¿Pueden los documentalistas ser espías?. La inteligencia competitiva en juego.

Leemos un artículo en “El País” que recoge un interesante campo para nuestra profesión, el de la inteligencia competitiva:

Estaba una compañía petrolera haciendo un agujero en medio del campo, en algún lugar remoto de Tejas. La empresa propietaria del campo colindante veía a su vecino hacer prospecciones, pero no tenía dinero para llevarlas a cabo, máxime sin saber a qué profundidad se hallaba el oro negro. Entonces se les ocurrió preguntar al señor Fuld, analista de inteligencia, si les podía echar un cable. Fuld se subió al cerro de al lado y durante días empezó a contar los camiones que entraban y salían de la prospección y las tuberías que llevaban. Multiplicando camiones por tuberías, dedujo la profundidad del pozo y así proporcionó la información a la empresa vecina.

Este es uno de los ejemplos que el experto Mario Esteban Martínez utiliza para explicar lo que es un analista de inteligencia: no roba secretos de otra empresa; observa, analiza, hace un informe y se lo pasa a quien tiene que decidir.


“El 85% de la información con la que trabaja el analista proviene de fuentes abiertas”, explica Diego Navarro, codirector del máster, en alusión a Internet y bases de datos a las que todo el mundo puede tener acceso. “Sólo el 15% de la información le puede venir de satélites militares o de espías tradicionales. Nosotros enseñamos a manejar información abierta: hoy el problema no es la falta de información, sino el exceso. El valor añadido que aporta el analista es crear conocimiento”.

Hay que señalar que Diego Navarro también es profesor de archivística en la Universidad Carlos III

El analista obtiene información, la evalúa, la procesa y la analiza. Al final de su análisis, entrega una síntesis en dos folios que ayuda a decidir al responsable de una Administración pública, institución o empresa.

“Va a haber un boom en este campo”, vaticina Benjumeda, vicepresidenta de la Asociación Española para la Promoción de la Inteligencia Competitiva (Asepic), la inteligencia aplicada al mundo de la empresa. “Hay un retraso en este campo en España, pero el momento es idóneo. Con la crisis, es necesario recuperar la competitividad”.

Como se puede observar puede ser una importante vía para desarrollar nuestra profesión.

Nuestro futuro: Guías del Conocimiento, Brókers del Mercado del Conocimiento o Cybrarians

Hay un informe, del cual hablan en Madri+d, que señala cuales pueden ser las profesiones del futuro.

En The shape of jobs to come se presenta un listado de 110 profesiones actualmente inexistentes. Policía de modificación climática, comerciante de agua, lector de mentes, entrenador de robots o pilotos solares son sólo una selección de las profesiones más llamativas.

Su lectura genera muchas dudas: ¿Hay que tomárselo en serio? ¿De verdad habrá constructores de extremidades humanas o granjeros urbanitas? La lista completa provoca en el lector, como mínimo, una pequeña sonrisa, y alguno habrá que llegue a la carcajada.

Sin embargo el informe, lejos de estar basado en la mera inventiva, parte de un decálogo de desarrollos sociales, científicos y tecnológicos que pueden preverse atendiendo a las tendencias actuales.

Entre las profesiones más probables se encuentra la de nanomédico, que aún no existe como una ocupación autónoma y diferenciada entre quienes practican la medicina. De forma semejante, también serán valorados los expertos en la organización y la explotación de la información, cada vez más superabundante.

Y como ya expusimos en un comentario de la noticia:

Nos parece un interesantísimo documento. Quisiéramos resaltar que habla de tres posibles profesiones de futuro para los Gestores de Información y Documentación (Documentalistas, Bibliotecarios y Archiveros analógicos y digitales)
Guía del Conocimiento: como el volumen de información disponible para nosotros se convertirá en una avalancha, se podrán buscar Guías del conocimiento que organicen nuestros viajes en el ciberespacio. Estos guías construirían sobre una profunda comprensión de nuestras necesidades e intereses, y luego configurarían una serie de herramientas personalizadas, alertas, bots y rastreadores web para recopilar y presentar la información que queremos en un formato fácilmente accesible y digerible.
Bróker del Mercado del Conocimiento: puede ser necesario un sistema de comercio propio del Conocimiento en el futuro. Los corredores que podrían surgir ayudarían a los clientes a identificar los conocimientos que desean comprar, y asignarían un valor a otros conocimientos que tengan para vender.
Cybrarians: Expertos en categorizar la masa de información en Internet para que usted pueda encontrarla, haciendo una búsqueda más intuitiva basada en la web semántica.
Sin duda nuestra formación y competencias profesionales tienen un enorme futuro por delante, es una pena la invisibilidad que tenemos en la administración pública y en la empresa privada, pues las posibilidades son infinitas en una gestión de la información y el conocimiento profesionalizada, en cualquier formato o soporte, como profesión de interés social. Invirtiendo en ella y dando a conocer este perfil, la sociedad en su conjunto se beneficiaría.

