Bailando contra el cierre de las Bibliotecas de Aragón los sábados

Estos aragoneses son realmente tozudos y no abandonan su protesta ante el cierre de las Bibliotecas Públicas del Estado de Aragón los sábados. Antes recogiendo firmas y ahora bailando:

+ Cultura y los trabajadores de la Biblioteca de Aragón contra el cierre de los sábados en la Biblioteca de Aragón.

Bajo el lema ‘Baila por la cultura‘ y ‘No al cierre de las bibliotecas públicas el sábado‘, más  de 100 personas se han dado cita frente a la Biblioteca de Aragón. La acción promovida por el movimiento +Cultura y los trabajadores del centro, se ha desarrollado a través de una baile y una concentracción. Como motivos de esta concentración, el rechazo hacia la reestructuración de horarios de estos centros (que recoge el cierre los sábados y en las tardes de verano) y el recorte presupuestario, que deja al centro sin la capacidad de mantener suscripciones, renovar o adquirir nuevos materiales.

Aragón

La cultura es imprescindible para el desarrollo intelectual y personal del ciudadano. Por ello, las instituciones deben trabajar por garantizar el horario más amplio posible“, aseguraba Emilio Gastón, primer Justicia de Aragón y miembro fundador de Apudepa, que ha sido el encargado de leer uno de los manifiestos. Gastón también ha remarcado la necesidad de “incrementar el presupuesto” de las bibliotecas, ya que, como ha recalcado, “sin cultura no hay futuro“.

En el primer sábado de cierre, los trabajadores tachaban de “ilógica”esta decisión. Como han asegurado, los sábados son un día de “mucha actividad”, ya que “los padres aprovechan este día para acudir con sus hijos”. Los usuarios que trabajan mañana y tarde también cuentan solo con el fin de semana para utilizar este servicio. Del mismo modo, son muchos los estudiantes que deciden acudir a estos centros para aprovechar mejor sus ratos de estudio, así como consultar los libros que necesitan y, en muchos casos, no pueden permitirse.

Otro de los servicios que se ve afectado por el cambio de los horarios de apertura es el Instituto Bibliográfico Aragonés, albergado dentro de este edificio. En él se reúne una amplia muestra de la producción propia de la comunidad autónoma que solo puede consultarse en la sala, lo que obligaba a acudir los sábados a todos los usuarios que necesitaban trasladarse a la capital aragonesa.

La representante de +Cultura Huguette Sidoine leyó el otro manifiesto, en el que se critica con dureza la política cultural del Gobierno de Aragón, al que la plataforma acusa de “desmontar sin pausa el derecho a la cultura” y de “rozar el insulto”, al presentar para el 2013 uno de los presupuestos “más bajos de España” y una reducción en 2012 y 2013 del “79,2%”. Durante la concentración también se ha hecho referencia a la subida del IVA al 21 por ciento para muchas actividades artísticas, el cierre de bibliotecas públicas y museos, el riesgo de desaparición del bachillerato artístico, la supresión de 7.500 empleos en Aragón y el descenso del 60 por ciento de la actividad económica de las empresas y autónomos culturales en tan solo un año.

Los trabajadores continuarán con las protestas y  no descartan acudir al Justicia de Aragón. “Creen que se puede prescindir de la cultura y nosotros no estamos de acuerdo”, han asegurado.’

La Junta de Castilla y León suprime el servicio de wifi en la Biblioteca de Ponferrada (León)

La Biblioteca Municipal de Ponferrada es la primera víctima del año de los recortes presupuestarios. Y BST no tiene claro si el recorte que se menciona en la noticia no afectará al todas las bibliotecas de Castilla y León:

El servicio de ‘wifi’ de la biblioteca, víctima de los nuevos recortes de 2013

Desde hoy se suprime esta conexión y sólo seis ordenadores tendrán internet

F. Labarga / Ponferrada
Los recortes de las administraciones se han cobrado a partir de hoy la primera víctima en Ponferrada, con la supresión del servicio wifi y de parte de la cobertura de internet que ofrecía la Biblioteca Pública Municipal.
Desde hace unos días, a la entrada del edificio los usuarios podían leer un escueto cartel en el que se especificaba que “por razones técnicas, a partir del 2 de enero y hasta nuevo aviso, no estará disponible la conexión wifi y sólo estarán operativos 6 ordenadores de internet”.

