Bibliometro: 10 años dando lecturas a los madrileños y dinero a las empresas adjudicatarias

Parece que fue ayer cuando lo inauguraron pero ya han inauguraron pero ya ha cumplido 10 años el Bibliometro en Madrid. En su momento fue una idea innovadora -importada de Santiago de Chile- que ha resultado ser un estupendo medio de promoción de la lectura.

Tanto éxito tiene su contrapunto en la sombra de ser un servicio externalizado. Esto provoca que los trabajadores tengan unos sueldos miserables -de 763 euros brutos como se recogía en una oferta de trabajo del año 2014-.

Además cada vez con mayor carga de trabajo. Hay sólo 18 trabajadores para 12 bibliotecas, servicios centrales incluidos. Esto escribía Bibliotecaria Sin Tijeras entonces sobre ello:

“Añadir que, hace tiempo, la comentaron a Bibliotecaria Sin Tijeras que se había calculado que la empresa externa se quedaba con un 21% del sueldo de cada trabajador del Bibliometro. Además hay que recordar que al principio del Bibliometro eran dos trabajadores por cada módulo. Ahora es sólo uno para toda la tarde. Hay que reducir los costes de personal y aumentar los beneficios de las empresas externas”.

Por supuesto que ninguno de estos problemas se mencionan en el artículo de El País sobre los 10 años del Bibliometro:

Bibliometro

Una bilbiotecaria atiende a un usuario en el Bibliometro de Nuevos Ministerios. / CARLOS ROSILLO

Literatura en el subsuelo de Madrid

  • Bibliometro cumple 10 años con más de 100.000 usuarios y 1.500 obras distintas

DIEGO FONSECA Madrid 30 JUL 2015

Los 1.500 libros de la caseta de Bibliometro de Nuevos Ministerios, la primera que se abrió hace justo diez años, no están organizados por secciones. Los ejemplares se mezclan sin pudor con el número que se les ha asignado en función de su llegada. Al lado de Las Rimas de Bécquer está la colección de Manolito Gafotas. Después, un clásico de la literatura rusa, Vladímir Nabokov, seguido del último Premio CervantesJuan Goytisolo, al que se le pegan las tapas con los libros del escritor portugués José Saramago. En este caseta de ocho metros de largo y dos de ancho, Lucía Álvarez, de 34 años, se ha encargado de prestar y recoger las 300 novelas que han sido leídas y devueltas solo en los últimos 15 días.

MÁS INFORMACIÓN

Bibliometro, el servicio de préstamo de libros organizado conjuntamente entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento, cumple una década esta semana. En esta estación, donde estas minibibliotecas comenzaron su periplo literario en el subsuelo de Madrid el 27 de julio de 2005, los lectores se mezclan con los turistas despistados. Beatriz Fernández, de 39 años, llega a la caseta después de un grupo de ingleses perdidos que preguntaban por la Gran Vía.

[…]

Diez años de Bibliometro

Bibliometro, el servicio de préstamo de libros en el suburbano de Madrid organizado conjuntamente entre la Comunidad y el Ayuntamiento, ha cumplido diez años esta semana. En este década se han superado los 100.000 usuarios, con 12 minibibliotecas en diferentes estaciones de metro y 18 empleados.

Esta red cuenta con más de 1.500 títulos distintos —en 2005 comenzó con 300 obras diferentes— y casi 100.000 ejemplares. Además, cada primavera y otoño se incorporan nuevos títulos seleccionados por un comité de bibliotecarios del Consistorio y de la Comunidad’.

Leer más…

Abana es la adjudicataria del Bibliometro de Madrid

Hace poco más de un mes, BST hablaba del Sueldo miserable para una oferta de trabajo en el Bibliometro. Allí se daba como ganadora del concurso de la parte del Bibliometro que corresponde a la Comunidad de Madrid a la empresa Innova. Ahora, acaba de comprobar Bibliotecaria Sin Tijeras, que la empresa que se llevó el concurso referido al Ayuntamiento de Madrid fue Abana.

