Piden que el Ayuntamiento de Madrid actualice el reglamento del Archivo de Villa que data del año 1.867

Una amable lectora remite a BST al pleno municipal del Ayuntamiento de Madrid del pasado 29 de enero puesto que allí se trató del Archivo de la Villa de Madrid.

Fue a raíz de la proposición presentada por Patricia García López, de UPyD. En la misma planteaba tres puntos: Uno que se elabore un nuevo reglamento para el Archivo de Villa ya que el actualmente tiene es del año 1867. En segundo lugar que se organice un sistema integral archivístico para todo el Ayuntamiento de Madrid. Y en tercer lugar que el Archivo de Villa pase de estar adscrito al Área de la Artes o Cultura a un área más apropiado para un archivo administrativo.

El debate -que presenta mucho interés para cualquier conocedor de la archivística- concluyó con la votación en la cual UPyD lógicamente votó a favor de los tres puntos e IU y PSOE votaron a favor de los dos primeros y se abstuvieron en el tercero. Pero la propuesta fue rechazada porque el Partido Popular representado por el Concejal Pedro Corral votó en contra de todos ellos. Su argumento fue que el reglamento y todo lo demás ya se estaba elaborando.

Se puede visionar la retransmisión del pleno en este vídeo. El debate sobre el Archivo de Villa va de los minutos 176 al 201

Archivo de Villa

http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/El-Pleno/Retransmisiones-del-Pleno?vgnextfmt=default&vgnextchannel=b309d9ea9c8c5310VgnVCM100000171f5a0aRCRD&idVideo=29012014_1000

Y en el PDF del pleno (p. 49-54), se puede leer todo el contenido de las intervenciones.

Se abre el ala Oeste del Conde Duque ¿cuándo se abrirá la Biblioteca Pública Víctor Espinós?

Menuda sorpresa se llevó Bibliotecaria Sin Tijeras el otro día. Resulta que como sabía que el Conde Duque reabría el Archivo, la Hemeroteca y la biblioteca Histórica se acercó hasta allí pensando que, lógicamente, también estaría abierta la nueva Biblioteca Pública Víctor Espinós. Tenía ganas de ver como había quedado la fusión de la antigua biblioteca municipal Conde Duque con la Biblioteca Musical.
Pero se quedó con las ganas. Resulta que la biblioteca aún no está abierta, sigue cerrada por obras. A BST no le supieron decir el motivo, ni darla una fecha de apertura.
En fin seguirá esperando. Mientras tanto puede disfrutar, ya sí, de las demás instituciones culturales en el

Ala Oeste del Conde Duque

‘Han tenido que pasar seis años y 70 millones de euros y el Conde Duque vuelve a ser un cuartel militar. Aunque, sólo por fuera. Desde el día 1 de este nuevo año, los 58.777 metros cuadrados de este edificio, están abiertos para uso y disfrute de todo aquel que quiera adentrarse en la memoria cultural de Madrid. El ala oeste del Conde Duque ya cuenta con la biblioteca histórica pública Victor Espinós, franqueada por el archivo de la villa y por la hemeroteca, además de el teatro (250 butacas), el auditorio (300 localidades), la sala de exposiciones, la de ensayo y el salón de actos, que fueron inaugurados con anterioridad. El Conde Duque ya puede lucir su mejor desnudo después de que el arquitecto Carlos de Riaño haya despojado sus muros de casi 300 años de ese enfoscado rosa que los recubría, y haya dejando sus ladrillos a la vista. Y, por fin, se pueden recorrer sus tripas y los recovecos de su memoria, después de que el responsable de infraestructuras del Ayuntamiento, Juan José Echeverría, encargado de coordinar la distribución de sus espacios y contenidos, haya dado por concluido el traslado del monumental archivo de la villa (la institución cultural más antigua del consistorio) con 19 kilómetros de estanterías bajo tierra; la hemeroteca, fundada en 1916 y con ejemplares que datan del siglo XVII; y la biblioteca, que cuenta con un amplio catálogo musical y otro digital.
Pero además, el nuevo edificio del Conde Duque tiene un nuevo corazón, o quizá sería mejor utilizar el símil del marcapasos. Es un órgano digital llamado http://www.memoriademadrid.es que aglutina, exhibe, archiva, busca y en definitiva marca el ritmo del nuevo centro cultural. Desde allí uno puede indagar en cosas tan curiosas como que ocurrió en Madrid tal día como hoy pero hace dos siglos. O recorrer la historia de la capital en imágenes. O enterarse de por qué se comen uvas en la Puerta del Sol desde hace más de un siglo y no en cualquier otro punto de la ciudad: “Porque un grupo de viticultores alicantinos consiguió dar salida a sus excedentes de producción allí haciendo creer que consumirlas el día de Nochevieja garantizaba buena suerte para todo el año”.
Espacios y contenidos son la base de cualquier centro cultural que se precie, sin embargo, a estos contenedores les hace falta alma. Cualquiera que descubra estos días el ala oeste del Conde Duque se puede encontrar con la archivera Carmen Cayetano, que lleva 39 años, desde que tenía 22, custodiando todos los documentos que ha producido el Ayuntamiento desde el siglo XII. La pasión de esta señora es tan grande como la del archivo al que ha dedicado su vida.

