Preocupación por el Archivo de Villa

Vemos en el periódico «El País» una noticia que nos interesa puesto que se refiere a la situación actual del archivo más importante para la historia de Madrid:

Hasta 75 investigadores españoles y extranjeros rubrican un manifiesto en el que muestran su preocupación por los fondos del Archivo de la Villa, que consideran en peligro a consecuencia de las obras que se desarrollan en el antiguo cuartel del Conde Duque, donde se encuentra.

Los firmantes, entre los que figuran académicos como la historiadora Josefina Mendoza, historiadores, geógrafos y numerosos profesores universitarios, piden al alcalde Alberto Ruiz-Gallardón y a Alicia Moreno, concejal de Las Artes, garantías de seguridad para los 17 kilómetros lineales de documentación que el archivo madrileño atesora. Demandan igualmente la reapertura «rápida y completa» del archivo «a los investigadores y a todos los madrileños». Sus exigencias se amplían a la petición de recursos para mejorar la catalogación de los fondos, el acceso a los investigadores y la racionalización de la gestión del archivo.

Los firmantes alertan sobre la pérdida o el deterioro -siquiera parcial- de los documentos custodiados en el Archivo de la Villa, ya que consideran que serían irreparables para los historiadores nacionales y extranjeros, así como para muchos otros investigadores y profesionales urbanistas, geógrafos, arquitectos y demógrafos, entre otros profesionales, facultativos y estudiosos.

Tarasca en el Corpus de Madrid.

El Archivo de la Villa de Madrid, de carácter municipal, es uno de los más importantes de Europa, señaladamente para las épocas medieval y moderna. Los más de 17 kilómetros lineales de documentación, mucha de ella insuficientemente catalogada, incluyen fondos que se remontan hasta el siglo XII, referida a la ciudad de Madrid y con documentos recogidos de otros archivos de la provincia. Entre las joyas que alberga se encuentra el Código de Madrid, de 1202, la primera regulación de la vida local, y textos de acuerdos municipales recopilados desde fines del siglo XV.


«Desde hace décadas», denuncian los firmantes del manifiesto, «este riquísimo fondo viene arrastrando una situación de abandono, que el traslado a la nueva sede del Conde Duque en 1987 no ha resuelto. A los problemas de conservación -los depósitos sufrieron una inundación ya en el Conde Duque-, se suman restricciones importantes para los investigadores como dificultades para la reprografía o la limitación a tres del número de expedientes simultáneamente tratables».

Fuentes de la Concejalía de Las Artes subrayan por su parte que existe un informe del Instituto del Patrimonio Cultural (dependiente del Ministerio de Cultura) previo a las obras, por las que se garantiza la seguridad de los fondos. Este organismo ha inspeccionado los trabajos de rehabilitación. «Sin ese informe las obras que afectan al archivo no podrían haberse emprendido», remarcó un portavoz de la Concejalía.

Asimismo, destaca que los plazos de finalización de las obras prevén la reapertura en el primer semestre de 2011. A propósito de la mejora de la gestión resaltan que «la culminación de las actuaciones emprendidas, iniciadas el pasado mes de marzo, necesariamente redundarán en la superación de las dificultades anteriormente existentes».

El Conde Duque y la Biblioteca Musical se abrirán para el año 2011

Bueno son promesas y como tales las valoramos. Ya sabéis que nosotros apreciamos más los hechos consumados que las previsiones futuras.

El caso es que esta semana el Ayuntamiento de Madrid ha a anunciado que las obras de rehabilitación del Conde Duque van a acabar antes de los previsto. Estarán listas para el año 2011 (¿será por qué hay elecciones municipales?)

Y en las instituciones culturales que a nosotros nos interesan se dan unas interesantes propuestas:

Se restaurará el Archivo de Villa, que se situará en la vertical que separa el patio norte del central.

En su planta baja habrá un espacio para la atención de consultas de los usuarios. La planta primera atenderá a los investigadores y, en la superior, se ubicará la zona para el trabajo interno y administrativo. Además, la nueva ubicación del archivo permitirá adaptarlo a los avances tecnológicos, para atender de forma óptima las necesidades de los investigadores.

El distrito de Centro y el barrio de Chamberí dispondrán, tras las actuaciones del Plan Director, de la nueva Biblioteca Musical y Pública, que integrará a ambas en una nueva institución. Esta nueva dotación estará ubicada en el ala oeste del patio central, con tres plantas, con un sótano abovedado del patio norte.

En la planta baja, estarán situadas las zonas de atención al público, préstamo y lectura. La primera planta acogerá las secciones de infantil y juvenil y la tercera contendrá la zona administrativa y la sala de lectura. Una nueva dotación de espacios para el ensayo de la música completará el equipamiento.

Esta nota implica dos buenas noticias. La primera que la Biblioteca Pública va a tener sección infantil pues hasta ahora era la única de las municipales que no contaba con ella. Pero sobre todo hay que reseñar que continua existiendo la Biblioteca Musical y con cabinas de ensayo que parece peligraba su continuidad.

También va a tener nuevos espacios Memoriademadrid y  una nueva biblioteca especializada en el Museo de Arte Contemporáneo.

Por su parte, la Hemeroteca se situará en el ala norte del edificio. Constará de tres plantas, que se dedicarán a difusión de contenidos y áreas de microfilmado; atención a investigadores y dependencias administrativas y de catalogación.

Madridiario ha realizado una de sus interesantes galería de imágenes de cómo está quedando el Conde Duque que recomendamos ver.