada envenenada más ponzoñosa y mi tono de voz más seco y cortante. Confieso que ni le había visto pulular cerca, mientras mi niño más pequeño y yo disfrutábamos de un libro de animales depredadores con unos pop ups alucinantes. Lo estábamos leyendo por tercera vez cuando oigo su agria voz a mis espaldas: “Mucho cuidado con ese libro hum hum”. ¡Cómo si lo estuviéramos tratando mal! Por qué cree que lo estábamos leyendo juntos. Vigilo a mi hijo para que no se emocione y algún trozo de papel salga perdiendo. En mi casa nos gustan los libros y los cuidamos. Le ignoré y seguimos a lo nuestro.

Mis hijos tiene muy claras las normas de la biblioteca. A veces les puede el entusiasmo y acaban hablando en voz alta, pero para eso estamos su padre y yo. Para recordarles dónde estamos. No todos los padres son tan estrictos, pero teniendo en cuenta que es la sección infantil veo normal algo de jolgorio. Así que encuentro insufribles sus “chisssst”, “Silencio”, “Ssssss”… Pero también se los pasé por alto.

Cuando ya habíamos elegido un buen montón de libros para hacer más divertida la hora del cuento, les dijimos a los niños que fueran a la mesa de recepción para sacarlos. Daniel estaba muy ilusionado por sacar uno en concreto, se olvidó por un momento en dónde estaba y fue corriendo hasta el mostrador. El energúmeno en cuestión le heló la sangre con sólo una mirada y le escupió: “Aquí no se corre” con toda su mala baba. El peque, que suele ser muy resuelto, se puso blanco, dio media vuelta y se escondió a mis espaldas. Alucinada estaba. Le dije que se entretuviera admirando una preciosa exposición de cajas decoradas que tenían en la puerta y que ya cogía yo los libros.

En cuanto me vio acercarme con los ojos echando chispas, se levantó y se puso a hacer el tonto para no atenderme. Pero ahí me quedé yo alimentando mi odio hasta que se dignó a sentarse de nuevo después de su paseo estúpido removiendo papeles de un lugar a otro sin orden ni concierto. “¿Quiere algo?” tiene la desvergüenza de decirme, “Un huevo frito, no te fastidia” pensé. De un empujón seco acerqué los libros hacia él, “Para devolver” le dije con un tono de voz que cortaba el aire. Sin decir ni mu, los pasó por la máquina. Muy digna le tiré el carnet casi a la cara (os aseguro que lo hice, me quedé flipada de mi falta de autocontrol), le puse el otro montón de libros delante y le dije “para coger” retándole con la mirada a que se le ocurriera exigir que viniera mi hijo mayor en persona a recogerlos (No es la primera vez que nos exigen que el titular tiene que ser la persona que recoja los libros). No lo hizo. Algo de luces tiene.

Cogí los libros muy enfadada y tiré la mitad al suelo. Jurando en arameo los recogí, los guardé en la mochila y no me fui dando un portazo porque la puerta estaba abierta. Mi marido me dio la razón en todo y me aconsejó que lo ignorara como siempre hemos hecho, pero ese día pasó la raya. Y se ha ganado una enemiga. Por supuesto, no tiene nada que temer de mí, pero para él voy a ser siempre la persona gruñona y malencarada que se encontró este sábado’.

