Dificultades en el acceso a los archivos para investigar la guerra civil y la dictadura

La Cátedra Complutense “Memoria Histórica del siglo XX” publicó este documento sobre los problemas que sus investigadores se encontraban en los archivos españoles:

Memoria histórica

 

‘MANIFIESTO

El Acceso a los Archivos y la Memoria Histórica del siglo XX

El acceso sin trabas a los archivos es condición básica para la investigación histórica y para garantizar los derechos de la ciudadanía a conocer su pasado y a la información y la transparencia en la gestión pública, tal como establecen las leyes y la Constitución vigentes.

Sin embargo, estos derechos no siempre están asegurados. Para los ciudadanos y los estudiosos de la historia y la memoria democrática, antifascista y social de la España del siglo XX, el pleno acceso y sin restricciones a los archivos es una cuestión pendiente, especialmente si se refieren a los periodos de la II República, Guerra Civil, el Franquismo y la Transición. Lo cual, además, ha frustrado la posibilidad de atender el derecho a la Verdad, a la Justicia y a la Reparación que demanda el Derecho Internacional Humanitario para las víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo.

Creemos que el principal obstáculo en el acceso a los archivos estriba en la ausencia de una normativa legal adecuada y de una política archivística coherente que proteja, ordene y difunda ese patrimonio cultural común de modo abierto y eficaz. Algo que vienen exigiendo reiteradamente en las últimas décadas investigadores, archiveros y demás profesionales relacionados con la documentación’.

Es recomendable seguir leyendo completo el Manifiesto donde se trata además de:

  • FONDOS VETADOS O SIN CATALOGAR
  • DOCUMENTACIÓN EN MANOS INDEBIDAS
  • UNA NORMATIVA LEGAL FARRAGOSA Y OBSTACULIZADORA
  • AUSENCIA DE POLÍTICA ARCHIVÍSTICA
  • REITERADAS DENUNCIAS DEL PROBLEMA’

La bibliotecaria María Moliner, el teatro y el diccionario neocón-castellano.

Recientemente, Bibliotecaria Sin Tijeras fue a ver la obra de teatro el ‘El Diccionario’. Los que tuvimos la suerte de verla en el teatro de La Abadía de Madrid pudimos disfrutar de una maravillosa recreación de la vida de la bibliotecaria y diccionarista María Moliner.

Es cierto que la obra se centra más en la segunda parte de la vida del personaje. Esto es de cuando tras la depuración de la posguerra se dedicó en cuerpo y alma a escribir su conocido diccionario. Pero en la obra también se hacen referencias a su más que importante labor como bibliotecaria en la República y durante la Guerra Civil. Y también a la represión que sufrieron con el franquismo tanto ella como otras tantas valientes bibliotecarias.

Se habla por ejemplo de la quema de libros en el Paraninfo de la Complutense y del asesinato de la joven y embarazada Juana Capdevila por parte de los fascistas. Un tiempo que esperemos no tengamos que volver a ver.

Diccionario

Por cierto que el otro día BST se encontró por la Red con un divertido y curioso Diccionario neocon-castellano que le recordó mucho a la manipulación de las palabras que María Moliner denunciaba, con su diccionario, durante el franquismo.

A la espera de la Ley mostramos dos buenas prácticas de transparencia informativa de la Administración

En la noticia de El País que comentábamos hace muy poco se decía que el anteproyecto de la nueva Ley de Transparencia y Acceso de los Ciudadanos a la Información Pública se iba a aprobar el viernes el Gobierno, en su primera reunión tras las vacaciones.

No fue así.  Esperemos que este nuevo retraso no sea muy largo.

Para entretener la espera vamos a mostrar, en primer lugar, una buena práctica de transparencia informativa premiada por la Unión Europea, la del Catastro español:

La Comisión Europea ha decidido distinguir como ”buena práctica” la labor del Catastro español.

Bruselas ha querido reconocer, de este modo, la actividad desarrollada por el Catastro para mejorar la accesibilidad del público a sus bases de datos y la utilización de la información disponible por parte de las empresas para generar actividad económica.

El Departamento dirigido por Elena Salgado destacó que la Unión Europea otorga una gran importancia a estas cuestiones al considerar que pueden contribuir de forma destacada al crecimiento económico.

El Catastro español, organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, cuenta con información detallada de más de 76 millones de inmuebles urbanos y rústicos.

Esta información es habitualmente utilizada para la gestión de diferentes tributos, como el IRPF o el IBI

Junto a estas actividades de naturaleza pública, la información catastral está siendo cada vez más utilizada por empresas y ciudadanos para sus propios fines, como por ejemplo el diseño y puesta en marcha de nuevas áreas de negocio.

Otras compañías utilizan la información, que puede ser consultada por Internet de forma totalmente gratuita, para optimizar la gestión de su cartera de clientes, definir los trazados de sus redes de suministro o actualizar sus inventarios de inmuebles.

También las pymes aprovechan las bases de datos catastrales para actividades como la intermediación inmobiliaria, la identificación de mercados o el diseño de rutas en navegadores para vehículos.

Y por otra parte no sólo la transparencia informativa de los datos públicos puede contribuir al desarrollo económico sino que también al de los derechos humanos y la recuperación de la Memoria Histórica. Y esto en un terreno que nosotros conocemos muy bien, el de los archivos:

Nada mejor para sacudirse un sambenito que atacarlo de frente. El Ministerio de Defensa ha decidido que los consejos de guerra del franquismo salgan de las catacumbas y puedan ser consultados en Internet para evidenciar su afán de transparencia.

La medida más inmediata será la incorporación de los nombres de 250.000 represaliados por el franquismo en juicios militares al portal de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, creado por el Ministerio de Cultura con la aspiración de convertirlo en la gran base de datos de la memoria histórica.


En el Ministerio de Cultura, por su parte, se muestran “encantados” con la incorporación de las referencias militares al portal que arrancó como una suerte de memorial virtual. El director general de Archivos, Libros y Bibliotecas, Rogelio Blanco, ha destacado el éxito del portal, en el que se han efectuado más de 407.000 búsquedas en apenas un mes, y su carácter integrador. “A pesar de las críticas, no es partidista, están todas las víctimas como se puede ver con nombres como el de Ramiro de Maeztu o Muñoz Seca”, argumenta.

Desde el portal sólo se accede al nombre y a la referencia que remite al archivo público donde se haya depositado el expediente. Al menos de momento no se pueden consultar los documentos íntegros en Internet.

Este portal, que forma parte de PARES el proyecto de digitalización de Archivos Españoles, nos parece un paso importante. Aunque no se pueda consultar el expediente íntegro, algo que resulta imprescindible, si se pueden encargar copias.

Si se pueden ver los procesos incluidos en la Causa General. El procedimiento, bastante complejo, se explica con un vídeo para facilitarlo.