No está muy claro si eso cambiará en algo las condiciones de trabajo de los bibliotecarios que desarrollen su labor en el Metro de Madrid. En cualquier caso estos son algunos datos de la adjudicación según la web  tenderise.eu:

Bibliometro 1

Bibliometro 2

Bibliometro 3

Sueldo miserable para una oferta de trabajo en el Bibliometro

“¡Qué vergüenza!”. “¡Sueldos miserables!”. Estos son algunos de los calificativos dados por las bibliotecarias -que han escrito a BS- a esta oferta de trabajo para el Bibliometro de Madrid:

763 euros brutos no parece un sueldo con el que sea fácil vivir.

Una de las bibliotecarias informantes añade este comentario:

“Os reenvío esta información que me ha llegado de la empresa adjudicataria INNOVA del concurso de Bibliometro.

También han ganado en la Biblioteca Nacional en Bellas Artes y Música y hacen lo mismo.

Un paso más en el deterioro de las condiciones laborales que ofrece la externalización”.

Añadir que, hace tiempo, la comentaron a Bibliotecaria Sin Tijeras que se había calculado que la empresa externa se quedaba con un 21% de cada trabajador del Bibliometro. Además hay que recordar que al principio del Bibliometro eran dos trabajadores por cada módulo. Ahora es sólo uno para toda la tarde. Hay que reducir los costes de personal y aumentar los beneficios de las empresas externas.

Bibliometro no favorece la lectura de los parados madrileños

Este es otro correo que la ha llegado ayer mismo a BST:

Bibliometro. Se pueden observar los cercanos  torniquetes detrás de la columna.

Bibliometro. Se pueden observar los cercanos torniquetes detrás de la columna.

‘Estimada Bibliotecaria Sin Tijeras:

Vuelvo a recurrir a ti para intentar resolver un nuevo problema que tengo con el uso del Bibliometro. Soy la misma usuaria que te comentó, hace tiempo, lo del buzón de devoluciones eternamente estropeado en la estación de Moncloa donde cogía libros a la salida de mi trabajo. Pude comprobar que, gracias a la difusión que distes en el blog a mis fotos, lo arreglaron al fin.

Veras, ya no paso por el Metro de Moncloa ni por ningún otro ya que, como tantos otro, hace tiempo me quedé sin trabajo.

Pero quiero seguir usando el Bibliometro. Ahora tengo más tiempo para leer. Y menos dinero para comprar libros. Ya sé que están las bibliotecas públicas pero hace tiempo que no tienen novedades. En cambio Bibliometro funciona muy bien y suelen tener los últimos libros que han salido.

El problema es que ahora casi no cojo el Metro. Y desde luego que no compro el abono mensual como cuando trabajaba. Por eso cuando el otro día fui a devolver un libro al Bibliometro de Puerta del Sur intenté que me dejaran pasar hasta el puesto del Bibliometro, que está como a diez metros de los torniquetes. No quería gastar un billete sólo para eso pues no iba a viajar en Metro.

Pero el vigilante de seguridad no me dejó pasar sin billete. Tras mucho insistir, y tras sus reiteradas negativas, tuve que utilizar un billete, devolver el libro y volver a salir inmediatamente después. No saque ningún libro mas, y eso que los había con muy buena pinta, puesto que me di cuenta que me saldría caro el devolverlo. Y no estoy como para tirar el dinero.

Como estaba indignada llamé al servicio de atención al usuario de Metro de Madrid y me dijeron que para entrar dentro del Metro había que utilizar un billete. Que no estaba contemplada ninguna excepción a eso. Ni siquiera para entrar a dejar un libro al lado de los torniquetes y volver a salir.

Me temo que tendré que olvidarme de seguir leyendo libros del  Bibliometro. Al menos sino me dan alguna solución para que no me salga tan caro hacerlo.

Adiós

Un lectora parada’.

Fotodenuncia: Buzón del Bibliometro eternamente fuera de servicio en Moncloa (Madrid)

Una de las ventajas con las que cuenta el exitoso servicio del Bibliometro en Madrid es la de poder de realizar las devoluciones de los libros mediante un buzón. Por supuesto, siempre que esté en funcionamiento.

Este no es el caso del buzón del módulo del Bibliometro en la estación de Moncloa. Una usuaria nos ha enviado unas fotos del mismo con el cartel de “fuera de servicio”. Ella nos aclara que lleva meses así, tantos que ya no recuerda la última vez que pudo devolver un libro mediante ese sistema. Puede ser incluso hace un año que esté estropeado.

Bibliotecaria Sin Tijeras pide al responsable del problema que haga todo lo posible por arreglarlo de una vez.