75 años de la quema de libros realizada en la Universidad de Madrid por los franquistas

‘Hace 75 años, después de tres de resistencia, el golpe de Estado de Franco triunfaba y España retrocedía hasta la España  de Torquemada. Todo el mundo conoce la quema de libros que los nazis llevaron a cabo el 10 de mayo de 1933, bautizado como bibliocausto. La prensa internacional se hizo eco de ese capítulo que hacía prever la que se avecinaba. Sin embargo, el franquismo consiguió que su bibliofobia pasara desapercibida en la historia. Incluso el auto de fe organizado por Falange el 30 de abril de 1939 en la Universidad Central de Madrid es un episodio, como tantos, apenas conocido. Era la forma fascista de celebrar el Día del libro’.

Así comienza este artículo de la revista Madrid Sindical de CC.OO.(pág. 30):

Quema de libros

 

Historiadores protestan por el cierre de los archivos de Asuntos Exteriores y Defensa

Siguen llegando las quejas sobre el cierre de los archivos de Exteriores y Defensa. La última es de unos profesores de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense que expresan su desacuerdo en un artículo en El País:

 

Ministerio Asuntos Exteriores. Imagen de Wikipedia

Saber de dónde venimos

La opacidad de los archivos y el desprecio por la historia lleva a posiciones irrelevantes

JUAN CARLOS PEREIRA / CARLOS SANZ DÍAZ 11 ABR 2014

En 1926, el historiador y archivero del Ministerio de Estado Jerónimo Bécker, escribió: “Como no conocemos la historia de nuestras relaciones internacionales, como ignoramos cuál ha sido nuestra verdadera labor en esa esfera, como no sabemos los antecedentes de las cuestiones que surgen a nuestro paso, tenemos que improvisar soluciones a los problemas que se nos plantean y la consecuencia de esto es que con frecuencia se infiere grave daño a los intereses nacionales”. Han pasado 88 años y parece que no ha servido para nada el testimonio de nuestro mejor historiador diplomático, excelente conocedor de los ricos fondos del archivo del actual Ministerio de Asuntos Exteriores y autor de estudios fundamentales sobre la historia de la política exterior española.

Estamos en el año 2014 y tres ejemplos nos pueden valer para entender que nuestros dirigentes, y especialmente nuestros ministros de Asuntos Exteriores, desconocen la importancia de la Historia a la hora de tomar decisiones que afectan a los fines y objetivos exteriores. En octubre de 2010 el ministro Moratinos consiguió que se aprobara en el Consejo de Ministros un Acuerdo secreto que clasificó como materias reservadas o secretas un amplísimo catálogo de temas, que iban desde la preparación de viajes oficiales hasta las negociaciones con organizaciones internacionales, sin fecha ni limitación alguna.

En diciembre de 2011, el actual ministro de Defensa decidió cerrar a los investigadores la consulta de 10.000 documentos perfectamente catalogados que abarcaban un periodo comprendido entre 1936 y 1968. Por último, en el verano de 2012 el actual ministro de Exteriores, García-Margallo, cerró para siempre el archivo histórico de su ministerio, en el que tanto trabajó Jerónimo Bécker.

Francia, Gran Bretaña, Italia, Alemania, Holanda y otros países disponen de archivos públicos y abiertos

¿Qué es lo que ocurre en España? ¿Qué nos diferencia de nuestros países vecinos? Lo más llamativo es que países democráticos, con una larga historia, que valoran con orgullo su pasado como potencias, cuidan, protegen y hacen públicos sus documentos históricos de carácter internacional. Ya sea para justificar decisiones, dar a conocer periodos “oscuros” (los militares argentinos acaban de publicar en la Red todas las actas de la Junta argentina entre 1976 y 1983) o por exigencia de la ciudadanía en virtud de principios como la transparencia, la libertad y la defensa del interés individual.

Francia, Gran Bretaña, Italia, Alemania, Holanda y otros países disponen de archivos públicos y abiertos. Tienen colecciones de documentos diplomáticos elaboradas por diplomáticos, archiveros e historiadores. Organizan exposiciones públicas sobre temas internacionales y muestran sus ricos documentos. Cuentan con historiadores en sus archivos y en los propios ministerios. Qué decir de Estados Unidos, que hasta tiene una Oficina del Historiador en su principal archivo de Estado. Por cierto, gracias a todos estos trabajos (y hasta a Wikileaks) los españoles podemos analizar la política exterior de nuestro país y obtener documentos que nuestro Gobierno nos prohíbe consultar.

Y ¿cuál es el resultado de esta situación para nuestra política exterior? El balance no puede ser más negativo y ahí tenemos los resultados’.

Leer más…

¿Por qué se desnudan los bibliotecarios franceses? ¿Contra la censura?

Atónita se quedó Bibliotecaria Sin Tijeras al ver este tweet:

¿Contra la censura? ¿En Francia?. BST pensaba que esas cosas sólo pasaban entre fundamentalistas religiosos de Estados Unidos.

Parece que todo empezó con este libro infantil cuya visión escandalizó al presidente del partido UMP de la derecha francesa:

Dos portadas diferentes del mismo libro. Fuente: ugamostodos.org

Se trata del libro “Tous à poil!(¡Todos desnudos!) de Claire Franek & Marc Daniau. Y el “problema” para algunos es eso que en sus dibujos aparecen hombres y mujeres desnudos. Algo que parece ser totalmente escandaloso.

