¿Se comerán los bibliotecarios (externos) de la Nacional el Quijote?

Como dicen, irónicamente, en este artículo, que han conseguido publicar en la prensa, a lo peor van a tener que acabar sustentándose a base de libros comestibles si les despiden por el ERE. Esta es la información del 20minutos:

Las miserias de los bibliotecarios

Por Roberto Rodríguez

Trabajamos en el Proyecto de Proceso Técnico de Monografías Modernas, como personal externo de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Somos una plantilla altamente cualificada, con más de 10 años de experiencia, abocados al paro porque el concurso público para la adjudicación del presente proyecto ha evaluado, ante todo, la parte económica, menoscabando la labor profesional bibliotecaria que veníamos desempeñando hasta ahora y que sí se había tenido en cuenta en anteriores concursos públicos.

La BNE es el referente bibliográfico hispanoamericano y cabecera del sistema bibliotecario nacional. Muchos la tienen como referencia catalográfica y sin embargo gran parte de los que realizamos esa labor sorda somos ninguneados e ignorados por el contratante, por lo cual nos veremos abocados a un ERE de cierre para la totalidad de la plantilla (51 personas) por parte de nuestra empresa.

Este ninguneo llega a tal extremo que la nueva empresa adjudicataria del proyecto, en su afán de recortar, intenta contratarnos a precios irrisorios. Como ejemplo, decir que la propia BNE ha convocado unas becas de formación en las que los becarios cobrarán mucho más que el personal externo del que se está desentendiendo.

Este año la presentación de La Noche de los Libros ha tenido un protagonista muy especial para MADRID WOMAN’S WEEK: el chef Firo Vázquez, miembro del Consejo Asesor. El cocinero ha realizado una versión comestible del Quijote de Antonio Mingote que, tal y como se ve en la imagen, probó Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid. Fuente: http://madrid-womans-week.com/

Son muy malos tiempos para los bibliotecarios… quizás por eso Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, la semana pasada presentaba una edición de El Quijote… comestible. Quizás pretendan que sea parte del sustento de los bibliotecarios, tan desprestigiados por el mundo cultural institucional’.