El Partido Socialista de Madrid protesta, ahora, por el cierre de las Bibliotecas de Caja Madrid.

Más vale tarde que nunca. Se recordara que fue este pasado verano cuando se dio el Adiós definitivo a las Bibliotecas de Caja Madrid-Bankia. Pues bien ahora es cuando Lissavetzky del PSOE se ha dado cuenta y pide responsabilidades tanto a Bankia como al Ayuntamiento de Madrid por la barbaridad que hicieron en las bibliotecas de la capital:

Lissavetzky critica que Madrid no tiene “suficientes” bibliotecas y pide ampliar la red

Denuncia que se invirtiese dinero público en bibliotecas de Caja Madrid y éstas “hayan desaparecido prácticamente”

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) –

El portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha criticado este viernes que la ciudad no tiene “suficientes” bibliotecas, sumadas municipales y regionales, ya que hay una por cada 70.000 vecinos, y ha pedido a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que “no sea perezosa” y amplíe la red.

Lissavetzky. Foto: EUROPA PRESS

Lissavetzky. Foto: EUROPA PRESS

Lissavetzky ha criticado que se invirtiese dinero público en bibliotecas de la Obra Social Caja Madrid, “que cumplían un papel importante en los barrios de la ciudad”, y que “con la gestión del Partido Popular (PP) esta red de bibliotecas haya desaparecido prácticamente”. “Solamente quedan dos abiertas, una en Villaverde y otra en la Casa Encendida que tiene un carácter especial”, ha añadido.

El portavoz municipal socialista junto con el concejal responsable del distrito de Hortaleza, Ramón Silva; y la portavoz del PSOE de Las Artes, Ana García D’Atri; ha visitado la biblioteca Caja Madrid de Canillas, que está cerrada.

Allí, Lissavetzky ha explicado que en esta biblioteca “se hizo una inversión de 600.000 euros, una cantidad muy importante” y que “se trata de un edificio que está perfectamente preparado para ser utilizado como biblioteca”. “El barrio de Canillas, con el cierre de bibliotecas de Caja Madrid se queda sin ninguna biblioteca”, ha apuntado.

Por otro lado, el portavoz socialista en el Ayuntamiento ha señalado que la relación entre el número de habitantes y bibliotecas en Madrid “es una cada 70.000, lo cual es una cifra bajísima”, y ha indicado que por ejemplo, en Gerona “hay una cada 30.000 habitantes”.

“Es una pena porque tenemos en Madrid 31 bibliotecas abiertas (32 con Casa de Fieras), una de Retiro está todavía cerrada, y tenemos una infraestructura de Caja Madrid de 14 bibliotecas que podían sumarse a esa red pública de bibliotecas”, ha manifestado.

Lissavetzky ha dicho que no entiende que el delegado de Las Artes, Fernando Villalonga, y Ana Botella sean “incapaces de sentarse a hablar con sus amigos de partido, que son los que han estado llevando y llevan de alguna manera la antigua Caja Madrid, ahora Bankia”. “No entendemos cómo estos edificios se pueden mantener cerrados, dejarlos absolutamente caer”, ha criticado a renglón seguido.

Además, ha subrayado que el “interés de estos señores (el PP)” en las bibliotecas es “absolutamente mínimo”, ya que el delegado de Las Artes “parece más un delegado de Comercio” y “ve la cultura solamente como un negocio y es incapaz de conseguir compromisos de alguien”. “Estamos viviendo algunos otros episodios como el del Palacio de la Música y tenemos una impresión francamente negativa de lo que se está haciendo en cultura en el Ayuntamiento”, ha apuntado.

Por ello, ha pedido a Botella “que rectifique, que no sea perezosa y que se siente con responsables de Bankia”, porque “no puede ser que un banco o una caja que ha recibido dinero público tenga cerradas bibliotecas y otros equipamientos de su Obra Social por el despilfarro, derroche y la falta de control que (Rodrigo) Rato y (Miguel) Blesa llevaron a cabo”.

“Que se sacuda la pereza, que sepa que es alcaldesa, que no se ha enterado todavía y que se ponga a trabajar para que equipamientos que ya están terminados puedan utilizarse por los ciudadanos”, ha reclamado.

