Botella [también] propone cubrir con voluntarios o #vecinosbibliotecarios parte de los servicios públicos

[Los #vecinosbibliotecarios en gran parte de los servicios públicos, excepto en limpieza]

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, cree que no sólo en las bibliotecas públicas sino en un número “infinito” de servicios dependientes de la administración puede ser conveniente la presencia de voluntarios.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella.| Antonio Heredia

“Las posibilidades son múltiples, queremos voluntarios medioambientales, culturales, que de alguna manera se organicen para cuidar los centros públicos”, ha manifestado Botella. En cambio, ha dicho, hay otros ámbitos, como la limpieza, en los que no se ha planteado esta iniciativa.

Botella ha hecho estas declaraciones después de que el delegado de Las Artes, Fernando Villalonga, apostara el pasado martes por favorecer que personas voluntarias participen en el trabajo diario de las bibliotecas, como vía para implicar a la población y para superar las dificultades derivadas de la crisis.

Hoy, la alcaldesa se ha mostrado “completamente de acuerdo” con esta idea y ha defendido que en el actual momento de crisis todos los ciudadanos deben “hacer algo por la sociedad”.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Madrid lleva varios años con la política de ahorro laboral. Su regla es no cubrir las plazas de los funcionarios que se dan de baja, en los últimos años, 2.000.

“Tenemos que ser capaces todos de devolver a la sociedad algo de lo que nos da la sociedad”, ha argumentado la alcaldesa.

ver más…

Sube la ‘marea’, esta vez la amarilla. La defensa de las bibliotecas públicas aparece en la prensa generalista.

Feliz esta Bibliotecaria Sin Tijeras de ver, gracias a Anabad asociación que también se une a la defensa de las bibliotecas, que la repercusión de la marea amarilla está llegando a la prensa generalista. Concretamente al diario “El Mundo” que en su edición del sábado 21-01-12 publicó este magnífico artículo de Marta Belver:

Sube la ‘marea’, esta vez la amarilla

‘Primero subió la marea verde, que llenó las calles de Madrid de profesores en contra de los recortes en la educación que se paga con el dinero de todos los contribuyentes; luego empezó a agitarse la marea blanca, la que está movilizando al personal sanitario frente a la modificación de sus condiciones laborales; y ahora empieza a gestarse la marea amarilla, el color que tiene todas las probabilidades de ser el símbolo del malestar de los trabajadores de las bibliotecas de gestión pública en la región.

Un organismo virtual (la Plataforma contra el Préstamo de Pago en estos centros culturales) está intentando aglutinar el rechazo frente a los ajustes presupuestarios que afectan al sector en una jornada de protesta convocada a nivel nacional para el próximo 4 de febrero. Las acciones concretas para ese día están por definir, pero lo que ya está confeccionado es el uniforme oficial de la convocatoria.

[Paseo de Recoletos a las 12 horas, en Madrid, donde tendrá lugar una gran concentración, un gran abrazo a la Biblioteca Nacional].

Se trata de una camiseta de color amarillo fluorescente que por delante dice Yo (un dibujo de un corazón) las bibliotecas públicas y por detrás Las bibliotecas no son un gasto, son una inversión. De momento se han impreso 100 ejemplares, que se venden a 5,50 euros, aunque la idea de sus promotores es colgar en la web el diseño para que quien quiera se haga la suya.

[Venta de camisetas en dos puntos de Madrid (Según correo a Iwetel):
SEDIC: Santa Engracia, 17, 3º. 28010 Madrid
Horario de entrega: Lunes a jueves: de 10 a 14 h. y de 16 a 19 h. Viernes: de 10 a 15 h.
Traficantes de Sueños: Embajadores 35, Local 6. Lavapiés. 28012 Madrid
Horario: Lunes a viernes: 10.30-14.00 17.00-20.30. Sábado: 11.00-14.00 17.00-20.30]

Tras el detalle del vestuario para las movilizaciones, está el fondo del problema. La red municipal en la Comunidad de Madrid cuenta con 133 centros, a los que se suman los 16 que gestiona directamente el Ejecutivo autonómico y, aunque cada administración aplica «políticas distintas», «la tónica general de casi todas es la eliminación de gastos».