Un total de 19 kilómetros lineales de archivo, en estanterías, perforan los sótanos del nuevo centro cultural Conde Duque / SANTI BURGOS

“Al principio, una parte del archivo estaba en los sótanos de la Plaza Mayor, entre bajantes de agua, ratones y cucarachas; Y, la otra, en una de las secciones de objetos perdidos, aunque sabíamos donde estaban las cosas”, bromea. “Pero en esa ubicación pasó la Guerra y no nos mataron a ningún archivero”, recuerda. Ahora, en el nuevo y luminoso emplazamiento, al que se han traído hasta algunos de los muebles históricos, la accesibilidad a los documentos es infinitamente mayor: “Antes, algunos estaban a cinco metros sobre el suelo”, cuenta. En estos momentos se encuentran inmersos en un ingente trabajo de digitalización de todos sus fondos.

Cayetano guarda secretos increíbles, como los planos de un hospital para apestados que diseñó el arquitecto Juan de Villanueva (Madrid, 1739-1811) y que nunca llegó a construirse. “Es un lazareto precioso”, dice admirando unos enormes planos que abre cuidadosamente sobre una mesa y que muestran la planta de un edificio hexagonal. “Había una epidemia de fiebre amarilla y diseñó un centro hospitalario para cortar la carretera a la entrada la Ciudad de los Ángeles, estaba rodeado por un foso”, señala.
En la hemeroteca municipal, que reúne 250.000 volúmenes de más de cinco siglos de diarios, revistas y otros impresos, procedentes de todo el mundo y archivados en 20 kilómetros lineales de estanterías, está Carlos Dorado, su director. Un hombre capaz de recorrer la historia de la prensa de Madrid “y mundial” al ritmo que marca su certero bastón. Otro enamorado de la fragilidad de la prensa que ha contribuido a que hoy existan 17 millones de páginas microfilmadas, desde 1984.
Fundada en 1916, fue la primera hemeroteca de España, una institución que no tardó en hacerse con una importante colección de fondos y que conserva hitos en la historia de España, como los testimonios periodísticos del periodo de la Guerra Civil.
La nueva hemeroteca cuenta con una renovada sede para los espacios públicos y administrativos propios de la institución y también se han renovado las instalaciones de los depósitos donde se ordenan y conservan todos sus fondos. “Desde aquí se puede hacer un seguimiento la historia de la prensa de Madrid, de España y del Mundo”, asegura Dorado, “porque también conservamos multitud de ejemplares de periódicos y revistas extranjeros”. Este ratón de hemeroteca es incansable: “Nos hemos puesto a guardar todos los periódicos chinos que se hacen en Madrid, aunque de momento no entendemos nada”, ríe. El siguiente reto es conseguir digitalizar las colecciones en red, junto a los fondos de la Biblioteca Nacional y el Ateneo: “Entre las tres instituciones se completarían muchas colecciones”, asegura. Además, la hemeroteca ofrece un cómodo y ecológico servicio por el cual te puedes llevar en un pen drive cualquiera de las páginas digitalizadas. “Este tipo de posibilidad sólo la ofrecemos nosotros”, dice.
La Biblioteca histórica está especializada en Madrid y está fundamentalmente orientada a la investigación. Pero la biblioteca digital es el corazón del nuevo Conde Duque, su esencia. Según Echeverría está llamada a “convertirse en centro de referencia de la conservación y el trabajo entorno a la historia de Madrid y, en ese sentido, cobra un papel fundamenta”. Nace con el objetivo de divulgar en la red (www.memoriademadrid.es) el conocimiento de la historia de la ciudad de Madrid. Coordinada con el resto de instituciones de Conde Duque, así como con la red de museos municipales, ya cuenta con cerca de un millón de imágenes en formato digital, que sirven para mostrar la memoria de la ciudad de Madrid. Gilberto Pedreira, su responsable, dirige a un equipo que realiza un trabajo ímprobo de digitalización para mantener el latido de la cultura madrileña desde este nuevo macrocentro’.

