Mil libros gratis al mes en la Puerta del Sol de Madrid gracias a Libroexpress.

Leemos en el diario El País:

Mil libros gratis al mes

Libroexpress’, la máquina expendedora de Sol, reparte 4.764 libros en cinco meses.

Libroexpress, la máquina expendedora de libros gratis que se instaló en la estación de Cercanías de Sol hace cinco meses,  ha sido usada por 2.212 personas y ha distribuido 4.764 ejemplares, una media de algo menos de mil al mes. [Ver como dimos la noticia en nuestro blog].

Así lo destacó ayer la directora general de Archivos, Museos y Bibliotecas de la Comunidad, Isabel Rosell, que retiró uno de los cerca de 500 ejemplares de algo más de 90 títulos que ofrece el módulo dispensador, incluyendo los más demandados en las bibliotecas y novedades literarias.

Este recurso de acceso a la lectura funciona las 24 horas del día en el andén 1 de la estación de Cercanías de Sol y constituye un programa piloto del Gobierno de Aguirre dentro del Plan de Fomento de la Lectura. El nuevo servicio efectúa préstamos de libros de forma automática a los ciudadanos, que solo necesitan su DNI o el carné del Bibliometro o el de las bibliotecas públicas de la Comunidad para retirar un ejemplar o devolverlo (el periodo de préstamo es de 15 días renovables por otros 15). Los datos de estos primeros meses de funcionamiento indican que el 64% de los usuarios emplea el DNI para retirar los libros, el 25% el carné del Bibliometro y el 11% el de las bibliotecas públicas de la Comunidad.

Una vez concluya la experiencia piloto, la Comunidad decidirá sobre la extensión del servicio a nuevos puntos de la red pública de transporte. Este servicio de extensión bibliotecaria se uniría así a la Telebiblioteca (envío gratuito de libros a personas mayores de 70 años o con discapacidad) y el Bibliometro. Este último nació en 2005 de la mano de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, y cuenta con 12 puntos en la red de Metro atendidos por personal especializado.

A ellos hay que añadir los Bibliobuses y el Préstamo Colectivo (envío de libros en préstamo a hospitales, prisiones y asociaciones). Los usuarios en estos recursos de extensión bibliotecaria superan los 141.000 y efectúan más de 759.000 préstamos al año.’

Nace en Madrid Libroexpress, la máquina biblioteca.

A Bibliotecario Sin Tijeras le encanta cuando se resuelven los misterios y sobre todo cuando es de un modo tan satisfactorio como este. Recordarán nuestros lectores el misterio de las Máquinas Autolibro y los Bibliokioskos. Pues bien ahora BST ha descubierto que el enigma no era tal y que, si hubiese preguntado, se habría enterado que la clave de todo era el innovador Libroexpress:

‘La estación de Cercanías de Sol cuenta con la primera máquina en España que prestará libros gratuitamente.

La estación de Cercanías de Sol cuenta con Libroexpress, la primera máquina en España que prestará libros gratuitamente durante un periodo de quince días aunque los usuarios que lo deseen podrán prolongar el préstamo durante otro periodo de 15 días más, según ha explicado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Acompañada del vicepresidente y consejero de Cultura y Deporte, Ignacio González, así como del director general de Viajeros de Renfe, Enrique Urkijo, Aguirre ha conocido de primera mano la nueva máquina y ha cogido prestado el libro ‘Caligrafía de los Sueños’, de Juan Marsé, para leerlo, entre otros, durante las vacaciones de verano.

Según ha explicado la presidenta madrileña, el 50 por ciento de los que utilizan el transporte público en la región lee a diario, y por eso, la Comunidad, gracias a la colaboración de Renfe y la empresa Serdoc, pone en marcha este nuevo servicio que comienza de manera experimental en Sol pero que se extenderá progresivamente a otras estaciones.

