El Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas que se celebró en la nube

El VI Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas no se celebró en Burgos, como la propaganda oficial decía. Tuvo lugar en la nube, o en la luna de Valencia, como se prefiera. Además ni siquiera fue real sino sólo virtual. La realidad de las bibliotecas españolas allí tuvo poca cabida.

Lo explica muy bien un bibliotecario zaragozano asistente al mismo en el correo que ha enviado a Iwetel:

“Hola a todo el mundo.

Después de este puente del Pilar, y tras haber reflexionado sobre el VI Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas celebrado en Burgos y al que asistí, quiero compartir algunas pensamientos.

Antes de continuar quiero dejar claro que no es mi intención herir susceptibilidades, pero no puedo evitar que el congreso me haya dejado un gusto agridulce.

Lo mejor, como siempre, las personas. Es importante (¿imprescindible?) conocer a otros colegas con los que compartir ideas, conocimientos, procedimientos, inquietudes…

He aprendido mucho, y doy las gracias por ello. Especialmente de las buenas prácticas que nos han dado a conocer las y los compañeros en sus comunicaciones, todas ellas muy interesantes. Por otra parte, las ponencias y las mesas redondas han sido en muchos casos inspiradoras. Pero lo que no entiendo es que el twitter, el smartphone, el ipad… lo virtual, en definitiva, haya fagocitado la realidad de las bibliotecas públicas españolas aquí y ahora. Y creo que en parte se debe a que esa realidad, con la que nos vamos a encontrar mañana mismo, es muy dura.

Si ir más lejos, yo trabajo en una biblioteca pública municipal de Zaragoza. Este año 2012, el presupuesto de adquisiciones ha sido de 0 €, igual que el de actividades externas. Tenemos sólo tres periódicos en la hemeroteca, y desde el 1 de septiembre se cobra a algunos usuarios por el carné de socio. Y creo que en otros lugares, la situación es peor: despidos de profesionales, cierres de bibliotecas…”

En muchos momentos he tenido la sensación de que la “crisis” era un tabú en el congreso, que nadie quería mirar a lo que está sucediendo. Es más, en total llegué a contar media docena de camisetas amarillas en todo el congreso (gracias a las y los visibles) cuando, iluso de mí, imaginé una marea amarilla.

Creo que este congreso era el foro en el que las y los profesionales de las bibliotecas públicas podíamos (y debíamos) haber denunciado todos los recortes que están amenazando a tantas y tantas bibliotecas y puestos de trabajo. Porque no nos engañemos, ilusión y ganas de innovar ya tenemos, y desde hace mucho tiempo. Creo que con nuestro silencio hemos desaprovechado una oportunidad importante, y que, de alguna forma, nos hemos convertido en cómplices, pues como dice el refrán, “quien calla, otorga”.

Sinceramente, no entiendo que con una realidad tan dura y acuciante nos dediquemos a estar literalmente en la nube y mirando hacia otro lado.

Saludos,
Albano Hernández

Biblioteca José Antonio Rey del Corral Zaragoza

bibliotecas-reydelcorral@zaragoza.es

http://bibliotecas-municipales.zaragoza.es

Anuncios

6 pensamientos en “El Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas que se celebró en la nube

  1. La tecnología está para ayudar, y el eco que se consiguió a través de Twitter o la posibilidad de seguirlo via streaming de video, es algo que tenemos que valorar como altamente positivo. La ausencia de más reivindicaciones está en las personas, no en la propia tecnología en sí, por que los medios tecnológicos son un mero reflejo de nuestras opiniones. Y eso es algo que tenemos que asumir como profesionales más o menos comprometidos.

    Me gusta

  2. Pues sí, francamente en desacuerdo, ya lo he comentado en IWETEL. Durante todo el congreso se ha hablado de cosas reales y realistas… sólo me sonó un poco “en la luna de Valencia” la persona que protestó porque se admitían preguntas desde Twitter a los miembros de una mesa redonda, precisamente.

    Me gusta

  3. Tenemos que aclarar que nuestra Bibliotecaria Sin Tijeras no pudo ir este año al Congreso. Ya le hubiera gustado pero estan ahora las cosas difíciles para conseguir en la biblioteca días y dietas para ello. Por ello hablaba de oídas y lo único que hizo fue reproducir el correo enviado por el bibliotecario zaragozano que si estuvo.

    BST se alegra de ver que para vosotros –Julián, Biblioteca P. De Huelva y Honorio– si se trato el tema de la crisis en el Congreso. Eso es una importante opinión sobre todo viniendo de vosotros que sois de los más fervientes defensores de las bibliotecas que hay en este país. Y que habéis honrado a este blog al comentar en el mismo.

    En cuanto a lo que dice, Julián, está claro que el Congreso fue real y además se celebró en Burgos y no en ninguna nube. Lo de virtual por supuesto que era una ironía -evidentemente desafortunada- que BST espera que se entienda debidamente.

    Ni en el caso de la carta de Albano Hernández, ni en la introducción de BST se debe ver un rechazo a la tecnología que a todos nos parece maravillosa. No, sólo que a veces se hace extraño oír hablar tanto de los últimos adelantos en tecnológicos cuando se estan cerrando bibliotecas y despidiendo a bibliotecarios todos los días.

    Y BST se alegra mucho, Honorio, que en los pasillos y en el Congreso se tratase de la situación de crisis en las bibliotecas. Pero, la verdad es que viendo el programa de este Congreso, BST echa de menos algo más centrado en el tema. Como la rueda redonda El impacto de la crisis en las bibliotecas universitarias. Estrategias y realidades que hubo en las recientes 5 Jornadas BUCLE sobre Bibliotecas Universitarias celebradas en Valladolid.

    Me gusta

  4. Yo tampoco pude ir, ya que no se nos conceden horas para este tipo de formación y los días de asuntos particulares se han reducido, al igual que el personal disponible, pero por los comentarios que me han llegado, la cruda realidad no estaba presente en ese Congreso y hasta parecía que se rehuía.
    En la biblioteca en la que trabajo nos parecen estupendas las nuevas tecnologías y a las personas que acuden a ella también, pero ni siquiera tenemos un ordenador a su disposición y mucho menos wifi. La época de bonanza no pasó por aquí y sí los recortes, al igual que en los hogares de este barrio.

    Me gusta

  5. Llego un poco tarde pero hay algo que me ha llamado la atención en vuestros comentarios: “Ya le hubiera gustado pero estan ahora las cosas difíciles para conseguir en la biblioteca días y dietas para ello”, o “Yo tampoco pude ir, ya que no se nos conceden horas para este tipo de formación y los días de asuntos particulares se han reducido”.
    Bueno, creo que si realmente somos profesionales preocupados con la situación e interesados en conocer qué se está haciendo en otros sitios, de forma innovadora, creativa, colaborativa, que podamos replicar en nuestras bibliotecas, no debe ser imprescindible que la administración te envie con todos los gastos pagados, sobre todo con los tiempos que corren. Os llevaríais las manos a la cabeza si supiérais que muchos de esos que no estaban en Burgos sino en la luna de Valencia, se habían costeado el viaje e invertido dias de asuntos propios.
    Querer es poder!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s