Gimnasios repletos, bibliotecas vacías o ¿no es suficiente el DNI para usar la biblioteca?

‘Gimnasios repletos, bibliotecas vacías’ : ese es el título de una corta pero contundente carta que una indignada usuaria de bibliotecas mandó al diario 20 Minutos. BST sabe que respecto lo de permitir que se use la biblioteca sin el carnet hay muy diferentes prácticas en cada una de ellas. Pero Bibliotecaria Sin Tijeras piensa que habría que plantearse en serio si tiene algún sentido poner trabas burocráticas a los usuarios que olviden su carnet de biblioteca cuando su DNI certifica de modo claro quién es esa persona y así podemos comprobar si está en la base de datos de la biblioteca.

Parece claro que con enseñar el DNI tendría que bastar para poder usar una biblioteca en caso de olvido del carnet de la misma.

Esta es la carta del 20 Minutos:

Bibliotecas y gimnasios

Pinchar en la imagen para ampliarla

Anuncios

Cuando se trabaja en una biblioteca, la frase “a mí no me pagan por ser simpático” es falsa

El artículo que recomienda hoy Bibliotecaria Sin Tijeras toca un aspecto que cualquiera vive todos los días en su biblioteca aunque se trate poco del mismo en la literatura profesional : el servicio emocional que prestamos. Algo muy importante y más en estos tiempos de crisis sin fin. Este es un extracto del artículo publicado en la revista Mi Biblioteca  (n. 34, verano 2013):

Las camisetas muestran la posición contraria de los trabajadores de una biblioteca de Barcelona a las políticas de recortes presupuestarios en los servicios públicos básicos. En la camiseta amarilla se puede leer el lema “Yo amo las bibliotecas públicas. Las bibliotecas no son un gasto son una inversión”. En la camiseta negra leemos: “Recortarme la camiseta. Es lo único que os falta”.

Las camisetas muestran la posición contraria de los trabajadores de una biblioteca de Barcelona a las políticas de recortes presupuestarios
en los servicios públicos básicos. En la camiseta amarilla se puede leer el lema “Yo
amo las bibliotecas públicas. Las bibliotecas no son un
gasto son una inversión”. En la camiseta negra leemos:
“Recortarme la camiseta. Es lo único que os falta”.

Mi biblioteca: mi refugio

El servicio emocional de las bibliotecas públicas en tiempos de crisis

Mario Aguilera Giménez. Director de la Biblioteca Pública Mercè Rodoreda de Sant Joan Despí (Barcelona)

Nadie pone en duda que las bibliotecas públicas son un servicio para las personas. Pero hablar de personas es también hablar de emociones y realidades muy diferentes…

Según esta premisa podríamos hacernos la siguiente pregunta: ¿Cómo las bibliotecas públicas pueden responder a dichas emociones y realidades para mejorar el bienestar de los usuarios y el sentimiento de pertenencia hacia ellas?

[…] Sin embargo, no siempre damos la importancia necesaria al factor emocional. Muchos usuarios que sufren las consecuencias de la crisis vienen a la biblioteca para sentirse realizados, ocupados, acompañados, comprendidos… y para evadirse de la realidad.

Sergio y Sara, por ejemplo, son matrimonio, tienen entorno a los 35 años y dos hijas. Ambos están desempleados desde hace tres años y medio.

La actividad que más valoran son las horas del cuento porque es de las pocas actividades que disfrutan juntos en familia. Se olvidan durante un tiempo de los problemas económicos, de las discusiones de pareja y son felices viendo disfrutar a sus hijas.

Manuel, 70 años. Viene a la biblioteca escapando de la tensión y del ruido que hay en su propia casa desde que acogió a su hija, yerno y dos nietos. En la biblioteca encuentra la calma que necesita así como la comprensión de otros usuarios. Se distrae leyendo libros, revistas y diarios [..].

[Hay que] Mantener una actitud profesional cercana, empática, amable y alegre con los usuarios

Cuando se trabaja atendiendo al público, la frase “a mí no me pagan por ser simpático” es falsa [..].

[Hay que] Programar actividades que transmitan la construcción de un mundo alternativo posible

Basándonos en los valores sociales y en la concienciación de la población sobre temáticas que afectan a la globalidad de las personas, como el respeto al medio ambiente, el comercio justo, la banca ética, las cooperativas empresariales, el comercio de kilómetro cero, la alimentación biológica, el reciclaje, la moneda social, etc […]

Los bibliotecarios no somos psicólogos ni entrenadores personales de las emociones ni pretendemos serlo. No debemos actuar como consejeros ni como paño de lágrimas, pero podemos ayudar a las personas proporcionándoles bienestar, nuevos conocimientos para que gestionen mejor su vida personal y profesional, aliviarles con gestos o palabras afectivas. Interesarnos (respetando la intimidad) por la evolución de algún problema personal que algún usuario voluntariamente nos haya comentado previamente contribuirá a que el usuario se identifique más con la biblioteca’.

