Incendio en los Servicios Centrales de las bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid

Ya lo había denunciado la representante de UPyD en abril [Ver Condiciones laborales adversas y falta de espacio para los servicios centrales de las bibliotecas municipales de Madrid.]. Por eso es más sangrante que no se tomasen medidas para evitar que pasase lo que pasó: un incendio, el pasado mes de junio, en los Servicios Centrales de las bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid.

La dicen a Bibliotecaria Sin Tijeras que en el incendio “no pasó nada grave (ni heridos, ni libros quemados) ‘porque Dios no quiso’ y porque los compañeros actuaron con mucha rapidez”.

Del tema se habló, por extenso, en la Comisión de las Artes del pasado 22 de julio. BST extrae del Diario de Sesiones las intervenciones al respecto:

Introduce la cuestión Milagros Hernández (IU):

Sobre las infraestructuras, empezaremos por los servicios centrales de bibliotecas.

‘En Príncipe de Vergara, de las dos plantas que ocupaban, han pasado a trabajar en media planta, conciliando las obras con el trabajo. Las obras se realizan a partir de las tres. Se encuentran amontonadas las personas con graves riesgos laborales y algún trabajador minusválido en plantilla. Se han perdido los espacios destinados al almacenaje y la distribución de libros en lotes para las bibliotecas, aunque este espacio puede parece innecesario si no se compran libros, pero esperemos que eso no sea así. Este personal ha sido trasladado provisionalmente desde el 11 de julio hasta finales de agosto a otras instalaciones de bibliotecas. Le queremos preguntar: ¿estos traslados son por las obras, o no? Al final de las obras ¿dónde se instalarán los servicios centrales de bibliotecas? ¿Volverán a Príncipe de Vergara?’.

Servicios centrales

Responde, sucintamente, la Directora General, Marisa Cuenca:

‘El personal de la Unidad Central de Bibliotecas ha tenido que abandonar de forma provisional su sede en Príncipe de Vergara, 141 por obras en el edificio. Volverán una vez concluida la obra de acondicionamiento de las zonas de almacenamiento. Tras la conclusión de la rehabilitación del edificio de Conde Duque, se prevé la ubicación de la Unidad Central de Bibliotecas en esta nueva infraestructura’.

Patricia García (UPyD) es la primera en mencionar lo del incendio:

‘Los servicios centrales. Ha hablado usted también de ellos. Qué pasa con la sede. Ya en abril denunciamos que esa sede no reunía las condiciones mínimas necesarias para el desarrollo del servicio ni para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores, y que a raíz de la obra iniciada en el último trimestre de 2012, la situación había empeorado mucho. Han sufrido ruido, cortes de electricidad, frío extremo, caída de cascotes sobre una mesa, problemas de accesibilidad para personas con movilidad reducida, entre las cuales se encuentra una de las bibliotecarias, han perdido la mitad del espacio de los depósitos. Las nuevas obras previstas iban a agravar todos estos problemas, máxime cuando, contrariamente a lo que usted me dijo en aquella ocasión, sí se van a hacer en horario laboral.

Los bibliotecarios de los servicios centrales llevaban soportando durante semanas un calor sofocante de entre 32 y 33 grados. El pasado 24 de junio se produjo un incendio que hizo necesaria su evacuación y la intervención de los bomberos, incendio que tuvo su origen en fallos eléctricos de los que ya se había alertado en un informe elaborado por la Subdirección General de Prevención de Riesgos Laborales desde enero. Es decir, hace más de seis meses que los máximos responsables de las bibliotecas municipales, incluida usted, señora Cuenca, conocían estos riesgos, pero los ignoraron poniendo en peligro la seguridad del personal durante todo este tiempo. Al final los trabajadores han remitido un escrito al delegado del área y se les ha redistribuido precipitadamente y además repartiéndolos: unos cuantos en la sede de Las Artes, en la biblioteca de Retiro; ahora, el material informático, las estanterías y los libros siguen ahí, y ahora nos dice usted que, además, van a volver, cuando su destino último es Conde Duque.

Yo no sé cómo quieren ustedes que los servicios centrales hagan su trabajo si están repartidos por toda la ciudad, si no saben dónde van a recibir, catalogar y depositar los nuevos fondos, si no saben cuándo van a volver a lo que fue en su día el Museo de la Ciudad y durante cuánto tiempo, si volverán a Conde Duque algún día o no.

Por qué no se les lleva a Conde Duque, por qué no se les lleva a Conde Duque. Da la impresión de que están dejando morir los servicios centrales’.

Insiste Milagros Hernández (IU):

‘El segundo elemento es si usted conoce el plazo exacto de cuándo los trabajadores que están en los servicios centrales con el tema de las obras volverán a Príncipe de Vergara y dejarán de tener esa situación de agobio y de amontonamiento en el servicio donde están actualmente. Es decir, que conozcan al menos el momento, hasta dónde van a aguantar y el momento en el que van a volver a unas condiciones dignas de ubicación y de poder trabajar adecuadamente’.

