Comunicado de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la UCM sobre ‘bibliotecarios voluntarios’ o #VecinosBibliotecarios

Reproducimos el comunicado enviado a la lista de profesionales de IWETEL por parte de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la UCM.

 Estimados amigos: 

Ante la noticia difundida recientemente en distintos medios de comunicación sobre la puesta en marcha de un plan piloto en el Ayuntamiento de Madrid para el empleo de ‘voluntarios’ en el desempeño de tareas bibliotecarias, incluso para la apertura y puesta en funcionamiento de bibliotecas cerradas por no poder disponer de personal, la Facultad de Ciencias de la Documentación de la UCM quiere dejar constancia de su rechazo a esa medida, si al final se concreta en los términos en que ha aparecido en la prensa, por los siguientes motivos:

 

1º) Las bibliotecas, así como otras unidades de información, requieren profesionales con formación especializada que les permitan organizar y gestionar adecuadamente esas unidades y proporcionar los servicios integrados en ellas, cada vez más demandados por la población.

 

2º) La formación de esos profesionales, en las últimas décadas, viene desarrollándose a través de titulaciones universitarias específicas presentes en distintas universidades, lo que supuso, en el momento de crearse esas titulaciones, el reconocimiento social de la necesidad de una formación especializada que las mismas administraciones reconocen cuando ofertan plazas en estas instituciones.

 

3º) Los profesionales de bibliotecas y otras unidades de información acceden a esos puestos de trabajo de manera mayoritaria a través de oposiciones o pruebas que suponen una preparación prolongada y densa, y una demostración de sus conocimientos y formación específica en un campo cada vez más complejo y que ofrece mayores servicios a la población.

 

4º) Dar por hecho que las bibliotecas pueden mantenerse y prestar sus servicios con voluntarios supone una falta de reconocimiento de la profesión bibliotecaria. Y supone también un agravio comparativo con otras profesiones, en las que no se plantearía el que no estuvieran atendidas por profesionales específicos altamente cualificados  (abogados, médicos, profesores, químicos, geólogos…)

 

5º) En la situación social, económica y política actual, los servicios que ofrecen las bibliotecas públicas cobran una importancia vital, ya que son los únicos que pueden asegurar a toda la población el acceso a la información de manera igualitaria, así como la disponibilidad de los recursos documentales de forma gratuita y libre. Pero el uso y difusión eficaz de esa información y la disponibilidad eficiente de esos servicios sólo pueden ser asegurados por personal específicamente formado.

 

6º) El respeto por nuestros profesionales y estudiantes pasa por reconocer el valor de su trabajo y de su formación, y consideramos que medidas como las propuestas no favorecen ese reconocimiento y contribuyen a deteriorar la imagen que la sociedad tiene de las bibliotecas, cuando hoy día, además de sus tradicionales servicios, ofrecen muchos otros, como formación en búsqueda y recuperación de la información (ligada muchas veces a encontrar ofertas de trabajo), ayuda para mitigar las deficiencias en el uso de las nuevas tecnologías en una parte de la población (inclusión digital), etc., sin entrar en detalles de otras formas de ayuda a la población como la Biblioterapia, algo muy presente en otros países.

 

7º) El trabajo de voluntarios en áreas culturales o de salud tiene una tradición social reconocida, y sin duda desarrolla una labor encomiable, sobre todo como refuerzo y apoyo a la labor de otros profesionales. Siempre reconoceremos la dedicación e interés de las personas voluntarias. Pero creemos que en ningún caso está justificada su utilización en sustitución del personal específico de esos ámbitos, como bien se detalla en la Ley de Voluntariado del año 1996. Por supuesto, su ayuda y entrega es siempre bienvenida, pero también deben quedar claras sus funciones dentro de un programa concreto que debe estar siempre a cargo de los profesionales del sector, y esperamos que el Ayuntamiento de Madrid lo entienda así.

 

Por todo ello, pedimos que las bibliotecas estén siempre atendidas por profesionales, que sean contratados en número y forma adecuada para que puedan facilitar su funcionamiento eficaz y asegurar los servicios de acceso a la información que los ciudadanos requieren cada vez en mayor medida dentro de un mundo globalizado e íntimamente ligado a la sociedad de la información.