[Leer el artículo completo]

¿Es eficiente gastar dinero público en una biblioteca?.

Esa es la pregunta que le hacen a un bibliotecario en el diario 20Minutos -visto en el blog defensabibliotecaria-:

me preguntan

Me preguntan si veo eficiente el gasto en bibliotecas…

Por Iñaki González Moreno (auxiliar de biblioteca)

No sé muy bien qué contestarles, pero les hablo de la madre que pregunta por libros de matemáticas básicas porque en su tiempo no tuvo la oportunidad de estudiar; del joven que busca novelas en inglés porque ha decidido irse al extranjero; del estudiante que busca libros sobre arquitectura en la Comunidad de Madrid para hacer un trabajo; del padre que enseña a leer a su hija en la sala infantil; de las personas que echan de menos su tierra y buscan información sobre sus orígenes; del futuro médico de ocho años que se sienta allí a leer libros de anatomía para niños; del chico que viene a estudiar con sus amigos y mira de reojo a la chica de enfrente; del parado que viene a conectarse a internet para buscar un empleo; de la gente que devora las novelas simplemente porque les hace feliz leerlas o les ayuda a desconectar, por un momento, de su situación.

Les hablo de un lugar que reúne al chaval tatuado al que hay que explicar que no puede entrar sin camiseta con el señor del polo de color claro y pelo engominado. ¿Es todo esto eficiente? No sé muy bien a qué se refieren. O a lo mejor lo sé demasiado bien. La sensación que me da es que este lugar donde gente tan distinta es tratada por igual les asusta.

Seguramente esa es una de las razones poderosas por las que están dejando que las bibliotecas se apaguen. Les sobran este tipo de lugares. Luego tendremos que aguantarles hablando de cultura, ciencia, educación y cohesión social con cara de preocupación.’

Golpe mortal a las bibliotecas y archivos de Castilla-La Mancha

De nuevo Bibliotecaria Sin Tijeras vuelve a tratar de la delicada situación de las bibliotecas de Castilla-La Mancha. Esta vez son los combativos bibliotecarios y archiveros castellanomanchegos los que publicado, a través de sus asociaciones, una carta denunciando el

GOLPE MORTAL A LA CULTURA EN CASTILLA-LA MANCHA

Las Asociaciones Profesionales firmantes de este escrito (ANABAD CASTILLA LA MANCHA, ABIBA, ABITO, BAC y BICRA), que representan en el ámbito de Castilla-La Mancha a bibliotecarios, archiveros, museólogos, arqueólogos y documentalistas, denuncian públicamente el grave deterioro de los servicios prestados por las bibliotecas públicas, los archivos, museos provinciales, parques arqueológicos y Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, como consecuencia del despido de un importante porcentaje de sus trabajadores, del recorte de sus ya escasos recursos, plantilla y horarios, del cierre de centros, que están causando el hundimiento de la red de servicios informativos y culturales públicos de carácter básico que, tras largos años de esfuerzo y profesionalidad, había logrado levantarse en nuestra comunidad.

En concreto, desde 2011 y especialmente en este año 2012 se ha procedido a reducciones de salarios, de horarios de estos centros y de jornadas del personal, a despidos fulminantes y cierres parciales o totales de muchas Bibliotecas Públicas en las cinco provincias, de una forma indiscriminada y con el único punto de vista económico, sin considerar el menoscabo social y cultural para los habitantes castellanomanchegos, obviando la responsabilidad directa de la Administración local y regional en estos servicios públicos. Y por si esto fuera todavía poco, se despide al personal técnico de actividades de la Fundación Cultura y Deporte de Castilla-La Mancha, y al personal interino de la Administración Regional, medidas que afectan muy gravemente a las Bibliotecas Públicas del Estado que con

titularidad del Ministerio de Cultura son gestionadas por la JCCM en cada una de las capitales de la región, lo que supondrá un grave retroceso de sus servicios, que hasta ahora venían proporcionando con rigor y calidad a todos los ciudadanos.

Precisamente la red de bibliotecas públicas de Castilla-la Mancha era hasta hoy alabada a nivel nacional, por el enorme esfuerzo de modernización y calidad que se había llevado a cabo, hasta el punto de que los centros bibliotecarios públicos de nuestra región habían llegado a ser los más visitados y valorados por todos los ciudadanos (después de los centros sanitarios).