Biblioteca de Ponferrada. Foto de Labarga.

Biblioteca de Ponferrada. Foto de Labarga.

El recorte proviene de la clausura por parte de la Junta de Castilla yLeón de su programa Redes, que permitía que todos los ordenadores tuvieran servicio de internet y que todos los usuarios pudieran acceder con su propio ordenador a la red mediante el sistema wifi, por lo que en materia de acceso a la red, la Biblioteca Municipal ha retrocedido de golpe más de un lustro, pues desde hoy el servicio de internet que ofrece se limita a los seis ordenadores que formaban parte primitivamente de la red municipal cuando la biblioteca no se hallaba interconectada con la red de la comunidad.
Por el momento no parece que haya solución posible, salvo que el Ayuntamiento se muestre dispuesto a instalar y costear una nueva red wifi propia, algo que en estos momentos de austeridad económica es difícil que se produzca, lo que no impide que en los últimos días del año pasado técnicos municipales hayan estado estudiando las posibilidades de minimizar los efectos que la caída de la red tendrá en los usuarios de la biblioteca.
La puesta en marcha en 2006 de este proyecto de intercomunicación de bibliotecas permitió la creación de un único portal que agrupaba hasta ahora a las bibliotecas públicas de Castilla y León y donde se ofrece información sobre los catálogos y servicios ofrecidos por cada uno de los centros.
La supresión de este programa supone un enorme paso atrás en el acceso de la población a las nuevas tecnologías y la consiguiente ampliación de la ya enorme brecha tecnológica’.

Las bibliotecas universitarias cierran por Navidad

BST reproduce una carta enviada a un periódico catalán pero que expresa una queja extensible al resto del Estado Español puesto que estas navidades son muchas las bibliotecas universitarias que han cerrado sus puertas[las negritas son nuestras]:

La Universidad cierra por Navidad

Recortes en educación

Viernes, 21 de diciembre del 2012 Laura Berbel (L’Hospitalet de Llobregat)

Hace unos días me enteré de que durante el periodo de las fiestas navideñas todas las facultades de la Universidad de Barcelona y de la Universitat Politècnica de Catalunya permanecerán totalmente cerradas.

Cerrado por Navidad

Soy estudiante de química en la UB y, como la gran mayoría de los universitarios, tengo los exámenes finales del primer semestre justo después de fiestas. Tener la biblioteca y la universidad abiertas en estas fechas era para nosotros un derecho esencial para poder disfrutar de un buen ambiente de estudio, consultar libros, reunirnos con los profesores o con compañeros para estudiar y trabajar juntos.

Ya en agosto la universidad permaneció cerrada por primera vez, aunque no nos supuso un problema porque no teníamos exámenes. Este año es el primero en que cierran. Antes, las bibliotecas permanecían abiertas y además con horario ampliado, especialmente en fechas de exámenes. Las bibliotecas municipales no dan este servicio; es más, en esta época cierran muchos días. Los libros que necesitamos van que vuelan, ya que en las bibliotecas hay muy pocos ejemplares.

Para colmo, este semestre mis padres han tenido que pagar 1.241,35 euros por un semestre, cuando hace tres años pagaron 1.236,02 por el curso entero. Creo que es muy injusto que las tasas universitarias hayan subido un 60% y que encima nos sustraigan servicios que ya teníamos. Según me comentaron, el objetivo es el ahorro energético, ya que debido al recorte de presupuesto del Gobierno de CiU tienen que mirar muy bien los números’.

Si la Biblioteca Central de Cantabria cierra los fines de semana ¿a dónde vamos ahora?

Desde Santander le han mandado a Bibliotecaria Sin Tijeras una invitación para la hermosa fiesta para demandar que la Biblioteca de Cantabria vuelva a abrir los fines de semana:

Cantabria

Ya comentaba BST este pasado verano que se estaban produciendo despidos de bibliotecarios y reducción de servicios en la Biblioteca Central de Cantabria.

