El embajador de Estados Unidos aconseja el uso de voluntarios.

Y esta es otra recomendación de lectura que nos ha hecho Timothy Chapman. Desde luego que Bibliotecaria Sin Tijeras admite que, como el mismo coordinador general de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid dice el artículo da pie a un amplio debate sobre todo pensando en el posible uso de los voluntarios en las bibliotecas de Madrid.

ALAN D. SOLOMONT Embajador de EE UU en España

“El Gobierno no puede resolverlo todo, el ciudadano debe participar”

El embajador se ha involucrado en la Cumbre Mundial de la Innovación en el Voluntariado

El embajador Alan D. Solomont (Boston, 1950) ha sido definido de muchas maneras: empresario de éxito, diplomático, filántropo, prolífico recaudador de fondos (para el Partido Demócrata)… Sin embargo, la etiqueta con la que afirma sentirse más cómodo es la de ciudadano. “Ser ciudadano en una sociedad democrática implica tener derechos, pero también responsabilidades”, anota con vehemencia el diplomático, que ya se presentó ante la sesión del Senado en la que debía ser confirmado declarando: “He sido designado en un momento en el que el presidente y el Congreso han instado a los ciudadanos a remangarse y trabajar juntos para resolver los problemas de nuestra comunidad, de nuestra nación y del mundo. Me presento ante ustedes como uno de esos ciudadanos. Nada más y nada menos”.

El embajador Alan D. Solomont, durante la entrevista en su residencia. / GORKA LEJARCEGI

Leer más…

Anuncios

2 pensamientos en “El embajador de Estados Unidos aconseja el uso de voluntarios.

  1. De voluntario voluntario a voluntario, Ecmo.Sr.Embajador. Todos sabemos que proporcionalmente en EEUU el estado es un estamento que no alcanza a cubrir las necesidades básicas de sus ciudadanos y el hecho lo tiene su Presidente, al que se le acaba la legislatura y todavía no ha sido capaz de implementar un sistema real de Seguridad o Previsión Social.

    En ese orden de cosas es normal que los ciudadanos no tengan más remedio que suplir las necesidades que el estado no proporciona.

    Aqui en España, efectivamente se ha extradimensionado el estado (propiamente dicho, como en las Comunidades Autónomas y locales) tras un proceso de descentralización que lleva treinta años de andadura y que ha propiciado un excesivo y descontrolado endeudamiento, que ahora tenemos que pagar, con o sin vencimientos.

    Por tanto, nos encontramos en dos fases opuestas que tal vez se promueve o simplemente parece que confluyan.

    En este sentido, España, tal vez por su ancestral vocación cristiana de ayuda a los demás y que las leyes más allá del siglo XIX han venido recogiendo, como la prolija normativa sobre la beneficencia, que en ese siglo llegó a institucionalizarse, así como las actuaciones que ancestralmente (me refiero a siglos anteriores a la configuración de EEUU) los Colegios profesionales han venido regulando para sus colegiados y sus familias hasta que ese ejemplo se traspoló a principios del XX a la protección por jubilación de los trabajadores con el conocido SOVI, predecesor de la Seguridad Social española, incluso si me apuran con los voluntarios en el servicio militar y hoy con el nuevo marco de las asociaciones y ONG. Por tanto, en España existe una gran y larga vocación de darse a los demás, que no es ni nueva ni desconocida.

    Esto, por el contrario no debe confundirse con algo contra lo que –también ancestralmente- han venido luchando todos y cada uno de los Colegios profesionales y es contra el INTRUSISMO profesional.

    Por tanto, nadie se opone a la existencia de voluntarios para acciones –y no trabajos- de voluntariado social, pero en lo que si hay oposición es en que se cometa FRAUDE DE LEY e INTRUSISMO profesional, pues las leyes españolas prohíben que se utilicen voluntarios para realizar trabajos laborales, de tal forma que no se pueda caer en una nueva fórmula de ESCLAVISMO.

    Aclarado eso, además hasta ahora nadie ha explicado muy bien cuanto se les paga a los voluntarios que trabajan en la Administración, además de los cursos formativos que se a cambio se les dan y el pago también está prohibido por la ley.

    Me gusta

  2. En relación al texto anterior, sobre el voluntariado y su aplicación con propósitos de para ejercer actividades profesionales en las Bibliotecas Madrileñas, medida que al final no se va a llevar a cabo sin consenso y en todo caso, delimitando su marco de actuación a actividades no concurrentes.

    Por otro lado, releyendo aquel texto he podido apreciar ahora que lo dicho puede dar lugar ha ser mal interpretado o en su caso, ofender al voluntario y a su vez, Ecmo.Sr.Embajador, y nada más lejos de mi intención y en ese sentido, quiero hacer públicas mis más sinceras disculpas y mostrar mi más profundo arrepentimiento si mis palabras hubieran podido ser causa de ofensa. No cabe duda y la historia tiene macado con grandes letras que los ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA HA SIDO LA CUNA DE LA LIBERTAD y la nación que primero se independizó de la colonización americana en el siglo XVIII, como posteriormente con la Guerra de la Secesión abanderó la ruptura del yugo de la esclavitud y que desde entonces ha extendido por el mundo, como la democracia y la fuerza de la dialéctica y el consenso. Por tanto, ruego encarecidamente que nadie mal interprete mis palabras en ningún sentido distinto al de la mera reivindicación laboral de no sustitución de puestos de trabajo por voluntarios, pues está prohibido por la ley.

    En todo caso, reitero desde lo más profundo de mi corazón que no ha estado en mi ánimo ofender a nadie, sino mantener una ayuda constructiva y no para destruir, en un momento en el que sufrimos el azote de la crisis económica con despidos masivos, y no puede ser difícil entender que los que sufrimos en nuestras carnes esta dura situación que se alarga en el tiempo podamos perder el sentido de la realidad o utilizar con torpeza las palabras. Por ello Ecmo.Sr.Embajador de los Estados Unidos de Norteamérica quiero dejar bien claro mi más sincero respeto, admiración y consideración, como a su Gran Nación, como manifestarle que sinceramente nunca ha estado en mi ánimo ofenderle ni a Ud. ni a nadie y si hipotéticamente eso hubiera podido sentirse ofendido ruego su perdón y clemencia y sepa comprender la desesperación de un parado más en una España al borde del precipicio.

    Le reitero mi máxima admiración y le ruego que sepa perdonar mis palabras, que sinceramente no pretendían faltar al respeto, y apelo a la gran magnanimidad de su alto rango.

    Muy atentamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s