La máquina, situada en el andén 1 de la estación de Cercanías de Sol, cuenta con unos 500 ejemplares de unos 80 títulos, incluyendo, según el Gobierno regional, los más demandados en las bibliotecas y novedades literarias. Todos están ordenados por catálogo de autores y de títulos, por lo que su uso es «fácil».

Así lo ha explicado Aguirre, quien ha hecho un llamamiento a todo tipo de usuarios, incluidos los más mayores, porque lejos de que pueda parecer complicado coger prestado un libro mediante un sistema informático, es «sencillo» y, según la dirigente madrileña, con los listados está todo «muy claro».

La máquina funcionará las 24 horas del día, realizará el préstamo de forma automática, y los usuarios que quieran elegir su libro sólo necesitan su DNI, tarjeta de residencia o carné de bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid para retirar un ejemplar o devolverlo.

Los usuarios de Libroexpress disponen de un número de teléfono (916896573) y de un correo electrónico (libroexpress@madrid.org) en el que se atenderá cualquier duda, incidencia o sugerencia de mejora sobre el uso. Una vez evaluado su funcionamiento, la Comunidad decidirá cómo hacer su extensión.

Según el Ejecutivo autonómico, Madrid se convierte en la primera región europea que instala un dispensador de libros en préstamo de este estilo para facilitar la lectura a los ciudadanos fuera de una biblioteca. La única experiencia parecida que se conoce se limita a un módulo empleado dentro de las bibliotecas suecas.

La responsable de instalar la máquina es Serdoc, que también se ocupará de su mantenimiento sin coste para el presupuesto del Gobierno regional’.

Este es un vídeo que muestra el funcionamiento de la máquina.

El misterio de las Máquinas Autolibro y los Bibliokioskos.

Bibliotecario Sin Tijeras se ha metido a detective. En realidad es un detective virtual. Resulta que husmeando entre las páginas del BOCM (p. 140) descubrió el siguiente convenio:

Pinchar en la imagen para aumentarla.

Le resultó muy extraño, ¿qué biblioteca había en la Estación de Cercanías en Sol?. Allí no hay módulo de Bibliometro ni siquiera. Intrigado visitó la web de la empresa que se mencionaba en el convenio. En ella descubrió las máquinas Autolibro:

‘Las máquinas Autolibro son un sistema sencillo y eficaz para el préstamo y devolución de libros. Permiten ofrecer un servicio de préstamo bibliográfico las 24 horas del día en cualquier lugar en que se instalen. La propia máquina Autolibro se encarga del almacenamiento de los ejemplares (hasta 400 libros), y de gestionar, de forma totalmente automática, todos los préstamos y devoluciones de material’.

¡Curioso invento!. Pero que BST sepa estas máquinas aún no se han instalado en ningún sitio. Y fijándose en la fecha del convenio del principio ve que este acaba el 30 de agosto de este año. Queda poco más de un mes. ¿A qué se espera para ponerlo?. ¿Todo esto cuesta dinero a la Comunidad de Madrid?.

Cada vez más interesado BST ata cabos y piensa que lo mismo esto de las máquinas Autolibro tiene que ver con otro misterio bibliotecario que le ronda hace tiempo: los Bibliokioskos. Se supone que esto era un nuevo servicio de extensión bibliotecaria de la Comunidad de Madrid y de los cuales, según los Presupuestos Generales (p. 57) para el año 2010 se preveían dos de ellos. ¿Alguien los ha visto?.

Además lo mismo si que nos ha costado algo de dinero ya que en la Memoria de Actividades (p. 38) del Proyecto de dichos Presupuestos se lee:

‘SUBCONCEPTO 6281 EQUIPAMIENTO CULTURAL

La dotación de este subconcepto permitirá la adquisición de fondos bibliográficos para las 17 Bibliotecas Públicas de Madrid, la Biblioteca Regional, las 193 bibliotecas municipales y centros de lectura y los servicios de Extensión Bibliotecaria (trece bibliobuses, seis bibliometros, dos bibliokioskos, Préstamo Colectivo y Telebiblioteca)’.

Según esto se habrían comprado libros para esos dos bibliokioskos que nadie sabe de su existencia.

