8 plazas de técnico auxiliar de archivos bibliotecas y museos Universidad Rey Juan Carlos

[Vía Recbib.es os hacemos llegar esta oferta de empleo público para la Universidad Rey Juan Carlos, citamos textualmente]

8 plazas de tecnico auxiliar de archivos bibliotecas y museos Universidad Rey Juan Carlos

Ámbito: Comunidad de Madrid
Provincia: Madrid
Convocante: Universidad Rey Juan Carlos
Fecha de publicación: 26/01/2012
Plazo: Las ofertas de empleo público anuncian la futura convocatoria de las plazas
Grupo: C1 (Bachiller – FP2)
Tipo: Oferta de Empleo Público
Núm. Plazas: 8 (1 plaza reservada a personas con discapacidad)

Botella [también] propone cubrir con voluntarios o #vecinosbibliotecarios parte de los servicios públicos

[Los #vecinosbibliotecarios en gran parte de los servicios públicos, excepto en limpieza]

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, cree que no sólo en las bibliotecas públicas sino en un número “infinito” de servicios dependientes de la administración puede ser conveniente la presencia de voluntarios.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella.| Antonio Heredia

“Las posibilidades son múltiples, queremos voluntarios medioambientales, culturales, que de alguna manera se organicen para cuidar los centros públicos”, ha manifestado Botella. En cambio, ha dicho, hay otros ámbitos, como la limpieza, en los que no se ha planteado esta iniciativa.

Botella ha hecho estas declaraciones después de que el delegado de Las Artes, Fernando Villalonga, apostara el pasado martes por favorecer que personas voluntarias participen en el trabajo diario de las bibliotecas, como vía para implicar a la población y para superar las dificultades derivadas de la crisis.

Hoy, la alcaldesa se ha mostrado “completamente de acuerdo” con esta idea y ha defendido que en el actual momento de crisis todos los ciudadanos deben “hacer algo por la sociedad”.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Madrid lleva varios años con la política de ahorro laboral. Su regla es no cubrir las plazas de los funcionarios que se dan de baja, en los últimos años, 2.000.

“Tenemos que ser capaces todos de devolver a la sociedad algo de lo que nos da la sociedad”, ha argumentado la alcaldesa.

ver más…

Se suprimen la Dirección General del Libro y la de Bellas Artes

El pasado de 2 de enero nos sorprendió la noticia de que suprimían de la nueva Secretaría de Estado de Cultura, perteneciente al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte creado por el nuevo gobierno, la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas y la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales.

Pero no ha sido así del todo, si indagamos en la noticia, hay que ver que han sido creadas otras Direcciones a las que pertenecen las anteriores, lo único es que están más unificadas; han sido creadas la Dirección General de Política e Industrias Culturales y del Libro y la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas. Leyendo estos nombres nos damos cuenta de que no han sido suprimas, sino que han sido reubicadas.

Quizás debían haber dejado el Libro junto con los Archivos y Bibliotecas, así de esta manera no “agredir” a la Asociación Colegial de Escritores, pues ellos se ven así.

Respecto al comentario de la ACAL (Asociación de Archiveros de Castilla y León) decir que piensan que hay una marginación de los archivos y las políticas archivísticas en este nuevo organigrama; decir que llevan razón, que tras haber sido publicada el Sistema Español de Archivos, en el Real Decreto 1708/2011, de 18 de noviembre, y se regula el Sistema de Archivos de la Administración General del Estado, publicado en el BOE nº 284, de 25 de noviembre, y que entraba en vigor el 1 de enero nos imaginábamos todos los archiveros que supondría un pequeño empujoncito para nuestro ámbito.

Habrá que esperar para ver qué ocurre con estas dos Direcciones Generales y pensemos que en el fondo servirá para que los archivos y bibliotecas no se vean afectados.