Es dramática la situación que viven muchas bibliotecas públicas municipales de nuestra región. Cada día conocemos flagrantes casos de reducciones drásticas de horarios, de cierre de bibliotecas y consecuentes despidos de bibliotecarios de pequeños municipios alegando que no pueden sostener económicamente este servicio de vital importancia para la población; desde hace dos años se carece de presupuesto para compra de fondos, realización de talleres y actividades culturales y muchas otras tareas que hasta entonces todos los ciudadanos estaban disfrutando. En definitiva, se está intentando desmantelar toda una red de servicio público bibliotecario que se ha logrado conseguir tras muchos años de trabajo, muchos sacrificios y una importante inversión económica.

En el ámbito de los Archivos Municipales de la región han desaparecido las convocatorias promovidas por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de ayudas a municipios, agrupaciones y mancomunidades intermunicipales para la contratación de personal técnico de archivos municipales. Durante bastantes años estas ayudas han estado destinadas a financiar la contratación de personal técnico de archivos o la mejora de las condiciones de sus puestos de trabajo. Muchas de estas contrataciones laborales no llegaron a consolidarse como puestos de trabajo estable, pero, en cualquier caso, cada año se avanzaba en la puesta en marcha de sistemas archivísticos municipales avanzados, aunque fuera con profesionales de archivos contratados con carácter temporal. Toda esa dinámica, esta estrategia a largo plazo, se ha venido abajo totalmente. Solamente algunos pocos municipios en toda la región han podido realizar un sobreesfuerzo y mantener la contratación de un profesional cualificado sin ningún tipo de ayuda externa. Por tanto, se han destruido bastantes puestos de trabajo archivístico de carácter temporal. Aunque fueran temporales, por lo menos cada año existían oportunidades para licenciados en paro con formación archivística de obtener un puesto de trabajo en otro municipio.

En los Archivos Históricos Provinciales (AHP) ha ocurrido, aunque no con tanta gravedad, algo equivalente a las Bibliotecas Públicas del Estado: se han efectuado despidos fulminantes de personal cualificado interino, provocando la suspensión o abandono de sus proyectos técnicos o culturales.

En los Archivos de la Administración autonómica se ha producido más de lo mismo: despidos de profesionales interinos que estaban destinados en puestos de trabajo esenciales. Puede servir de ejemplo el hecho grave de que las provincias de Albacete y Guadalajara se han quedado sin archiveros territoriales de sus respectivas entidades periféricas de administración autonómica, o también el despido fulminante de dos archiveros de Consejerías en Toledo, como si las necesidades urgentes y graves que habían llevado a crear esos puestos técnicos hubieran desaparecido milagrosamente.

Toda esta destrucción de puestos clave de trabajo archivístico en el marco autonómico y en los AHP ha causado el deterioro y la paralización de procesos de tratamiento archivístico, lo que repercute negativamente en la prestación de servicios informativos a la ciudadanía, y retorna al sistema archivístico de Castilla- La Mancha a niveles propios de regiones subdesarrolladas.

Los Museos públicos de nuestra región gestionados por la Comunidad Autónoma, también han visto reducido su personal toda vez que parte de éste, contratado a través de la Fundación de Cultura y Deportes, ha sido despedido; de esta manera servicios de atención al público, fundamentalmente los gabinetes didácticos y las bibliotecas especializadas de estos centros, que venían siendo de capital importancia para la difusión y divulgación de las colecciones museísticas, dejarán de prestarse en un futuro próximo, con un perjuicio considerable para las comunidades escolares, asociaciones y profesionales que los venían utilizando.

La investigación arqueológica (excavaciones sistemáticas) promovida desde la administración ha sido paralizada por completo, lo que afecta tanto a la actividad arqueológica como al desarrollo local y comarcal potenciado a través de convenios con el SEPECAM y los planes de empleo; igualmente se han paralizado los programas y actuaciones sobre los yacimientos visitables y se ha congelado el programa de parques arqueológicos. En éstos se ha cesado a alguno de sus directores (profesionales que han dedicado más de 25 años a ponerlos en marcha) y se prevé su privatización sin que se haya explicado cómo se pretende llevar a cabo ésta.