Y encima también se quiere «okupar» la biblioteca como se denuncia en esta nota que han elaborado bibliotecarios cántabros:

‘Ante las declaraciones del Sr. Presidente de Cantabria, D. Ignacio de Diego, publicadas en El Diario Montañés del día 15 de octubre de 2012: http://www.eldiariomontanes.es/20121015/local/cantabria-general/cultura-deporte-ubicara-futuro-201210151409.html sobre la decisión de trasladar parte de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte  a las instalaciones de la Biblioteca Central de Cantabria en la C/ Ruiz de Alda 19, Marta San Emeterio Luna y Loreto Rodríguez González, como  Gestora y  Responsable de Servicios Generales de la Biblioteca Central  desde su traslado a la nueva ubicación hasta abril de 2012, consideramos necesario hacer algunas puntualizaciones:

Es cuando menos inexacto asegurar que los espacios a ocupar por Cultura y Deporte  están actualmente en desuso, ya que por un lado se trata de las oficinas, ocupadas  desde el  inicio por el personal funcionario y de la Sociedad Regional de Cultura y Deporte para llevar a cabo tareas administrativas y de proceso técnico, y por otro, “esa pequeña parte de la instalación” afecta a la mayor parte del espacio destinado a actividades culturales.

En la sala polivalente y el salón de actos de la BCC se han venido realizando de manera regular desde marzo de 2010 y hasta la fecha, múltiples actividades culturales y educativas : exposiciones, conferencias, presentaciones de libros, teatro, cineforum, conciertos, cuentacuentos, talleres, etc. de las que ha quedado constancia en la página web de la biblioteca, en los folletos de actividades publicados periódicamente, en las noticias aparecidas durante este periodo en la prensa local, y en las estadísticas bianuales del INE y anuales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Por otra parte,  “la pequeña adecuación física” a la que alude el Sr. Presidente, todavía sin cuantificar, supone además el  desmantelamiento de otros servicios: los gabinetes de investigación y parte de las salas de grupo, ya que el personal de la BCC que trabaja actualmente en las oficinas se trasladará previsiblemente a estos espacios, totalmente inadecuados  para estas tareas.

La desaparición de  los gabinetes, destinados a investigadores acreditados,  supone un perjuicio para la consulta e investigación del fondo antiguo y valioso, excluido de préstamo,  y la reducción de las salas de grupo, impide la realización  de gran parte de las actividades de animación a la lectura y de carácter cultural  y educativo que se han venido desarrollando en las mismas hasta este momento.

Al margen de las actividades realizadas por el Centro, y en relación con los usos de estos espacios, conviene destacar que la BCC los ha ofrecido de manera abierta y gratuita a todo tipo de instituciones, asociaciones y organismos con fines culturales y educativos, habiéndose desarrollado en ellos todo tipo de eventos.  La pérdida de estas zonas no afectaría, por tanto, solo a los servicios que proporciona la biblioteca a sus usuarios directos, sino a la sociedad cántabra en general.

Sorprende, teniendo en cuenta todo esto, que en el artículo se asegure que el traslado de Cultura y Deporte a la BCC «no interferiría en absoluto» con los usos actuales de la biblioteca.

Creemos que el traslado de la BCC a su nueva ubicación y el trabajo desarrollado en ella desde su puesta en marcha hasta hoy, ha situado a Cantabria, con 30 años de retraso,  a la altura de otras Comunidades Autónomas en lo que a bibliotecas públicas se refiere, y que las actuaciones recientes (recorte presupuestario con la consiguiente supresión de adquisiciones y de actividades y el ERE que ha supuesto la práctica desaparición del horario de fin de semana ) y las que, según este artículo, se prevén llevar a cabo próximamente, suponen un retroceso probablemente irreversible, del que sin dudadarán fe, si nadie lo remedia  y no se rectifica, los estudios comparativos que puedan llevarse a cabo sobre los datos estadísticos de estos años.

