La espiral de la cultura contra la de la violencia y la #BibliodestruccionCLM

Este artículo refleja acertadamente la situación de las bibliotecas de Castilla-La Mancha que provocaron la manifestación del pasado 17 de mayo en Toledo. Los ejemplos son sobre todo de Guadalajara puesto que se publicó en el blog local «El hexágono: las seis caras de la actualidad de Guadalajara» [negritas nuestras]:

Félix Albo ‏@FelixAlbotwit 17 de may. Se esta llenando de amarillo la plaza de zocodover de #toledo

#BibliodestruccionCLM

Por Rubén Madrid

[…]Se habla mucho de la espiral de la violencia, pero muy poco o nada de la espiral de la cultura, que podría tener una lógica muy similar: un libro llama a otro libro, cada primera página desata una tormenta de palabras que siempre sigue, tras un respiro, en un punto y seguido, porque la literatura es un permanente “to be continued” de historias y un carrusel infinito de personajes[…]

Defender a estas alturas los muchos beneficios de las bibliotecas resulta una auténtica paparrucha. No sólo democratiza la lectura y permite al pobre viajar en primera clase con todo incluido, sino que pone a disposición de toda una ciudad o un pueblo un fondo bibliográfico imposible de atesorar en una colección doméstica[…]

Por eso la apertura de una biblioteca es siempre tan buena nueva. Y, dicho en negativo, su cierre es también una mala noticia.

El desmantelamiento de la red de bibliotecas. El gremio está revuelto y ha convocado una doble protesta, de cuerpo presente en Toledo, y de espíritu en Twitter, ambas el sábado entre las doce y las dos de la tarde. Denuncian, literalmente, “tres años de presupuesto cero”, y reclaman la inversión que ha desaparecido desde que el PP se hizo cargo de la Consejería y que cifran en una partida de dos millones de euros anuales para las 500 bibliotecas municipales de las cinco provincias.

Busco más información y pregunto entre algunos bibliotecarios. Me dicen que la Junta ha eliminado las ayudas para personal de apoyo que a menudo resultaban fundamentales para reforzar estas mínimas plantillas. La misma Consejería de Marcial Marín lleva tres años sin convocar o haciendo convocatorias enrevesadas para las ayudas de compra de materiales (la consecuencia es casi la misma: en pueblos pequeños no se renuevan los fondos). No hay tampoco asomo de partidas para llevar a cabo actividades […]

La red de bibliotecas de Castilla-La Mancha había experimentado un despliegue soberbio en las últimas décadas, poniendo en marcha una maquinaria conjunta de actividades y combinando fondos bibliográficos, potenciando los grandes centros como Dávalos [biblioteca de Guadalajara] pero extendiendo a su vez los tentáculos hasta el último pueblo a través de los bibliobuses y llevando los libros a otros espacios públicos como piscinas, hospitales o centros de salud. Por encima de los signos políticos estaba una realidad indiscutible y más allá de colgar medallas a unas siglas concretas nos quedaba cierta satisfacción de que este salto hubiese sido tutelado en la última década por la saga de consejeras alcarreñas Blanca Calvo, Araceli Muñoz, Soledad Herrero y Ángeles García.

En lo que va de legislatura, en cambio, el repliegue está siendo significativo y no es de extrañar que hasta el mejor pensado vea en esta planificación cierta ojeriza con estos centros públicos. Basta un paseo por la biblioteca de Guadalajara para observar que la hemeroteca ha quedado reducida a cuatro títulos justo cuando más usuarios (muchos parados tienen más tiempo pero menos dinero) buscan allí ejemplares de periódicos y revistas. El goteo de bibliotecarios despedidos ha sido tremendo: una técnico y ocho interinos de un plumazo en Dávalos en 2012, otro más en Azuqueca, otros muchos en los pueblos, donde se han quedado sin una ayuda para personal de apoyo que facilitaba un segundo profesional, aunque a veces fuese sólo con jornada reducida.

[…]

Ante tal desidia, queda la apelación que hacen los bibliotecarios a la propia ciudadanía para que se movilice en favor de unos centros que siguen siendo propiedad de toda la comunidad. Como dice su manifiesto: “Denunciamos el desmantelamiento paulatino de la Red de Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha, tras muchos años de enorme esfuerzo colectivo, y pedimos a los ciudadanos que luchen por las bibliotecas públicas de sus localidades, que son las que pueden garantizarles el acceso libre, plural y democrático al conocimiento, a la información, a la educación a lo largo de la vida y al ocio creativo. Que no duden que las bibliotecas públicas son firmes aliadas de los ciudadanos para el bienestar social y la convivencia”.

Hay muchas formas de quemar libros y cerrar bibliotecas es una de ellas’.

