¡Si se puede!. La Justicia declara nulo el despido de un Auxiliar de Biblioteca de la Biblioteca Central de Cantabria.

Es estupendo el poder comenzar otra semana con una noticia alentadora. Se recordará queBST hablaba  de los despidos de bibliotecarios y la reducción de servicios en la Biblioteca Central de Cantabria. Pues bien, ahora:

El Juzgado declara nulo otro despido en la Biblioteca Central de Cantabria

Un juez ha declarado nulo el despido de un auxiliar de la Biblioteca Central porque entiende que se vulneró la ley. […]

Así se recoge en un fallo del Juzgado de lo Social número 4 de Santander, que se puede recurrir y al que ha tenido acceso Efe .

Conforme a esta sentencia, la Sociedad de Cultura y Deporte del Gobierno ha tenido que readmitir al trabajador en las mismas condiciones laborales, y se ha condenado a la empresa a que le abone los salarios que dejó de percibir.’

Alrededor de una veintena de trabajadores de la Biblioteca Central y Archivo Histórico de Cantabria se han concentrado a las puertas del edificio de la antigua Tabacalera. Fotos: Daniel Pedriza | 1/8/2012 El Diario Montañés

Alrededor de una veintena de trabajadores de la Biblioteca Central y Archivo Histórico de Cantabria se concentraron a las puertas del edificio de la antigua Tabacalera. Fotos: Daniel Pedriza | 1/8/2012 El Diario Montañés

Y no es el primer caso en el que la Justicia tiene que pararles los pies a la Administración cántabra:

‘Este despido es el segundo que la Justicia ha declarado nulo en la Biblioteca Central de Cantabria, ya que en mayo de 2012 ya ocurrió lo mismo con otro trabajador (el coordinador), al considerar que fue motivado por su “afinidad política” con el PRC.

Ese primer trabajador cuyo despido fue declarado nulo fue incluido después, en verano, en el ERE, según han apuntado a Efe fuentes sindicales, y ha vuelto a recurrir su despido.’

Si la Biblioteca Central de Cantabria cierra los fines de semana ¿a dónde vamos ahora?

Desde Santander le han mandado a Bibliotecaria Sin Tijeras una invitación para la hermosa fiesta para demandar que la Biblioteca de Cantabria vuelva a abrir los fines de semana:

Cantabria

Ya comentaba BST este pasado verano que se estaban produciendo despidos de bibliotecarios y reducción de servicios en la Biblioteca Central de Cantabria.

Y encima también se quiere “okupar” la biblioteca como se denuncia en esta nota que han elaborado bibliotecarios cántabros:

‘Ante las declaraciones del Sr. Presidente de Cantabria, D. Ignacio de Diego, publicadas en El Diario Montañés del día 15 de octubre de 2012: http://www.eldiariomontanes.es/20121015/local/cantabria-general/cultura-deporte-ubicara-futuro-201210151409.html sobre la decisión de trasladar parte de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte  a las instalaciones de la Biblioteca Central de Cantabria en la C/ Ruiz de Alda 19, Marta San Emeterio Luna y Loreto Rodríguez González, como  Gestora y  Responsable de Servicios Generales de la Biblioteca Central  desde su traslado a la nueva ubicación hasta abril de 2012, consideramos necesario hacer algunas puntualizaciones:

Es cuando menos inexacto asegurar que los espacios a ocupar por Cultura y Deporte  están actualmente en desuso, ya que por un lado se trata de las oficinas, ocupadas  desde el  inicio por el personal funcionario y de la Sociedad Regional de Cultura y Deporte para llevar a cabo tareas administrativas y de proceso técnico, y por otro, “esa pequeña parte de la instalación” afecta a la mayor parte del espacio destinado a actividades culturales.

En la sala polivalente y el salón de actos de la BCC se han venido realizando de manera regular desde marzo de 2010 y hasta la fecha, múltiples actividades culturales y educativas : exposiciones, conferencias, presentaciones de libros, teatro, cineforum, conciertos, cuentacuentos, talleres, etc. de las que ha quedado constancia en la página web de la biblioteca, en los folletos de actividades publicados periódicamente, en las noticias aparecidas durante este periodo en la prensa local, y en las estadísticas bianuales del INE y anuales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Por otra parte,  “la pequeña adecuación física” a la que alude el Sr. Presidente, todavía sin cuantificar, supone además el  desmantelamiento de otros servicios: los gabinetes de investigación y parte de las salas de grupo, ya que el personal de la BCC que trabaja actualmente en las oficinas se trasladará previsiblemente a estos espacios, totalmente inadecuados  para estas tareas.