En tan sólo unos meses, el actual gobierno regional de Castilla-La Mancha destroza la ingente labor de largos años de duro trabajo de profesionales y plantillas de bibliotecas, archivos, parques arqueológicos y museos, dejando en una situación muy precaria unos servicios públicos informativos y culturales imprescindibles para la cohesión social y para el sostenimiento de la democracia, la libertad y el pensamiento crítico. Desde las asociaciones profesionales firmantes instamos al gobierno regional y a la Administración local y provincial para que reconsidere su política cultural y económica, sean conscientes de su responsabilidad directa en las gravísimas consecuencias del abandono de los servicios públicos informativos y culturales y muestren ante la ciudadanía de Castilla-La Mancha que las bibliotecas, los archivos, los museos y los parques arqueológicos no son meros gastos de un estado sino la garantía de la seguridad jurídica de instituciones y personas, del derecho de los ciudadanos a acceder a una información libre y de calidad, del derecho a la cultura, al conocimiento y a la investigación: derechos y garantías que protege y fomenta nuestra Constitución democrática de forma imperativa.

Octubre de 2012.

FIRMANTES:

ANABAD Unión Territorial de Castilla La Mancha, Federación Española de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Arqueólogos, Museólogos y Documentalistas. Presidenta: Mª Jesús Cruz Arias.

ABIBA – Asociación de Bibliotecarios de Albacete. Presidente: Francisco Alfaro García.

ABITO – Asociación de Bibliotecarios de Toledo. Presidenta: Mercedes Carrascosa Jiménez.

BAC – Bibliotecarios Asociados de Cuenca. Presidente: Juan José Alfaro Olmedilla.

BICRA – Asociación de Bibliotecarios de Ciudad Real. Presidenta: Ana Fernández- Conde’.

María, nombre ficticio de una bibliotecaria madrileña, nos confiesa su más íntimas preocupaciones

Bibliotecaria Sin Tijeras quiere rescatar este post que, el pasado mes de mayo se publicaba en Somos Malasaña:

Bibliotecas públicas en tiempos de crisis

14 mayo 2012 escrito por Luis de la Cruz

[…] Hemos conversado con una trabajadora de las bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid, a la que llamaremos ficticiamente María porque prefiere ocultar su identidad real y la biblioteca en la que trabaja. La entrevista nos ayuda a pintar un – desolador – fresco de la situación de las bibliotecas públicas madrileñas en contexto de la crisis económica.

La crisis desangra a la biblioteca pública

“La crisis se ha notado en las Bibliotecas Públicas desde hace tiempo. La última convocatoria de oposiciones fue en 2008, a partir de ese año, se congeló la oferta de empleo público para bibliotecas en la Comunidad de Madrid. En el 2010 se dejaron de cubrir las bajas del personal y las que quedaban vacantes eran amortizadas. Durante este año empezamos con restricciones en la compra del material. Por ponerte un ejemplo, la fotocopiadora estuvo “estropeada” una semana porque no teníamos folios. En la actualidad, la fotocopiadora lleva estropeada más de un año y sin fecha de arreglo, porque, al ser muy antigua, no tiene recambio de piezas y no hay presupuesto para comprar una nueva”.

Como en las plantas de libros de las grandes superficies, en las bibliotecas públicas los libros por los que más se pregunta son los últimos éxitos comerciales. Pero cada vez es más difícil encontrar novedades en nuestras bibliotecas públicas. “A día de hoy, no llegan documentos nuevos a la biblioteca”. Las compras están paralizadas por los rigores del presupuesto, y cuando hay una partida se gasta de golpe por miedo a que se desvanezca.

Una de las zonas más frecuentadas de una biblioteca pública es la hemeroteca. No es extraño presenciar escenas más propias de una comedia fallera que de una institución cultural a primera hora de la mañana, cuando grupos de jubilados hacen cola y se pelean por leer tal o cual periódico. Pero las bibliotecas públicas son para todos, y han tenido hasta recientemente también una magnífica colección de revistas culturales y generalistas. Esto ha cambiado últimamente:

“En la actualidad, tenemos alrededor de 70 revistas menos que el año pasado. No todas son de suscripción, algunas contaban con la subvención del Ministerio, pero al dejar de percibirla, han dejado de mandar ejemplares a las Bibliotecas Públicas. Y han anulado algunas suscripciones a periódicos, por ejemplo “La Vanguardia” y algunos económicos”.


La incertidumbre de los bibliotecarios

No es ningún secreto la situación de incertidumbre de los empleados públicos en los últimos tiempos. A los sucesivos recortes en sus sueldos y condiciones laborales, se añaden los rumores constantes sobre sus expectativas laborales.

En el marco de un interminable proceso de fusión entre las dos organizaciones bibliotecarias – Ayuntamiento y Comunidad Autónoma – surgieron rumores nada tranquilizadores para las plantillas de las bibliotecas en los últimos meses:

“Se empezaron a escuchar rumores que apuntaban a la entrega de la gestión de las bibliotecas a la empresa pública MACSA, una vez que pasáramos al Ayuntamiento de Madrid. El escenario sería el siguiente: despido de todos los funcionarios y oferta de contrato para todo el que la aceptase, por parte de MACSA, por un salario muy inferior y sin beneficios sociales.”

