Marcial Marín, Consejero de Cultura de Castilla La Mancha, critica a las asociaciones de bibliotecarios.

Estan siendo muy comentadas en los foros bibliotecarios castellanomanchegos estas declaraciones del Consejero de Cultura. Marcial Marín:

‘Bibliotecas municipales

Sobre el cierre de bibliotecas municipales en pequeñas poblaciones por la falta de subvenciones, el consejero manifestó que «lamento que las asociaciones de bibliotecarios o algunos que dicen representarlas no protestaran cuando llegamos en el 2011 y no había partida presupuestaria. ¡Nadie dijo nada!».

«Nosotros salvamos a todos esos bibliotecarios», afirmó Marín. «¿Qué hemos hecho este año? Hemos dotado de una importante cantidad para adquisición de material bibliográfico de esas bibliotecas, que estaban muy desactualizadas. También hemos firmado convenios con las diputaciones para que haya servicio de bibliobús en todos los municipios de Castilla-La Mancha, salvo con una, la de Ciudad Real, que ya se sabe de qué signo político es», añadió.

El consejero aclaró que «el bibliotecario es una persona que contrata el ayuntamiento. Nosotros dábamos ayudas y vamos a intentar sacar fondos adicionales para ayudar al mantenimiento o al pago del sueldo de esos bibliotecarios, que son contratados por los ayuntamientos». Marín apostilló: «Desde el primer momento, hemos ayudado a que se contrate a esos bibliotecarios, cosa que el Gobierno socialista no hizo en su último año de mandato y nadie protestó, curiosamente»’.

Marcial Marín el "salvador" de los bibliotecarios de Castilla-La Mancha

Marcial Marín el «salvador» de los bibliotecarios de Castilla-La Mancha. Foto de Luna Revenga

Y aunque el resto de la entrevista no es sobre bibliotecas, BST recomienda su lectura para entender el nivel de fanatismo neoliberal de esta gente. El Consejero dice cosas como estas:

«Ahora mismo, ocho de cada diez niños quieren ser funcionarios [de Castilla La Mancha] y lo que hay que conseguir es que ocho de cada diez niños quieran ser empresarios o emprendedores, o trabajar aunque sea por cuenta ajena, pero en algo que genere riqueza y empleo ».

Ejemplo de asociación de bibliotecarios que si los defiende: ASNABI de Navarra

Bibliotecaria Sin Tijeras ha seguido con mucho interés el debate desarrollado en Iwetel sobre la falta de implicación de las asociaciones y colegios profesionales bibliotecarios a la hora de defender a la profesión y a las bibliotecas.

En parte es cierto y BST también tiene -como decía algunos de los comentarios- «envidia de ALA», de la combativa asociación bibliotecaria USA, que lucha a muerte por las bibliotecas.

Pero también es verdad que hay algunas asociaciones en nuestro país que si son ejemplos de  compromiso con las bibliotecas. Un buen ejemplo es el de ASNABI la Asociación de Bibliotecarios de Navarra.

Iñaki Suso, presidente de Asnabi, posa en la delegación estellesa de DIARIO DE NOTICIAS.

En una entrevista a su presidente, Iñaki Suso, ( «Las bibliotecas públicas de Navarra dan un servicio mediocre por falta de recursos») este da un exhaustivo repaso a  los problemas de las bibliotecas navarras. Problemas como la falta de personal, presupuesto, reconocimiento, etc…

También muestra un especial interés por la externalización de la gestión de la Biblioteca de San Francisco en Pamplona. De hecho, en otra noticia -vista en RecBib-, se aclara que» la Asociación de Bibliotecarios critica el pliego de condiciones para la gestión de San Franciscoconsidera que sienta un precedente «negativo» y favorece la gestión privada de una instalación pública».