Comentario de  ‘Almudena Ferrero11 de junio de 2015

Siento tu mala experiencia con este individuo. No sé si se trata de una biblioteca municipal o de la comunidad, pero el personal es más o menos el mismo en ambas, así que te explico. Lo primero es que hay un 90% (y me quedo corta) de probabilidad de que este señor no sea bibliotecario. Los bibliotecarios son una parte muy pequeña de los trabajadores de una biblioteca. Lo normal es que en la sección infantil haya uno, y muchas veces no está de cara al público, sino en las oficinas. El personal que atiende las salas con suerte es técnico auxiliar de bibliotecas, pero lo más fácil en Madrid, especialmente si es de la comunidad , (es donde trabajo y lo que más conozco) es que sea un auxiliar administrativo que le ha tocado trabajar en una biblioteca. En un trabajo que no tiene nada que ver con ser auxiliar administrativo y que le deja con muy escasas posibilidades de promocionar a otro sitio, ya que al no ejercer labores administrativas no tiene puntos en los concursos. No es difícil tampoco imaginar que los puestos en bibliotecas, en el pais en qué vivimos, estan dotados con los nivele más bajos. Es decir, que nos encontramos con un personal que está haciendo un trabajo que no es el que le corresponde, con muy pocas posibilidades de cambiar a otro, con un horario de tarde que no es lo que uno espera cuando se prepara para funcionario administrativo y con el sueldo más bajo de su sector. Por lo tanto, vocación cero. Incluso muchos de ellos que son auxiliares de biblioteca son auxiliares administrativos reconvertidos nominalmente en auxiliares de bibliotecas. Formación bibliotecaria, muy poca, específicamente infantil, nula, no la hay casi ni para los bibliotecarios de carrera.
Te cuento todo esto para que te hagas una idea del panorama.
Ahora bien, nada de eso justifica la mala educación y la falta de profesionalidad. Sobre todo la mala educación. Yo te aconsejo que pidas hablar con el encargado de la sección de infantil y si no con el director de la biblioteca. . Piensa que este señor lo más probable es que tenga hartos también a sus compañeros e incluso a sus jefes directos. Y una queja por escrito. Siempre quejas por escrito, por favor. Los funcionarios normales y racionales queremos que se pongan quejas por el mal funcionamiento de los servicios. A los altos cargos les molesta mucho recibir quejas de usuarios. A los funcionarios de a pie no nos hacen ni caso. Lo que no creo que sea buena idea es que le “amenaces” con quejarte, puede tener el efecto contrario y que te coja más manía.
Como bibliotecaria estas cosas me molestan muchísimo, porque flaco favor nos hacen. De todas formas, sin llegar a esos extremos, hay bibliotecas infantiles que se hacen desagradables, yo lo he vivido con mis hijos, pretendiendo que los niños casi ni respiren. Son niños, y sobre todo cuando tienes sección de “bebés”, hasta tres años, no puedes pretender que esten absolutamente callados.
Un saludo

[…]

Y, se me olvidaba decirlo, a pesar del panorama dibujado, la inmensa mayoría de las personas que desempeñan ese trabajo, lo hacen muy bien y saben tratar con el público. Y muchos descubren su “vocación” hacia las bibliotecas’.

Anuncios

“En el caso de llegar al Gobierno de la Comunidad de Madrid nos opondremos al canon por préstamo en las bibliotecas”

Eso dijeron los representantes de Podemos en la presentación de su programa sobre cultura. Fue esta semana en el Círculo de Bellas Artes y contó con la presencia de artistas como Santiago Auserón. La crónica es de eldiario.es [negritas nuestras]:

Santiago Auserón, José Manuel López y Jazmín Beirak, en la presentación del programa de cultura

Santiago Auserón, José Manuel López y Jazmín Beirak, en la presentación del programa de cultura

Podemos: 82 propuestas para la Cultura de la Comunidad de Madrid

  • El candidato a la presidencia, José Manuel López, y la responsable del área cultural, Jazmín Beirak, presentaron un programa marcado por la financiación público-privada y la participación ciudadana con el establecimiento de una Ley de Mecenazgo para la Comunidad y una Consejería de Cultura
  • Una de las claves es Telemadrid con una reducción de la cuota de partidos y la limitación de las externalizaciones y a la que López quiere convertir “en la BBC de la promoción de la cultura”
  • En el acto participaron los actores Juan Diego Botto, Alberto San Juan y Antonio de la Torre y el músico Santiago Auserón

Paula Corroto 

12/05/2015

[…]

Libros y Bibliotecas

Las bibliotecas son uno de los núcleos en las propuestas para este sector, por lo que se pretende reactivar la compra de títulos y revistas, además de una mejora de sus equipamientos tecnológicos. En el caso de llegar al Gobierno de la Comunidad se opondrán al canon por préstamo, aprobado en agosto del año pasado.

