La Biblioteca de la Universidad Complutense abandona Madroño

Dinero. Ese parece ser el motivo del abandono de la UCM del Consorcio Madroño. Al menos es en lo que deduce, BST, del lenguaje diplomático de la nota del Consorcio Madroño [negritas nuestras]:

Madroño

COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA

[Publicado el 30 de Septiembre de 2014 a las 15:02]

 Con fecha 26 de septiembre de 2014, la Universidad Complutense de Madrid, a través de su Vicerrector de Innovación, ha comunicado a la Presidenta del Consorcio Madroño su decisión de dejar de ser miembro del Consorcio Madroño, al que pertenecía desde su fundación en el año 1999. Esta decisión sucede a dos años de negociaciones para la redefinición de los criterios de reparto de las cuotas de los socios del consorcio. Los restantes seis miembros de pleno derecho del citado consorcio (UAH, UAM, UC3M, UNED, UPM y URJC) lamentan profundamente esta decisión. Asimismo, manifiestan su decidida voluntad de seguir cooperando en el ámbito del Consorcio Madroño, que tantos beneficios ha reportado y sigue reportando a las bibliotecas miembro y a sus usuarios.

Madrid, 30 de septiembre de 2014

Nuria Fernández Monsalve, Presidenta del Consorcio Madroño’

 

Bibliotecaria Sin Tijeras también lamenta la decisión de la Biblioteca Complutense. Su abandono de Madroño, dado su gran tamaño en relación con las demás, seguro que va a complicar la continuidad del Consorcio.

 

Estudiantes de Madrid consiguen que la Complutense abra su biblioteca pero piden más

El pasado viernes, Bibliotecaria Sin Tijeras, se hacía eco de la noticia de que estudiantes ocupaban la Biblioteca María Zambrano de la Universidad Complutense de Madrid.

Ahora, unos días después ha leído esta otra noticia en Madridiario:

La biblioteca María Zambrano abre durante 24 horas por exámenes

La Universidad Complutense de Madrid ha decidido ampliar el horario de la biblioteca María Zambrano que estará abierta 24 horas los lunes y los miércoles durante el periodo de exámenes, es decir, los días 27 y 29 de enero y el 3, 5, 10 y 12 de febrero.

Aparte, se evaluará el desarrollo de esta apertura de 24 horas para conocer su incidencia y decidir si se procede a la extensión de esta medida en “siguientes aperturas extraordinarias”. En este sentido, recalcan que en caso de que así sea, se informará a los alumnos con suficiente antelación’.

Y este es el cuadro completo de horarios que ha publicado la propia UCM:

Complutense 1

Parece un éxito importante que la Biblioteca Complutense haya accedido a abrir su biblioteca para los exámenes.

Pero, BST, ve que los estudiantes siguen el encierro comentándolo con el hashtag  #seguimosZambrano. Han publicado este comunicado de respuesta:

Lo que sí está claro es que la biblioteca se llena todas las noches:

Estos sí que son voluntarios. Bibliotecarios en Bolivia.

Para Bibliotecaria Sin Tijeras está claro cuál es el siguiente paso que van a dar en esta campaña para meternos a sus voluntarios a hacer nuestro trabajo en las bibliotecas de Madrid: el presentarnos a los bibliotecarios como insolidarios y que no sabemos entender el maravilloso altruismo de los voluntarios. Algo de esta estrategia ya asoma en artículos como el que se publicó este pasado viernes en el diario El Mundo bajo el título: “Los voluntarios de Botella ‘Nosotros no quitamos el trabajo a nadie’.

Por eso nos parece importante contar historias como estas de unos bibliotecarios solidarios que se van a Bolivia a ayudar, con su conocimiento, a poner en marcha una biblioteca en las que luego trabajarán el personal local. Estos sí que son voluntarios que ayudan donde hacen falta y no quitan el trabajo a nadie:

Licenciados complutenses en la Universidad Indígena de Bolivia

Javier Gimeno Perelló

Tres licenciados en biblioteconomía y documentación de nuestra universidad viajan a Bolivia para colaborar en el proyecto de mejora de la biblioteca universitaria indígena.

Nuria, Agustín y Carlos son tres bibliotecarios, antiguos estudiantes de la facultad de Documentación de la UCM, que de manera altruista acuden a colaborar en el proyecto de desarrollo y mejora de la biblioteca de la Universidad Indígena Boliviana, UNIBOL quechua “Casimiro Huanca”, que la Biblioteca Complutense tiene con el patrocinio de la Agencia Española de Cooperación Internacional, AECID.

