Podemos llega a las bibliotecas españolas…

…en forma de los libros escritos por sus fundadores. Como se dice en el artículo las bibliotecas están comprando -a demanda de sus usuarios- los libros de Pablo Iglesias.

Bibliotecaria Sin Tijeras reconoce que este verano también se ha unido a esa fiebre. Así acaba de terminar -se lee fácil -el de Conversación con Pablo Iglesias. Aunque la verdad es que BST prefiere a la otra cabeza de Podemos y así también ha leído:  ‘Conversación entre Julio Anguita, Juan Carlos Monedero’ y Curso urgente de política para gente decente ‘ también de Monedero y aunque más lírico resulta muy útil para conocer lo que es Podemos.

Este es el artículo de elsemanaldigital.com (vía menéame) :

Monedero

‘ADQUIEREN TODOS SUS LIBROS

Las bibliotecas públicas se contagian de la fiebre de Pablo Iglesias

1 de septiembre de 2014. Ana I. Martín.

El líder de Podemos -camino de ser segunda fuerza política- se ha convertido en una especie de Rey Midas. La ciudadanía quiere saber cómo piensa, cómo escribe.

Catálogo de novedades de la biblioteca pública del Estado Bartolomé Gallardo de Badajoz correspondiente a mayo: Maquiavelo frente a la gran pantalla: cine y política /Pablo Iglesias Turrión.

Catálogo de novedades de esa misma biblioteca de agosto: Conversación con Pablo Iglesias /Jacobo Rivero; epílogo de Pablo Iglesias.

images

Y no es un caso aislado, sino la tónica común. La fiebre de Podemos y su líder, convertido en una especie de rey Midas desde que obtuvo cinco diputados en las elecciones europeas, ha llegado a las bibliotecas públicas de toda España. Los lectores quieren saber cómo piensa, cómo escribe.

En los últimos meses la red de bibliotecas del Ministerio de Educación y las de las comunidades autónomas están haciendo acopio de todas las obras publicadas en los últimos años por el profesor más famoso de la Complutense.

Zaragoza, Cádiz, Zamora, Ciudad Real, Alicante, Cuenca, Las Palmas, León, Mérida, Castellón, Pamplona, Salamanca, Álava, Santa Cruz de Tenerife… la lista es interminable. En los catálogos de todas ellas ya están disponibles las principales obras de Iglesias.

Tiene más, pero en las estanterías predominan estas cuatro: Maquiavelo frente a la gran pantalla (2013); Conversación entre Pablo Iglesias y Nega Lcdm. ¡Abajo el régimen! (2013); Desobedientes. De Chiapas a Madrid (2011) y ¡Que no nos representan! (2011), escrito al alimón con Juan Carlos Monedero, su mano derecha.

Monedero 2

Camino de convertir a su partido en la segunda fuerza política -a IU se la ha comido, ahora va a por el PSOE-, todo lo que lleva el nombre de Pablo Iglesias Turrión es un pelotazo.

Que se lo digan a Jacobo Rivero, autor del primer libro que analiza el fenómeno de Podemos y su carismático líder en Conversación con Pablo Iglesias. Podemos, de la calle a Bruselas. En apenas dos meses en las librerías ya está a punto de agotarse la segunda edición, según la editorial, Turpial.

Y ello en un en un momento en que los libros de políticos están de capa caída. Ahí están para corroborarlo los últimos fiascos editoriales de José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Solbes, que con unas navidades de por medio, promoción, polémica y todo el pack transcurrido ese mismo plazo no habían pasado de la primera edición (muy inferior a 20.000 ejemplares)’.

¿Son Grisham y el Caballo de Troya de J.J. Benitez: las lecturas de nuestros reyes?

La verdad es que a Bibliotecaria Sin Tijeras la da hasta un poco de vergüenza difundir este artículo pues casi cae en el cotilleo y en la prensa rosa. Pero por otro lado también es cierto que responder a la pregunta que ya se hacía en otra ocasión:  ¿Qué libros lee Felipe VI el Preparado? (y Letizia) nos puede indicar cual es el nivel cultural de nuestros nuevos reyes.