Asimismo dicen que

«los bibliotecarios públicos se preguntan qué parte del montante de la adjudicación será para los sueldos de personal y cuánto se quedará la empresa como beneficio, aspecto sobre el que nada dice el pliego de condiciones».

Todo un ejemplo a seguir el de los navarros de ASNABI.

Nueva Asociación Aragonesa de Titulados en Ciencias de la Documentación

Los titulados en Ciencias de la Documentación de la Comunidad de Aragón tienen a su servicio, desde el pasado 25 de febrero, la Asociación Aragonesa de Titulados en Ciencias de la Documentación, creada para velar por los intereses de todos estos profesionales.

La AATCD busca agrupar a todos los titulados y a las empresas, entes autonómicos y personas interesadas en la sociedad de la información. En la Asociación se pretende incluir a todos los diplomados en Biblioteconomía y Documentación; los licenciados en Documentación; los titulados de Grado en Información y Documentación; técnicos en Documentación Científica y los titulados en el Máster en Gestión de Unidades y Servicios de Información y Documentación.

Con el nacimiento de la AATCD se pretende poner en valor a los profesionales de la Documentación y dar a conocer aún más su trabajo, que adquiere una fuerza fundamental en muchas empresas e instituciones públicas a la hora de poder relanzar la rentabilidad y la confianza en la actividad.

El órgano representativo de la AATCD está compuesto por Eva Morera, Marta Cristina García, Mariví Zornoza y Pablo Pintado.

http://cienciasdocumentacion.wordpress.com

Respuesta que da la Plataforma COABDM al post “Asociacionismo o colegiación, dos formas de entender la profesión bibliotecaria”.

Hace ya unos días, Antonio Casado, publicó en Biblogtecarios un interesante y documentado post en el que trataba las diferencias entre las asociaciones y los colegios profesionales entre los bibliotecarios. La Plataforma COABDM ha redactado una nota sobre esa entrada. Para entenderla plenamente es recomendable leer primeramente el post al cual nos referimos. Esta es nuestra respuesta:

«Estimado Antonio,

Habiendo leído detenidamente tu interesante post en Biblogtecarios, no podemos hacer otra cosa, si nos permites, y agradeciéndote previamente el debate que planteas, que aclarar ciertas ideas y afirmaciones relativas a la colegiación y al asociacionismo profesionales.

Así pues, siguiendo el hilo de tu artículo, corroboramos que son múltiples y enormes las diferencias que existen entre una asociación (entidad) y un colegio (institución) profesionales. Puede obtenerse más información sobre ello en el siguiente documento: Artículos para El Profesional de la Información y Educación y biblioteca [pdf. Texto completo].

Sin embargo, nos gustaría dejar clara la idea de que asociaciones y colegios profesionales son perfectamente compatibles y, lo que es más importante, la colaboración mutua es fundamental.

Efectivamente, en Madrid existe una iniciativa de creación de un Colegio Profesional que pretende reunir a todas las ramas relativas a las Ciencias de la Documentación y que es llevada a cabo por esta Plataforma COABDM (Plataforma para la creación del Colegio Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid) cuyo origen hay que buscarlo en marzo de 2007.

Como resultado más inmediato, solo reseñar que la Plataforma COABDM ha presentado ya, con fecha de 11 de febrero de 2011, su Memoria Justificativa al Área de Colegios Profesionales de la Comunidad de Madrid, hecho que hizo público mediante un post en su blog oficial titulado ‘La Plataforma COABDM ha formalizado su petición de constituir un Colegio Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid’.

Con toda la información que, desde el mencionado blog, sus perfiles oficiales en Twitter y Facebook y las publicaciones en las que hemos ido apareciendo [artículos], la Plataforma COABDM pone a disposición de toda la comunidad profesional y de cualquier interesado en general, podemos resolver algunas dudas que parecen surgir. Por ejemplo, el hecho de que para ejercer como archivero, bibliotecario o documentalista no se precisará de colegiación, o que la colegiación de profesionales no titulados (diplomados en Biblioteconomía y Documentación, licenciados en Documentación, graduados en Información y Documentación o másteres afines) es posible a través de una moratoria cuyas condiciones aún están en estudio.