Digitalización de los planos de Madrid

El Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid esta digitalizando los planos y fotografías aéreas de Madrid que posee:

Esta importante base documental, en la que se incluyen grabados, litografías, alzados, mapas, cuadernos de campo, ortofotos y  planos topográficos -cuya antigüedad se remonta en algunos casos al siglo XVII-, está siendo, además, objeto de  limpieza, restauración e incorporación de coordenadas geográficas para facilitar su utilización por los ciudadanos y garantizar su conservación.

Se trata de un proceso de gran complejidad, toda vez que los documentos se encuentran en distintos soportes en función de la época de origen -desde el entelado hasta el papel, pasando por poliéster, aluminio, microfilm o DVD- y con diferentes escalas de medición. Para facilitar su utilización, además de escanear y digitalizar los documentos, se procede en cada uno de ellos a incorporar unas coordenadas geográficas, lo que técnicamente se denomina georreferenciación y que permite conocer desde la ubicación de un determinado elemento urbano, hasta un barrio entero, incluyendo sus edificios, calles, plazas o puentes.

El Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda custodia un fondo documental de gran valor, no sólo desde el punto de vista cualitativo, dado el carácter histórico de buena parte del material, sino también cuantitativo, estimándose que representa el 95% de toda la información cartográfica que existe sobre Madrid. Su digitalización contribuye a mejorar la accesibilidad a los documentos, y a facilitar su gestión.

Gracias a la existencia de estos fondos, Madrid dispone de un testimonio vivo que permite  facilitar el conocimiento de la evolución de la ciudad, así como sus avatares históricos, a través de documentos entre los que figuran los primeros planos de la “Villa de Madrid como Corte de los Reyes Católicos de Espanna”, de Juan Gómez de Mora; el “Plano de la última cerca”, de Pedro Texeira, de 1658; los primeros proyectos de alcantarillado de la ciudad; el plano de El Retiro, y las fortificaciones construidas por los franceses, hasta llegar a los planos que muestran las anexiones de los distintos municipios a Madrid en los primeros años 50, cuando la ciudad pasó de tener 6.000 a 60.000 hectáreas.

Una vez finalizado el proceso de digitalización, georreferenciación, limpieza y restauración de documentos cartográficos y fotografías aéreas, se iniciará una segunda fase para facilitar el acceso a esta base documental a través de Internet.

Estos trabajos en el ámbito de la cartografía y fotografía aérea se llevan a cabo de manera simultánea con los que se están efectuando en otros ámbitos competenciales del Área de Urbanismo, entre ellos, la digitalización del planeamiento urbanístico y sus distintos instrumentos de información y gestión aprobados desde que se creó la Gerencia Municipal de Urbanismo, en 1965, hasta el momento presente

Nos parece estupenda esta iniciativa que desde luego va a abrir nuevos campos a todos los investigadores e  interesados en la historia de Madrid. Sólo nos falta pedir que se lleve a buen fin, sobre todo lo de poner los datos en Internet.

Además el proyecto lo mismo se debería conectar con el repositorio Memoria de Madrid que lleva a cabo el mismo Ayuntamiento.

Una herramienta útil para los documentalistas: la revista Gestión Documental

Los documentalistas disponemos de una revista especializada en nuestro sector que nos brinda la posibilidad de estar al día en las últimas novedades.

Además tiene la enorme ventaja de ser de suscripción gratuita.

Sus objetivos como explican ellos son:

La Revista GESTIÓN DOCUMENTAL va dirigida a los profesionales que en empresas e instituciones lideran los cambios relacionados con la gestión de los documentos (records managers).

La Revista GESTIÓN DOCUMENTAL publica en sus páginas entrevistas que recogen iniciativas y experiencias de dirigentes de empresas, así como noticias y novedades de los sectores industriales relacionados con la creación de los documentos, la digitalización, la gestión, el almacenamiento, la seguridad, la calidad ISO/UNE y los aspectos legales inherentes a los mismos.

La Revista GESTIÓN DOCUMENTAL, dedica espacio a las actividades de las Asociaciones Profesionales y a iniciativas Institucionales.

