Absurdo rechazo al depósito legal para publicaciones electrónicas

En el Blog Salmón -muy conocido entre economistas- ha visto Bibliotecaria Sin Tijeras un post muy crítico ante el Depósito Legal Electrónico que podría estar vigente “en pocos meses”.

Léanlo primero. Al final BST realiza su comentario:

cargas burocraticas

El depósito legal para las webs, otra carga burocrática más próximamente

Remo

Desde el año pasado, tenemos en vigor la ley 23/2011 del depósito legal, ley que emplaza a un desarrollo reglamentario posterior y que justamente ahora, este reglamento se encuentra en fase de información pública.

El motivo de traer a colación este reglamento, es el cambio que se genera en el depósito legal, dado que desde la aprobación de la ley del depósito legal, se hace extensible a las webs la obligatoriedad de practicar el depósito de sus contenidos digitales, una vez se haya aprobado el reglamento.

En principio, el trámite de realizar el depósito legal, es un trámite gratuito, pero es una carga burocrática más para todos los que realizan una comunicación pública de sus obras, hasta el punto que no se distingue en la propia ley a las personas físicas normales de la actividad mercantil que se pueda desarrollar en la web como es este mismo blog.

Aunque este trámite inicial de la obtención del depósito legal sea gratuita, me da cierto repelús la carga burocrática que acarrea para todas las empresas, porque sea más sencillo o complejo, es una carga más, genera un procedimiento sancionador importante si no se cumple el depósito legal de los contenidos y no quita que, lo que hoy es un imperativo legal gratuito, mañana acabe con una tasa.

Está claro que este Gobierno se arroga la capacidad de la defensa del patrimonio cultural español, esté producido por quién esté y que antes o después, esta historia del depósito legal va a terminar costándonos la pasta a todos, bien por tasazo posterior, bien por sanciones administrativas por no cumplir esta norma de dudosa efectividad y eficacia’.

La verdad es que a BST la cuesta entender este absurdo rechazo a una medida tan necesaria y urgente como es el depósito legal electrónico. Ya lo explicaba hace tiempo:

Cada día desaparecen miles de incunables digitales por el retraso en reglamentar el depósito legal de las publicaciones en la web’.

No parece que vaya a ser un esfuerzo demasiado grande por parte de los productores de las páginas web -similar al realizado por las editoriales de libros- y a cambio la recompensa será poder legar a la posteridad una memoria de la España de principios del siglo XXI.

BST cree que la del autor es una  posición de rechazo a toda intervención estatal más cercana al pensamiento extremista del Tea Party que a la práctica cultural y bibliotecaria que siempre ha considerado que el Estado si es, evidentemente, el responsable de la defensa del Patrimonio Cultural Español. Gracias a ello ahora podemos disfrutar de la enorme memoria cultural que queda en instituciones como la Biblioteca Nacional de España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s