Deja a su hijo abandonado por ir a la biblioteca

Pues erase un padre que se acercó a la biblioteca de su pueblo a buscar unas películas para su hijo y unos libros para su mujer. Y esta es la crónica de la que se organizó en San Vicente de Raspeig cerca de Alicante:

Detenido un vecino de San Vicente por dejar solo en casa a su hijo de tres años

Los Bomberos, avisados por una vecina, rescataron al niño a través del balcón mientras el padre había ido a la Biblioteca

C. R. F. La Guardia Civil de San Vicente detuvo ayer a un vecino de esta localidad que dejó por la mañana a su hijo de tres años solo en su casa mientras iba a la Biblioteca Municipal a sacar unas películas de dvd y libros. El niño fue rescatado por los Bomberos a través del balcón de la vivienda, tras ser alertados por una vecina.
Sobre las once y media de la mañana, una mujer se percató de que el pequeño estaba solo, llorando, en el balcón de un primer piso de la calle Blasco Ibáñez. Según relataron otros testigos, el niño estaba sentado en una silla y acabó tranquilizándose y entrando de nuevo en el salón de la vivienda.
Mientras, la vecina alertó a la Policía y Bomberos al considerar que había peligro de que el niño pudiera saltar desde el balcón. Un día antes, otro pequeño de la misma edad había resultado herido al caer de una terraza en Rojales. Al lugar se desplazaron de inmediato dos camiones del Consorcio de Bomberos, así como agentes de la Guardia Civil y la Policía Local.
Utilizando la escalera, un bombero entró en la vivienda por el balcón pero no pudo sacar al niño por la puerta de la casa ya que el padre la había cerrado con llave para evitar que se escapara. Por tanto, hubo que sacar al pequeño con la cesta de los bomberos a través de la terraza.
El menor fue conducido al cuartel de la Guardia Civil, mientras un vecino localizó al padre en la Biblioteca de San Vicente, situada a unos 50 metros de su vivienda. Según relató más tarde Liana Pérez, la madre del niño, el hombre había acudido al centro municipal para sacar unas películas para su hijo y unos libros para el niño y para ella. Habitualmente él cuida al niño mientras ella trabaja.
El hombre acudió al cuartel de la Guardia Civil, donde quedó detenido por abandono del menor, según informaron fuentes policiales, que indicaron que el pequeño pudo estar solo alrededor de una hora. Además, según explicaron, sobre este vecino de San Vicente -de 28 años de edad y nacido en Venezuela- pesaba una orden de busca y captura de un juzgado militar de Madrid por desacato a la autoridad.
Cerca de las tres de la tarde la mujer abandonaba el cuartel de la Guardia Civil con el niño, quien se despidió alegremente de los agentes.

El niño se despide de un agente al salir con su madre del cuartel de San Vicente. Pilar Cortés. Observesé los libros que lleva la madre. Desde luego que son buenos lectores.

La joven admitió que su pareja había obrado mal dejando al niño solo, pero indicó que lo ocurrido le servirá para no volver a hacerlo. Explicó que su hijo no había querido ir con su padre y que por eso lo dejó solo. A su juicio, la vecina “ha llamado porque tiene un poco de envidia” y señaló que el caso se había “exagerado” un poco. Respecto a la orden del juzgado de Madrid, Pérez alegó que no se ha presentado por dificultades económicas para sufragar el viaje a la capital ya que los ingresos familiares son escasos.
Otros vecinos y comerciantes de la calle Blasco Ibáñez salieron ayer en defensa de los padres, que residen desde hace aproximadamente medio año en este piso. José Antonio Expósito, dueño de un bar situado a unos metros del lugar del rescate, explicó que aunque el niño estuvo llorando, cuando los vecinos hablaron con él -unos desde la calle y la vecina del piso colindante a través del balcón- el menor volvió al salón y corrió las cortinas, de modo que no había riesgo de que se cayera. Un hombre le lanzó incluso una bolsa de caramelos para que se tranquilizara, aunque el niño explicó que no le gustaban los dulces.
Otra comerciante, Leonor Lillo, aseguró que “el niño no está abandonado”. De hecho, apuntó, “siempre le vemos pasar con su padre, ya que la madre está trabajando”. Además, agregó, “siempre va bien vestido y no es un niño que suela llorar”. Lo que esta mujer temió fue que al padre le hubiera sucedido algo.
El hombre quedó ayer detenido ayer en el cuartel de San Vicente para pasar hoy a disposición judicial’.

¿Exageración o no ?. ¿Qué les parece?.

