Maratón de inauguraciones de bibliotecas en la Comunidad de Madrid: Valdemorillo, Algete y Ciempozuelos.

Ya nos imaginábamos que, con las elecciones, esta iba a ser época de inauguraciones de bibliotecas. Ya sabemos que es algo electoralista pero bueno las bibliotecas se quedan y dan su servicio a los ciudadanos. Casi nos da por pensar que ojala las elecciones fueran cada año. Lo mismo conseguiríamos una mejor red bibliotecaria en nuestra Comunidad de Madrid. Otra aspecto que agradecemos es que las autoridades bibliotecarias de la Comunidad acompañen a las alcaldesas. Es una buena forma de mostrar que la CAM tiene responsabilidad sobre todas las bibliotecas de la región y no sólo de las su propia red.

De este modo vemos que la Viceconsejera de Cultura, Concha Guerra, fue a Valdemorillo a inaugurar una así llamada «macrobiblioteca».  Sus 1.150 metros cuadrados de superficie han sido financiados entre el Plan E del Gobierno de España y la Comunidad de Madrid que ha aportado fondos y equipamientos. Además vemos que también se ha puesto el catálogo de la biblioteca en Internet. Como en el caso, que veíamos hace poco, de Coslada que también puso el catálogo de su biblioteca en la Red, también ahora decimos lo de que más vale tarde que nunca.

Inauguración de biblioteca en Valdemorillo. Foto de diariodelasierra.com

Por su parte la Subdirectora General de Bibliotecas de la Comunidad, María Jaudenes,  se acercó hasta Algete para inaugurar su biblioteca. Esta se ha instalado en un antiguo edificio del siglo XVI y que en su momento albergó los calabozos del cuartel de la Guardia Civil. Nos parece una buena señal que los edificios pasen de ser cárceles a bibliotecas. Todos saldremos ganando.

Y por último vamos a hablar de la inauguración de la nueva biblioteca de Ciempozuelos. En realidad lo de nueva es un decir pues, como ya comentábamos hace casi un año, parece que la biblioteca llevaba acabada varios años:

¿Y cuál es la razón aducida por el Ayuntamiento para justificar el retraso de la puesta en funcionamiento?. Pues la alcaldesa de la localidad, María de los Ángeles Herrera, ha asegurado que el principal problema para la apertura de la biblioteca responde a un error en la construcción del edificio, que hace que la fachada del mismo en vez de dar a la calle Colegiata, se encuentre orientada al muro de una parcela contigua, cuya propiedad es privada.

¡Pues vaya improvisación!. Se construye una biblioteca y la entrada se proyecta a través de una parcela privada y cuya compra no se ha realizado con anterioridad. En fin la cosa sería de risa si no fuera por el dinero que se han gastado en construir algo, por el momento, inservible.

Y ahora, por fin, el «problema» ya se ha solucionado:

También hay que destacar la solución dada desde el Ayuntamiento de Ciempozuelos al problema de accesos que presentaba la entrada principal, que no venían contemplados en el proyecto original, lo cual ha sido gestionado por la actual Alcaldesa y el equipo de Gobierno planteando la construcción de una nueva entrada peatonal en forma de rampa de nueva construcción que ya se ha ejecutado.

En fin ya lo avisábamos en abril del 2010:

Otra teoría es que las inauguraciones se están reservando para la primavera del año que viene 2011. Que recordemos, casualmente, es de elecciones autonómicas y municipales. Entonces suponemos que veremos salir a la luz a todas estas bibliotecas fantasmas y a sus promotores haciéndose fotos y declarando su intenso amor a la cultura.

Otra biblioteca fantasma, la de Ciempozuelos.

La verdad es que últimamente empezamos a sentirnos como los «Cazafantasmas» de la película. Pero es que no dejamos de encontrarnos con bibliotecas construidas, perfectamente acabadas y que no se abren.

Esta vez tenemos la del pueblo madrileño de Ciempozuelos. Y la razón que dan para no abrirla no deja de ser curiosa. Veamos, el 23 de enero del 2009, el Ayuntamiento de la localidad firmó la recepción de la biblioteca. Y «una vez recibida la obra civil por parte del Ayuntamiento, el consistorio ciempozueleño tendrá que equipar el edificio y acondicionar la calle Colegiata[la calle a la cual da una parte de la biblioteca], para lo cual se adjudicarán los contratos pertinentes en las próximas semanas, según ha informado el Ayuntamiento de Ciempozuelos».

Hasta allí todo va bien. El problema es que, más de un año después, la biblioteca sigue acabada y sin entrar en funcionamiento como denuncia puntualmente la oposición.

¿Y cuál es la razón aducida por el Ayuntamiento para justificar el retraso de la puesta en funcionamiento?. Pues la alcaldesa de la localidad, María de los Ángeles Herrera, ha asegurado que el principal problema para la apertura de la biblioteca responde a un error en la construcción del edificio, que hace que la fachada del mismo en vez de dar a la calle Colegiata, se encuentre orientada al muro de una parcela contigua, cuya propiedad es privada.

¡Pues vaya improvisación!. Se construye una biblioteca y la entrada se proyecta a través de una parcela privada y cuya compra no se ha realizado con anterioridad. En fin la cosa sería de risa si no fuera por el dinero que se han gastado en construir algo, por el momento, inservible.

Sigue afirmando la oposición que el presupuesto base era de   2.361.806,80 €. Una buena cifra aportada por el plan PRISMA de la CAM. O sea puesto por todos los madrileños para un edificio que se está deteriorando y llenando de pintadas.

Biblioteca Ciempozuelos

Y a tenor de este tema de las bibliotecas fantasmas comentamos algunas de las ideas que nos han llegado para intentar explicar la causa de este problema tan extraño: ¿porqué las diferentes administraciones madrileñas se gastan una buena cantidad de dinero en construir bibliotecas para después  dejarlas dormir el sueño de los justos?.

Una teoría es que el negocio está en construir bibliotecas y no que funcionen. Suponemos que esto se refiere a que toda construcción da beneficios a la administración que la patrocina, y que una vez conseguido ese beneficio lo que es la biblioteca en si ya no interesa más.

Otra teoría es que las inauguraciones se están reservando para la primavera del año que viene 2011. Que recordemos, casualmente, es de elecciones autonómicas y municipales. Entonces suponemos que veremos salir a la luz a todas estas bibliotecas fantasmas y a sus promotores haciéndose fotos y declarando su intenso amor a la cultura.