Si la Biblioteca Central de Cantabria cierra los fines de semana ¿a dónde vamos ahora?

Desde Santander le han mandado a Bibliotecaria Sin Tijeras una invitación para la hermosa fiesta para demandar que la Biblioteca de Cantabria vuelva a abrir los fines de semana:

Cantabria

Ya comentaba BST este pasado verano que se estaban produciendo despidos de bibliotecarios y reducción de servicios en la Biblioteca Central de Cantabria.

Y encima también se quiere “okupar” la biblioteca como se denuncia en esta nota que han elaborado bibliotecarios cántabros:

‘Ante las declaraciones del Sr. Presidente de Cantabria, D. Ignacio de Diego, publicadas en El Diario Montañés del día 15 de octubre de 2012: http://www.eldiariomontanes.es/20121015/local/cantabria-general/cultura-deporte-ubicara-futuro-201210151409.html sobre la decisión de trasladar parte de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte  a las instalaciones de la Biblioteca Central de Cantabria en la C/ Ruiz de Alda 19, Marta San Emeterio Luna y Loreto Rodríguez González, como  Gestora y  Responsable de Servicios Generales de la Biblioteca Central  desde su traslado a la nueva ubicación hasta abril de 2012, consideramos necesario hacer algunas puntualizaciones:

Es cuando menos inexacto asegurar que los espacios a ocupar por Cultura y Deporte  están actualmente en desuso, ya que por un lado se trata de las oficinas, ocupadas  desde el  inicio por el personal funcionario y de la Sociedad Regional de Cultura y Deporte para llevar a cabo tareas administrativas y de proceso técnico, y por otro, “esa pequeña parte de la instalación” afecta a la mayor parte del espacio destinado a actividades culturales.

En la sala polivalente y el salón de actos de la BCC se han venido realizando de manera regular desde marzo de 2010 y hasta la fecha, múltiples actividades culturales y educativas : exposiciones, conferencias, presentaciones de libros, teatro, cineforum, conciertos, cuentacuentos, talleres, etc. de las que ha quedado constancia en la página web de la biblioteca, en los folletos de actividades publicados periódicamente, en las noticias aparecidas durante este periodo en la prensa local, y en las estadísticas bianuales del INE y anuales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Por otra parte,  “la pequeña adecuación física” a la que alude el Sr. Presidente, todavía sin cuantificar, supone además el  desmantelamiento de otros servicios: los gabinetes de investigación y parte de las salas de grupo, ya que el personal de la BCC que trabaja actualmente en las oficinas se trasladará previsiblemente a estos espacios, totalmente inadecuados  para estas tareas.

La desaparición de  los gabinetes, destinados a investigadores acreditados,  supone un perjuicio para la consulta e investigación del fondo antiguo y valioso, excluido de préstamo,  y la reducción de las salas de grupo, impide la realización  de gran parte de las actividades de animación a la lectura y de carácter cultural  y educativo que se han venido desarrollando en las mismas hasta este momento.

Al margen de las actividades realizadas por el Centro, y en relación con los usos de estos espacios, conviene destacar que la BCC los ha ofrecido de manera abierta y gratuita a todo tipo de instituciones, asociaciones y organismos con fines culturales y educativos, habiéndose desarrollado en ellos todo tipo de eventos.  La pérdida de estas zonas no afectaría, por tanto, solo a los servicios que proporciona la biblioteca a sus usuarios directos, sino a la sociedad cántabra en general.

Sorprende, teniendo en cuenta todo esto, que en el artículo se asegure que el traslado de Cultura y Deporte a la BCC “no interferiría en absoluto” con los usos actuales de la biblioteca.

Creemos que el traslado de la BCC a su nueva ubicación y el trabajo desarrollado en ella desde su puesta en marcha hasta hoy, ha situado a Cantabria, con 30 años de retraso,  a la altura de otras Comunidades Autónomas en lo que a bibliotecas públicas se refiere, y que las actuaciones recientes (recorte presupuestario con la consiguiente supresión de adquisiciones y de actividades y el ERE que ha supuesto la práctica desaparición del horario de fin de semana ) y las que, según este artículo, se prevén llevar a cabo próximamente, suponen un retroceso probablemente irreversible, del que sin dudadarán fe, si nadie lo remedia  y no se rectifica, los estudios comparativos que puedan llevarse a cabo sobre los datos estadísticos de estos años.

Confiando en que todavía sea posible una rectificación por parte del Sr. Diego y su gobierno, propondríamos destinar el presupuesto de la citada “obra de adecuación” a la rehabilitación o redistribución de alguno de los edificios públicos actualmente en desuso  a los que hace referencia el Diario Montañés en su artículo del domingo 21 de octubre de 2012:

http://www.eldiariomontanes.es/v/20121021/santander/destacados/edificios-varados-usos-inciertos-20121021.html , o a la de cualquier otro de características similares, apostando por rehabilitar frente a desmantelar  y por el mantenimiento de los servicios que la Biblioteca Central ofrece actualmente a los ciudadanos de Cantabria’.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s