Habla José María Nogales, vicepresidente de la Federación Española de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Arqueólogos, Museólogos y Documentalistas (Anabad). «Aquí se perciben dos cosas: una, que es necesario racionalizar el gasto y establecer medidas de ahorro, posición con la que por supuesto estamos de acuerdo, y otra, que con el pretexto de la crisis se deje de comprar hasta papel higiénico», argumenta.

Según explica, «los recortes aplicados son de carácter muy diverso». A saber, «no se han renovado algunos contratos de cuentacuentos que se hacían en las bibliotecas de la Comunidad de Madrid o directamente se han suprimido»; «ha desaparecido la línea de subvención del Ministerio de Cultura para la adquisición de revistas de pensamiento y cultura»; «se tiende a prescindir del personal interino»…

«La Ley de Bases de Régimen Local establece que todos los municipios de más de 3.000 habitantes tienen que tener un servicio de recogida de basura, alumbrado, alcantarillado y una biblioteca pública», continúa el vicepresidente de Anabad. «Las bibliotecas son un servicio básico y obligatorio reconocido por ley, no puede ser potestad de las autoridades decidir si hay o no hay», puntualiza.

El Ayuntamiento de Madrid gestiona una treintena de estos centros de estudio y préstamo de libros en la región. Desde el Área de Las Artes precisan que su presupuesto para la partida de gasto corriente ha disminuido alrededor de un 13% en los dos últimos años y que se han ido «amortizando» puestos de trabajo, en concreto un 3% de la plantilla.

En la Comunidad de Madrid también reconocen que se han realizado «ajustes» con el «criterio de austeridad» que Esperanza Aguirre ha aplicado a su gestión, aunque matizan que se llevan haciendo «desde hace años», por lo que su efecto ha sido «más suave», de un 6% este año en relación con 2011. «Se ha recortado en subvenciones y en publicidad, pero se han mantenido todos los servicios de préstamo, actividades y extensión bibliotecaria», asegura Isabel Rosell, directora general de Archivos, Museos y Bibliotecas.

Los sindicatos UGT y CCOO, por su parte, están a la expectativa de la resolución de la Comisión de Duplicidades de la Asamblea de Madrid que decidirá si la gestión de los centros a cargo de la Administración regional se traspasa a los ayuntamientos y, en ese caso, velar por las condiciones de sus trabajadores’.

[Negritas y enlaces son nuestros]

Empleo Público – Auxiliar de Archivo

Auxiliar de Archivo. Ayuntamiento Arroyomolinos.

 

Ámbito: Comunidad de Madrid
Convocante: Ayuntamiento de Arroyomolinos
Fecha de publicación: 14/10/2011
Plazo: —
Tipo: Anuncio Empleo Público.
Plazas: 1
Publicación: BOE nº 247 13-10-2011
Descripción:
Se anuncia la Oferta de Empleo Público para el año 2011, en base a las atribuciones que me confiere el Decreto 1394/2011, de 13 de junio.

Tres polémicas opiniones de Gallardón sobre las bibliotecas de Madrid

Volvemos atrás en el tiempo para retomar el programa electoral sobre bibliotecas de nuestro alcalde, Alberto Ruíz Gallardón. Ahora lo hemos podido leer y si el programa de nuestra presidenta regional tenía perlas como la de atribuirse la creación de los bibliobuses madrileños, el del alcalde también demuestra bastantes puntos polémicos:

‘Sin embargo, en las grandes ciudades, y en Madrid particularmente, para cumplir ese objetivo contamos con un sistema mucho más rico y complejo de bibliotecas públicas. Madrid cuenta con más de 600 bibliotecas, de acceso libre o restringido y con más de 54 millones de libros, y la mejor red de bibliotecas especializadas de España, cerca de 400. La red mixta de Bibliotecas Públicas de Madrid, -Comunidad y Ayuntamiento- cuenta con 45, 29 municipales y 16 de la Comunidad de Madrid’.

Sin comentarios. Es obvio que las bibliotecas públicas de Madrid son esas 45. Las otras 555 -hasta llegar a 600- son de otro tipo: universitarias, especializadas y la Nacional de donde serán buena parte de los 54 millones de libros de los cuales presume el alcalde. Es evidente que no se pueden sumar peras y manzanas, son cosas diferentes.