Y aún más curioso es que según han venido igual se han ido. Efectivamente en el Proyecto para el Presupuesto de este año 2011(p. 74) aparece que esos dos Bibliokioskos ya no existen:

¿Existieron alguna vez?. ¿Qué ha pasado con los libros que si parecen que son reales y que se han comprado para ellos?. ¿Tiene que ver este misterio de los Bibliokioskos con el de la extensión bibliotecaria en Sol y con lo de las máquinas Autolibro?. Bibliotecario Sin Tijeras seguirá investigando sobre el tema.

Día del orgullo (bibliotecario).

Pues sí, porque nosotros los bibliotecarios también tenemos nuestro orgullo. Así lo han entendido nuestros compañeros de la Biblioteca Regional de Murcia que en su blog han creado una sección «Orgullo bibliotecario» donde recogen buenas prácticas bibliotecarias y de defensa de las bibliotecas.

Hemos escogido esta entrada como muestra:

Orgullo bibliotecario 7
Todo bibliotecario es consciente de que el saber sí ocupa lugar cuando ve las estanterías de su biblioteca colmadas, y los depósitos que se van llenando pese a los expurgos periódicos que hace. Pero también, sabe a ciencia cierta que cualquier espacio es bueno con tal de hacer que un libro llegue a su lector. Por eso existen los bibliobúses, las bibliopiscinas, los puntos de lecturas en los mercados, los bookcrossing, y ahora también, los biblioaviones.

Ha sido en México, concretamente en Ecatepec de Morelos donde las autoridades han comprado un avión modelo Mc. Donnell-Douglas DC9-15, para que haga las veces de biblioteca. Hace nueve años que dejó de volar, pero en vez de ir al desguace, se ha instalado en la Glorieta de Jardines de Morelos; y allí ofrecerá un espacio para actividades propias de una biblioteca, albergando una colección a disposición de los vecinos, e incluyendo un programa de simulación de vuelo.

El slogan para vender este nuevo modelo bibliotecario sería de lo más facilón: deja volar tu imaginación en el biblioavión, volando voy leyendo vengo, o leer te da alas. En cualquier caso, lo que está claro es que sea por tierra, mar o aire la cultura siempre busca la manera de propagarse. Ahora faltaría que las compañías aéreas tomaran nota, e incluyeran bibliotecas entre sus servicios, como una manera de aliviar las torturas que en ocasiones infligen a sus pasajeros. Pero mucho nos tememos que nadie cogerá esta idea al vuelo.

Bibliocamello

La historia del Biblioburro colombiano del cual hablamos recientemente le recordó a José Antonio Martín, autor del blog de antonioxalonso la historia del Bibliocamello:

Resulta que la Biblioteca Nacional de Kenia puso en marcha en el noroeste del país un servicio bibliotecario que atiende a un millón de personas en un radio de 20 Kilómetros, para ello cuentan con un animal muy querido por todos los keniatas, el camello (buque del desierto).
Cada caravana está compuesta por tres animales, uno lleva dos cajas de libros con unos 400 ejemplares, otro lleva una pequeña carpa y el tercero las pertenencias de los expedicionarios.
Presta servicio a una población nómada con un alto índice de analfabetismo. La misión de estas caravanas es seguir a la población allí donde vaya.

Y añade una reflexión Mario Núñez Molina del blog  DigiZen: Un blogfesor aprendiendo:

Mientras en nuestro pequeño mundo hablamos de la web 2.0, el internet inalámbrico y la necesidad de la “literacia digital”, en otras partes del mundo las necesidades son más básicas. Hay que enseñarle a la gente a leer y a escribir en sociedades nómadas.

No hay duda de que tenemos que arar con los bueyes (o en este caso, los camellos) que tengamos . De cualquier manera es horrible la gran división entre los que tenemos todos los recursos tecnológicos y económicos y aquellos que día a día tienen que luchar por un plato de comida para después esperar al bibliocamello del conocimiento.