Absurdo rechazo al depósito legal para publicaciones electrónicas

En el Blog Salmón -muy conocido entre economistas- ha visto Bibliotecaria Sin Tijeras un post muy crítico ante el Depósito Legal Electrónico que podría estar vigente “en pocos meses”.

Léanlo primero. Al final BST realiza su comentario:

cargas burocraticas

El depósito legal para las webs, otra carga burocrática más próximamente

Remo

Desde el año pasado, tenemos en vigor la ley 23/2011 del depósito legal, ley que emplaza a un desarrollo reglamentario posterior y que justamente ahora, este reglamento se encuentra en fase de información pública.

El motivo de traer a colación este reglamento, es el cambio que se genera en el depósito legal, dado que desde la aprobación de la ley del depósito legal, se hace extensible a las webs la obligatoriedad de practicar el depósito de sus contenidos digitales, una vez se haya aprobado el reglamento.

En principio, el trámite de realizar el depósito legal, es un trámite gratuito, pero es una carga burocrática más para todos los que realizan una comunicación pública de sus obras, hasta el punto que no se distingue en la propia ley a las personas físicas normales de la actividad mercantil que se pueda desarrollar en la web como es este mismo blog.

Aunque este trámite inicial de la obtención del depósito legal sea gratuita, me da cierto repelús la carga burocrática que acarrea para todas las empresas, porque sea más sencillo o complejo, es una carga más, genera un procedimiento sancionador importante si no se cumple el depósito legal de los contenidos y no quita que, lo que hoy es un imperativo legal gratuito, mañana acabe con una tasa.

Está claro que este Gobierno se arroga la capacidad de la defensa del patrimonio cultural español, esté producido por quién esté y que antes o después, esta historia del depósito legal va a terminar costándonos la pasta a todos, bien por tasazo posterior, bien por sanciones administrativas por no cumplir esta norma de dudosa efectividad y eficacia’.

La verdad es que a BST la cuesta entender este absurdo rechazo a una medida tan necesaria y urgente como es el depósito legal electrónico. Ya lo explicaba hace tiempo:

Cada día desaparecen miles de incunables digitales por el retraso en reglamentar el depósito legal de las publicaciones en la web’.

No parece que vaya a ser un esfuerzo demasiado grande por parte de los productores de las páginas web -similar al realizado por las editoriales de libros- y a cambio la recompensa será poder legar a la posteridad una memoria de la España de principios del siglo XXI.

BST cree que la del autor es una  posición de rechazo a toda intervención estatal más cercana al pensamiento extremista del Tea Party que a la práctica cultural y bibliotecaria que siempre ha considerado que el Estado si es, evidentemente, el responsable de la defensa del Patrimonio Cultural Español. Gracias a ello ahora podemos disfrutar de la enorme memoria cultural que queda en instituciones como la Biblioteca Nacional de España.

Lassalle afirma que el Depósito Legal Electrónico podría estar vigente “en pocos meses”

A ver si es verdad y se cumple lo que se recogía, a principios de julio, en una noticia de lainformacion.com:

Lassalle afirma que el Depósito Legal Electrónico podría estar vigente “en pocos meses”

El Real Decreto que regulará el Depósito Legal Electrónico podría estar vigente “en pocos meses”, según ha afirmado este martes el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, en declaraciones a los medios tras inaugurar la ‘Jornada internacional sobre archivos web y depósito legal electrónico’.

El Real Decreto que regulará el Depósito Legal Electrónico podría estar vigente “en pocos meses”, según ha afirmado este martes el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, en declaraciones a los medios tras inaugurar la ‘Jornada internacional sobre archivos web y depósito legal electrónico’.

Lassalle ha indicado durante su intervención que esta normativa, actualmente en fase de tramitación, “será un instrumento jurídico” con el que se garantizará “la conservación y transmisión de los contenidos que se generan en internet, que comprenden la mayor parte de la creación cultural”.

Según ha añadido, “solo de esta forma la Biblioteca Nacional podrá seguir cumpliendo con la misión centenaria que le corresponde como institución esencial para garantizar la conservación de la cultura española”.

Hace unos meses, la directora de esta institución, Ana Santos Aramburu, puso de manifiesto que el Depósito Legal Electrónico será una herramienta “imprescindible” con la que se pretende conservar contenidos culturales digitales.

(EuropaPress)’

Debate internacional sobre Patrimonio Documental en Internet en la BNE

Según nos informan en la web de la Biblioteca Nacional de España:

EsferaInformatica

Jornada Internacional sobre Archivos Web y Depósito Legal Electrónico

La Biblioteca Nacional de España celebrará el próximo 9 de julio una Jornada Internacional sobre Archivos Web y Depósito Legal Electrónico, la primera de estas características que se organiza en España, con la colaboración de Acción Cultural Española.

