Reunión de la Plataforma con el Área de Colegios de la CAM

Comunidad de MadridEl pasado jueves 24 de abril, una representación de la Plataforma mantuvimos una reunión con Javier Vázquez Barquero, Jefe de servicio de cooperación y estudios del área de Colegios Profesionales y Juan Gómez, Jefe de área de Colegios Profesionales de la Comunidad de Madrid, departamento encargado de presentar el proyecto ante la cámara, una vez cumplidos todos los requisitos exigibles. El objetivo de la reunión era informarnos de todo el proceso necesario para llevar adelante la iniciativa de la creación de un colegio, especialmente en lo relativo a las exigencias legales y a los pasos que se deben recorrer.
 
Comentar, antes de entrar en el asunto, la rápida compresión y aceptación del interés social y utilidad de nuestra profesión y su total ofrecimiento a asesorarnos y ayudarnos en todo lo que esté en su mano.
 
Tuvimos una larga charla en la que les pusimos en antecedentes, les hablamos de la utilidad y trayectoria de nuestra profesión, su problemática y circunstancias, y las razones para solicitar la colegiación oficial, siguiendo el ejemplo de otras comunidades autónomas. Les expusimos, así mismo, las razones que explicaban porqué Madrid, siendo actualmente la autonomía con el mayor número de Universidades impartiendo la titulación, y una de las que tiene mayor necesidad, tanto a nivel administrativo debido a ser capital, pero también por ser un enorme centro empresarial y generadora de empleo, no puede permitirse no disponer de un colegio oficial.
 
Les informamos también, en forma resumida, del panorama asociativo que hay en nuestra comunidad y el porqué de la creación de la Plataforma. En la actualidad, Madrid es la sede de varias asociaciones de ámbito estatal, que, por lo tanto, no pueden liderar la creación de un colegio autonómico, independientemente de que puedan mostrar su apoyo a la consecución del proyecto.
 
Nos explicaron muy claramente que el proceso se compone de dos partes, una fase administrativa y una fase política.
 
El Área de Colegios se ocupa de la fase administrativa y, una vez que certifican que se cumplen todos los requisitos legales y formales, tramitan la solicitud y pasan la documentación preparada al ejecutivo para que éste le dé curso político en la Cámara Autonómica.
 
En ese momento, ellos dejan ya de participar y depende exclusivamente de la voluntad política de sacar a debate parlamentario el texto.
 
Cumplimiento de los requisitos legales-formales
 
Se centra en cuatro puntos principales:

·        Existencia de una titulación universitaria de la profesión: la existencia de una titulación universitaria es una condición sine qua non para poder tramitar la creación de un colegio profesional. En la actualidad, como profesión contamos con las titulaciones oficiales de Diplomado en Biblioteconomía y Documentación, y de Licenciado en Documentación, por lo que no abría ningún problema en este punto. Nos explicaron y confirmaron, que no lo cumpliría por ejemplo una profesión solicitante de un colegio,  pero que esgrima títulos no oficiales universitarios (másters, etc.).
 
·        Definición legal de nuestras competencias: la ley de colegios madrileña es más severa que las leyes de otras comunidades autónomas y exige que una normativa nacional o europea defina explícitamente las funciones de nuestra profesión o las de sus ramas profesionales.
 Será misión de esta Plataforma, por tanto, a partir de este momento, evaluar todo el corpus legal existente en nuestro país y en la Unión Europea para localizar un texto que pueda cubrir esta exigencia. En caso de no existir, la opción existente y posible, según nos comentaron, sería promover, a través del contacto con los grupos políticos de la Cámara nacional, la inserción en alguna de las leyes estatales de un párrafo que defina las funciones profesionales. Esto abriría la opción de crear colegio no sólo a Madrid, sino a otras comunidades que en el futuro quieran crear colegio autonómico y cuya ley autonómica también exija este punto.

·        Representatividad: es un concepto jurídico indeterminado pues depende de la situación de cada profesión (número de titulados, número de personas que están ejerciendo…) y no supone gran problema, según nos comentaron, siempre que se considere que lo solicita un porcentaje representativo de la profesión en dicha autonomía. El apoyo de organismos, asociaciones y universidades es muy bien valorado; aunque no es necesario que la propuesta la lidere en concreto uno de ellos.
 