La desaparición de  los gabinetes, destinados a investigadores acreditados,  supone un perjuicio para la consulta e investigación del fondo antiguo y valioso, excluido de préstamo,  y la reducción de las salas de grupo, impide la realización  de gran parte de las actividades de animación a la lectura y de carácter cultural  y educativo que se han venido desarrollando en las mismas hasta este momento.

Al margen de las actividades realizadas por el Centro, y en relación con los usos de estos espacios, conviene destacar que la BCC los ha ofrecido de manera abierta y gratuita a todo tipo de instituciones, asociaciones y organismos con fines culturales y educativos, habiéndose desarrollado en ellos todo tipo de eventos.  La pérdida de estas zonas no afectaría, por tanto, solo a los servicios que proporciona la biblioteca a sus usuarios directos, sino a la sociedad cántabra en general.

Sorprende, teniendo en cuenta todo esto, que en el artículo se asegure que el traslado de Cultura y Deporte a la BCC “no interferiría en absoluto” con los usos actuales de la biblioteca.

Creemos que el traslado de la BCC a su nueva ubicación y el trabajo desarrollado en ella desde su puesta en marcha hasta hoy, ha situado a Cantabria, con 30 años de retraso,  a la altura de otras Comunidades Autónomas en lo que a bibliotecas públicas se refiere, y que las actuaciones recientes (recorte presupuestario con la consiguiente supresión de adquisiciones y de actividades y el ERE que ha supuesto la práctica desaparición del horario de fin de semana ) y las que, según este artículo, se prevén llevar a cabo próximamente, suponen un retroceso probablemente irreversible, del que sin dudadarán fe, si nadie lo remedia  y no se rectifica, los estudios comparativos que puedan llevarse a cabo sobre los datos estadísticos de estos años.

Confiando en que todavía sea posible una rectificación por parte del Sr. Diego y su gobierno, propondríamos destinar el presupuesto de la citada “obra de adecuación” a la rehabilitación o redistribución de alguno de los edificios públicos actualmente en desuso  a los que hace referencia el Diario Montañés en su artículo del domingo 21 de octubre de 2012:

http://www.eldiariomontanes.es/v/20121021/santander/destacados/edificios-varados-usos-inciertos-20121021.html , o a la de cualquier otro de características similares, apostando por rehabilitar frente a desmantelar  y por el mantenimiento de los servicios que la Biblioteca Central ofrece actualmente a los ciudadanos de Cantabria’.

 

El truco de la tetera y los despidos de las bibliotecas de Cantabria y Castilla-La Mancha

Bibliotecaria Sin Tijeras tuvo la oportunidad, en un viaje por Marruecos, de entender cómo se regateaba en los zocos. El sistema era este: el vendedor de salida te pedía -pongamos- 100 dírhams por una tetera. Tras un esforzado regateo conseguía comprarla por “sólo” 50 dírhams. Se sentía una experta regateadora. Pero luego se enteraba que esas mismas teteras se estaban vendiendo a 25 dírhams o aún más baratas.

El truco estaba claro el comerciante ponía el precio inicial muy alto y así se aseguraba que, por mucho que bajase él iba a salir ganando de sobra.

Pues bien BST ha recordado esto a raíz del macabro regateo que se está produciendo con los despidos en las Bibliotecas de Cantabria y Castilla-La Mancha. Sólo que aquí está en juego algo mucho más importante que una tetera: el trabajo de unos bibliotecarios, de unos seres humanos.

Así este verano se anunciaban nada menos que 20 despidos, por un ERE, en la Biblioteca Central y Archivo Histórico de Cantabria. A pesar de encontrarnos en agosto se produjo una fuerte movilización. Se recogieron 5400 firmas tanto en papel como en una ciberacción.