La Revista GESTIÓN DOCUMENTAL es la única publicación dedicada a los sectores de la Industria de la Documentación Digital que se edita en papel y en soporte digital.

Está dirigida por Albert Blanch y publica interesantes especiales como el dedicado a la firma o a la factura  electrónica.

Unificación de las competencias de los profesionales de contenidos digitales en Europa: el proyecto EQF-Code

Leemos en el periódico ABC una noticia que interesante para nuestro sector profesional.  En Comunicae se explica mucho más detalladamente por lo cual vamos a trasladarlo para vosotros:

El proyecto europeo EQF-Code, que ha contado con la participación de Gaia-Cluster TEIC como entidad representante de España, ha definido cinco perfiles de profesionales en contenidos digitales, con el fin de unificar las competencias y cualificaciones de dichos trabajadores a nivel europeo.
Diseñador web, desarrollador de contenidos web y multimedia, animador digital-especialista en 2D-3D, webmaster, y gestor de contenidos web, son las cinco competencias europeas en profesionales de contenidos digitales que ha definido el proyecto EQF Code, liderado por un consorcio de empresas con participación de Hungría, Suiza, Francia, Reino Unido, España, Austria, Alemania y Eslovenia.
Esta iniciativa, que ha presentado sus conclusiones en marzo de 2009, se ha basado en el Marco de Competencias TIC (eCF) y con el Marco Europeo de Cualificaciones (EQF), con el fin de aportar transparencia y comparabilidad a las cualificaciones de desarrollo de contenido digital a nivel europeo. Los resultados de dicho proyecto se han visto plasmados en la publicación de tres documentos que abordan los Perfiles de Competencias Europeas en Profesiones de Contenidos Digitales; las Directrices para el Desarrollo de Formación en Profesiones de desarrollo de Contenidos Digitales; y Metodología y Material de Referencia sobre la Correlación eCF/EQF. Esta información constituye una guía orientativa para empresas del sector o entidades de formación profesional que deseen implementarlos o adaptarlos a sus necesidades. Los documentos están disponibles en la web.
El proyecto EQF Code se ha encargado de determinar los perfiles especializados europeos a través del análisis de las actuales cualificaciones y la relación de éstas a nivel nacional con el marco europeo.
De esta forma, se pretende paliar la falta de profesionales especializados en el sector TIC y multimedia que en el año 2008 alcanzaba el 16% en Europa. El área de desarrollo de contenidos, en el que se enmarcan los trabajadores dedicados al desarrollo de juegos electrónicos, aprendizaje electrónico, e-learning, etc., es el sector más afectado. Algunas de las causas de esta situación son, según el Centro Europeo para el desarrollo de la formación profesional (CEDEFOP), la falta de una definición común de las aptitudes, cualificaciones y enfoques en materia de formación profesional a nivel europeo.
Con el fin de continuar trabajando en la línea del proyecto EQF Code, que ha marcado el inicio del trabajo para aportar transparencia y comparabilidad a las cualificaciones de desarrollo de contenido digital a nivel europeo, GAIA participa en el nuevo proyecto europeo ProInterNet–PIN. Esta nueva iniciativa ha comenzado en enero, y toma como base los resultados del EQF Code, enfocándose en este caso, en las profesiones relacionadas con Internet. “El proyecto PIN implementará un observatorio on-line sobre empleos relacionados con internet a través de una plataforma web 2.0, que permitirá crear una red de agentes claves para intercambiar conocimientos, experiencias y todo tipo de información relacionada con los trabajos en internet, tales como: instituciones educativas, de formación profesional, organizaciones certificadoras, entidades públicas y privadas relacionadas con el empleo, asociaciones empresariales, entre otras”; señala Ligia White, responsable del proyecto en GAIA.

Digitalización de documentos en la Audiencia Nacional

Parece que continua el proceso de digitalización de los diferentes fondos judiciales en nuestro país. Ya nos referimos hace tiempo a esta cuestión en lo tocante a nuestra Comunidad.

Ahora esta digitalización se quiere hacer para los escritos de la Audiencia Nacional

La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional ha puesto en marcha un mecanismo para digitalizar los escritos que obran en todas las causas que está instruyendo, de forma que prevé cambiar el formato de diez millones de documentos desde ahora hasta el próximo mes de noviembre.

De esta forma, la Audiencia Nacional evitaría situaciones como las que se han producido con el “caso Pretoria”, en el que las partes personadas en el procedimiento han tenido que contratar a una empresa para digitalizar el sumario después de que el juez Santiago Pedraz levantara el secreto de las actuaciones.