·        Interés público de la profesión: este requisito obliga a que la profesión que solicita el colegio sea de interés público para la sociedad, es decir, que aporte algo positivo a la sociedad como profesión. Es tan claro el interés social de la nuestra, que tanto en esta reunión como en la que mantuvimos con Unión Profesional en su momento, bastaron cuatro ejemplos para que nuestros interlocutores la dieran por clara y supuesta y se centraran por ello con interés en estudiar  cómo sortear el resto de requisitos legales. En la sociedad de la información, la profesión necesaria para una sociedad no puede ser otra que la del profesional en la gestión de la información. Dieron a nuestra profesión un interés social total y asumieron la paradoja de su gran desconocimiento por la mayoría de instituciones y empresas, y su voluntad de cambiar esto último colaborando en lo que esté en su mano para dar un impulso a su regulación.
 
Desde la Plataforma, animamos a cada profesional y estudiante que estudie o trabaje en Madrid a colaborar:

– enviando su apoyo a la creación del colegio a través del correo plataformacolegiomadrid@gmail.com

– a ayudar a la plataforma a localizar legislación nacional o autonómica que pueda explicar nuestras funciones como profesionales

– a enviar comentarios o cualquier información o noticia que pueda servir de mejora o argumento para la solicitud del colegio.

 

El futuro del profesional de la información en la Comunidad de Madrid (y VI)

Con esta sexta entrega se termina la serie de post que hemos dedicado al artículo que saldrá publicado próximamente en EPI. En esta ocasión se habla de la Plataforma y su forma de trabajo.

METODOLOGÍA DE TRABAJO DE LA PLATAFORMA

Para la consecución de sus objetivos, la Plataforma se organiza en torno a una serie de grupos de trabajo, sirviéndose para una mejor coordinación de la herramienta Google Groups (la mayor parte del trabajo es on-line). Gracias a ella es posible una comunicación e intercambio de información constantes con respecto a las siguientes cuatro áreas:

  • Grupo Tecnológico: encargado principalmente del diseño y mantenimiento del sitio web y el grupo de trabajo de Google Groups, además de la creación de copias de seguridad o la gestión de las claves de acceso y contratos que se vayan contrayendo. Próximamente se embarcarán en la creación, gestión y mantenimiento de bases de datos, principalmente relativas a los contactos con los que hay o debería haber relación.

 

  • Grupo Jurídico: responsables del estudio detallado de la normativa sobre colegios profesionales, tanto en el ámbito nacional como en el autonómico, y  de los documentos de los otros colegios y el proceso que siguieron. Una vez recopilada toda esta información podrán comenzar a preparar el proyecto de Ley.

 

  • Grupo de Comunicación y Difusión: responde a las consultas de personas interesadas en la iniciativa, y envía comunicados oficiales y convocatorias a los principales foros profesionales. Esto formará parte de una estrategia de difusión positiva de la profesión (búsqueda de listados de centros públicos, centros privados que cuenten con biblioteca-centro de documentación, envío de mailings…). También recopilan de información sobre sitios profesionales o ajenos a la profesión donde se podría difundir el proyecto: blogs, publicaciones, etc. Por último, este grupo prepara artículos y presentaciones para charlas, conferencias, material de difusión (folletos, posters). Finalmente, en cooperación con el Grupo tecnológico, prepara los contenidos de la web.

 

  • Grupo de Gestión: como punto de unión de todos los que conforman la Plataforma, este grupo se encarga fundamentalmente de la supervisión del correo y del desarrollo del trabajo de cada grupo, tratando de coordinar los esfuerzos de los diferencias grupos para que no se solapen las actividades o no se queden sin hacer. Promueve y gestiona las reuniones del grupo, y elabora las actas e informes sobre los trabajos realizados y las líneas de actuación futuras.

Si quieres seguir leyendo acércate por la sección de Documentos para el resto del artículo.