Madrid, 28 de febrero de 2012

Facultad de Ciencias de la Documentación

Universidad Complutense de Madrid

Fuente. 

La polémica de los voluntarios llega a las bibliotecas de Reino Unido.

“.. Una explotación de los voluntarios que deja a otras personas sin su medio de vida.” Eso es lo que opinaba el Consejo Oficial de la ciudad inglesa de Trafford ante la política municipal de sustitución de personal pagado en sus dos bibliotecas por voluntarios.

Así es como comienza el artículo de “Public libraries new. What´s happening at Your Library” que revisa a fondo el conflictivo uso de los voluntarios en las bibliotecas inglesas. Como veremos hasta allí ha llegado la polémica acerca de los voluntarios en las bibliotecas madrileñas de la mano de los compañeros de Biblogtecarios [La traducción es nuestra]:

Bibliotecas llevadas por voluntarios.
La idea de voluntarios sustituyendo al personal pagado en pequeñas “bibliotecas de la comunidad” se recomienda mucho en el Reino Unido. Estas bibliotecas son de todos los tamaños y formas pero en la actualidad representan menos del 1% de todas las bibliotecas británicas. Casi todos son una sola unidad.

La idea bibliotecas llevadas por voluntarios encaja muy bien con la filosofía actual de la Gran Sociedad y con la necesidad de aprovechar al máximo la reducción de los presupuestos. Sin embargo, este modelo da muchos problemas, al margen de las ventajas económicas obvias. Tampoco tiene una gran aceptación en otros países, como en las bibliotecas de Estados Unidos que en general sólo cuentan con voluntarios como colocadores adicionales y en funciones complementarias y no habiendo casi ninguna aceptación [a la idea del voluntariado en las bibliotecas] en países como España [enlace en el artículo original].

Leer más…

Vía "En el caos no hay error". En el cartel: Aviso: recortes de presupuesto. Ahora se abre cada tercer martes de los meses impares de los años bisiestos.

Los #vecinosbibliotecarios se extienden y llevaran una biblioteca en Santander.

Impresionante la noticia que llega desde Cantabria. Allí los voluntarios llevarán directamente la biblioteca:

Biblioteca de El Alisal [Santander] será atendida por vecinos formados por Ayuntamiento.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha anunciado hoy que la biblioteca de El Alisal entrará en funcionamiento próximamente, una vez que los miembros de la asociación de vecinos, que atenderán estas instalaciones, han finalizado la formación impartida por técnicos municipales.

De la Serna, acompañado por el concejal de Barrios, Santiago Recio, y los representantes de la Asociación de Vecinos El Alisal ha visitado el popular barrio santanderino.

El regidor municipal ha hecho hincapié en que la nueva biblioteca que se abrirá en El Alisal representa “un ejemplo de la fructífera colaboración” existente entre el Ayuntamiento de Santander y los vecinos, “en un momento de dificultades” y “ajustes” como el actual.

“Nuestros técnicos municipales han formado a los miembros de la asociación de vecinos para que sean ellos mismos quienes atiendan estas nuevas instalaciones, en un ejercicio de responsabilidad por ambas partes”, ha destacado De la Serna’.

Al menos vemos que la noticia ha provocado algunas reacciones adversas en el lugar:

‘Pero volviendo al caso concreto de los bibliotecarios voluntarios: ¿Se imaginan ustedes que en nuestras otras administraciones sustituyeran a auxiliares y técnicos por voluntarios? La nueva no coge por sorpresa a los que se mueven en el ámbito bibliotecario y del libro, porque ya se han dado casos sangrantes, aunque sí a aquellos que pudieran pensar que la labor del bibliotecario consiste en despachar libros como quien tira cañas en nuestras más tradicionales tasquillas. Esto es de la misma simpleza que pensar que un fisioterapeuta se dedica a dar masajes o un arquitecto a dibujar casas’.

Por ti, por mí… por la Profesión. Manifiesto en defensa de las bibliotecas y los bibliotecarios.

Madrid, Febrero de 2012

Por ti, por mí… por la Profesión

La Plataforma para la creación del Colegio Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas (Plataforma COABDM), ante los últimos acontecimientos en torno al sistema bibliotecario de la ciudad de Madrid manifiesta:

– Que el derecho a la información es una condición fundamental para el desarrollo de la democracia, así como para que los ciudadanos puedan pensar, opinar y actuar libremente.