Esta edición lleva por título El Patrimonio Documental en Internet y tiene un doble objetivo:

• presentar un panorama internacional de la situación de los archivos web, colecciones que conservan y difunden los recursos publicados en Internet, de manera que sirvan de herramientas de conocimiento e investigación para generaciones presentes y futuras;

• abordar los aspectos relacionados con el Depósito Legal Electrónico –ya vigente en algunos países como Francia y Reino Unido- y que está a punto de convertirse en una realidad en nuestro país con la próxima promulgación del Real Decreto que lo regulará. Los archivos web se han acabado convirtiendo en la base sobre la que construir el DL-e.

Entre los profesionales de renombre mundial que acudirán al acto contaremos con representantes de organismos internacionales tales como Internet Archive – institución pionera en este campo, que recolecta la web mundial desde 1996- y del International Internet Preservation Consortium (IIPC), organización que aglutina a las instituciones patrimoniales más importantes en el campo del archivado web, y de la que la BNE es miembro desde 2009. En representación del ámbito de las bibliotecas intervendrán ponentes de los archivos web de la Biblioteca Británica y de la Biblioteca Nacional de Francia, así como de las bibliotecas del País Vasco y Cataluña, pioneras del archivado web en España. Completando la representación a nivel nacional contaremos con ponentes de Telefónica y Red.es –entidad pública con la que la Biblioteca Nacional de España ha firmado recientemente un convenio para la construcción de un repositorio común que dé cabida al Depósito Legal Electrónico-.

La BNE realiza durante este mes de junio la octava recolección masiva del dominio .es con la colaboración de Internet Archive. En el año 2009 la Biblioteca inició el sistema de preservación de los contenidos digitales españoles albergados bajo el dominio .es. Desde entonces, se han llevado a cabo siete recolecciones masivas de este dominio, siguiendo la tendencia de otras bibliotecas nacionales de garantizar, en primer lugar, la protección de sus respectivos dominios, y dos recolecciones selectivas, una sobre Elecciones Generales del 20 de noviembre del 2011, y otra con recursos españoles destacados en el ámbito de las Humanidades.
La novedad de esta octava recolección la constituye el hecho de ser la primera para la que se cuenta con el listado de más de un millón seiscientos mil nombres de dominios de Internet bajo el código de país .es.

La Jornada está dirigida a profesionales del ámbito de las bibliotecas, archivos y documentación, a investigadores y representantes del mundo editorial y las universidades, así como a todos los que quieran saber más sobre este tema.

El aforo está ya completo, hay lista de espera para los interesados, que pueden inscribirse mediante el envío de un correo electrónico con sus datos a infocooperacion@bne.es. La BNE retransmitirá en directo la Jornada, que posteriormente podrá verse a través del canal de YouTube de la Biblioteca.

Se expedirá certificado de asistencia, siempre que se haya formalizado la inscripción con anterioridad a la fecha de la Jornada.’

Ver programa de la Jornada

Cada día desaparecen miles de incunables digitales por el retraso en reglamentar el depósito legal de las publicaciones en la web.

Ya hace unos meses que acabó el plazo que la propia administración se dio para hacer un reglamento que posibilitase el depósito legal de las publicaciones en la web. Aun no hay reglamento, no hay depósito legal electrónico y cada día miles de páginas web desaparecen para siempre. Lo que quede ¿serán los incunables del futuro?.

Depósito legal

Se explica muy bien en el artículo de El Confidencial (vía RecBib)

La memoria digital de España no tiene quien la reglamente

Miguel A. Criado (Materia) 13/05/2013

Cada día aparecen nuevas páginas webs, blogs o foros y, cada día que acaba, desaparecen muestras incontables de la memoria digital. Para preservarla para las generaciones futuras hay iniciativas como la estadounidense Archive.org. En el Reino Unido, seis gran bibliotecas comenzaron en abril a copiar toda la Red británica. ¿En España? El Gobierno lleva meses de retraso en la tramitación de un reglamento que ponga en marcha el depósito legal de publicaciones electrónicas. Algunas instituciones ya están archivando el patrimonio digital por su cuenta.

“El patrimonio bibliográfico, sonoro, visual, audiovisual y digital de las culturas de España es uno de los más ricos y representativos del mundo y debe ser preservado en beneficio de las generaciones presentes y futuras”. Así comienza el preámbulo de la Ley 23/2011, de 29 de julio, de depósito legal. La norma entró en vigor en enero de 2012 y daba un año al Gobierno para crear una herramienta para archivar la red española.

Esa herramienta ya tiene forma de borrador y los técnicos que llevan trabajando desde enero en el reglamento entregaron su última versión al Gobierno hace unos días. La Ley de 2011 establece que las páginas web están sujetas a depósito legal pero sus dueños no están obligados a realizarlo. El borrador del reglamento aclara este juego de palabras. Dada la particularidad de las publicaciones online, serán las bibliotecas las encargadas de hacer copias periódicas de las webs españolas.

“Podremos capturar de internet todo lo que queramos siempre que esté en abierto”, dice la jefa de depósito legal de la Biblioteca Nacional de España (BNE), Montse Oliván. En el caso de los sitios cerrados, como los periódicos de pago, “los editores tendrán la obligación de darnos las claves”, añade. Aquí también entran los libros electrónicos, las películas online o la música en streaming.’