Pero, una vez desatada la cacería, la cosa no quedó allí. Desde lugares como El salón de color beige , un blog de que se describe como católico, y que generalmente se clasifica en la extrema derecha se denunció que en las bibliotecas públicas libros de este tipo estaban en las secciones infantiles y juveniles al alcance de cualquier joven que se podría “infectar” con ellos.

Al final ha tenido que mediar incluso la Ministra de Cultura francesa,  Aurélie Filippetti, para defender las bibliotecas [la traducción del francés es nuestra :libre y aproximada]:

‘En los últimos días, la Ministra señaló que ”  casi treinta bibliotecas públicas han sido sometidas al aumento de la presión  . ” Acciones llevadas a cabo por ”  grupos pequeños animados vía Internet por los movimientos extremistas”.  Estos son los avisos de la Ministra llamando a la lucha contra las “bibliotecas ideológicas”. Y señaló:

Van a las bibliotecas públicas, ejerciendo presión sobre el personal, les conminan  a justificar su política de adquisiciones. Hurgan en los estantes con una obsesión particular con las secciones juveniles, y requieren la eliminación de cualquier libro que no coincide con la moral que pretende encarnar.

Es hora de hacer un llamamiento a Voltaire, a la Ilustración, para denunciar estos ataques indignantes sobre la democracia y la libertad en nuestro país. La lectura es una de las mejores herramientas para luchar contra el fanatismo, contra la intolerancia.”

BST espera que en nuestro país vecino vuelva la cordura y dejen en paz a sus bibliotecarios y a sus lectores.

Bibliotecas de la Comunidad de Madrid censuran informativo homosexual por pornográfico

Bibliotecaria Sin Tijeras se hace la misma pregunta que en un caso similar en los ordenadores de las bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid: ¿Censura o negligencia informática?

Pero el caso es que el tweet que alerta del problema lo deja bien claro:

Censura a periódico LGTB 2

Esta es lo que aparece en el ordenador de la biblioteca cuando se intenta ver la página de InOut Post Medio Gay, Lesbiana, bisexual y transexual:

Censura a periódico LGTB 3

Y el caso es que BST ha ido a su web y allí no parece haber nada pornográfico.

Censura a periódico LGTB 3

Sea un problema informático o de censura lo que parece estar cada vez más claro es que los filtros en los ordenadores de las bibliotecas entorpecen la libre consulta de materiales en las mismas. ¿Son realmente necesarios estos filtros?.

Los documentos de archivo que siguen siendo secretos cuatro siglos después

Ya lo había comentado BST, (La transparencia se acaba en los archivos de Exteriores y Defensa), pero ahora también lo denuncian desde la oposición.

Esta es la noticia difundida por Archiveros, Canal Latino de Información Archivística Interactiva [Vía Raúl González]:

IU denuncia las dificultades de los historiadores para acceder a documentación y el Gobierno culpa a sus antecesores

Izquierda Unida trasladó al Gobierno su “sorpresa” por las dificultades a las que se enfrentan los historiadores para acceder a algunos documentos diplomáticos de hasta 400 años de antigüedad, a lo que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha contestado culpando de las restricciones a un acuerdo del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Archivos Exteriores

Foto Europa Press

El senador de IU Enrique Iglesias se dirigió al Gobierno para conocer las razones por las que no se permite consultar determinados documentos, algunos de ellos datados a partir del siglo XVI hasta el XX, a historiadores e investigadores.

En su respuesta, el Ejecutivo informa de que esta confidencialidad es producto de un acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros en octubre de 2010, cuando José Luis Rodríguez Zapatero estaba al frente del Gobierno, sobre política de seguridad de la información del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

94,5% DE SOLICITUDES ACEPTADAS

Sin embargo, el Gobierno asegura que el Ministerio aplica este acuerdo en el sentido más favorable posible hacia los solicitantes de autorizaciones y, particularmente, cuando se trata de investigadores. Como prueba de ello, asegura que las solicitudes de acceso a documentos custodiados en el Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación se han resuelto favorablemente en un 94,5 por ciento.

El senador asturiano de IU también preguntó al Gobierno “si es cierto que tales documentos fueron posteriormente remitidos al Archivo Histórico Nacional y al Archivo General de la Administración y si tal remisión significó su descalificación como confidenciales o secretos”.

A este respecto, el Ejecutivo explica que se acordó la transferencia de los fondos documentales del Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación a los Archivos correspondientes del Sistema de Archivos de la Administración General del Estado, principalmente, al Archivo Histórico Nacional y al Archivo General de la Administración.

Para esta labor se establecieron dos etapas que tuvieron lugar en el mes de diciembre de 2012 y en julio-agosto de 2013, respectivamente.

UN TOTAL DE 52.000 CAJAS

Este traslado supuso que en la primera etapa se enviaran a los dos grandes archivos mencionados “documentos correspondientes a fechas anteriores al año 1931” y en la segunda fondos de “fechas comprendidas entre los años 1931 y 1977”.

Esta transferencia “compuesta por 52.000 cajas o unidades de instalación, se inició durante el pasado mes de julio, y ha finalizado el 25 de agosto de 2013, encontrándose en ejecución el proceso técnico de identificación de series, clasificación, valoración documental y descripción”.

El Gobierno añade que este proceso debe garantizar que las solicitudes de acceso a estos fondos se ajustan a la normativa vigente. No significa, sin embargo, que con ello se proceda a la desclasificación de documentos”.

(EuropaPress)’