El Conde Duque reabre el Archivo, la Hemeroteca y la biblioteca Histórica.

 

Recientemente informábamos que aún seguían cerradas las Bibliotecas Histórica y Municipal del Conde Duque, el Archivo de la Villa y la Hemeroteca Municipal de Madrid.

Pero hoy para acabar el año y la alcaldía de Gallardón podemos dar una buena noticia que falta hacía:

El Conde Duque reabre sus instituciones e inaugura la Biblioteca Digital.

El Conde Duque reabre el Archivo, la Hemeroteca y la biblioteca Histórica

Madrid, 26 dic (EFE).- El antiguo Cuartel del Conde Duque ha reabierto tres de sus espacios tras una profunda remodelación (Archivo de Villa, la Hemeroteca y la Biblioteca Histórica), y ha presentado uno nuevo, la Biblioteca Digital, que viene a sumarse a la oferta cultural del centro con cerca de un millón de imágenes de Madrid.

Desde el pasado 23 de diciembre se encuentran abiertos al público el Archivo de Villa, la Biblioteca Histórica y la Hemeroteca Municipal.

Alberto Ruiz-Gallardon, hasta hoy Alcalde de Madrid, visitando la Biblioteca Historica en una foto de archivo. Fuente web municipal

El Archivo de Villa, la institución cultural más antigua del Ayuntamiento, organiza y difunde el patrimonio documental municipal. Este organismo, que en la actualidad se encuentra inmerso en el proceso de digitalización de todos sus fondos, conserva documentos que abarcan desde el siglo XII hasta la actualidad.

La Hemeroteca Municipal reúne en 250.000 volúmenes más de cinco siglos de diarios, revistas y otros impresos, procedentes de todo el mundo, aunque el fondo hemerográfico más importante es el relativo a España.

Fundada en 1916, fue la primera hemeroteca de España, una institución que no tardó en hacerse con una importante colección de fondos y que conserva hitos en la historia de España, como los testimonios periodísticos del periodo de la Guerra Civil.

La nueva hemeroteca cuenta con una renovada sede para los espacios públicos y administrativos propios de la institución y también se han renovado las instalaciones de los depósitos donde se ordenan y conservan sus fondos.

En la esencia del nuevo Conde Duque está convertirse en centro de referencia de la conservación y el trabajo entorno a la historia de Madrid. Y, en esta línea, cobra un papel destacado la Biblioteca Digital.

Esta nueva institución nace con el objeto de divulgar en la red el conocimiento de la historia de la ciudad de Madrid.

Coordinada con el resto de instituciones de Conde Duque, así como con la red de museos municipales, la Biblioteca Digital dispone de cerca de un millón de imágenes en formato digital, que sirven para mostrar la memoria de la ciudad. EFE ‘

Suponemos que la Biblioteca Digital es a lo que, hasta ahora, se la venido conociendo como “Memoria de Madrid”.

Aún siguen cerradas las Bibliotecas Histórica y Municipal del Conde Duque, el Archivo de la Villa y la Hemeroteca Municipal de Madrid.

Nos informa El País:

El Conde Duque, a medio gas

  • Las instalaciones culturales del antiguo cuartel retrasan su apertura varios meses
  • La Hemeroteca, el Archivo de la Villa y la biblioteca llevan desde el 17 de octubre sin dar servicio

El teatro, el auditorio y las salas de exposiciones ya están en marcha, con una programación que empezó en octubre y se prolonga hasta finales de año, pero todo lo que no son espectáculos está aún en dique seco. La apertura del Archivo de la Villa, la Hemeroteca, el Museo de Arte Contemporáneo y la biblioteca pública Víctor Espinós lleva varios meses de retraso. Deberían haberse inaugurado entre junio y septiembre, según la previsión que tenía el Ayuntamiento de Madrid en marzo pasado, cuando el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, visitó las instalaciones del antiguo cuartel militar, por aquel entonces ya casi transformado completamente en centro cultural.

La Biblioteca Histórica acumula aún más retraso: tendría que haber abierto entre mayo y junio. El Conde Duque está aún, por tanto, cojo de una de sus dos patas: la difusión de la historia de Madrid y la conservación de los fondos históricos y artísticos del Ayuntamiento. Las instituciones culturales, que mientras duraron las obras de reforma estuvieron abiertas al público de forma provisional en barracones situados en el patio, llevan cerradas desde el 17 de octubre. El motivo del cierre es precisamente “el traslado a sus nuevas sedes”, según informa el Ayuntamiento en su página web. La única información que añade es que “a partir del mes de diciembre se procederá a la reapertura paulatina de cada centro”.

