Asociaciones bibliotecarias canarias en contra del canon bibliotecario

Las asociaciones canarias de bibliotecarios también están en contra del préstamo de pago en las bibliotecas. Así se recoge en Canariasnoticia.es:

Canarias 3

‘La Asociación del Personal Bibliotecario de Gran Canaria (Abigranca) y Profesionales de las Bibliotecas de Tenerife (Probit) se oponen al Real Decreto que establece el pago por préstamo en bibliotecas

El 1 de agosto se publicaba en el BOE el Real Decreto 624/2014, de 18 de julio, por el que se desarrolla el derecho de remuneración a los autores por los préstamos de sus obras realizados en determinados establecimientos accesibles al público. En otras palabras, las bibliotecas públicas -o mejor dicho, las instituciones de las que dependen- tendrán que pagar por los préstamos realizados en sus instalaciones.

[…]

Resulta irónico que este Real Decreto penalice a las bibliotecas por ejercer la función que tienen encomendada, esto es, satisfacer las necesidades de la población en materia de formación, información, cultura y ocio. Nos parece escandaloso que cuanto mejor funcione una biblioteca, cuanto más uso, usuarios y préstamos tenga, más deberá pagar. Es decir, que cuanto más activa sea en su comunidad vecinal mayor será el castigo que reciba.

El Gobierno central se ha apresurado a afirmar que los usuarios de las bibliotecas públicas no van a pagar de su bolsillo por la remuneración a los autores, pero esto no es del todo cierto ya que el importe del canon saldrá de los impuestos de todos. Creemos que es un error concebir al usuario de una biblioteca como un cliente, porque no lo es. Es un ciudadano que invierte sus impuestos es un espacio democrático y cultural, al servicio de todos y pagado por todos.

Desde Abigranca y Probit rechazamos de forma contundente este Real Decreto por considerarlo injusto e inapropiado, varias son las razones que apoyan nuestra postura:

  • El Real Decreto es una transposición de una Directiva Europea de 2006 que obliga a los países de la Unión Europea a cobrar a las bibliotecas por el préstamo de documentos. Difícilmente podemos compararnos con nuestros socios continentales ni en presupuesto, ni en instalaciones y mucho menos en hábitos lectores, aunque parece que sí tenemos que equipararnos en obligaciones.
  • La remuneración por usuario (una de las dos que contempla el canon) incluye a todas aquellas personas que se hayan llevado libros a casa, incluso cuando se trate de obras no protegidas por derechos de autor. Imaginemos que un usuario sólo se lleva en préstamo las obras de Cervantes, Calderón de la Barca, Dickens o Benito Pérez Galdós, ¿por qué tendrían que pagar las bibliotecas por derechos que han expirado?
  • Las bibliotecas ya pagan derechos de autor cada vez que compran un ejemplar de cualquier obra. Por consiguiente, el canon significa pagar dos veces por el mismo concepto.
  • Las entidades de gestión de derechos, como Cedro, gestionarán el pago a cada autor. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte deja en manos de una entidad privada la gestión del canon y los autores no recibirán el dinero directamente. Mucho nos tememos que una buena parte de los ingresos se quedará por el camino.

Leer mas…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s