Seguir leyendo…

¿Es admisible que bibliotecas públicas como las de la Comunidad de Madrid alberguen libros de contenido homófobo?

Sorprendidos nos quedamos. Esta es la pregunta que se hacen en el blog de temática homosexual Dos Manzanas:

“No es una pregunta retórica: un lector de dosmanzanas ha compartido con nosotros su indignación por la existencia de libros que propugnan “terapias reparadoras” o “reparativas” de la homosexualidad en la red de bibliotecas de la Comunidad de Madrid. ¿Debe permitirse que se destinen fondos públicos a textos desacreditados por las asociaciones de profesionales de la salud mental?

Una sencilla búsqueda de libros con la palabra ‘homosexualidad’ en el título entre los fondos de la red de bibliotecas de la Comunidad de Madrid arroja resultados como “Quiero dejar de ser homosexual: casos reales de terapia reparativa”, “Cómo prevenir la homosexualidad: los hijos y la confusión de género” (ambos de Joseph Nicolosi, cofundador de la virulentamente homófoba NARTH), “Homosexualidad y esperanza: terapia y curación en la experiencia de un psicólogo”, “Comprender y sanar la homosexualidad”, etc. Ahora bien, el consenso entre los profesionales de la psiquiatría o la psicología es rotundo: la homosexualidad no es una enfermedad, y por tanto no es susceptible de “curación”; las “terapias reparativas” no tienen fundamento científico alguno, son perjudiciales o inútiles en el mejor de los casos, y deben ser abandonadas.

Entonces, ¿qué sentido tiene la existencia de tales libros en bibliotecas públicas? Podría justificarse su presencia en base a la libertad de expresión, o a su interés intrínseco como ilustración de lo que ocurre cuando los prejuicios se anteponen a la ciencia. Pero incluso con esas consideraciones, quizá convendría identificarlos de una forma expresa, claramente separados de aquellos textos basados en una ciencia rigurosa. Sobre todo porque no son inocuos: pueden, objetivamente, causar un daño grave e irreversible.

Pero incluso el argumento de la libertad de expresión se antoja insuficiente cuando sustituimos “homosexualidad” por “raza” o “etnia”: ¿sería posible encontrar libros en una biblioteca pública que defendiesen que los judíos son una raza inferior? ¿O, más bien, las personas LGTB somos una minoría a la que aún es lícito discriminar?

Muy probablemente la Comunidad de Madrid no será la única donde ocurra esto, pero resulta paradójico que unas instituciones públicas actúen contra estas “terapias” mientras otras les dan una cierta difusión.”

Realmente la denuncia nos deja estupefacto. ¿Es posible que los bibliotecarios de la Comunidad se estén gastando el dinero público en poner al alcance de todo el mundo, adolescentes incluidos,  abundantes libros de este tipo?.

Desde luego el post ha conseguido crear una interesante polémica. Véase si no la larga ristra de comentarios -que envidia- que le sigue. A destacar el nº 32 de Chico por ingenioso y el 50 de un compañero bibliotecario catalán.

Pero la denuncia tiene un fallo fundamental  en su planteamiento. Resulta que de los cuatro libros propuestos, tres de ellos sólo están en la Biblioteca Regional de Madrid y en la Manuel Alvar. En ambos casos la forma de adquisición ha sido por depósito legal.

Por supuesto que si no eres bibliotecario no tienes porque conocer estas cosas. El depósito legal es una obligación que tienen todas las imprentas del país de dar –gratuitamente– tres ejemplares de todos los  libros  que impriman a las bibliotecas. Uno irá destinado a la Biblioteca Nacional de España, que también tendrá estos libros homófobos.  Los otros dos van a la Biblioteca Autonómica de cada región y a la Biblioteca  Pública del Estado. En nuestra Comunidad estas son respectivamente, la Biblioteca Regional y la Manuel Alvar.

Como vemos no hay ninguna compra por parte de la Administración y tampoco ninguna selección por parte de los bibliotecarios. Sencillamente todos los libros impresos en imprentas de la CAM van a estas bibliotecas. Digan las barbaridades que digan.

En cuanto al acceso hay que señalar que la Biblioteca Regional ni es una Biblioteca Pública ni tiene préstamo a domicilio de sus fondos. Solo se pueden consultar allí mismo. Y no creemos que vayan muchos adolescentes a hacerlo. Esta, más bien, enfocada a investigadores.

La Biblioteca Manuel Alvar si presta los libros de Depósito Legal, pero no están en las estanterías sino en un depósito cerrado con lo cual es difícil dar con ellos sino los estas buscando.

El único libro de los propuestos que parece si ha ingresado por compra es el titulado: Homosexualidad y esperanza : terapia y curación en la experiencia de un psicólogo / Gerard J.M. van den Aardweg. Únicamente esta en tres bibliotecas públicas de toda la red.

Pensamos que puede ser admisible su solitaria presencia como ejemplo de un tipo de enfoque que, aunque podamos no estar de acuerdo con el mismo, por desgracia existe.