Ahora se anuncia que los despidos en la Biblioteca central serán finalmente 14 en vez de los 20 previstos inicialmente. Desde luego que BST se alegra mucho por las seis personas que ha salvado su trabajo. Pero al mismo tiempo cree que se ha utilizado el “truco de la tetera”. Sobre todo cuando lee que “se mantendrán los cierres de sábados tarde, domingos y festivos” en la biblioteca.

Otro tanto pasa en las bibliotecas de Castilla-La Mancha. Allí se anunció que se iba a despedir nada menos que al 80% de los interinos. Al final resulta que tras el correspondiente regateo “sólo” mandan a la calle al 43% de los funcionarios interinos.

De nuevo el “truco de la tetera”. Aún tendremos que dar las gracias porque se queden sin trabajo más de 500 personas. De ellas 112 serán de Educación y Cultura. Veremos cómo afectará al servicio bibliotecario de la región.

Y de nuevo BST quiere hacer notar la cobardía de estos neoliberales liquidadores de lo público. ¿Por qué teniendo todo el año para hacerlo, aprovechan el mes de agosto para despedir a mansalva minimizando así las protestas?

Despidos de bibliotecarios y reducción de servicios en la Biblioteca Central de Cantabria

Desde Santander nos llega esta noticia vía RecBib:

‘Alrededor de una veintena de trabajadores de la Biblioteca Central y Archivo Histórico de Cantabria se concentraron ayer a las puertas del edificio de la antigua Tabacalera. ¿Las razones? Mostrar su repulsa al Expediente de Regulación de Empleo que afecta al centro. Una medida que implica el despido de 20 de sus trabajadores, la mitad de la plantilla, así como el cierre del centro los sábados por la tarde, los domingos y los días festivos’.

Alrededor de una veintena de trabajadores de la Biblioteca Central y Archivo Histórico de Cantabria se han concentrado a las puertas del edificio de la antigua Tabacalera. Fotos: Daniel Pedriza | 1/8/2012 El Diario Montañés

Unos despidos contestados por ANABAD-Cantabria en su nota MAS RECORTES INJUSTIFICADOS EN BIBLIOTECAS PÚBLICAS. Esta vez en Cantabria…

Y atención porque Bibliotecaria Sin Tijeras se teme que no va a ser el último ERE del que se va a hablar en bibliotecas puesto que El Gobierno esta allanando aún más los despidos en Administración y empresas públicas

Los #vecinosbibliotecarios se extienden y llevaran una biblioteca en Santander.

Impresionante la noticia que llega desde Cantabria. Allí los voluntarios llevarán directamente la biblioteca:

Biblioteca de El Alisal [Santander] será atendida por vecinos formados por Ayuntamiento.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha anunciado hoy que la biblioteca de El Alisal entrará en funcionamiento próximamente, una vez que los miembros de la asociación de vecinos, que atenderán estas instalaciones, han finalizado la formación impartida por técnicos municipales.

De la Serna, acompañado por el concejal de Barrios, Santiago Recio, y los representantes de la Asociación de Vecinos El Alisal ha visitado el popular barrio santanderino.

El regidor municipal ha hecho hincapié en que la nueva biblioteca que se abrirá en El Alisal representa “un ejemplo de la fructífera colaboración” existente entre el Ayuntamiento de Santander y los vecinos, “en un momento de dificultades” y “ajustes” como el actual.

“Nuestros técnicos municipales han formado a los miembros de la asociación de vecinos para que sean ellos mismos quienes atiendan estas nuevas instalaciones, en un ejercicio de responsabilidad por ambas partes”, ha destacado De la Serna’.

Al menos vemos que la noticia ha provocado algunas reacciones adversas en el lugar:

‘Pero volviendo al caso concreto de los bibliotecarios voluntarios: ¿Se imaginan ustedes que en nuestras otras administraciones sustituyeran a auxiliares y técnicos por voluntarios? La nueva no coge por sorpresa a los que se mueven en el ámbito bibliotecario y del libro, porque ya se han dado casos sangrantes, aunque sí a aquellos que pudieran pensar que la labor del bibliotecario consiste en despachar libros como quien tira cañas en nuestras más tradicionales tasquillas. Esto es de la misma simpleza que pensar que un fisioterapeuta se dedica a dar masajes o un arquitecto a dibujar casas’.