Ana García D’Atri (PSOE) también realiza su aportación:

‘Y tampoco les importan los trabajadores que en una de sus múltiples aberraciones deciden desmantelar los servicios centrales de publicaciones que se mantuvieron en Conde Duque entre 1999 y hasta el año 2009. Pero en 2009 los trasladaron ustedes, hicieron una obra de adecuación en el Museo de la Ciudad, que no recuerdo ahora el importe pero aprovecho la ocasión para preguntarle ¿cuánto costó la adaptación del Museo de la Ciudad para incluir el servicio de publicaciones que estaba en Conde Duque? Esta fue una obra que se hizo antes de 2009 porque en 2009 se les trasladó, pero este edificio se desmanteló ahora por la poca calidad del Museo de la Ciudad que ustedes mismos habían creado, ustedes me refiero al Gobierno del Partido Popular, la poca calidad según el excoordinador general. En este nuevo edificio que adecuaron más para los libros que para los trabajadores, porque creo que se hizo un montacargas y un almacén como debe tener un servicio de publicaciones, nunca reunió las condiciones previstas para los trabajadores, lo sabían ustedes de sobra, igual que lo sabemos nosotros, y han estado entre 2009 y 2012 sin las condiciones adecuadas. Pero es que en diciembre del 2012 se iniciaron las obras de adaptación del edificio para alojar las áreas de gobierno de Economía, Hacienda, Seguridad y Emergencias, y se mantuvo a los trabajadores conviviendo con las obras, con unos requerimientos, unas recomendaciones, bueno, cuando menos dudosas, es decir, que tenían que convivir, que hicieran un horario distinto para no escuchar los golpes de los martillos y que, además, se fueran hacinando, como decía la compañera.

Convivieron con las obras a pesar del informe en contra de la Intervención del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. Pero hasta que ha llegado el incendio del 24 de junio, no han tomado la decisión de trasladar a los trabajadores de los servicios centrales, pero no a Conde Duque que era lo que esperábamos, no a Conde Duque, porque Conde Duque supongo que ya no está previsto para alojar el servicio central de publicaciones, lo cual es de locos; hemos acondicionado primero un edificio, luego lo hemos llevado a otro, hemos acondicionado otro, ¿y ahora dónde los vamos a acondicionar? ¿Dónde van a estar los libros? Porque aquí, además de las necesidades de los trabajadores, están las necesidades de la catalogación y almacenamiento de los libros. Pues estos trabajadores se van a ir: ocho trabajadores a Casa de Fieras, según tengo entendido; once a Montalban; uno a Iván de Vargas; otro a Buenavista y otro a Chamartín. Veintidós trabajadores desubicados que no podrán hacer las labores de compra, o ya me contará cómo, catalogación y coordinación de actividades. ¿O es este el modelo del Servicio Central de Publicaciones? Si es esta la manera de trabajar… ‘

Ante esta avalancha de críticas intenta responder Marisa Cuenca (Directora General):

‘En cuanto a los servicios centrales de bibliotecas, que no servicio de publicaciones, es la Unidad Central de Bibliotecas que se ocupa de coordinar las treinta bibliotecas públicas, de catalogar los libros para las treinta bibliotecas públicas y de la adquisición de libros y otros materiales. Entonces, sí que es verdad que sufrieron una obra el año pasado. En principio, la obra no les iba a afectar porque ustedes conocen dónde está ubicada la Unidad Central de Bibliotecas, es un espacio aislado del resto del edificio pero, obviamente, acabaron afectándoles y sufriendo realmente una situación bastante calamitosa que intentamos paliar. Ante la obra que se plantea ahora iniciar, que es la reestructuración de la zona de almacenamiento, y los problemas surgidos con la instalación eléctrica y con el aire acondicionado, se tomó la decisión de que el personal de la Unidad Central de Bibliotecas no pasara allí el tiempo durante el cual se desarrollaran las obras. Por lo tanto, las obras no se van a hacer con personal de la Unidad Central de Bibliotecas, se les ha distribuido según sus categorías y funciones.

El equipo dedicado a catalogar, a las adquisiciones y a la gestión administrativa de los servicios centrales, está perfectamente ubicado en Montalbán, y los técnicos auxiliares de bibliotecas y los POSI han ido a realizar tareas de sus funciones en su horario en bibliotecas públicas. Una parte también se ha ido a Retiro, no solo para reforzar la plantilla de Retiro, que, como bien sabemos, estamos necesitados de que nos doten de esos dos técnicos auxiliares que faltan, sino porque allí están los lotes de los clubes de lectura, y una de las tareas de estas personas es preparar esos lotes. En cualquier caso, se hubieran tenido que desplazar también a Retiro y ustedes no lo hubieran sabido, con lo cual se ha adelantado y están haciendo el trabajo allí.

[…]Y bueno, contestando a doña Ana García D’Atri, lo que no le he contestado ya por tener relación con otras intervenciones, pues decirle que sí, que la Unidad Central de Bibliotecas está previsto que se integre en Conde Duque cuando se hagan las obras de rehabilitación de la planta dos y de los almacenes. Ahora mismo los almacenes no están en las condiciones necesarias para alojar eso, pero obviamente la Unidad Central de Bibliotecas nunca se va a deshacer, es el corazón de las bibliotecas públicas, es donde están los servicios centrales y permanecerán unidos, y les intentaremos encontrar el mejor sitio adecuado, que no es fácil porque necesitan unos mil y pico metros cuadrados de almacén’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s