El futuro del profesional de la información en la Comunidad de Madrid (V)

En esta quinta entrega del artículo que aparecerá publicado el próximo mes en EPI se trata las ventajas de la colegiación.

VENTAJAS DE LA COLEGIACIÓN PARA LOS PROFESIONALES

Se expone a continuación un resumen de las ventajas que un Colegio Profesional conlleva para los profesionales de la información:
Reconocimiento legal de la profesión. Denuncia del intrusismo:

  • Una vez constituido un Colegio, la colegiación es obligatoria para el ejercicio de la profesión. Ello conlleva la posibilidad de denunciar por parte del Colegio la ocupación de puestos de trabajo por personas ajenas a la profesión, así como la denuncia de posibles abusos de situaciones laborales, y la protección y el asesoramiento legal de los colegiados al respecto.

 

  • Un Colegio puede prestar asesoramiento en la redacción de bases técnicas de oposiciones para las bibliotecas y archivos; puede presionar para “normalizar” requisitos técnicos y evitar disparidades entre las distintas administraciones (municipal, autonómica, estatal…) en procesos de selección para puestos profesionales similares.

Órgano de representación profesional ante la Administración:

  • Un Colegio actúa como grupo de presión, no necesariamente frente a, sino también en colaboración con las Administraciones Públicas: puede y debe participar, asesorar e informar en el desarrollo de la política archivística y bibliotecaria, tanto a nivel autonómico como estatal (mediante la figura del Consejo), e incluso europeo.

 

  • Puede presionar a la Administración para resolver carencias tradicionales en nuestro sector (falta de inversión; asignaciones presupuestarias insuficientes para gestión y conservación documental…).

Interlocutor y representante de los profesionales ante la empresa privada:

  • Un Colegio es el interlocutor idóneo entre los profesionales y el mundo de la empresa, no sólo para explicar y publicitar lo más posible nuestra labor entre el tejido empresarial español, sino para luchar por una mejora de las condiciones laborales de los profesionales del sector.

 

  • Como contrapartida, el Colegio promueve estándares de calidad entre los profesionales y fija códigos deontológicos.

 

  • Promueve la formación y el perfeccionamiento profesional continuado de los profesionales del sector, fija honorarios y explica y difunde la labor del profesional de la información en el tejido empresarial español.

 

Órgano de representación ante las Universidades:

  • El Colegio debe cooperar con la universidad en la difusión de los estudios, para que aumente el número de estudiantes. También facilita las relaciones entre universidad y empresa para aquellos estudiantes que terminan sus estudios.

 

  • Es el interlocutor idóneo ante los centros universitarios para dar a conocer las deficiencias de los planes de estudios y ayudar así a su mejora.

 Si quieres seguir leyendo acércate por la sección de Documentos para el resto del artículo.

El futuro del profesional de la información en la Comunidad de Madrid (IV)

En esta cuarta entrega del artículo que aparecerá publicado el próximo mes en EPI se trata el marco legal de la colegiación: la legislación aplicable y los requisitos para la creación de un colegio.

MARCO LEGAL PARA LA COLEGIACIÓN

Legislación de referencia

La competencia en materia de Colegios Profesionales tiene carácter compartido o concurrente, correspondiéndole al Estado el establecimiento de la legislación básica y a las Comunidades Autónomas el desarrollo legislativo (en el marco de esa legislación básica y siempre que hayan recogido esta competencia, claro está, en sus respectivos Estatutos de Autonomía). En definitiva: la Constitución no impone un modelo único de Colegio Profesional.

Esto es un factor que quizás no ha beneficiado la cohesión del colectivo profesional del sector documental en nuestro país. Dependiendo de cada Comunidad, existirán o no leyes de archivos, de bibliotecas, de patrimonio histórico y/o documental, leyes desiguales de asociaciones y colegios profesionales…. El panorama es variopinto según Comunidades (2).

A nivel estatal, la regulación básica sobre colegios profesionales se establece en la Ley 2/1974, de 13 de febrero, de Colegios Profesionales. En nuestro ámbito, rige la Ley 10/1997, de 11 de julio, de Colegios Profesionales de la Comunidad de Madrid.

