“La era de las bibliotecas probablemente está llegando a su fin” según el alcalde de Miami que quiere cerrarlas.

No sólo en Canarias hay alcaldes y alcaldesas con mucho interés en acabar con las bibliotecas públicas. Por lo que ve Bibliotecaria Sin Tijeras también en lugares como Miami, en Estados Unidos, su alcalde es un aspirante a liquidador de bibliotecas. Por cierto que con Miami -el “paraíso” neoliberal- ha habido un preocupante intercambio de viajes por parte de la bibliotecas de la Comunidad de Madrid. ¿Querrán tomar como modelo bibliotecario el de allí?.

 Una biblioteca de Miami que aparece en la página de Change.org dónde se recogen firmas para evitar su cierre.

Una biblioteca de Miami que aparece en la página de Change.org dónde se recogen firmas para evitar su cierre.

Esta es la noticia de neoclubpress.com:

Se movilizan contra el cierre de bibliotecas en Miami

La amenaza del alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, de cerrar la mitad de las bibliotecas públicas del condado –22 de 49–, dejando sin empleo a 251 bibliotecarios, ha puesto a correr a muchos activistas de la llamada capital del exilio cubano.

Ya está online, y ha recibido miles de firmas de adhesión, una petición para detener a la burocracia del condado en este primer paso hacia la disolución del sistema de bibliotecas públicas de Miami. Para añadir su firma, clic aquí.

También está prevista una primera manifestación de protesta en los alrededores de la Concord Branch Library (3882 SW 112th Ave), el próximo sábado 27 de julio a las dos de la tarde.

Con el eventual cierre, el alcalde espera aliviar un déficit público de $15 millones. Y es que, según Giménez, “la era de las bibliotecas probablemente está llegando a su fin”. Una apreciación cuando menos dudosa.

“En la era de la revolución tecnológica e Internet las bibliotecas públicas son más necesarias que nunca”, opinó el editor Armando Añel. “Facilitan el acceso online a aquellos ciudadanos que por haber emigrado recientemente –Miami es una ciudad de emigrantes—o por no disponer de fondos suficientes, no pueden costearse una conexión desde sus hogares; ponen a disposición del visitante la computadora que tal vez no puede adquirir con su salario; adiestran a quienes no están familiarizados con el manejo de las nuevas tecnologías para que puedan navegar en la Red de Redes, enviar correos electrónicos o encontrar un empleo en línea, etcétera”.

Una nota de Fabiola Santiago para El Nuevo Herald revela que, según estadísticas del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas, del 2000 al 2010 las bibliotecas públicas en Estados Unidos tuvieron 1,570 millones de visitas, un incremento del 32.7 por ciento respecto al período precedente. Un dato que contradice las opiniones de Giménez.

“Los contribuyentes hemos comprado un estadio nuevo para un equipo de béisbol (Los Marlins) que ahora detestamos, y sin embargo estamos dejando ir a casi la mitad de nuestras bibliotecas públicas”, resumió el sentir general el activista René Ramos, en un artículo publicado en la página WRLN.’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s