La idea, de la que de momento nada se sabe, parece partir del Área de Gobierno de las Artes (antigua Concejalía de Cultura municipal). En cualquier caso todo parece indicar que la fusión de las dos redes de bibliotecas va para largo, y mientras, los trabajadores acuden a su puesto de trabajo sin saber a ciencia cierta sus expectativas de futuro.

La biblioteca y su entorno

Distintas estadísticas muestran que en tiempos de crisis económica la afluencia a las bibliotecas públicas suele crecer. Refugio de la lectura gratuita, vídeoclubes alternativos y refugios con aire acondicionado en los barrios más humildes, las bibliotecas públicas cumplen una importante función de cohesión social en los barrios.

María lo matiza y explica que: “Tenemos menos altas de nuevos carnés. Se nota que con la crisis llegan menos inmigrantes. Pero vienen más a utilizar el servicio de internet. Sobre todo, para buscar empleo. Creo que también viene más gente preguntando por cursos de formación y por el acceso a la universidad para mayores de 25 ”. La biblioteca es también un auténtico termómetro de tragedias personales, por lo que se ve.

También el capítulo de la oferta cultural de las bibliotecas se ha visto muy menguado, ofreciendo además un importante aspecto de improvisación institucional.

“En el mes de septiembre de 2011, con el comienzo del curso, se programaron las actividades. Tenemos un taller de literatura en horario de mañana y de tarde, que se lleva impartiendo desde la apertura de la biblioteca; la campaña de prelectores, que es una actividad de animación a la lectura para la que se convoca a los colegios y escuelas de educación infantil de la zona; cuentacuentos cada fin de semana (aunque ya antes del verano se modificó la periodicidad y se realizaba cada 15 días); taller de libros en familia, cada domingo; y otros talleres que se anunciaban de manera trimestral al realizar la programación de actividades. A principios del mes de octubre de 2011 nos anunciaron que los talleres finalizarían el 30 de noviembre, durante el mes de diciembre no habría nada. Pero de repente, a mediados de octubre de 2011, nos comunicaron que las actividades finalizaban el 31 de octubre”. Algunas de las actividades se han reanudado después con una frecuencia menor aunque las previsiones para el próximo curso no son muy halagüeñas.

Dijo Bossuet, refiriéndose a las bibliotecas del antiguo Egipto, que “curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás”. Es mucho lo que la crisis, también en este terreno, se lleva de nuestros barrios con el deterioro y cierre de las bibliotecas públicas’.

COABDM se va a la #MareaAmarilla ¿Os venís? a las 12 en la BNE

Con nuestras camisetas amarillas, bufandas amarillas, guantes amarillos, pañuelos amarillos, todo lo amarillo que había en el armario listo para unirnos a la #MareaAmarilla (vaya) dirección la BNE o cualquier otra Biblioteca Pública,  para manifestar nuestro Malestar (con mayúscula) frente a los recortes en las Bibliotecas Públicas… Nosotros vamos

#VecinosBibliotecarios – Las Artes aclara que no se trata de sustituir personal laboral por voluntarios

[Asegura que en la BNE sí hay voluntarios o #vecinosbibliotecarios y en la red de bibliotecas públicas de Zaragoza, Guadalajara, Cuenca, Murcia o A Coruña]

“En todo momento se ha propuesto un modelo en el que las bibliotecas municipales puedan contar con la colaboración de los voluntarios que así lo deseen, sin plantear en ningún caso la sustitución del personal bibliotecario profesional por personas que ejercieran esas mismas tareas sin remuneración”, se asegura desde el área de Las Artes sin referirse en ningún momento a las palabras de Ana Botella.

El delegado de Las Artes,Fernando Villalonga, explicó el pasado martes que, en caso de se produzca el traspaso de las bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid al Ayuntamiento, se contará con una serie de plazas vacantes de personal bibliotecario, que una vez debidamente cubiertas, conformaran las plantillas de las futuras de las bibliotecas de la capital.

ver más…

Y Reclama trabajar en una #biblioteca del Ayuntamiento @Madrid. Pero cobrando. http://wp.me/pca6p-NV – Seguimos sin entender los #vecinosbibliotecarios

Fernando María Vilallonga Campos - “La alcaldesa, que es fantástica, me ha encargado llevar la gestión cultural con total libertad y sin directrices políticas”, declara el hasta hace poco cónsul en Nueva York