Nos lo cuentan en el digital vozpopuli:

Felipe VI y su biblioteca de bestsellers

¿Le gusta leer al recién proclamado Rey de España? Algunos aseguran que sí, otros lo niegan por completo…

Hace tres años, todavía como Príncipe de Asturias, el ahora rey Felipe VI se detuvo ante una caseta de la Feria del Libro de Madrid, que entonces inauguraba en compañía de su mujer Letizia Ortiz. La periodista, quien se asomó muy segura de lo que quería –Libertad, de Jonathan Franzen- apenas y prestó atención a los libreros de Muga. Ella, al parecer, no necesitaba prescriptores. Su marido sí. Al menos eso daba a entender el hecho de que, sin cortarse un pelo ni sonrojarse por ello, pidiese que le recomendasen algún libro que le permitiese “entender la crisis” –corría el año 2012, apretaban los recortes y la amarga espuma del desencanto-. Los libreros –quienes además le cobraron el ejemplar- no lo dudaron: le dieron a leer El mapa y el territorio, de Michel Houellebecq, lo más granado y venenoso que han dado de sí las letras francesas en los últimos 20 años.

Reyes1

No se sabe si el francés y su especie de existencialismo a la inversa –ese especie de cinismo que se pone en contra todo sin entusiasmos ni militancias-  gustaron al ahora Rey. Lo que sí es cierto es que dibujaban al menos el perfil de alguien que no teme ser aconsejado. Sin embargo, son muchos los que sostienen que al Rey lo de leer no solo no se le da nada bien, sino que no le agrada ni un pelo. Al menos eso asegura el primo de la actual Reina Letizia, David Rocasolano, en aquel incendiario -y a su manera carroñero- libro Adiós, princesa– en el que volvió jirones a su prima. En esas páginas, cuenta Rocasolano que existe la idea equivocada de que fue ella quien hizo leer al Príncipe. No en vano ella le dio como regalo de compromiso una preciosa edición antigua, de 1850, de El doncel de don Enrique el doliente. Una novela caballeresca, ambientada en el siglo XV, que su autor, Mariano José de Larra, escribió en 1834.

Reyes2

“Mi prima Letizia no ha leído jamás otra cosa que periódicos, algún bestseller tipo Grisham”

Sin embargo, de lecturas, pocas. Y no solo en el caso del Príncipe. Mientras la opinión pública alimenta en el perfil de la actual Reina el retrato de una mujer culta, inteligente, interesada en los hechos políticos y sociales y, por supuesto, en la  lectura. Su primo, sin embargo, cuenta todo lo contrario. Las aficiones lectoras de Letizia –dice- no son más que una leyenda alimentada por los medios:  “Uno de los mitos más divertidos que ha aireado la prensa lacaya sobre mi prima es el de la voraz lectora. Mi prima no ha leído jamás otra cosa que periódicos, algún bestseller tipo Grisham o los libros que le obligaron a leer en el colegio y en la facultad. Durante el tiempo que yo trabajé en una conocida firma editorial, era frecuente que le regalara algún clásico ruso, recuerdo Guerra y Paz, o alguna reedición lujosa de literatura americana. Digo lujosa porque yo era consciente de que el libro iba a ir directamente como adorno a una estantería, ya que a Letizia jamás la iba a arrebatar el impulso de leerlo”.

Pero volviendo a lo que nos ocupa, la biblioteca del Rey Felipe VI, una anécdota circula entre algunos periodistas y libreros. Se dice que, acaso influido por la afición de su madre a las historias de ovnis o fenómenos paranormales, el entonces heredero sintió una inclinación natural por este tipo de libros. Sin embargo, si existe un autor que realmente le importa al monarca, ese es J.J Benítez, autor de la conocida saga Caballo de Troya.

Reyes3

Felipe VI siente curiosidad por la serie Caballo de Troya, de J.J Benítez.

La anécdota la recoge Sergio Vila-Sanjuán en  el libro Pasando página: “Cuando el príncipe Felipe de Borbón se fue a pasar un curso académico al Lockfield College School de Toronto (Canadá) en septiembre de 1984, llevaba en su equipaje algunas lecturas españolas. La que mejor pudo verse en los reportajes que le consagraron era un volumen de Caballo de Troya, la serie iniciada aquel año por el experto en temas paranormales e investigador del fenómenos ovni J.J. Benítez, de la que se han vendido hasta ahora tres millones de ejemplares”. Curiosa biblioteca del rey Felipe VI, asiduo a las historias conspiranoicas de la vieja hornada, aquellas que se anticiparon a Dan Brown y que hoy reposarán, acaso, en las estanterías de Zarzuela’.