El proyecto, que se ha encargado a la empresa Tragsa, se inició en enero pasado con la digitalización “piloto” del Juzgado Central de Instrucción número 1, que dirige el juez decano, Santiago Pedraz, y una de las cuatro secciones que componen la Sala de lo Penal. A partir del 1 de junio, la digitalización se extenderá al resto de juzgados y salas de todas las jurisdicciones de la Audiencia Nacional, para lo cual se trabajará “24 horas al día”, en tres turnos diarios de ocho horas.

Parece un proyecto muy esperanzador. No se puede hacer justicia del siglo XXI con medios del siglo XX. Pero desde la Plataforma COABDM pensamos que se debía prever que no basta con digitalizar páginas y páginas sino que habría que tenernos  en cuenta a los profesionales de la información -archiveros, documentalistas- a la hora de organizar toda esa documentación y que no sea una simple masa ingente de documentos.

El expediente electrónico optimiza costes y espacio y facilita el acceso a la información.

En las Jornadas Tecnimap que se acaban de celebrar en Zaragoza se ha hablado sobre un mecanismo de intercambio entre organizaciones que permitirá gestionar y almacenar documentos de forma automatizada y al que el ciudadano podrá acceder con un solo clic en cualquier equipo informático.

De un tiempo a esta parte, las Administraciones Públicas decidirán si realizar sus trámites a través de medios telemáticos o no. Hoy en día, se han habilitado normas de obligado cumplimiento para la administración como la Ley de Acceso Electrónico de Ciudadanos a los Servicios Públicos (LAECSP), la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) o la Ley de Contratos del Sector Público, que se configuran como el prolegómeno indispensable para la implantación total del expediente electrónico en los tres niveles administrativos del Gobierno español.

En la ponencias se vieron diferentes perspectivas:

Carlos Maza, Subdirector General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, opina que el expediente electrónico de cara al ciudadano debería estar vinculado como una unidad de información de interés para acceder, entre otras cosas, al estado de tramitación de sus solicitudes.

Santiago García, Director General de Desarrollo e Innovación Tecnológica del Gobierno de Cantabria, considera el expediente electrónico como una herramienta horizontal que apoya al conjunto de todas las aplicaciones que se han constituido al cabo de todos estos años.

Sebastián Muriel es Director General de la entidad pública empresarial Red.es, que desde hace más de año y medio firma todos los documentos a través del DNI electrónico y pretende que actúe como catalizador para proveedores y otras entidades que mantengan relaciones con las administraciones.

Alfonso Castro, Subdirector General de Aplicaciones de Aduanas y Recaudación, considera como un avance el hecho de que la administración pública cuente con una plataforma que permita la elaboración y almacenamiento del expediente electrónico porque mejora la organización interna, garantiza una mayor formación de los empleados públicos y agiliza el flujo de trabajo.

Juan Carlos Garcés, Jefe de Área de Informática Judicial en el Consejo General del  Poder Judicial, tilda de necesaria la adaptación de procesos electrónicos al sistema judicial para eliminar el trasiego y consumo de papel.  Sólo en el pasado año se ingresaron en los órganos judiciales de toda España 9.567.000 asuntos, muchos de ellos de 10 páginas hasta 50.000 como es el caso de Gürtel. Así pues, es preciso erradicar “el bosque de papel enterrado” que todas las delegaciones judiciales conservan. Con los envíos telemáticos se ahorran alrededor de 3.657.000 consultas de soporte papel, pero se espera aumentar exponencialmente la cifra.

Eladio Quintanilla, Gerente de Informática de la Seguridad Social, simplifica el concepto de expediente electrónico al “paso de las cajas verdes o balduques a las cajas electrónicas”, que además permiten un amplio abanico de posibilidades. Asegura que en este caso “el tamaño es muy importante”, ya que la gran capacidad de almacenamiento produce un incremento de información contenida en los mismos. En la Seguridad Social se han implementado 950 millones de registros en el último mes, por lo que Quintanilla afirma que es preciso “tener claro qué se guarda y qué se tira antes de que la información se vuelva inmanejable”.

La  puesta en marcha del expediente electrónico plantea el reto de garantizar que las entidades locales pequeñas y medianas posean los medios necesarios para llevar a cabo esta transformación. Pasar de un mantenimiento y explotación de sistemas heredados que funcionan y son fiables a dar el salto a una plataforma electrónica operativa las 24 horas al día los siete días de la semana precisa de una adaptación acorde al nivel de servicio.