Por último, Lissavetzky ha indicado que el 25 por ciento del presupuesto de este año “va en pagos a bancos para pagar los intereses y la amortización de la deuda”. “Por favor deje de apretarnos el cinturón, sea usted operativa, siéntese con Bankia y consiga que se abran estos edificios”, ha concluido’.

Peligran los puestos de trabajo de los bibliotecarios madrileños…

O al menos eso es lo que piensa la oposición en el Ayuntamiento de Madrid según leemos en la siguiente noticia:

Lissavetzky cree que la remodelación de MACSA provocará recortes que podrían afectar a trabajadores culturales.

MADRID, 01 (EUROPA PRESS)

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha asegurado este jueves que la remodelación de la sociedad Madrid Arte y Cultura S.A (MACSA) provocará recortes que podrían afectar a trabajadores culturales, ha informado el Grupo Municipal Socialista en un comunicado.

“Como siempre, los recortes del Partido Popular (PP) empiezan en Cultura”, ha aseverado Lissavetzky. Según el edil, la nueva arquitectura de la empresa y los anunciados recortes han despertado preocupación entre los trabajadores culturales de la ciudad y, en especial, entre los empleados de las bibliotecas.

En opinión de Lissavetzky, “esta sociedad podría ser una de las empresas municipales en donde se aplicara la disposición adicional II de la reciente Reforma Laboral aprobada por el Ejecutivo nacional”.

El edil socialista preguntó en el último Pleno a la alcaldesa, Ana Botella, sobre la posible adopción de esta norma en Madrid, que permite a las administraciones despedir a empleados de empresas de titularidad pública si éstas se encuentran en pérdidas.

“La preocupación de los empleados de bibliotecas se une a la que ya manifiesta el personal de otras empresas municipales, como la EMT Madrid Espacios y Congresos o la Empresa Municipal de la Vivienda”, ha apuntado Lissavetzky. La razón estriba en que, con su próxima remodelación, MACSA asumirá previsiblemente competencias que hasta ahora dependían del Área de las Artes.

“La más importante, por su volumen de trabajadores, serán las 29 bibliotecas municipales, con 452 empleados, y las 17 bibliotecas de la Comunidad de Madrid con 646”, ha dicho.

Según ha explicado Lissavetzky, el nuevo delegado de las Artes, Fernando Villalonga, ha reconocido que habrá recortes en MACSA, que se está remodelando para que gestione la práctica totalidad de la cultura madrileña. “¿Va a haber recorte de personal en estos centros? Creemos que es urgente que se clarifiquen los cambios en el Área de Cultura”, ha subrayado.

SIN INFORMACIÓN SOBRE EL PROGRAMA DE VOLUNTARIOS

“Ni Martínez, ni ningún responsable del Área de las Artes o de MACSA se han reunido con los trabajadores de las bibliotecas o con sus representantes sindicales en los últimos meses”, ha denunciado el portavoz socialista. A día de hoy, carecen de información sobre este programa piloto y sobre el procedimiento en el que van a colaborar los voluntarios”, ha denunciado’.

 Leer mas…

Madrid tiene 9 veces menos bibliotecas que París.

Madrid tiene 9 veces menos bibliotecas que París.

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) –

   El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha denunciado que en la capital hay hasta nueve veces menos bibliotecas que en París ya que distritos como Villaverde, Moncloa, Chamberí y Retiro no cuentan con un equipamiento municipal de estas características.

   Esos cuatro suman 536.970 vecinos, quienes tienen que conformarse con las bibliotecas regionales, una por cada distrito, pero aun así no cubren las necesidades básicas de sus habitantes. “Si el coronel de García Márquez no tenía quien le escribiera, Gallardón no tiene quien lo lea“, ha ironizado el edil del PSOE.

   Lissavetzky ha criticado que el equipo de Alberto Ruiz-Gallardón “no ha habilitado bibliotecas suficientes para situar a Madrid ni siquiera a la altura de otros municipios madrileños” ya que Alcorcón ofrece una biblioteca por cada 23.570 vecinos y París tiene una para cada 8.235 habitantes.

   Mientras, a la ciudad de Madrid le corresponde una media  de 71.260 vecinos por biblioteca, sumadas las regionales y las municipales. “Ya es hora de apostar por los libros, por la lectura. Este gobierno es irresponsable por no atender una competencia municipal indiscutible en materia cultural”, ha denunciado Lissavetzky.