 

¿Qué libros lee Felipe VI el Preparado?

Todos los medios de comunicación nos están dejando machaconamente claro que nuestro nuevo monarca está muy preparado. A Bibliotecaria Sin Tijeras, por supuesto, lo que la interesa saber es que libros lee. Por suerte ha encontrado este artículo del blog El receptor donde nos desvelan el misterio. Sorprendida se ha quedado BST al saber, al final, cuál era su libro preferido:

El Príncipe Felipe hojea un libro infantil de Ediciones SM durante su visita a la caseta de SM. ©SM/Sergio Cuesta

El Príncipe Felipe hojea un libro infantil de Ediciones SM durante su visita a la caseta de SM.
©SM/Sergio Cuesta

Una animación real a la lectura

 18 junio, 2014 , by Jónatan Sark      

Todo el mundo hablando de lo mismo, qué le vamos a hacer. Y yo, que siempre barro para lo mío, no puedo dejar de recordar a Felipe de Borbón por su labor popularizando algunos libros. Con el país que tenemos nada ayuda más a vender que la publicidad gratuita de saber que un famoso lo está leyendo o que está entre sus favoritos. Nuestra monarquía no es tampoco muy dada a la cosa del leer -quizá por todos esos pequeños follones que han ido teniendo con libros a lo largo de los años- de manera que verles con un libro causa la suficiente curiosidad como para disparar las ventas.

En el caso de Felipe de Borbón  podemos decir que lo ha logrado una cantidad enorme de veces. La segunda, más aburrida, fue cuando su ahora mujer decidió en 2003 que el regalo de compromiso para él sería una edición de 1850 de El doncel de don Enrique el Doliente, una novela romántica y caballeresca de Larra. Que como regalo no es malo, y total, los españoles salieron en manadas a comprárselo pero eso no significa que se lo fueran a leer. Porque ya se sabe que lo suyo es parecerse a la realeza todo lo posible. De ahí que en realidad diera un poco lo mismo que eligiera esa obra menor en lugar de sus Artículos, para lo que iba a servir. Pero este no deja de ser un regalo. Aquí el asunto es ir al primero, y para eso nos tenemos que volver hasta 1984.

Ese año se iba a Canadá, al Lockfield College, a hacer un curso equivalente a COU. No sabemos hasta qué punto lo importante es que fuera Canadá tanto como que no fuera la educación pública, pero el asunto era que le tocaba estar allá lejos, viajar en avión y todas esas cosas que hacen recomendable llevar al menos un libro. Además, como en aquel entonces estaban muy ocupados apuntalando la monarquía -bueno, como siempre- y no había más que una cadena y media resultaba más sencillo causar ese impacto entre fotografías, reportajes en la prensa -sin distingos, claro, que aquí lo mismo el HOLA que el ABC te sacaban los especiales del pipiolo preparándose para ser Preparado- de manera que fue atisbar su principal lectura de esos días y convertirse en un superéxito, manteniéndose en los primeros puestos de las listas de ventas durante meses. ¿Qué cuál era ese título?’

Para saberlo hay que leer un poco más de este artículo…

 

Parece un libro.. pero no lo es, es una idea brillante.

Del blog Kiubole:

Parece un libro.. pero no lo es, es una idea brillante.

Cuando vi estas fotos lo primero que pensé es que alguien necesitaba ayuda para promover su libro. Pero resultó ser una sorpresa increíble situada en Estambul, Turquía. Echa un vistazo a esta genialidad del diseño. Me encanta!

Esto no es un libro, por lo menos no uno común.

Cuando vi estas fotos lo primero que pensé es que alguien necesitaba ayuda para promover su libro. Pero resultó ser una sorpresa increíble situada en Estambul, Turquía. Echa un vistazo a esta genialidad del diseño. Me encanta!

Esto no es un libro, por lo menos no uno común.

En realidad es una banca en Estambul.

Y están por toda la ciudad; parques, paradas de autobuses, calles y plazas.

Leer un verdadero libro mientras estas sentado en una banca con forma de libro y con esta maravillosa vista, sería perfecto.

Cada banca está basada en las obras de los 18 clásicos autores turcos.