Y sigue, ‘por eso, gracias a este complejo y rico sistema, en todas las encuestas que realizan periódicamente el gremio de libreros, los editores o el Ministerio de Cultura, invariablemente Madrid encabeza el índice de lectura en España, con una media del 74%, frente al 57% de media nacional. También, y en la misma proporción, tenemos el mayor índice de compra de libros. Éxito, evidentemente atribuible a ese complejo sistema bibliotecario’.

Bueno lo del índice de lectura es cierto. Madrid es la Comunidad Autónoma más lectora de toda España.  Pero no nos parece tan evidente que eso sea gracias a nuestro sistema bibliotecario que, según los datos del Ministerio de Cultura tiene una de las cifras más bajas de España en casi todos los indicadores. Si, a los madrileños nos gusta mucho leer pero eso será debido a otros factores como pasar más tiempo en los transportes, por ejemplo. que al pobre fomento de la lectura realizado desde nuestras autoridades. Unas autoridades madrileñas que repiten machaconamente este dato al hablar de libros y bibliotecas. Al final va a resultar que cuando uno lee un libro es para apoyar a nuestro alcalde o presidenta.

Y para terminar: ‘Otro tópico que se maneja habitualmente es el dato comparativo del número de bibliotecas públicas por habitante, pero en un sistema como el nuestro, en el que los tamaños oscilan entre 140 m2 y 8.000 m2, no parece un dato muy relevante. Parece más importante fijarse en el tamaño medio de nuestras bibliotecas, más de 1.500 m2, frente a los de otras ciudades y comunidades, como Extremadura, donde el 91% de las bibliotecas tienen menos de 250 m2 -y algunas menos aún-, o Andalucía, donde el 60 % son menores de 250 m2, según datos del Ministerio de Cultura’.

Bueno resulta que tenemos 30.000 habitantes por cada biblioteca en Madrid. Sólo presentan peores datos Ceuta y Melilla. La verdad es que si nos parece un dato bastante relevante. En cuanto a lo de las bibliotecas grandes y escasas es algo que hasta Isabel Rosell – Directora General de Bibliotecas de la Comunidad- reconoció que se estaban planteando:

Intuitivamente diría que es muy probable que convenga hacer edificios de menor superficie, tal vez la mitad de las dos últimas bibliotecas que se han hecho, y distribuirlas en un espacio mayor.

Es una buena idea que ayudaría a que las bibliotecas estuvieran más próximas de los madrileños que las utilizan.

Bibliotecas en los parques madrileños (hace 90 años)

Vemos una noticia en el blog Es Madrid no Madriz sobre unas bibliotecas que había en los parques madrileños allá por los años 20 del pasado siglo. Parece que había un departamento de bibliotecas de parques y jardines en la capital que es una pena que desapareciera.

De todos modos parece que hay un proyecto municipal para aprovechar la antigua Casa de Fieras del Retiro como biblioteca. Aunque no sabemos como estará el proyecto pues según el ABC del 28 de diciembre del 2007: Está previsto que los trabajos comiencen el próximo mes de abril de 2008, y si se cumplen los plazos programados, durarán 22 meses -hasta febrero de 2010 aproximadamente- y costarán en torno a los 7 millones de euros.

O sea que ya tenía que estar acabada la biblioteca y no parece que lo este.

La percepción de los inmigrantes madrileños sobre la lectura

Queremos reseñar un estudio realizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) sobre la percepción de los inmigrantes sobre la lectura. Este informe nos atañe especialemente puesto que el trabajo de campo está realizado en Madrid. En concreto la investigación se circunscribió a los ciudadanos extranjeros residentes en el distrito madrileño de Arganzuela.

El texto completo se encuentra en la web de la FGSR. Se destaca que cuando se habla de medios de acceso a la lectura, la biblioteca pública es un instrumento básico de equidad social y por tanto posible de ser utilizado por individuos con bao nivel de renta.

Y entre las recomendaciones del informe nos quedamos, sobre todo, con esta:

Ampliar las acciones de comunicación entre colectivos de inmigrantes y la red pública de lectura.

500.000 residentes en Chamberí, Moncloa, Villaverde y Retiro, sin biblioteca municipal

El diario gratuito 20 minutos nos habla sobre la falta de bibliotecas en la ciudad de Madrid.  Se comenta los distritos que aún no tienen biblioteca municipal y la baja ratio habitantes/bibliotecas que existe en el municipio. Tambiénla falta de personal en las bibliotecas.

Además del artículo son interesantes y polémicos los comentarios que la acompañan.