[…] Habrá una reforma del actual Plan de Fomento de la Lectura –data de 1999- en el que se incluirá una hora semanal dedicada a la lectura en el currículo escolar, además de una implementación de las bibliotecas de aula [escolares] “para que no estén abierta sólo durante el horario escolar y para que cuenten con bibliotecarios profesionales”, según manifestó el editor Manuel Guedán. Otra de las medidas estrella será una reorientación de la Noche de los Libros con un cambio en su estructura permitiendo que los libros salgan a la calle en cada librería y no haya una concentración en la plaza de Callao’.

Foro del libro y bibliotecas de Podemos: “lo que se escribe en el papel se borra en los despachos”.

Bibliotecaria Sin Tijeras no pudo acercarse al Foro del Libro y Bibliotecas de Podemos Cultura, pero sí estuvo un bibliotecario que le ha escrito este correo:

Podemos cultura3

“Querida BST:

Este domingo me pase por lo de Podemos y la verdad es que estuvo bastante bien. Había mucha gente aunque no tantos bibliotecarios como me hubiese gustado. En cambio abundaban editores, libreros y hasta poetas.

Pero si me sorprendió gratamente que en el programa, que nos dieron en la entrada, si eran muchas las referencias a las bibliotecas. Casi más que a otros sectores del libro. En cuanto lo consiga en formato electrónico te lo mando para que lo difundas en el blog.

Al principio intervino Jazmín Beirak, que va como candidata en la lista de Podemos a la Comunidad de Madrid. Trató temas generales del programa de cultura. Luego habló el editor de Periférica, del que no recuerdo el nombre. Pero quien se metió a fondo con asuntos del libro fue Manuel Guedán. En concreto de lo que dijo sobre bibliotecas me quedé con estas ideas:

-Los bibliotecarios se quejan de que ellos quieren trabajar para los usuarios pero que terminan trabajando para la Consejería

-Podríamos decir que tendríamos buenas bibliotecas si fuésemos el Bill Murray del Día de la Marmota y nos despertásemos siempre en el mismo día del año 2007, leyendo el mismo libro. Las adquisiciones desde entonces han sido bastante escasas.

-Hay que cambiar el modelo de la Biblioteca Regional Joaquín Leguina que es un edificio estupendo bastante desaprovechado. No sólo se tiene que catalogar sino que también divulgar. Y se está digitalizando algo pero a veces sin control y duplicándose con lo que se hace en otras administraciones.

-El Plan de Fomento de la Lectura del año 2005 estaba muy bien pero acaba en el 2017 y aún no se ha ejecutado la mayoría del mismo. Lo que se escribe en el papel se borra en los despachos.

-Uno de los incumplimientos es sobre las bibliotecas escolares: no tienen el personal bibliotecario que debían de tener. Y, a menudo, se utilizan como lugares de castigo tanto para alumnos como para profesores.

Todo bastante completo. Pero cuando demostró saber de qué iba el tema fue en la respuesta a una pregunta que se hizo sobre cómo se iba a plantear la relación entre la Comunidad de Madrid y las bibliotecas de los distintos municipios de la Región.

Manuel contestó que aún no estaba decidido. Que se estaba eligiendo entre seguir la opción del Consorcio de Bibliotecas de Barcelona o bien la vía navarra. Que en principio preferían esta última (en Navarra los edificios de las bibliotecas son municipales pero los el personal depende de la Comunidad Autónoma). Lo que sucede, siguió explicando, es que tampoco querían tirar todo el trabajo previo que ya se había realizado. Que además no se podía conocer muy bien cuál era la situación del proceso dado el secretismo que los responsables habían tenido en todo momento cara a los bibliotecarios.

Bueno, lo dicho, ya te mando el programa cuando lo tenga digitalizado

P.D.: Acabo de ver una crónica en El Confidencial sobre el encuentro. Seguro que es mejor que la mía: “Podemos piensa en Mario Casas y Mireia Belmonte para fomentar la lectura”.