El antiguo cuartel dedica cerca de 30.000 metros cuadrados a ubicar las instituciones en las que se depositan importantes colecciones sobre el pasado histórico de Madrid. La Hemeroteca, por ejemplo, ocupa 6.000 metros cuadrados; el Archivo de la Villa, 9.300. Estas instituciones se sitúan en la zona norte de Conde Duque, que ha dejado la sur, la más degradada antes de la reforma, para las salas de exposiciones, el auditorio, el teatro y las salas de ensayo.

Muchos documentos del Archivo de la Villa pueden consultarse ya en formato digital. El catálogo de la Hemeroteca Municipal también está online. La antigua biblioteca municipal Conde Duque reabrirá fusionada con la Biblioteca Musical. En ella se podrán encontrar fondos típicos de una biblioteca de barrio además de documentos especializados en música. El nuevo centro se llamará Víctor Espinós, en honor del académico de Bellas Artes, musicólogo y crítico. Durante la reforma la biblioteca había seguido abierta en el patio Sur, que ofrecía una parte de la colección de préstamo: algo más de 4.000 ejemplares, básicamente novelas, cómics y libros de viaje.’

Inauguraciones con casco: Bibliotecas de Tres Cantos y Conde Duque en Madrid.

Ya no va a haber inauguraciones de bibliotecas en esta precampaña pues lo prohíbe la nueva ley electoral. Como comentábamos nos parece muy bien que, al menos, se abran bibliotecas cada cuatro años. A veces una cita electoral es la única forma de que el político de turno se decida a abrir una biblioteca fantasma, ya terminada desde hace tiempo, como la de Ciempozuelos.

Pero claro a veces la inauguración tiene un poco de trampa y se aplica lo que nos cuentan en la divertida columna del 20 Minutos, Inaugura que algo queda. Así se hace, como en Tres Cantos, todos y todas muy trajeados, pero con el casco puesto y enseñando las fotos de cómo se supone va a quedar la biblioteca:

Y asimismo nuestro alcalde, Alberto Ruíz-Gallardón, nos enseño en obras  el que se supone va a ser el nuevo Conde-Duque:

En concreto, en la zona Norte estará el Archivo de la Villa (9.316 metros cuadrados), donde se conservará y difundirá el patrimonio documental del Ayuntamiento, que data desde 1525, para que tanto la ciudadanía como las administraciones puedan acceder a él. Así, los dos sótanos del patio central albergarán los depósitos del Archivo, cuyos fondos están atravesando un proceso de digitalización.

La Hemeroteca Municipal (6.041 metros cuadrados), que reúne más de cinco siglos de diarios y revistas de todo el mundo, ha sido renovada y ampliada, y dispondrá de zona de atención al público y consulta de microfilms. Además, sus depósitos también han sido renovados.

BIBLIOTECAS

Por su parte, la Biblioteca Histórica (2.536 metros cuadrados) alberga 216.000 volúmenes que también se están digitalizando y que podrán consultar fundamentalmente los investigadores; mientras que la nueva Biblioteca Víctor Espinós (5.870 metros cuadrados) estará especializada en música con 92.929 títulos, y reunirá los fondos de la antigua biblioteca central y los de la Biblioteca Musical (51.078 ejemplares más).

Como biblioteca municipal, conservará todos los servicios habituales de préstamo y consulta, incluido el préstamo musical y de instrumentos, el uso de cabinas de ensayo y la posibilidad de acceder a una sala de audiciones. Además, una zona se destinará a exposiciones relacionadas con la música.

Por último, la Biblioteca Digital Memoria de Madrid (461 metros cuadrados) también ocupará un espacio de esta zona. Se trata de una nueva institución que coordinará las políticas de digitalización y reproducción documental del Consistorio para profundizar en el conocimiento de la historia de la ciudad, y servirá también de apoyo al resto de instituciones presentes en Conde Duque. Sus contenidos se publicarán en el portal www.memoriademadrid.es .

Como vemos se juntan dos bibliotecas en una. Pero lo importante es que la Biblioteca Musical sigue existiendo con todos sus servicios. Algo por lo que temimos en algún momento.

Todo esto se supone que se va abrir a finales de este mismo año. Nosotros hubiéramos preferido tenerlo ya abierto para las elecciones. Que luego bien pueden venir los alcaldes diciendo que sus ayuntamientos no tienen fondos y dejarnos con las acostumbradas bibliotecas fantasmas -acabadas o casi y cerradas- hasta dentro de otros cuatro años.