 

Camisetas amarillas I: resistencia a la #BibliodestruccionCLM

Los bibliotecarios castellanomanchegos siguen con sus acciones en defensa de sus amenazadas bibliotecas públicas. Así nos lo cuentan en el periódico ABC:

SERGIO D. Cartel con el hashtag que anuncia la concentración de bibliotecarios del sábado

‘Un total de 42 bibliotecas han cerrado en los últimos años en la región

El colectivo bibliotecario se concentrará el próximo sábado en la plaza de Zocodover de Toledo, a partir de las 12.00 horas

En los tres últimos años han cerrado en Castilla-La Mancha un total de 42 de las casi 500 bibliotecas municipales rurales debido a la situación de crisis. Es por ello que el colectivo bibliotecario se concentrará el próximo sábado 17 de mayo, a las 12.00 horas, en la plaza de Zocodover de Toledo, coincidiendo además con la IX Feria del Libro que se está celebrando en ese lugar, para urgir a la ayuda de la Administración para salvar estos centros, cosa que se podría conseguir con un presupuesto «ideal» de 2 millones de euros.

BnJGrD_CYAAgogL

Las bibliotecas municipales rurales son la gran mayoría de las que existen en Castilla-La Mancha, ya que más del 90% de las localidades de la región tienen menos de 20.000 habitantes. La situación de estos centros es insostenible en muchos casos, pues llevan tres años sin recibir ningún tipo de subvención por parte de la Junta de Comunidades y de las diputaciones provinciales. Además, se ha reducido hasta casi la mitad el personal bibliotecario, se han reducido las jornadas laborales y, por consiguiente, se han cerrado salas, servicios y bibliotecas.

La presidenta de la Asociación de Bibliotecarios de la provincia de Toledo, Mercedes Carrascosa, ha denunciado este martes la situación que está viviendo un servicio público más, como es el que ofrecen las bibliotecas públicas municipales, que intentan atender a un 100% de la población. Carrascosa habla de primera mano, pues es bibliotecaria en la localidad toledana de Orgaz y ve a diario las consecuencias de los «recortes», por lo que ha criticado la «falta de sensibilidad política».

Según el presidente de Bibliotecarios Asociados de Cuenca (BAC), Juan José Alfaro, esta situación está contribuyendo a un «precario acceso a la información y la cultura para los ciudadanos, y a convertir a los pueblos en lugares fríos», pues la biblioteca municipal es «el único centro que ofrece una alternativa de ocio a la población e incluso ayuda a los parados a buscar trabajo en sus puestos informáticos».

Por otro lado, la presidenta de la Asociación de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos y Documentalistas (Anabad) en Castilla-La Mancha, María Jesús Cruz Arias, considera que, a partir de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración, aprobada en 2013, «la situación se ha agravado».

El colectivo de bibliotecarios no ha mantenido hasta el momento ninguna reunión con el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, aunque sí lo han hecho anualmente con otros responsables de su departamento, pero dicen que no han obtenido«ninguna respuesta clara para recuperar las subvenciones»’.

Aquí se puede leer el Manifiesto NO AL DESMANTELAMIENTO DE LA RED DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS DE CASTILLA LA  MANCHA firmado por todas las asociaciones de bibliotecarios de la región.

A partir de hoy, Día del Libro, la Biblioteca de Cuenca cierra una planta por falta de bibliotecarios

Desde luego que es una pésima manera de celebrar el Día del Libro. Vista en Biblioresistenciaclm, la información es de las Noticias de Cuenca:

La Biblioteca Fermín Caballero cierra su sala de internet y la hemeroteca por falta de personal

La Biblioteca Fermín Caballero de Cuenca ha anunciado, a través de su tablón de anuncios, que a partir del 23 de abril, Día del Libro, se va a ver obligada a cerrar temporalmente la primera de sus plantas, donde se encuentra ubicada una sala de ordenadores de acceso gratuito a internet y la hemeroteca, espacio para la lectura de periódicos y revistas.

Este cierre es consecuencia, se apunta, de la pérdida de personal bibliotecario en los últimos dos años, que equivale al 56 por ciento de la plantilla de trabajadores de los grupos C y D.

Hasta ahora este espacio se había mantenido abierto, pero en determinados periodos vacacionales los trabajadores ya se habían visto obligados a reducir la apertura de determinados espacios. Consideran que con la actual plantilla no se puede ofrecer a la ciudadanía el servicio adecuado’.