Confiando en que todavía sea posible una rectificación por parte del Sr. Diego y su gobierno, propondríamos destinar el presupuesto de la citada “obra de adecuación” a la rehabilitación o redistribución de alguno de los edificios públicos actualmente en desuso  a los que hace referencia el Diario Montañés en su artículo del domingo 21 de octubre de 2012:

http://www.eldiariomontanes.es/v/20121021/santander/destacados/edificios-varados-usos-inciertos-20121021.html , o a la de cualquier otro de características similares, apostando por rehabilitar frente a desmantelar  y por el mantenimiento de los servicios que la Biblioteca Central ofrece actualmente a los ciudadanos de Cantabria’.

 

ANABAD denuncia que la Comunidad de Madrid suspende los clubs de lectura y desampara a las bibliotecas de los municipios madrileños.

Es lo que se puede leer en un acertado comunicado de la Asociación ANABAD que reproducimos a continuación. Además Bibliotecaria Sin Tijeras quiere comentar sobre este tema el rumor -que no sabe si será cierto- de que la responsable de las actividades culturales de la Comunidad de Madrid durante muchos años ha dejado su puesto recientemente. Si fuese verdad a BST le apenaría el alejamiento de una eficiente y siempre activa bibliotecaria.

Este es el comunicado de ANABAD [la maquetación y enlaces son nuestros]

MALESTAR EN LAS BIBLIOTECAS DE MADRID POR LA SUSPENSIÓN DE LOS CLUBS DE LECTURA

Las bibliotecas públicas municipales de la Comunidad de Madrid ven peligrar sus clubs de lectura.

Es común que en cada biblioteca se creen clubs de lectura; éstos no son otra cosa, en un principio, que grupos de lectores que se reúnen habitualmente para leer, comentar y analizar los libros que son de su interés, pero los clubs son mucho más; son una forma de socializar, una manera de compartir un modelo de convivencia. Eso quedó muy claro en el reciente encuentro de clubs de lectura celebrado en la Casa del Lector (Fundación Germán Sánchez Ruipérez) en el Matadero de Madrid; en ese encuentro, además, quedó muy patente el alto nivel de trabajo y de compromiso de los profesionales de las bibliotecas de pueblos y ciudades de la provincia de Madrid.

Las bibliotecas vienen aportando el lugar de encuentro (a veces los clubs son externos y se reúnen en asociaciones o centros educativos) los libros y desde luego el trabajo de sus profesionales bibliotecarios.

En ocasiones no es fácil disponer de 20 ó 25 ejemplares de un mismo título, por lo que es preciso buscar fórmulas.

Clubs de lectura2

La Comunidad de Madrid optó por la externalización del servicio: una empresa privada, con libros adquiridos con los fondos públicos, se encarga de la distribución de las colecciones.

Sin duda hay otros modelos; en unos casos la distribución la hacen los servicios de bibliobuses; en ocasiones como en Cataluña se hacen, como el préstamo interbibliotecario, a través de la valija de alguna caja de ahorros (La Caixa). Claro que ¡cualquiera le encomienda ahora a Bankia esta tarea!. 

La Comunidad de Madrid ha optado nuevamente por lo más fácil, que desde luego en esta ocasión tampoco es lo mejor.

Tras la privatización, el siguiente paso es la suspensión temporal del servicio y quizá, tras esa, la definitiva.

Clubs de lectura3

 Ya no sorprende la forma de actuar de la Comunidad de Madrid pues es siempre la misma: una política de hechos consumados. Esto es lo que vivimos cuando suprimieron las actividades y talleres (privatizados) en las bibliotecas populares, lo que hicieron con el programa “Biblioteca Abierta” y con alguno otro más de “felice memoria”.

 Clubs de lectura1

Si la Comunidad de Madrid pone en manos del Ayuntamiento de la capital su red de Bibliotecas Públicas Populares, aparte de la Biblioteca Regional ¿qué le quedará?.

Parece claro que lo que le queda es la importantísima tarea de coordinación entre los centros que integran el sistema.