 

Más de 400 bibliotecas del Reino Unido podrían cerrar debido a recortes en el presupuesto de cultura

Ayer fue “el día de salvar nuestras bibliotecas” (Save our libraries day). Se desarrollaron más de 100 eventos por toda Gran Bretaña protestando por los recortes promovidos por el gobierno de David Cameron. Numerosos escritores, actores, músicos y humoristas se movilizaron en defensa de la red de bibliotecas públicas del Reino Unido. Las protestas han sido coordinadas a través de Internet y de redes sociales como Facebook y Twitter.

Desde aquí mandamos nuestro apoyo a todas las personas que se están movilizando para proteger sus bibliotecas, cultura, educación y ocio.

La campaña nacional “Save Our Libraries” ha realizado un cortometraje, junto a algunos residentes del condado de Somerset, en defensa de las bibliotecas. Podéis verlo aquí:

La biblioteca que surgió de la basura.

El pasado domingo, 5 de diciembre, Elvira Lindo nos contaba en su artículo semanal de El País una bella historia colombiana que se puede emparentar con las que estamos viendo últimamente del biblioburro, bibliocamello, etc. Todas tienen en común el afán de llevar, por el medio que sea, los libros a los que menos tienen. Contaba la escritora:

El otro día, en la Feria del Libro de Guadalajara (México), tuve la fortuna de compartir mesa redonda con un hombre excepcional: José Alberto Gutiérrez, conductor de un camión de la basura en la ciudad de Bogotá.

Los congregados a la mesa estábamos allí para compartir ideas sobre cómo contagiar el gusto por la lectura. Todos estábamos relacionados de una u otra manera con el oficio. Le llegó el turno a José Alberto y nos dejó mudos.

Con palabras sencillas contó lo siguiente: un día, mientras hacía su recorrido habitual, vio que en el suelo alguien había dejado un ejemplar viejo de una novela de Tolstói. Se lo llevó a casa. Su señora, modista, se encargó de restaurarlo amorosamente, como quien zurce una prenda delicada.

De pronto, a José Alberto se le pasó por la cabeza una idea disparatada que no dudó en poner en práctica: recogería todos los libros que encontrara a su paso. Sus colegas barrenderos le sirvieron de cómplices. Le gritaban, “¡José, libros!”, y se los colocaban en el asiento de al lado.

De esta manera, el camionero José ha recogido más de doce millones de volúmenes, volúmenes que han pasado por las manos primorosas de su señora para ser ordenados en la biblioteca en perfecto estado. En un primer momento, colocaron los libros en la planta de abajo de su casa. Allí empezaron a acudir mujeres y niños de ese barrio pobre en el que vive José. Más tarde, cuando ya los libros no cabían, el camionero consiguió tres locales más. A estas alturas tiene montadas tres bibliotecas.

Nos enseñó fotos en las que se veía a las criaturas sentadas en sillas chicas escuchando un cuento. José nunca olvidó los cuentos que le leía su madre por la noche. Para él, contó, poner libros en las manos de niños es un trabajo preventivo contra un destino que parece estar ya escrito en la vida de los pobres.

“Es la primera vez que tomo un vuelo”, dijo, “la primera vez que cuento ante un público lo que hago y me siento muy agradecido”. Entonces, arreció un aplauso que duró un buen rato. Los maestros y educadores que acudían a la charla se pusieron de pie. A algunos se les saltaban las lágrimas. Muchos trabajan en zonas dejadas de la mano de Dios. Todos nos sentimos conmovidos por este rescatador de libros, de posteridades.

Y añaden en blog de la biblioteca del IES Juan de Herrera de El Escorial:

Vemos a este Midas en la web de Radio Cable, al volante de su camión, y echando pie a tierra en cuanto olfatea una bolsa con libros en el montón de la basura. La abre, coge los libros y los lleva a una de sus bibliotecas, que ha bautizado con este precioso nombre: ‘La Fuerza de las Palabras’. Un trabajo de diez años que persigue su meta, utópica, dirán algunos, conmovedora nos parece a nosotros: “lo único que me interesa es que la ignorancia se acabe en este planeta. Y el día en que se acabe la ignorancia, seguramente va a haber paz en el mundo”.