 

Resistencia contra la #bibliodestruccionCLM en Castilla-La Mancha

El movimiento por la resistencia bibliotecaria organizada en Castilla-La Mancha, la ‘Biblioresistencia CLM’ ha aparecido en la prensa. Concretamente en eldiario.es:

Los bibliotecarios alzan la voz contra el abandono y la falta de medios

Habituados a pedir a los demás que bajen la voz desde detrás de su mesa, los bibliotecarios de la región han decidido unirse y alzar la voz para denunciar la situación de abandono que vienen arrastrando y que está afectando cada vez más a esos pequeños templos de la cultura que, en muchas poblaciones de la provincia, son los verdaderos dinamizadores de la actividad cultural.

Ramón Ruiz Ruiz – El Crisol de Ciudad Real 

09/04/2014

Tras la última asamblea celebrada en Cuenca, han creado un movimiento asociativo que, bajo el nombre de  ‘Biblioresistencia CLM’ , han elaborado un manifiesto en defensa de las bibliotecas de la región y reclaman el apoyo ciudadano para pedir al Gobierno regional y a los ayuntamientos que pongan solución a la dejadez que asfixia estas infraestructuras básicas para el desarrollo social. Una reivindicación que tendrá su punto álgido el próximo 17 de mayo, cuando se concentrarán en Toledo para denunciar la “desmantelación de las bibliotecas públicas”.

Para conocer un poco más sobre sus reinvidicaciones, hemos hablado con Ana Fernández-Conde, presidenta de Bibliotecarios de Ciudad Real Asociados (BICRA) que nos ha transmitido la preocupación que existe entre los profesionales por la falta de medios y personal para mantener su funcionamiento.  “El sistema bibliotecario de Castilla-La Mancha que ha sido un referente a nivel nacional, notamos como día a día se va al garete si no se toman medidas”, denuncia la bibliotecaria.

La principal razón de este deterioro hay que buscarla en el recorte paulatino de las partidas dedicadas a su mantenimiento. Una disminución que tiene su reflejo más significativo en el  cierre de bibliotecas públicas, un total de 53 entre el 2011 y 2012, que son los últimos años de los que se tienen datos en las  estadísticas oficiales de la Junta de Comunidades. Pero sin llegar a la drástica decisión del cierre, la falta de presupuesto también se ha dejado notar en una considerable reducción de personal y la falta de presupuesto para adquirir nuevos fondos o para realizar actividades culturales.

Todavía a la espera de que se materialicen las ayudas, a través del convenio entre Junta y Diputación, que deberían haber llegado el año pasado, Fernández-Conde recuerda que “antes contábamos con una línea de ayuda importante, pero llevamos unos años en los que  han ido reduciendo poco a poco hasta 2014, que tenemos ayudas cero. Eso ya no es un recorte, es una supresión total y absoluta“. Una situación que se vive de forma distinta dependiendo de la población, porque aunque la responsable del servicio es la Junta de Comunidades, los bibliotecas tienen titularidad municipal y la respuesta de los distintos ayuntamientos está siendo diferente.

Restricciones de la nueva ley

A estos problemas derivados por falta de medios, se suma la nueva Ley de la Administración Local que, como nos apunta la presidenta de BICRA, establece que  las bibliotecas solo son obligatorias en municipios mayores de 5.000 habitantes, lo que se podría traducir en una nueva reducción de centros en nuestro provincia.

Hasta ahora la Ley de Bibliotecas de Castilla-La Mancha establecía la obligatoriedad para los municipios mayores de 1.000 habitantes, por lo que son mucha las bibliotecas de la región que se podrían ver afectadas por la aplicación rigurosa de la nueva ley.  “Los ayuntamientos tendrán que demostrar que tienen crédito suficiente para mantenerlas y como estamos en estos momentos, parece complicado”, apunta.

La imaginación tiene un límite

Durante todo este tiempo, los profesionales que trabajan en las bibliotecas  están supliendo la carestía económica con una importante dosis de imaginación y creatividad. Actividades con voluntarios, remover los fondos con diferentes ciclos o prestamos interbibliotecarios, intentan que los usuarios no noten la inmovilidad que produce “una política bibliotecaria inexistente”.

Pero, como comenta Ana Fernández-Conde, que conoce de primera mano la situación desde la Biblioteca de Herencia,  “la creatividad tiene unos límites, es una situación que se sostiene por un tiempo limitado”. “Y tienes que seguir haciendo cosas porque si no esto se cae y justificarán que se cierre porque no funciona”.

“Si ni siquiera se permite a la gente, que no tenga recursos para pagarlo, acceder a la información, a la literatura y a la cultura en general, entonces ¿qué nos queda?”, se preguntaba la representante de los bibliotecarios de Ciudad Real, que se despedía recordando que se trata de un servicio “básico y fundamental” en todos los lugares, pero especialmente en los pueblos donde son de suma importancia para que la vida cultural continúe latiendo’.