La ultraderecha francesa en contra de las bibliotecas (y viceversa)

Muy recomendable la lectura de este artículo de Bibliotecas 2029 :

Bibliotecas y política.

Posted on 7 de julio de 2014 por pedr0q

“La ideología del siglo XXI debe ser el humanismo global, pero tiene dos peligrosos enemigos: el nacionalismo y el fundamentalismo religioso.” 

Ryszard Kapuściński

¿Deben las bibliotecas públicas entrar en política como institución? ¿Existe una ideología bibliotecaria?

Sin duda el término “ideología” es otro de esos conceptos difíciles de precisar, como “cultura” o “filosofía”, no por estrechez sino por un exceso semántico. Sin embargo, en su concepción general subyace la idea de ser un sistema de ideas para ordenar la sociedad.

Quizá las bibliotecas no deban significarse. Pueden limitarse a cumplir con su función de garantizar el acceso a la cultura y al conocimiento a todos los ciudadanos, especialmente a los más desfavorecidos. Sin embargo, eso puede interpretarse ya como ideología, lo cual es cierto en un sentido amplio si entendemos como ideología o parte de una ideología, por ejemplo, la Declaración universal de derechos humanos firmada por (casi) todos los países de la Tierra. Además deberíamos considerar si prácticamente cualquiera de nuestros actos no es un acto político: lo será si influye en el cuerpo social. De este modo vender drogas en el mercado negro, pagar la cuota de una ONG o comprar en grandes superficies es hacer política, mucho más que discutir sobre partidos sentados a la mesa de un café. Visto de este modo, los diferentes servicios que presta una biblioteca y, sobre todo, su orientación a las necesidades del ciudadano y la ausencia de censura en su cometido son, sin duda alguna, hacer política guiada por los principios de la democracia y por el proyecto Ilustrado a través del dictum kantiano sobre la necesidad de formar un mundo de lectores.

Lo cierto es que determinados políticos sí hacen política cultural y la hacen a favor o en contra de las bibliotecas, últimamente en contra. Vemos casos como el de la alcaldesa de Telde , las predicciones del alcalde de Miami , los numerosos (y dolorosos) cierres de centros o la ocurrencia que el Front National (Bleu Marine) ha tenido en Le Havre: votar en contra de todas los proyectos de fomento de la lectura con argumentos un tanto peregrinos (y contradiciendo absolutamente su propio programa a las primeras de cambio: création de bibliothèques el d’animateurs lecture dans les écoles será peu à peu généralisée”. )

En una deliberación sobre el Plan de lectura de la ciudad el grupo Le Havre Blue Marine [Front National] ha dicho que votará en contra. “Votaremos en contra de todas las acciones que promuevan la lectura, ya que es una auténtica cortina de humo. Una cortina de humo diseñada para ocultar el enorme problema de la Francia de hoy: el fracaso de la enseñanza. Nuestros hijos ya no saben leer, escribir o contar”, añadiendo de paso que “La dislexia es una creación pura de la Educación nacional y de sus métodos…”, ha declarado Philippe Fouché Saillenfest. Haz clic en la imagen para acceder a un artículo sobre la noticia.

En una deliberación sobre el Plan de lectura de la ciudad el grupo Le Havre Blue Marine [Front National] ha dicho que votará en contra. “Votaremos en contra de todas las acciones que promuevan la lectura, ya que es una auténtica cortina de humo. Una cortina de humo diseñada para ocultar el enorme problema de la Francia de hoy: el fracaso de la enseñanza. Nuestros hijos ya no saben leer, escribir o contar”, añadiendo de paso que “La dislexia es una creación pura de la Educación nacional y de sus métodos…”, ha declarado Philippe Fouché Saillenfest.

Leer mas…

 

¿Por qué se desnudan los bibliotecarios franceses? ¿Contra la censura?

Atónita se quedó Bibliotecaria Sin Tijeras al ver este tweet:

¿Contra la censura? ¿En Francia?. BST pensaba que esas cosas sólo pasaban entre fundamentalistas religiosos de Estados Unidos.

Parece que todo empezó con este libro infantil cuya visión escandalizó al presidente del partido UMP de la derecha francesa:

Dos portadas diferentes del mismo libro. Fuente: ugamostodos.org

Se trata del libro “Tous à poil!(¡Todos desnudos!) de Claire Franek & Marc Daniau. Y el “problema” para algunos es eso que en sus dibujos aparecen hombres y mujeres desnudos. Algo que parece ser totalmente escandaloso.

Pero, una vez desatada la cacería, la cosa no quedó allí. Desde lugares como El salón de color beige , un blog de que se describe como católico, y que generalmente se clasifica en la extrema derecha se denunció que en las bibliotecas públicas libros de este tipo estaban en las secciones infantiles y juveniles al alcance de cualquier joven que se podría “infectar” con ellos.

Al final ha tenido que mediar incluso la Ministra de Cultura francesa,  Aurélie Filippetti, para defender las bibliotecas [la traducción del francés es nuestra :libre y aproximada]:

‘En los últimos días, la Ministra señaló que ”  casi treinta bibliotecas públicas han sido sometidas al aumento de la presión  . ” Acciones llevadas a cabo por ”  grupos pequeños animados vía Internet por los movimientos extremistas”.  Estos son los avisos de la Ministra llamando a la lucha contra las “bibliotecas ideológicas”. Y señaló:

Van a las bibliotecas públicas, ejerciendo presión sobre el personal, les conminan  a justificar su política de adquisiciones. Hurgan en los estantes con una obsesión particular con las secciones juveniles, y requieren la eliminación de cualquier libro que no coincide con la moral que pretende encarnar.

Es hora de hacer un llamamiento a Voltaire, a la Ilustración, para denunciar estos ataques indignantes sobre la democracia y la libertad en nuestro país. La lectura es una de las mejores herramientas para luchar contra el fanatismo, contra la intolerancia.”

BST espera que en nuestro país vecino vuelva la cordura y dejen en paz a sus bibliotecarios y a sus lectores.

Anulan suscripciones de revistas científicas en las universidades francesas

En las bibliotecas universitarias, no sólo las francesas, se juntan los recortes presupuestarios con el abusivo aumento del precio de las revistas. El resultado es que ni siquiera pueden seguir suscritos a la revista Science como nos informan en el Canal Biblog de la Universidad Autónoma de Madrid:

Supresión de revistas científicas en las universidades francesas

Publicado por Servicios Centrales

Desde EFEfuturo nos enteramos queuniversidades francesas están suprimiendo masivamente sus abonos a revistas científicas desde principio de año por sus restricciones presupuestarias y el aumento de las tarifas de inscripción. Como ejemplo, cita la Universidad Pierre et Marie Curie (UPMC) de París y la revista Science.

Pese a la importancia que supone la publicación para la comunidad científica, la UPMC ha prescindido de ella por el aumento del 100% de la tarifa en 2014 por parte del editor (cuando lo habitual es el 4 ó 5). Aunque se volvió a negociar la subida, ésta quedaba en un 47% respecto al año anterior. Finalmente se canceló la suscripción electrónica, manteniendo la de papel.

Y no sólo ha ocurrido con Science. La Universidad París-Descartes (París-V) ha dado de baja más de 30 títulos (entre ellos Nature, revistas científicas de Wiley, y la base de datos Scopus, de Elsevier).

Evidentemente, el aumento de precios por parte de editores y distribuidores genera un gran problema en cuanto a la difusión de los avances científicos y del conocimiento en general‘.