El vacio de la “Signatura 400”. Novela para bibliotecarios.

Ahora que empieza el verano hay que elegir buenos libros para leer y el que nos recomendó María Rosario Guiard Abascal en Iwetel parece atractivo para cualquier bibliotecario/a:

Signatura 400; Sophie Divry. Blackie Books:

Signatura 400″, de la autora francesa Sophie Divry, es la historia de una bibliotecaria de provincias, cuyo nombre no es citado en ningún momento, ni falta que hace, porque ella somos todos los que nos gustan los libros, los que trabajamos con libros, los que siempre nos estamos leyendo un libro.

Nuestra bibliotecaria de provincias francesa un día se encuentra a un usuario que ha pasado la noche en su sótano, que se quedó encerrado tras cerrar la biblioteca la noche anterior, al que encuentra dormido, con el que inicia un diálogo – monólogo en realidad, porque no ha sido transcrita una sola palabra del durmiente – que nos sirve para saber más de la vida de esta señora. Nuestra heroína, porque lo es. Detesta los móviles, los mp3 y demás. Tiene a Dewey – el creador de la CDU, Clasificación Decimal Universal, como su Dios particular. Trajo orden a las bibliotecas y ella adora el orden. Clasificar, colocar y no molestar. Eso es lo que ella hace. Odia a los arquitectos que construyen sótanos, pues en un sótano ella trabaja, ella obrera cualificada, al frente de la sección de Geografía y Urbanismo, olvidada por todos, completamente invisible.

Secretamente enamorada de un joven usuario de la biblioteca, que trabaja en una especie de tesis sobre “les  Jacqueries de Poitou”, a nuestra amiga le mueven dos ideas. Una acabar con la “democratización cultural”. Publicaciones a porrillo sobre temas de actualidad que a los 6 meses ya nadie recuerda y se venden al peso. Que la cultura sea un placer. Le sale la bilis cuando dice que la cultura no es ningún placer, sino esfuerzo y grande por dejar de ser ” primates subcivilizados”. No le agrada entrar a la biblioteca y ver a jóvenes en la sección de cómics  y DVD’s por todas partes. ¿Deuvedés? ¿Es que ya nadie lee? Mientras nadie tiene ni idea del mundo que le rodea. Ha sido muy gracioso leer este pasaje donde la autora mezcla indignación con cierto humor de fondo, con frases lapidarias como la anterior o como cuando dice que los snobs de sus compañeros de oficio prefieren gastarse los fondos para libros en novelas de moda mal traducidas antes que las obras completas de Maupassant. Nuestra amiga, aparte de razón, tiene algo de mala leche.

Su otro pilar vital es reivindicar la Signatura 400 en las bibliotecas. Que las religiones pasaran de la signatura 400 a la de historia, puede entenderlo. Pero que las lenguas las quitaran del 400 para pasarlas al 800 le parece inadmisible. ¿Qué vendrá a rellenar este hueco? Pensar en ello le provoca la misma turbación que siente al leer “El horla”.

En definitiva una buena novela, cortita, bien editada, que hace un repaso por temas candentes del mundo de las letras, y del mundo en general, que parece que a nadie preocupan. Ideal para enamorados de los libros, para quienes trabajen en bibliotecas y gocen del orden de Dewey. Recomendaros también el libro “Dewey, lee más libros” de Vicki Myron, la historia de un gato de biblioteca’.

Bueno en realidad Dewey creó la Clasificación Decimal de Dewey que fue el origen de la CDU pero pese a esas minucias bibliotecarias la crítica de melibro.com nos sigue animando a leer la novela.

Anuncios

7 pensamientos en “El vacio de la “Signatura 400”. Novela para bibliotecarios.

  1. Buenas tardes, me parece genial la información de libros de este tipo. Me voy a leer los dos. Me gustaría hacer una aportación comentando otros dos libros para bibliotecarios y archiveros: “Todos los nombres” de José Saramago (en la Conservaduría General del Registro Civil trabaja José, un cincuentón que se dedica a llenar fichas de nacimiento y defunciones. Entre tanta monotonía y soledad, José tiene un particular hooby: coleccionar datos de gente famosa que recorta de periódicos y revistas. Un día decide completar su colección con datos que saca a escondidas de las fichas del Registro Civil encontrando traspapelada por casualidad la ficha de una mujer desconocida y anónima para él; una especie de compulsión lo incita a emprender una investigación).

    Me gusta

  2. El otro libro sobre el que quiero dejar un comentario es “El expediente del náufrago” de Luis Mateo Diez. Un extraño mensaje testamentario aparecido entre los polvorientos legajos de un archivo va a cambiar la vida de Fermín Bustarga. El hallazgo pondrá en marcha una obsesiva indagación, que irá desvelando todo un oscuro mundo de seres alucinados y sus quimeras irremediables. Al final, Bustarga y el lector accederán a un conocimiento de la melancolía del olvido.

    Me gusta

  3. Que buena recomendación de libros para archiveros nos haces Cristina. El de Saramago lo conocemos y desde luego puede resultar apasionante su lectura para cualquiera que trabaje en un archivo o este interesado en ese mundo. Y el de Luis Mateo Diez seguro que también esta bien.

    Me gusta

  4. Me gustaría añadir otros 2 libros más:

    “84 Charing Cross Road” de Helene Hanff, una encantadora recopilación de las cartas que intercambiaron la autora con sus libreros londinenses durante décadas.

    “El archivero de la Lubianka” de Travis Holland. Moscú 1939. Pável Dubrov trabaja en los archivos de la Lubianka, el cuartel general y prisión de la policía política de Stalin. Su labor consiste en clasificar las obras de los escritores perseguidos y posteriormente destruirlas. Antiguo profesor de literatura obligado a dejar la docencia, apesadumbrado por la pérdida de su esposa, su vida transita sin la menor emoción ni esperanza, entre el tedio y la triste nostalgia. Todo va a cambiar el día que debe interrogar a un prisionero para determinar la autoría de un relato inacabado. El preso es el escritor Isaak Bábel. Sus manuscritos, como es habitual, le son entregados a Pável Dubrov con la orden de destruirlos. Pero aquel contacto con el autor de Caballería Roja se ha convertido en una catarsis para el archivero de la Lubianka que va a dar nuevamente sentido a su vida. Tendrá que tomar una decisión arriesgada, frente a un aparato burocrático perverso y represivo.

    Me gusta

  5. Gracias de nuevo Cristina por tus interesantes recomendaciones de libros. El de “84 Charing Cross Road” nos parece ideal para bibliófilos. Y el otro para archiveros comprometidos.

    Me gusta

  6. 1- No queda claro qué es vuestro y qué es la cita de la reseña de melibro.com

    2- Encima citáis mal:
    “Pensar en ello le provoca la misma turbación que siente al leer “El hola””.
    ¿El HOLA? En el original dice muy claramente EL HORLA. Es decir, un famoso cuento de Guy de Maupassant.

    Me gusta

  7. Muchas gracias por tus correciones Ferran. Hemos sangrado el texto citado esperando que así quede más claro. Y en cuanto la errata ya la hemos corregido. Suponemos que sería una jugarreta del corrector autómatico del procesador de textos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s