Leer más:  Bibliotecas: Podemos piensa en Mario Casas y Mireia Belmonte para fomentar la lectura. Noticias de Cultura  http://www.elconfidencial.com/cultura/2015-05-10/podemos-mario-casas-mireia-belmonte-fomento-lectura_791711/#lpu6wgOgLCwJ5Hhx

.

Foro del Libro y Bibliotecas de Podemos Cultura

Le acaba de llegar a Bibliotecaria Sin Tijeras este correo (enlaces y negritas son nuestras) :

Foro del libro

“Buenas tardes,

Después de una primera ronda de reuniones con los distintos sectores que componen el mundo del libro, desde Podemos Comunidad de Madrid queremos convocaros al Foro del Libro y Bibliotecas, encuentro en el que presentaremos el programa de este ámbito de cara a las elecciones autonómicas del 24-M.

Entendemos esta cita como una segunda parte necesaria en la que devolver el trabajo realizado, presentar propuestas concretas y seguir recogiendo las opiniones y sensibilidades de un sector que afronta momentos difíciles. Además, servirá como encuentro de libreros/as, bibliotecarios/as, editores/as, distribuidores/as escritores/as, correctores/as, traductores/as, críticos/as y tantas profesiones que componen esta cadena, de cara a fortalecer el tejido que compone el sector.

El acto tendrá lugar el próximo domingo 10, a las 12h., en El Umbral de Primavera (c/Primavera 11, Metro Antón Martín o Lavapiés) y después se invitará a un refrigerio para poder seguir charlando.

Rogamos, si os interesa, que le deis la máxima difusión.

Saludos,

Manuel Guedán
Coordinador Libro y Bibliotecas Podemos Cultura”

¡Allí nos vemos!

Encuentro de bibliotecarios de la Comunidad de Madrid con Podemos

Le ha llegado a Bibliotecaria Sin Tijeras este correo que concreta el lugar y hora de la reunión que anunciaba ayer:

‘Buenos días,

Desde el grupo de trabajo del Libro y Bibliotecas, del área de Cultura del Consejo Ciudadano de Podemos para  la Comunidad de Madrid, queremos convocar a los trabajadores y trabajadoras de la red de bibliotecas de la Comunidad a una reunión para conocer de primera mano el estado y las necesidades del sector. A la reunión acudiremos el responsable de dicho grupo, Manuel Guedán, y la consejera del área, Jazmín Beirak.

Podemos cultura2

El encuentro tendrá lugar en la Galería Rina Bowen, calle Augusto Figueroa, 17, 3º, el próximo jueves 12 de marzo a las 19h. 

Pedimos disculpas a las personas que trabajan en turno de tarde, pues por incompatibilidad con nuestro horario laboral seguramente no podamos convocar otra reunión de mañana, como sería conveniente.

 Os proponemos el siguiente orden del día que nos ayudará a ser lo más eficaces posibles, aunque siempre con flexibilidad:

  1. Presentación  (10′)
    2. Diagnóstico de la situación.
    – Problemas relativos al funcionamiento de las bibliotecas (25′)
    – Problemas relativos a las condiciones laborales (25′)
    3. Propuestas y soluciones.
    – Propuestas con coste cero (15′)
    – Propuestas que implican dotación económica  (25′)
    4. Preguntas y varios

Finalmente, ponemos también a vuestra disposición la siguiente encuesta que nos permitirá recabar información sobre vuestras demandas.

Para cualquier consulta o más información podéis escribir al siguiente correo < mguedan@hotmail.com > a la atención de Manuel Guedán.

Saludos’.

Encuesta a los bibliotecarios madrileños para elaborar el programa de Podemos

Bibliotecaria Sin Tijeras ha sabido de una encuesta promovida por Manuel Guedán , miembro de Podemos y responsable del Libro y Bibliotecas dentro del área de Cultura del Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid.

Podemos cultura

La encuesta está pensada para organizar el programa de cultura en vista a las próximas elecciones de mayo. La verdad es que a BST la parece que está muy bien diseñada con conocimiento de la situación real de las bibliotecas madrileñas. Las preguntas son muy incisivas.