– Que las Bibliotecas son imprescindibles en la Sociedad de la Información actual, puesto que son las garantes del derecho de los ciudadanos a informarse y crear un pensamiento crítico.

– Que apoya sin matices el “Manifiesto de la UNESCO en favor de las Bibliotecas Públicas”, en el que se escribe, entre otras cosas:

El bibliotecario es un intermediario activo entre los usuarios y los recursos. Es indispensable su formación permanente para que pueda ofrecer servicios adecuados. Habrán de establecerse programas de extensión y de formación del usuario con objeto de ayudarles a sacar provecho de todos los recursos.

– Que los Archiveros, Bibliotecarios, Documentalistas y Gestores de la Información garantizan el derecho de acceso a la información de una forma adecuada, facilitando la educación, la formación y la transmisión del conocimiento, lo que hace que sean un Servicio fundamental a la Sociedad.

– Que respeta enormemente la labor de los miles de voluntarios que realizan su tarea en España, sin excepción alguna, y les agradece el beneficio que reportan a la sociedad.

Solicita:

– Que se reconozcan públicamente los valores sociales que la gestión de información tiene para la sociedad en su conjunto.

– Que se valore la profesión de archivero, bibliotecario y documentalista como se merece y se deje de estigmatizar y devaluar su función, que no es otra que la de ofrecer el mejor servicio de organización y recuperación de información, con los beneficios que ello representa.

– Que se valore y se entienda que los Archiveros, Bibliotecarios, Documentalistas y Gestores de la Información, no son un gasto improductivo sino una auténtica inversión, ya que gracias a la gran labor y esfuerzo que realizan, tanto en empresas públicas como privadas, ahorran gran cantidad de recursos financieros al tener la información y documentación adecuadamente tratada, gestionada y organizada.

– Que se paren los procesos abiertos de regulación de empleos en los servicios documentales, públicos y privados, ya que propician una bajada en la calidad en la prestación de servicios de información que creemos inaceptable.

– Que se restituya la Dirección General de la Biblioteca Nacional de España, puesto que al ser suprimida, se eliminó de raíz el prestigio de una de las mejores instituciones culturales que tiene este país.

– Que las Bibliotecas Públicas ofrezcan un servicio de calidad como lo han estado prestando hasta ahora, con personal formado y cualificado, por lo que rechazamos el uso de voluntarios para cubrir posibles funciones de trabajadores asalariados

Un sindicato del Ayuntamiento de Madrid dice que en vez de voluntarios hay que llamar a interinos para abrir las bibliotecas.

Según leemos en el diario Qué¡:

UGT califica de “inaceptable” la entrada de voluntarios en bibliotecas “sin saber qué funciones se les encomendarán”

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La Sección Sindical de UGT en el Ayuntamiento de Madrid ha calificado de “inaceptable” la entrada de voluntarios en las bibliotecas públicas sin saber las funciones que se les encomendarán, para lo cual, según han dicho, han solicitado una reunión con la Dirección del Área ante la cual no han tenido respuesta.

En este sentido, han sostenido que existe “un fallo grave de gestión”. “No se puede abrir un centro municipal sin haber sido dotado y presupuestado de personal, con una Relación de Puestos de Trabajo acorde a dicho centro. ¿Para qué queremos tantos altos cargos?”, se han preguntado.

Además, han recordado que el anterior Delegado de Hacienda y Administración Pública, Juan Bravo, aprobó un decreto en febrero de 2010 de medidas tendentes a la contención del gasto público, “en el cual decía que no se contratarían interinos, salvo los que afecten al funcionamiento de los servicios públicos esenciales, entre otros ‘Bibliotecas y Museos'”.

Asimismo, han señalado que existían “excepciones” para su contratación en el caso de “funcionarios interinos en las categorías profesionales que se consideren prioritarios o que afecten al funcionamiento de los servicios públicos esenciales”.