75 años de la quema de libros realizada en la Universidad de Madrid por los franquistas

‘Hace 75 años, después de tres de resistencia, el golpe de Estado de Franco triunfaba y España retrocedía hasta la España  de Torquemada. Todo el mundo conoce la quema de libros que los nazis llevaron a cabo el 10 de mayo de 1933, bautizado como bibliocausto. La prensa internacional se hizo eco de ese capítulo que hacía prever la que se avecinaba. Sin embargo, el franquismo consiguió que su bibliofobia pasara desapercibida en la historia. Incluso el auto de fe organizado por Falange el 30 de abril de 1939 en la Universidad Central de Madrid es un episodio, como tantos, apenas conocido. Era la forma fascista de celebrar el Día del libro’.

Así comienza este artículo de la revista Madrid Sindical de CC.OO.(pág. 30):

Quema de libros

 

Novela policiaca en la biblioteca: ‘Muerte entre líneas’ de Donna Leon

Seguro que es un libro estupendo para bibliotecarios amantes de la novela negra. BST se lo va a leer en cuanto pueda:

Muerte entre líneas de Donna Leon

Una tarde, el comisario Brunetti recibe la llamada desesperada del director de una biblioteca veneciana. Diversos libros antiguos de gran valor han desaparecido. Los bibliotecarios sospechan del hombre que pidió consultar los volúmenes, un catedrático de la Universidad de Kansas. El único problema es que, después de comprobar sus credenciales, el profesor simplemente no existe. Brunetti empieza entonces a investigar entre los habituales de la biblioteca, y es así como conoce al exsacerdote Franchini, un lector apasionado de literatura cristiana antigua, o la condesa Morosini-Albani, una generosa mecenas. Cuando Franchini aparece asesinado, el caso toma un rumbo más siniestro y pronto Brunetti se encuentra sumergido en el sombrío mundo del mercado negro de libros antiguos.

En Muerte entre líneas, Donna Leon se ha inspirado en uno de los mayores escándalos del mundo del libro de la Historia: el robo, real, de miles de libros antiguos de la biblioteca napolitana de Girolamini’.

Ficha técnica

Muerte entre líneas

Donna Leon

320 páginas

Precio: 18,50 €

ISBN: 978-84-322-2252-8

Editorial: Seix Barral

Encuadernación: Rústica con solapas

Publicación: Marzo 2014

Este día el libro no lo compres en la Fnac…

…porque estan de huelga. Se ha pedido hacer un boicot a la FNAC por las malas condiciones que se están imponiendo a sus trabajadores. Además varios autores lo van a secundar negándose a ir a firmar en sus instalaciones. Así lo cuentan en elEconomista.es:

Fnac

Boicot a Fnac: los empleados de Barcelona también harán huelga el Día del Libro

  En protesta por la precarización de sueldo y condiciones laborales

  Escritores como Antonio Baños o Roc Casagran apoyan a la plantilla

Los empleados de Fnac han programado más movilizaciones en protesta por la precarización de las condiciones laborales para el próximo 23 de abril, el Día del Libro en España y una de las jornadas de mayores ventas de libros en el año. Los trabajadores de la tienda de Fnac-El Triangle de Barcelona han convocado una huelga de 24 horas para esa fecha, igual que ya lo habían hecho la plantilla en Madrid, y han llamado al boicot a la empresa.

Ante los planteamientos de la cadena de distribución de productos culturales y electrónicos, el pasado 24 de marzo los trabajadores de Madrid anunciaron movilizaciones y un paro de 24 horas en Madrid el 23 de abril, coincidiendo con el Día del Libro.

Boicot a la empresa

Ahora se les suman los empleados de Barcelona, que además de las concentraciones anunciadas han hecho un llamamiento a boicotear el día de Sant Jordi (patrón de Cataluña y celebración del día del libro) y han pedido a los escritores que no acudan a firmar en las mesas de la Fnac en Barcelona.

De momento, han recibido la solidaridad de músicos como Nacho Vegas o Miguel Costas de Siniestro Total, de escritores como Antonio Baños y Roc Casagran o cómicos como Toni Albà.

Los sindicatos denuncian además que la empresa quiere contratar a 30 personas el día de Sant Jordi para contrarrestar la huelga y ha publicado una oferta de trabajo en Infojobs.

La central CGT, presente en el comité de empresa, denuncia en un comunicado que en los últimos años han empeorado las condiciones de trabajo de la plantilla, un 60% de la cual es de carácter temporal, con salarios situados alrededor de los 500 euros’.