En esta legislación se habla de los fines de los Colegios Profesionales, a saber, entre otros:

  • La ordenación exclusiva del ejercicio de la profesión, promoviendo además la constante mejora, tanto de la calidad, como de los estudios.
  • La representación profesional.
  • La defensa de los intereses profesionales de los colegiados.
  • Velar por la satisfacción de los intereses generales relacionados con el ejercicio de la correspondiente profesión.

Requisitos de creación

La legislación autonómica madrileña señala tres importantes requisitos que se han de cumplir para poder proceder a la creación de un Colegio:

La creación de un Colegio Profesional debe hacerse mediante Ley Autonómica.

  • Su ámbito territorial no podrá ser inferior al de la Comunidad de Madrid. Además, no es posible que exista en el mismo ámbito territorial más de un colegio profesional o que incluya titulaciones ya integradas en otros Colegios.
  • La denominación deberá responder a la titulación o profesión de sus componentes y no podrá otorgarse una denominación similar o coincidente a la de otros anteriormente existentes o que conduzca a error.
  • Debe tratarse de una profesión cuyo ejercicio esté legalmente condicionado a estar en posesión de una determinada titulación oficial.

En cuanto a la necesidad de que la creación de un colegio profesional se haga mediante Ley, en el caso de los colegios profesionales, se permite lo que se denomina “derecho de petición” y que consiste en que sean los interesados quienes soliciten que se cree un colegio profesional determinado, aportando para ello cuantas razones y fundamentos consideren adecuados. Este “derecho de petición” no obliga al Gobierno de Madrid a iniciar la tramitación.

Los extremos que debe justificar esa petición son:

  • La representatividad en el sector de los profesionales solicitantes. (puesto que estamos ejerciendo un derecho de petición).
  • La concurrencia de interés público suficiente que justifique la creación de un colegio profesional. (recordemos que era uno de los fines de los colegios profesionales)
  • Que se trata de una profesión cuyo ejercicio está legalmente condicionado a estar en posesión de una determinada titulación oficial

Si quieres seguir leyendo acércate por la sección de Documentos para el resto del artículo.

El futuro del profesional de la información en la Comunidad de Madrid (III)

En esta tercera entrega del artículo se muestra la situación colegial en nuestro país.  

SITUACIÓN DE LOS COLEGIOS EN EL RESTO DE COMUNIDADES

  • Andalucía: desde 2001 existe en Granada una Sección de Documentación dentro del Ilustre Colegio de Licenciados y Doctores en Filosofía y Letras de Granada, Jaén y Almería.
  • Cataluña: el 13 de junio de 1985, por disposición del Parlamento Catalán (Ley 10/1985), nace el Colegio de Diplomados en Biblioteconomía y Documentación. Posteriormente mediante la Ley 14/1998, y tras la implantación de los estudios superiores, se incluyó también a licenciados y doctores en documentación (Col.legi Oficial de Bibliotecaris-documentalistes de Catalunya).
  • Valencia: en 1990 se crea L’ Associació de Bibliotecaris Valencians con la finalidad de acoger a profesionales de Bibliotecas, Archivos y Centros de Documentación. El día 7 de junio de 2006, el Pleno de las Cortes aprobó por una amplísima mayoría la Ley 6/2006 de Creación del Col.legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana.
  • Murcia: la Asociación de Profesionales de la Documentación y la Información de la Región de Murcia se constituye formalmente en 1998, y en 2002 comienza su actividad el actual equipo directivo con el objetivo de crear un Colegio Oficial de Profesionales de la Documentación en Murcia. La iniciativa se ha presentado con el apoyo de las Universidades.
  • Navarra: desde hace unas semanas se han iniciado trámites para estudiar la viabilidad de un Colegio Profesional, existiendo contactos con la Plataforma madrileña.

La legislación estatal prevé además una figura para la coordinación de los distintos Colegios Autonómicos de una profesión: el llamado Consejo General de Colegios Profesionales. Quizás en el futuro surja un órgano parecido para la integración de todos los colegios existentes en nuestra profesión (1).

 Si quieres seguir leyendo, pásate por la sección de Documentos para el resto de los capítulos