Por ello, han lamentado que “no se dote adecuadamente con nuevos servicios para los ciudadanos después de ver el despilfarro de este Ayuntamiento”, que han ejemplificado en el presupuesto de mantenimiento del Palacio de Cibeles –el cual cifran en cinco millones de euros–, el de la Caja Mágica, el alquiler de edificios por un gasto de 52 millones, entre otros. “Todo esto no dice mucho de la gestión de la alcaldesa (Ana Botella) y su Gobierno Municipal”, han concluido’.

No al Voluntariado en las Bibliotecas del Ayuntamiento

Ya van a llegar a las bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid los #vecinosbibliotecarios voluntarios. La noticia se puede ver en :

Ana Botella pondrá voluntarios en bibliotecas desde marzo

Botella lanza un programa piloto para incluir a voluntarios en las bibliotecas

Comisión de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid. Foto : EUROPA PRESS

Por nuestra parte hemos elaborado la siguiente nota de prensa:

No al Voluntariado en las Bibliotecas del Ayuntamiento

La Plataforma COABDM (para la creación de un Colegio Profesional de Bibliotecarios, Archiveros y Documentalistas de Madrid) manifiesta su recelo e incluso su negativa, ante la iniciativa de voluntariado en las bibliotecas, que el Ayuntamiento de Madrid pretende imponer sin los requisitos, a nuestro parecer, óptimos, tanto de profesionalidad como de empleabilidad.

Es cierto que los bibliotecarios siempre han acogido con agrado la ayuda de voluntarios a su labores. Pero en este caso concreto parece que la idea surge del deseo del Ayuntamiento, aludiendo a la situación económica actual, de ahorrar costes en personal más que en aumentar los servicios bibliotecarios (ya de por si depreciados), puesto que no se pretende aumentar el número de profesionales destinados a cubrir las plazas que se demandan, las cuales se cubrirán con voluntarios no cualificados.

La alcaldesa ha dicho: “Hemos tenido la suerte de, con los recursos de los madrileños, tener una serie de infraestructuras; ahora tenemos que ser capaces de que tengan una utilidad. Me niego a pensar que no puedan abrir porque no haya personas voluntarias para ponerlas en marcha  a lo que la Plataforma responde que si se planificaron unas infraestructuras necesarias para el fomento de la lectura y la cultura en la ciudad de Madrid, debieron de hacerse estas planificaciones con buena gestión y acorde con necesidades reales, las cuales también conlleva la contratación de personal especializado y cualificado, por lo que esta medida de choque saca a la luz la mala gestión con la que se ha actuado en este asunto.

Según el Art 3.3 de la Ley 6/1996, de 15 de enero, del Voluntariado, La actividad de voluntariado no podrá en ningún caso sustituir al trabajo retribuido.

Solicitamos como colectivo profesional, perjudicado de primera mano, que se paralice la implantación de voluntarios en las bibliotecas a tenor de conocer las peculiaridades y matices que no nos han sido comunicados, y procurar llegar a un acuerdo que sea efectivo para el buen funcionamiento de la red de bibliotecas, ofreciendo un servicio de calidad que los ciudadanos demandan y merecen.

En el caso de que se continúe con este plan, estaremos atentos y vigilantes a comprobar que este proyecto de voluntariado no usurpe tareas de los empleados de las bibliotecas.

En cualquier caso está claro que a base de voluntarios no se va a solucionar el problema, que es tener tres bibliotecas -Víctor Espinós en Conde Duque, Casa de Fieras en Retiro  y San Isidro en Carabanchel- cuyos edificios están terminados y a la espera de apertura. La solución sería que el Ayuntamiento llame a interinos de las bolsas de empleo que están legalmente constituidas para casos como este.

Voluntarios en bibliotecas… ¡no! Mejor ponemos parados.

Gracias a un correo de Daniel Becerra en Iwetel, Bibliotecaria Sin Tijeras ha sido alertada de la preocupante posibilidad abierta por la Reforma Laboral recién aprobada:

Si soy un parado con prestación, ¿a qué estoy obligado?

•    La nueva normativa prevé que los parados que formen parte de las listas del Inem y estén cobrando las prestaciones puedan “realizar servicios de interés general en beneficio de la comunidad a través de convenios con las Administraciones Públicas”. Gracias a este resquicio legal, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, podrá tirar de parados para que trabajen en bibliotecas u otros servicios públicos. Botella había pedido voluntarios para estas tareas’.