Le queda, precisamente, aquello que le da esencia, lo que en el futuro puede justificar su pervivencia. Hay muchas voces que claman que habiendo comunidades autónomas no son necesarias las diputaciones provinciales y ponen como ejemplo a las comunidades uniprovinciales como la de Madrid.

Pues bien, resulta que este es un ejemplo de todo lo contrario, de cómo una Comunidad Autónoma no asume en ocasiones las tareas de las Diputaciones, que básicamente son coordinar a los ayuntamientos y prestar los servicios a todos ellos.

 La Comunidad de Madrid en materia bibliotecaria tiene ante sí una gran tarea pendiente:

 1º      Promulgación de una nueva ley de bibliotecas puesto que tiene asumida la función legislativa en esta materia. Téngase en consideración que la Ley de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid es de 1989, es decir anterior a todo el avance tecnológico que tanto ha influido recientemente en el mundo bibliotecario con la implantación de internet.

 2º      Del desarrollo de la Ley dimanan unos convenios con cada municipio que conforme han ido venciendo, no se han renovado, considerándose, por lo tanto, que están carentes de fuerza jurídica.

 3º      En esos convenios se establecen unos compromisos de inversión en incremento de fondos bibliográficos que a día de hoy podemos asegurar que nadie cumple.

4º       Con el transcurso de los años se han ido creando programas como el “Libro Solidario”,Biblioteca Abierta”, “Bibliotecas por la Convivencia”, en todos los cuales los profesionales de los municipios han puesto todo su empeño, lo que no ha sido suficiente a los ojos de los directivos de la Comunidad de Madrid quiénes no han dudado ni un solo momento en clausurar todos los programas sin ni siquiera dirigir a las bibliotecarias y bibliotecarios municipales un mensaje de gratitud y de disculpa.

Ahora le toca el turno al programa de Clubs de Lectura que tiene todas las posibilidades a pasar a mejor vida; esperamos que estén a tiempo de rectificar.

 Esos programas finiquitados son lo que justifican la existencia de toda una estructura administrativa en la Comunidad de Madrid.

En otras comunidades autónomas se llevan a cabo verdaderos proyectos comunitarios como algunos que se pueden enumerar:

 –              adquisición mancomunada de libros

–              adquisición mancomunada de publicaciones privadas

 –              suscripción mancomunada de revistas digitales

 –              carnet único para todas las bibliotecas de la red

 –              servicios de préstamo interbibliotecario

 –              colecciones viajeras para exposiciones monográficas u otras actividades

 –              adquisición mancomunada de licencias corporativas de las aplicaciones informáticas en uso

Si se acometieren estos proyectos, más la actualización de leyes, convenios y reglamentos, el panorama sería otro bien distinto; pero no.

 El modelo “La Suma de Todos” consisten en la verticalidad más absoluta en la toma de decisiones.

 Ni se consulta a los profesionales de los municipios ni, según parece, se consulta a los responsables políticos de los mismos, ni individualmente, ni de manera mancomunada (por ejemplo a través de la Federación Madrileña de Municipios).

Por lo que se refiere a las jornadas, los encuentros y los ciclos de formación, se pueden considerar que ha tiempo fenecieron.

La Ley de Bases de Régimen Local establece que los municipios de más de 5.000 habitantes tienen la obligación de mantener un servicio de bibliotecas; tiene que ser la Comunidad de Madrid quién mediante una ley actualizada de bibliotecas fije los pormenores de cómo ha de ser ese servicio, y lo ha de hacer conforme a las convenciones internacionales fijadas en las pautas de la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas) y las recomendaciones de UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

Solo así las bibliotecas serán lo que están llamadas a ser: la primera célula básica del desarrollo y la promoción cultural de las sociedades. Solo así las bibliotecas cumplirían su papel socializador, su importante función de eliminadores de la brecha digital.

Los profesionales de las bibliotecas municipales ven con preocupación esta actuación de la Comunidad de Madrid; los usuarios de los clubes de lectura viven con alarma este nuevo ataque a la cultura por parte de las instituciones creadas para defenderla.

 Fdo.: José Mª Nogales.

Vicepresidente de ANABAD.’