Pueblos que se mueren por el cierre de sus bibliotecas: el caso de Cuenca

Bibliotecaria Sin Tijeras reproduce este comunicado de los BIBLIOTECARIOS ASOCIADOS CONQUENSES que recoge una triste situación que resulta aplicable a muchas bibliotecas de otros tantos pueblos de nuestro país. A lo peor acabamos todos “apedreando perros y gatos”.

 

CERO AYUDAS A BIBLIOTECAS: SE ACABA CON EL PULSO VITAL DE LA GENTE

“…UNA DE LAS PEORES CONSECUENCIAS DE LA SUPRESIÓN DE AYUDAS A LAS BIBLIOTECAS PUEDE SER EL ACABAR CON LA COTIDIANEIDAD, CON EL PULSO VITAL DE LA GENTE…”

No se puede obviar ni pasar por alto la peculiaridad de nuestra región, Castilla-La Mancha, en cuanto a la distribución de su población. No tengo los datos estadísticos exactos pero seguro que no me equivoco al afirmar que el grueso de la población vive en poblaciones que oscilan entre los 500 y los 5000 habitantes. Poblaciones con más de 5000 habitantes casi se pueden contar con los dedos de las manos.

Esa es la realidad de Castilla-La Mancha. Sí, probablemente mucha de la gente que vive en estas pequeñas poblaciones trabaje fuera, en ciudades o pueblos más grandes, pero su vida cotidiana, su residencia, su vida social, la tienen en el pueblo. Es más, mucha gente de la que vive en ciudades grandes proceden de alguno de estos cientos de pueblecitos con los que no pierden el contacto y a los que acuden en infinidad de ocasiones, fiestas, fines de semana, períodos vacacionales… en fin, siempre que pueden.

Hago esta breve introducción para referirme a continuación a la labor de las Bibliotecas Municipales, a esas Bibliotecas Municipales que, con tan buen acierto, se han ido abriendo en estas pequeñas poblaciones durante estos últimos 20-25 años.

En este tipo de poblaciones el hecho de abrirse estos centros, el esfuerzo realizado por sus Ayuntamientos y Junta de Comunidades, y la labor de sus profesionales (Bibliotecarios y Bibliotecarias), ha transformado sensiblemente la vida socio-cultural de aquellas. Tanto ha sido así que ha llegado incluso a transformarse el concepto de Biblioteca tal y como se entendía en el pasado.

Estas Bibliotecas (Centros Socio-Culturales), han pasado a ser un lugar de referencia en la población, un lugar de reunión, de ocio, de estudio, de convivencia. No es raro ver en ellas grupos de jóvenes realizando en grupo sus trabajos escolares, ayudándose los unos a los otros, o simplemente, pasando un rato en compañía. También a ellas acuden padres y madres con sus hijos más pequeños en busca de un libro o como lugar para ayudar a sus hijos con los “deberes”. En aquellas donde existe la posibilidad, porque las instalaciones así lo permiten, se ven muchas veces a estudiantes buscando un lugar tranquilo donde poder estudiar. Tampoco es raro ver a diferentes colectivos de las poblaciones: Asociaciones de Padres y Madres, Jubilados, Jóvenes, Consejos de Participación Local… que utilicen las instalaciones de la Biblioteca para charlas y reuniones.

Pero esta es sólo una de las facetas de estas Bibliotecas. No podemos olvidar la innumerable lista de tareas y servicios que llevan a cabo, y que, tantas veces hemos enumerado ya, pero que no nos cansaremos de hacerlo:

  • Son centros donde la ANIMACIÓN A LA LECTURA es efectiva y real. Los profesionales conocen a sus usuarios (poblaciones pequeñas) y saben sus gustos, por lo que la selección y las recomendaciones se hacen en función de los usuarios. Son Bibliotecas donde muchos usuarios no vienen a por un libro, si no que vienen a que se lo recomienden.
  • Centros con gran cantidad de actividades: TALLERES Y CLUBES DE LECTURA, CHARLAS, TEATRO…. La población encuentra aquí una alternativa y un escape a las pocas posibilidades que en esta materia pueden tener en pequeñas poblaciones. Estas actividades además no tienen ese carácter impersonal que puede darse en grandes poblaciones, sino que son muy cercanas y donde se comprueba el enriquecimiento social, moral, ético y cultural de los que las realizan.
  • Estas Bibliotecas también acercan a sus usuarios a otras ramas de la vida cultural como puede ser el TEATRO, MÚSICA, DANZA, EXPOSICIONES, CONFERENCIAS. Si no se pueden realizar en la localidad, los profesionales las recomiendan, e incluso les acompañan a asistir a algunos de estos eventos en poblaciones mayores cercanas.
  • En ellas se lleva a cabo un APOYO EDUCATIVO de gran importancia. Los profesionales que trabajan en ellas son un referente en la población estudiantil (niños y jóvenes) para la realización de sus tareas escolares. Pero además la COLABORACIÓN CON EL COLEGIO (donde por suerte aún exista) es muy estrecha y continua, realizando actividades conjuntas en numerosas ocasiones.
  • Gran parte de estas pequeñas Bibliotecas albergan los CENTROS DE INTERNET, que si bien hoy en día mucha gente ya dispone de Internet en su casa, ofrecen un Servicio Público y Gratuito de acceso a Internet para evitar la brecha tecnológica en este tipo de poblaciones.
  • Gracias a estos Centros de Internet, estas bibliotecas han realizado y realizan una importante labor de INTRODUCCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS de sectores de la población que de otra manera no accederían a ellas: Jubilados, Amas de Casa, Parados…
  • Es de destacar la labor que realizan de AYUDA Y ASESORAMIENTO A DESEMPLEADOS, sobre todo teniendo en cuenta las cifras de paro en nuestro país. Estas personas sin empleo encuentran aquí un lugar donde hay alguien (Bibliotecarios y Bibliotecarias) que les ayudan a saber manejarse con sus correos electrónicos e Internet para la búsqueda de empleo. Les ayudan a confeccionar de forma adecuada sus Curriculum Vitae y les asesoran en multitud de trámites administrativos.
  • Y por supuesto, estos Centros, siguen funcionando con la labores típicas de una Biblioteca. Préstamo de Libros, DVD, Información y Referencia, Préstamo Interbibliotecario…

 

En definitiva y como decía más arriba, el concepto tradicional de Biblioteca queda transformado, convirtiéndose estos Centros en algo vital y necesario para estas pequeñas poblaciones.

Pues lamentablemente se plantea por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha suspender las ayudas que se han venido dando durante los últimos años a estas Bibliotecas. Como podemos imaginar, los pequeños ayuntamientos no pueden por sí solos hacer frente a los gastos que estos ocasionan, aunque no debemos olvidar que en términos porcentuales y de gastos generales lo aportado por los ayuntamientos a estos Centros es bastante mayor que lo aportado por la Junta de Comunidades. Pero si se elimina la ayuda que se viene dando para el mantenimiento del puesto de trabajo del Bibliotecari@, la ayuda para la compra de libros y la ayuda para la realización de Actividades de Animación a la Lectura, a los Ayuntamientos (teniendo en cuenta de que por sí solos se hacen cargo del mantenimiento y funcionamiento del edificio) se les hará muy cuesta arriba seguir manteniéndolos pudiéndose dar dos situaciones: reducción de la jornada laboral del Bibliotecari@ o cierre de la Biblioteca.

Es peor la última de las dos opciones, por supuesto, pero con cualquiera de las dos se perdería gran parte o toda la labor que estos Centros realizan y que ya hemos explicado más arriba.

En definitiva nuestras poblaciones, con esa singularidad de la que hablaba al principio, comenzarían a caer en un empobrecimiento de su vida cotidiana. El hecho de que esa Biblioteca, referente hasta ahora en la población, se cierre o pase a convertirse en un mero despacho de libros, supondría un cambio radical en la vida diaria de la población, en su cotidianeidad, en su pulso vital. Se perdería la única alternativa saludable que una población de estas características puede tener. Y claro, estamos hablando de personas, personas que experimentarían un empobrecimiento de su vida social y cultural, y como ya he dicho, en su vida cotidiana, en su pulso vital. Ese día a día, hora a hora, minuto a minuto en nuestras pequeñas poblaciones puede hacerse muy tedioso si les quitamos las pocas alternativas, tan tedioso que incluso la labor de estas Bibliotecas es beneficiosa para la higiene y equilibrio mental de la población. Pueblecitos donde ya no exista el colegio, el médico y la Biblioteca serán pueblos muertos, donde la gente acabará encerrándose en sus casas a ver la televisión, porque no tienen otra opción, y eso no puede ser sano. Volveremos a ese famoso dicho de hace ya años de niños y jóvenes entreteniéndose en la calle “apedreando perros y gatos”.’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s