   Villaverde es uno de los cuatro distritos sin biblioteca municipal. Sus 150.000 habitantes tienen solo la regional María Moliner, que dista mucho de algunos barrios como Ciudad de los Ángeles, San Cristóbal de los Ángeles, Los Rosales y Butarque.

   En Moncloa la biblioteca regional de la calle Quintana queda muy alejada de Valdezarza, El Plantío, Aravaca y la Ciudad Universitaria. Algo similar ocurre en Retiro, con 126.000 habitantes para la única biblioteca abierta, de la Comunidad, y una biblioteca municipal en construcción. En Chamberí tampoco hay un equipamiento de este tipo de titularidad municipal pero existen dos administrados por la Comunidad.

   El Grupo Municipal Socialista reclama desde hace años al menos una biblioteca municipal por distrito como elemento esencial de alfabetización y que permita a las familias con menor poder adquisitivo aumentar la cultura a través de los libros. “La distribución de bibliotecas municipales y regionales es absolutamente desigual y, por lo tanto, injusta”, ha añadido el portavoz del PSOE.

   Y es que hay distritos con tres bibliotecas municipales y otros sin ninguna. “Si se contabilizan las regionales, la situación no mejora mucho. Los que ya tenían tres municipales, tienen otra de la Comunidad. Sirvan de ejemplo Latina, sumando municipales y regionales hay tres, con lo que cada una atiende a 85.000 habitantes; Puente de Vallecas, donde corresponde una para cada 61.000 habitantes; San Blas, que tiene tres bibliotecas para sus 158.000 vecinos o Barajas, con una biblioteca municipal para sus 45.000 residentes”, ha explicado.

   Por otro lado, el socialista ha asegurado que las bibliotecas congregan el 80 por ciento de las quejas de los madrileños referidas a materia cultural. “Los lectores se quejan de que solo dos de las bibliotecas municipales abren los fines de semana, especialmente importante para niños y en periodos de exámenes, cuando las regionales se colapsan. Y desde enero, los usuarios piden al Ayuntamiento un mejor servicio de consulta a través de Internet, a lo que el Gobierno municipal responde que hay un problema técnico que está resolviéndose”, ha concluido’.

Fin de semana en Madrid: todo el mundo quiere ir a la biblioteca.

La nueva biblioteca de Iván de Vargas abre los fines de semana. Se viene a sumar a otra del Ayuntamiento de Madrid y a las tres de la Comunidad que también abren los fines de semana. Por su parte el candidato socialista a la alcaldía de Madrid también pide más bibliotecas abiertas para los fines de semana. Parece que hay  acuerdo en ello sólo falta ponerse.

Poster de reclutamiento de la Primera Guerra Mundial adaptado por Phil Bradley para la campaña “Save libraries”.

El periódico El País decía en enero:

“La red unificada de bibliotecas permitirá abrir una por distrito en fin de semana

Es una de las asignaturas pendientes. La apertura de las bibliotecas de la capital en fin de semana y festivos es ahora casi testimonial. La Comunidad de Madrid abre tres: la José Hierro, en Usera; la Luis Martín Santos, en Villa de Vallecas; y la Manuel Alvar, en Salamanca. El Ayuntamiento solo una, la Ángel González, en el distrito de Latina, inaugurada este verano. Pocas para una población de más de tres millones de personas. El convenio que Comunidad y Ayuntamiento están a punto de firmar para integrar sus redes de bibliotecas (la primera tiene 16 y la segunda, 28) se marca como objetivo abrir una por distrito en fin de semana, según avanzó ayer la directora general de Archivos, Museos y Bibliotecas del Ayuntamiento, Belén Martínez.”

Ahora ya hay otra biblioteca que abre en fin de semana, la del Iván de Vargas. Parece que todas las nuevas bibliotecas que está abriendo el Ayuntamiento de Madrid son de apertura de fin de semana. Es una pena que se hayan saltado la María Zambrano, en Tetuán, que sólo abre de lunes a viernes.

Por otra parte parece que desde el Ayuntamiento madrileño se afirma que el tan anunciado convenio con la Comunidad va a incluir la apertura de una biblioteca de fin de semana por cada distrito. Estaría muy bien. Sólo falta que la otra parte, la Comunidad de Madrid, digan que piensan hacer ellos, si van a firmar el Convenio y si van a incluir allí el propósito de abrir más bibliotecas en fin de semana. Así cumplirían lo anunciado en el año 2006 dentro del Plan de Fomento de la Lectura.