La encuesta se puede rellenar y enviar directamente en esta dirección:

https://docs.google.com/forms/d/1jBrlEDeNpZQyoilKdys8QEm3ysVfB0EMSPnO53HRNlc/edit

También está prevista, para este jueves 12 de marzo, una reunión de los responsables de cultura de Podemos con los bibliotecarios madrileños para escuchar sus demandas.

Los bibliotecarios pueden ser la vanguardia de la ofensiva

Eso es lo que defiende Michael Moore, según nos cuenta Pedro López en su artículo publicado en Crónica Popular:

La bibliotecaria Ann Sparanese con Michael Moore

La bibliotecaria Ann Sparanese con Michael Moore

Biblioteca y sociedad

Pedro López López

Profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias de la Documentación

En el prólogo del segundo libro que escribió el cineasta Michael Moore Estúpidos hombres blancos, cuenta una jugosa anécdota que tiene que ver con la profesión bibliotecaria. El 1 de diciembre de 2001, fecha en que se conmemoraba un episodio importante en la lucha contra el racismo en Estados Unidos (la costurera negra Rosa Parks se negó a cederle el asiento a un blanco y desató una tormenta de luchas contra el racismo que terminó en una importante victoria), Moore fue invitado a un acto para hablar sobre derechos civiles. En ese acto contó que había enviado ese libro a la editorial Harper Collins hacía varios meses y que, tras los atentados del 11-S, la editorial le había exigido eliminar dos capítulos en los que criticaba duramente al presidente Bush.

En el acto, Moore comentó que había preparado unas palabras pero no se sentía con ganas de pronunciarlas; en su lugar, contó el incidente con el libro y dijo a los asistentes que lamentaba que nadie iba a poder leer lo que había escrito, así que les propuso leer dos de los capítulos. Cuando terminó la lectura, el público aplaudió entusiasmado. El acto terminó y a los pocos días recibió una llamada de la editorial de alguien que le preguntó directamente “¿Qué les dijiste a los bibliotecarios?”.Moore no sabía de qué hablaba la persona que tenía al otro lado del teléfono. Desconocía que en el acto al que había asistido había una bibliotecaria que cuando llegó a su casa se conectó a internet y mandó un mensaje a un foro de discusión contando el incidente de Moore con la editorial. El resultado de su mensaje fue que la editorial recibió montones de mensajes exigiendo la retirada de la censura y, en consecuencia, la publicación del libro tal cual lo había escrito Michael Moore. La editorial, para no quedar como censora y dado que el caso ya había salido a la luz y estaba haciendo ruido, no tuvo más remedio que publicar el libro íntegramente.

Pero después de ganar esta importante batalla, la editorial no se conformó y silenció la salida, bloqueando su promoción en todos los medios. Moore reaccionó publicando una carta en Internet refiriendo todo lo que había pasado. Entonces, el libro se agotó inmediatamente y hubo que reimprimirlo numerosas veces, a pesar de no tener ninguna publicidad en periódicos ni en radios. En 2002, según cuenta Moore en ese prólogo, al menos durante unos meses fue el libro más vendido de no ficción en Estados Unidos. El éxito pasó a otros países rápidamente, y en el Reino Unido también fue el número uno en las listas de Amazon.

Todo esto motivó que Moore escribiera en el prólogo estas líneas de reconocimiento a los bibliotecarios:

No debería sorprender a nadie que los bibliotecarios fueran la vanguardia de la ofensiva. Mucha gente los ve como ratoncitos maniáticos obsesionados con imponer silencio a todo el mundo, pero en realidad lo hacen porque están concentrados tramando la revolución a la chita callando. Se les paga una mierda, se les recortan su jornada y sus subsidios y se pasan el día recomponiendo los viejos libros maltrechos que rellenan sus estantes. ¡Claro que fue una bibliotecaria quien acudió en mi ayuda! Fue una prueba más del revuelo que puede provocar una sola persona’.

Leer más…