Por tanto, el Colegio no supone restricción alguna en el ejercicio de nuestra profesión.

Ciertamente, como dices, la multidisciplinariedad de nuestra profesión (o de nuestras profesiones, según queramos verlo) es una de nuestras mayores riquezas, junto con nuestra formación. Por ello se hace vital el fomentarla, implementarla, expandirla y protegerla.

Debido a esto surge la idea de un Colegio Profesional en Madrid: Por una mayor visibilidad, una mayor y mejor imagen de los profesionales, el fomento de una praxis ética, eficiente y eficaz, la interacción de todos los entes de nuestra profesión, la formación continua y accesible de estos expertos, y la representación de la profesión ante la Administración Pública y ante la sociedad. Y, sobre todo, con el nuevo espíritu europeo introducido por la Directiva de Servicios, que lleva a concebir los colegios profesionales no como instituciones gremiales y corporativistas, sino como instituciones cuyo fin último es la consecución de servicios orientados a los consumidores, a todos los ciudadanos.

Pero esto no puede ser logrado solo por un colegio profesional, sino que necesita de TODOS los agentes que operan en TODOS los ámbitos del desempeño de la profesión: Desde la universidad (formación), a la empresa privada (no todos los trabajadores en Archivística, Biblioteconomía y Documentación son empleados públicos ni trabajan para la Administración, lo cual hay que entenderlo como riqueza), las instituciones públicas (porque es natural), las fuentes de información del sector (revistas especializadas, listas de distribución profesionales, etc.) y, por supuesto, las asociaciones.

Tan conscientes hemos sido de este hecho en la Plataforma COABDM que durante las múltiples jornadas de presentación, información y adhesión, hemos conseguido atraer a este ilusionador proyecto para la Comunidad de Madrid a grandes instituciones de todos estos ámbitos como son las Facultades de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de Alcalá, numerosas bibliotecas y archivos de la Comunidad de Madrid (y de otras provincias como Toledo), el Movimiento de Bibliotecas Rurales de la Comunidad de Madrid, diversas empresas como BiblioDoc, Docuteria, Baratz, Informática Abana o el Departamento de Archivo y Documentación de Repsol YPF, Fundaciones como Alonso Quijano, Ciencias de la Documentación y Francisco Largo Caballero, instituciones públicas como el Instituto Cervantes, jurisdicciones eclesiásticas como el Obispado de Getafe y asociaciones profesionales como ANABAD-Aragón y FESABID, por citar solamente unos cuantos ejemplos de entre los más representativos.

Tampoco debemos ni podemos olvidar el gran apoyo recibido de todos los profesionales que nos han remitido su adhesión personal y que nos han permitido conocer y mostrar a los grupos políticos de la Asamblea de Madrid el respaldo con el que contamos.

Tan seguros estamos de la utilidad de este proyecto, que nos gustaría invitarte a un encuentro donde poder mantener un intercambio de ideas con el que poder mejorar el servicio que pretendemos poner en marcha para todos los profesionales y para la sociedad madrileña en general.

Tal vez en este encuentro podamos, además, ponerte en contacto con asociaciones como ABiTo (Asociación de Bibliotecarios de Toledo) para que puedas obtener más información acerca del movimiento pro colegio profesional en tu Comunidad Autónoma.

Tu participación sería muy importante para poder apreciar más directamente tus inquietudes y la problemática que haya podido escapar a nuestra previsión, y buscar una solución que satisfaga a todos pues, reiteramos, hemos de trabajar en pro del interés general de TODA la profesión y, también, de la sociedad en su conjunto.

Esperando sinceramente tu disposición,

Atentamente:

Plataforma para la creación del Colegio Oficial de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid.»