Bueno al menos hemos parado la reducción de horarios en las bibliotecas de la Comunidad. Una de las que había cerrado los sábados por la mañana la de Moratalaz al final han tenido que suplir sus carencias de personal y volver a abrir en ese horario. Todos los interesados en las bibliotecas madrileñas tenemos que agradecer este pequeño éxito a Marina Ruíz, la usuaria que a base de escribir cartas quejándose a los medios de comunicación lo ha conseguido.

Y bueno la oposición recoge este deseo de los madrileños de poder usar sus bibliotecas también en el fin de semana. Así el socialista Lissavetzky volvió a insistir en ello:

“Una de las claves será la apuesta por las bibliotecas, concretamente por mejorar sus horarios –ya que, por ejemplo, los domingos cierran sus puertas– y para ser accesibles a todos los usuarios.”

Estupenda idea. Eso sí, aconsejamos que el candidato socialista aproveche a recordarle a su compañero, Tomás Gómez, que la Comunidad de Madrid tiene su propia red de bibliotecas, además de una responsabilidad sobre es sistema bibliotecario de la región. Porqué para la oposición parece que las únicas bibliotecas que existen son las del Ayuntamiento de Madrid.

Dos semanas esperando a las bibliotecas de Madrid

Ya han pasado dos semanas desde que el Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid dijeron que el convenio para unificar los catálogos y carnets de sus redes bibliotecarias estaba ya listo. Sólo faltaba firmarlo. Nosotros seguimos aquí recordándolo para que no se olviden de ello.

De todos modos quién de verdad ha metido presión al tema ha sido el candidato socialista a la alcaldía de Madrid Jaime Lissavetzky en su visita a una biblioteca municipal. Curiosamente escogió la de Orcasur, de la cual hemos hablado aquí recientemente a raíz de haberse quedado sin su prometida ampliación, para decir lo siguiente:

Lissavetzky defiende la unificación de carnet en las bibliotecas y la apertura de las municipales los sábados

El candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha defendido este martes la unificación de carnet en las bibliotecas -ya que ahora existen dos, uno para las municipales y otro para las de titularidad autonómica– y que las dependientes del Consistorio abran los fines de semana, al menos los sábados.

Así lo ha expuesto tras visitar las instalaciones de la biblioteca municipal de Orcasur, construida en 1987 durante el mandato del socialista Juan Barranco. Desde entonces, como ha denunciado, el distrito de Usera no cuenta con ninguna nueva aunque la existente se haya quedado pequeña: solamente cuenta con 75 puestos de lectura para una población de150.000 habitantes y sus fondos bibliográficos son “escasos”.

Foto del periodico Que !

Es por eso que ha arremetido contra la evolución del número de bibliotecas construidas bajo los mandatos de Alberto Ruiz-Gallardón ya que “se pueden contar con los dedos de una mano”. Concretamente, sólo se ha inaugurado una en esta legislatura, que se suma a las tres del conjunto de su mandato. El socialista ha matizado que “las otras dos estaban en construcción cuando llegó a la Alcaldía”.

Por ello ha adelantado que en el programa electoral del PSOE se incluirá la constitución de un consorcio con la Comunidad para poder hacer uso de las bibliotecas con un mismo carnet, además de la apertura durante los fines de semana, “cuanto menos los sábados”.

Bueno, ya sabemos que las promesas son eso promesas  pero nos alegramos de que las bibliotecas entren en la precampaña pues eso aumenta su visibilidad. Además es bueno que se incida en lo de unir las redes y en aumentar el horario de las bibliotecas para el fin de semana.

Esperemos que el candidato socialista aproveche a recordarle a su compañero, Tomás Gómez, que la Comunidad de Madrid tiene su propia red de bibliotecas, además de una responsabilidad sobre todas las bibliotecas de la región.

Con esta presión esperamos que se firme pronto  el convenio de unificación. Por lo pronto otra nota esperanzadora que hemos visto en esta semana es que al fin las bibliotecas de la CAM se han decidido a poner un enlace en sus catálogos a los del Ayuntamiento de Madrid. Era algo que ya habían hecho hace tiempo las bibliotecas de Ayuntamiento y que facilitará las búsquedas a los usuarios mientras se unan del todo los dos catálogos.