Un asesinato en la Biblioteca Nacional de España según Rosa Regás, ex directora de la misma.

Sin pelos en la lengua se muestra Rosa Regás a la hora de recordar su paso por la Biblioteca Nacional en una polémica entrevista publicada por la revista Seguritecnia. Desde luego que merece la pena leerla entera pero aquí destacamos algunos párrafos donde destapa los secretos internos de la BNE y su visión de la «terrible bronca» con el Ministro de Cultura de la época:

‘Cuando yo llegué a la Biblioteca, me di cuenta con horror de que para dirigir a las casi mil personas que trabajaban en ella, entre personal y absurdos e injustificables servicios externos, solo contaba con un gerente y una directora técnica. Crear un equipo directivo fue una labor ingente que no siempre fue aceptada por los jefes de departamento, que muchas veces lo entendieron como un tijeretazo a su autoridad y reinado. Sí, cuando llegué, la BNE más parecía «los reinos de Taifas» que una biblioteca con un organigrama racional. El asunto de los servicios externos era igualmente inconsistente desde todos los puntos de vista.[…]

No, las descalificaciones y los insultos estaban a la orden del día. Cada mañana cuando llegaba a la Biblioteca, mis secretarias, con una cara larga y triste, me tenían preparados los artículos de prensa que me machacaban, sobre todo el Cultural de ABC que merecería un premio a la constancia. Era a diario. Sin acusaciones, pero con insultos. El caso es que yo no quise comunicar el robo [de los incunables] a la prensa, como me había ordenado el ministro a voces, porque no era lo correcto y, además, resultaba contraproducente, ya que dábamos al ladrón la oportunidad de huir, como efectivamente hizo. Pero no tuve ningún desencuentro con el ministro, sino una única y terrible bronca en su despacho’

Y para acabar la escritora que es -al fin y al cabo- nos habla de la novela que tiene a medias sobre esa biblioteca:

‘Había comenzado una novela que se llamaba Asesinato en la BNE, que luego abandoné. Pero era un tema precioso: la directora de la época actual descubría por una serie de papeles y testimonios que en los años 80 se había asesinado en la Biblioteca a un tipo que había sido amigo de Juan García Hortelano, Ángel González y Juan Benet, a los que yo en esa época frecuentaba mucho. Así que me daba la oportunidad de explicar el ambiente de Madrid de los 80 y, sobre todo, de hablar de cómo los empleados de los periódicos del Movimiento habían sido traspasados a la Biblioteca y, al mismo tiempo, de descubrir al asesino a día de hoy, cuando ya el crimen había prescrito, como ocurre cada vez más con los delitos de la extrema derecha. Bueno, no cuento más porque, si algún día la retomo, no me gustaría que cuando la publicara ya se supiera quiénes fueron los asesinos y quiénes seguían siendo los culpables del ocultamiento del crimen. Un thriller, en una palabra’.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s