Su estancia en Chimoré, localidad donde se ubica esta universidad, en plena selva del Chapare, va a ser larga: un año de trabajo cooperante para organizar la biblioteca, catalogar los fondos bibliográficos, colaborar en los servicios e impartir cursos y talleres a los futuros bibliotecarios, todo ello bajo la coordinación de María Paredes, la directora de la biblioteca.

El proyecto está abierto a cuantos voluntarios bibliotecarios deseen acudir para vivir una experiencia profesional y personal de cooperación solidaria en una universidad pensada para las comunidades indígenas bolivianas y abierta al mundo. Los conocimientos y la experiencia de cada voluntario va a ser de enorme utilidad para esta nueva biblioteca’.

 

Homenaje a Fernando Huarte, bibliotecario de la Universidad Complutense.

Ya informamos en su momento del fallecimiento del ilustre bibliotecario Fernando Huarte. Ahora lo volvemos a recordar con motivo del homenaje que le tributa la Biblioteca de la Universidad Complutense del que fuera director:

Homenaje a Fernando Huarte

El día 15 de febrero tendrá lugar un homenaje a Fernando Huarte, quien fuera secretario (1963-75) y director (1975-86) de la Biblioteca de la Universidad Complutense. Comenzará a las 10:00 de la mañana en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla y se alargará hasta las 14:00 de acuerdo con este programa.

Ese mismo día se inaugurará la exposición La Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid: Homenaje a Fernando Huarte Morton (1921-2011), que se mantendrá abierta hasta el día 13 de abril.

Ver Invitación y Cartel de la exposición

José María de Francisco Olmos elegido Decano de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense.

Elecciones a Decano/a

En las elecciones a Decano de esta Facultad, celebradas el 22 de noviembre, los resultados han sido los siguientes: María Teresa Fernández Bajón (13), José María de Francisco Olmos (19), votos en blanco (3). En consecuencia, ha sido proclamado provisionalmente como Decano electo el profesor José María de Francisco Olmos. Enhorabuena’.

¿Qué piensan los estudiantes de su biblioteca universitaria?

Esta fue la pregunta que se hicieron los bibliotecarios del Campus de Somosaguas de la UCM. Y algunas respuestas nos da Susana Corullón en su post de Biblio-Polis:

En el último post, hablábamos de un Proyecto de Innovación docente en el que la biblioteca participó durante el curso pasado. Los profesores firmantes del Proyecto, nos han cedido amablemente los datos referentes al uso de la biblioteca, dentro de la encuesta que sus alumnos cumplimentaron al final del curso. Al ser una actividad propuesta desde el aula, la respuesta fue de un 99%, por lo que se trata de un documento interesante para conocer la visión que se tiene de la biblioteca desde el otro lado.

Aunque en su mayoría están conformes con el horario, el ambiente de trabajo y en general, el entorno físico de la biblioteca, se repiten las quejas que ya conocíamos de otras veces: ruido, deficiente climatización, horario corto  en época de exámenes, más ordenadores….  Son limitaciones de las que somos conscientes, que por desgracia son difíciles de solucionar, y mucho más en época de crisis.

Nos preocupa más la respuesta que de forma mayoritaria se da a la pregunta 3.2.4: Cuando precisa ampliar información  sobre los contenidos o materia de la asignatura ¿Dónde suele acudir? El 89’2% de los encuestados reconoce utilizar Google, frente al 48,1%, que dice acudir al catálogo de la biblioteca.

 La página Web y el catálogo reciben en general una nota aceptable, pero es evidente que no están a la altura de la accesibilidad de Google. Tampoco se valora adecuadamente la colección. La respuesta de un usuario nos puede dar una clave de lo que pasa: “hay muchos libros, pero falta información previa sobre ellos”.

Una vez más resulta curioso, que una institución como la biblioteca, cuya razón de ser es difundir la información y el conocimiento, sufra las consecuencias de un desconocimiento bastante generalizado de sus servicios y de la colección en general. En la era de Internet, las estanterías permanecen opacas para el usuario.

Es ingenuo pensar que podamos competir con Google, pero echando mano de la imaginación, sí que podríamos aprovechar a nuestro favor, el conocimiento colectivo generado por la universidad. En la época de las redes sociales, cada vez es más frecuente acceder a la información filtrada por personas a las que respetamos y conocemos. ¿Qué pasaría si la biblioteca contara con una red de usuarios, una plataforma libre y abierta a todos, que permitiera difundir la experiencia colectiva?

Nuestros usuarios ya participan activamente en las redes sociales, sería interesante que la biblioteca sirviera como aglutinante para compartir fuentes de información, trucos, comentarios, críticas y lo que surgiera. Nadie es ajeno al auge actual de las bibliotecas como lugar físico de encuentro entre estudiantes, pues bien, nuestra red sería la prolongación virtual de este lugar de relaciones.