Recordando a Elena Amat Calderón, directora de las Bibliotecas Populares de Madrid

En la proyectada exposición sobre el centenario de las bibliotecas madrileñas, BST cree que se merece un lugar importante la bibliotecaria Elena Amat Calderón. Entre otras cosas porque fue directora de las Bibliotecas Populares de Madrid (origen de las actuales bibliotecas de la Comunidad) desde el año 1953 hasta finales de los setenta.

El Ateneo de Madrid tiene en la estupenda web de su archivo esta escueta biografía suya:

Elena-Amat-fot-04_141

Amat Calderón, Elena (1910-2006)

Elena Amat Calderón nació en Valencia el 13 de enero de 1910. Era hija de Francisco de Paula Amat y Villalba, catedrático de la Universidad Central, y de Elena Calderón Martín.

Licenciada en Filosofía y Letras en 1926, obtuvo el grado de doctora en historia en 1927 con una tesis sobre la escultora sevillana del siglo XVII “La Roldana”. Fue socia del Ateneo de Madrid de 1926 a 1930.

En 1931 ingresó en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, trabajando hasta 1939 en varias bibliotecas de la Universidad Central. En mayo de 1939 fue destinada a la Biblioteca del Ateneo de Madrid, donde fue nombrada directora en 1941 y permaneció hasta 1953.

A partir de entonces desempeñó la dirección de las Bibliotecas Populares de Madrid. El ministro de Educación le concedió en 1953 la orden civil de Alfonso X el Sabio con la categoría de cruz por los méritos contraídos, en 1972 le fue impuesta la medalla del Instituto Nacional de Libro Español y en 1980 el rey le otorgó el lazo de dama de la orden de Isabel la Católica. Casada con Carlos Oskar Wienken, tuvo tres hijas: Ana María, Cristina y Elena Wienken Amat. Falleció el 4 de agosto de 2006.

Fuentes

SÍGLER SILVERA, Fernando. “La ocupación del Ateneo”. En: El Ateneo intervenido 1939-1946. Madrid : Ateneo de Madrid, 2008, p. 33-127′.

¿Es buena idea que el bibliotecario sea un escritor?

Es algo que todos los bibliotecarios estábamos acostumbrados sobre todo en otros tiempos: los altos cargos y las direcciones de las bibliotecas importantes se reservaban a escritores de más o menos renombre. Basta con ver los nombres de los directores de la Biblioteca Nacional de España, hasta hace muy pocos años.

EL ESCRITOR EN SU PARAÍSO Ángel Esteban  Treinta grandes escritores que fueron bibliotecarios Prólogo de Mario Vargas Llosa

EL ESCRITOR EN SU PARAÍSO
Ángel Esteban
Treinta grandes escritores que fueron bibliotecarios
Prólogo de Mario Vargas Llosa

Y realmente a BST no la parece una buena idea. Alguien puede ser un estupendo escritor y al mismo tiempo ser un pésimo bibliotecario por falta de conocimientos o de interés. Ángel Esteban en el libro ‘El escritor en su paraíso’ -con historias de escritores que fueron bibliotecarios- recoge casos así. Por ejemplo de Marcel Proust se dice que “Aunque adquirió responsabilidades en la Biblioteca Mazarina,

 «con frecuencia faltaba al trabajo, con la excusa de que padecía asma, y el polvo de los libros de la biblioteca le perjudicaba la salud»,

Y sobre los Hermanos Grimm asevera Ángel Esteban:

«trabajar en una biblioteca no es tan interesante ni divertido como lo es acudir a ella para nutrirse de la sabiduría que emana de los libros que allí se contienen». De hecho, en cuanto pudieron «se alejaron de ese ámbito laboral, que tanto les aburría y que aceptaban no solo como un modo de ganarse la vida, sino como un pretexto para colmar sus ansias de conocimiento».

Aunque también aparecen en el libro otros escritores que si se tomaron verdadero interés por las bibliotecas en las que trabajaban. Se puede ver un resumen de ellos en el artículo del ABC sobre el libro:

Bibliotecarios antes que escritores

 

Bibliotecarios de la Biblioteca Nacional: despedidos pero con ganas de hacer amigos

A BST la parece estupendo que sus compañeros bibliotecarios, despedidos en el ERE de la Biblioteca Nacional de España, hayan paseado la camiseta de la marea amarilla por toda la Feria del Libro.

ERE 1

Han hecho muchos amigos y de una gran calidad. Se pueden ver todos en los dos posts de Todo sobre mi ERE que han publicado sobre ello:

La “amarilla” haciendo amigos en la Feria del Libro (I)

La “amarilla” haciendo amigos en la Feria del Libro (II)

Aquí, Bibliotecaria Sin Tijeras, va a ofrecer unas pocos fotos:

 

Con Alberto Garzón, diputado de IU.

Con Alberto Garzón, diputado de IU

 

El humorista gráfico Forges nos escuchó amablemente.

El humorista gráfico Forges nos escuchó amablemente.

 El escritor Benjamín Prado firmando la "amarilla".


El escritor Benjamín Prado firmando la “amarilla”.

Dani Mateo y El Gran Wyoming  mostrando nuestra camiseta amarilla tras firmarla.

Dani Mateo y El Gran Wyoming
mostrando nuestra camiseta amarilla tras firmarla.

La escritora Almudena Grandes cogiendo nuestra camiseta.

La escritora Almudena Grandes cogiendo nuestra camiseta.

Con Fernando León, guionista y director de cine.

Con Fernando León, guionista y director de cine.

Con Espido Freire, que posó con la camiseta amarilla tras firmarla.

Con Espido Freire, que posó
con la camiseta amarilla tras firmarla.

¿Quién vale para trabajar en una biblioteca? Cualquiera para el alcalde de Celanova (Ourense)

Vía RecBib ha visto, BST, esta noticia  de La Voz de Galicia, que indica que poco prestigio puede tener nuestra profesión bibliotecaria para algunos alcaldes con ‘imaginación’:

Celanova

‘Policía y bibliotecario en Celanova

El Concello recurrió a un agente en segunda actividad para atender el centro de lectura

MAITE RODRÍGUEZ

OURENSE / LA VOZ  08 de junio de 2014

Ante las limitaciones impuestas por el Estado para contratar personal, algunas administraciones municipales le echan imaginación o intentar exprimir al máximo los recursos de plantilla con los que cuentan. El Concello de Celanova, que se quedó sin bibliotecaria, ha optado por situar al frente del recinto de lectura a un policía municipal que, por su edad, había solicitado la segunda actividad.

Después de 38 años de servicio en la Policía Local de Celanova, posiblemente José Manuel Bugallo, que desde el pasado martes es el encargado de mantener abierta la biblioteca municipal seis horas por la mañana (de 10.00 a 13.00 y de 16.00 a 19.00 horas) , no contaba con continuar su vida laboral como bibliotecario, pero es la función que le asignó el alcalde José Luis Ferro después de su reincorporación tras 17 meses de baja debido a una lesión de rodilla. Después de recorrer las calles de la villa durante tantos años y afrontar las situaciones típicas -más o menos conflictivas, según el caso- de un policía local, ahora tiene un trabajo del que destaca «la tranquilidad». Un grupo de estudiantes aprovechan la luminosa sala ubicada en el auditorio Ilduara para estudiar en silencio. La biblioteca municipal, no muy amplia en fondos bibliográficos, sí que invita a la lectura y al estudio y es aprovechada por los estudiantes para preparar los exámenes de fin de curso.

Del servicio de préstamo o intercambio con otros centros, el policía-bibliotecario todavía no ha recibido instrucciones. Lleva pocos días y supone que este destino será temporal, hasta que se contrate una persona específica para el puesto. Pero tras volver en segunda actividad, el alcalde le dijo «esto es lo que hay», según explicó el regidor tras una pregunta de la portavoz del PSOE en el último pleno’.

 

Pedro López explica el papel democrático de la biblioteca en la sociedad de la información

Fue en Granada donde Pedro López López, profesor de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid expuso su ponencia. En el blog Granadetecas enlazan al interesante contenido de la misma:

Granada1

Granada2

Función democrática de la biblioteca en la sociedad de la información

Ponencia íntegra del profesor Pedro López López pronunciada el pasado 23 de mayo en el Encuentro Bibliotecas y sociedad
Función democrática de la biblioteca en la era de la información