Problemas en el paraíso: Cierre parcial de la nueva Biblioteca Pública del Estado en Ciudad Real.

La Biblioteca de Ciudad Real, inaugurada recientemente, tiene cerrada una de sus planta y buena parte de sus servicios bibliotecarios fuera de uso por falta de personal para atenderlos.

De vuelta a Madrid, tras su reciente viaje por las tierras andaluzas de Jerez y Granada, Bibliotecaria Sin Tijeras aprovecha a detenerse en Ciudad Real. Allí se informa de los problemas que los recortes estan causando en la biblioteca, inaugurada hace menos de un año. “Ciudad Real ya cuenta con un paraíso en forma de biblioteca“, decían las crónicas. Por lo que puede ver ahora BST piensa que más bien se ha quedado en purgatorio:

‘Burro grande, ande o no ande: Cierre indefinido de la segunda planta de la Biblioteca Pública de Ciudad Real.

A estas alturas es probable que muchos de ustedes ya hayan visto (o sufrido) que en la Biblioteca Pública de Ciudad Real se ha cerrado el acceso a la segunda planta debido a la falta de personal:

“Como conocen nuestros usuarios, la Biblioteca no ha podido, desde el momento de su apertura, realizar la puesta en marcha de todos sus servicios al público de forma íntegra dado que no contaba con el personal suficiente para una adecuada prestación de parte de los mismos.

Esta situación, lejos de solucionarse, se ve ahora agravada por una reducción de los recursos humanos de los que dispone de la Biblioteca de modo que resulta imposible no sólo la correcta prestación de todos los servicios, sino también realizar un control adecuado de los espacios que garantice la seguridad de fondos y usuarios en el uso ordinario del edificio.”

De esta manera, desde el 15 de junio quedan fuera de disponibilidad de manera indefinida los siguientes servicios:

  •    Préstamo y consulta de Sección local, Fondo antiguo y colecciones especiales.
  •    Préstamo y consulta de Sección de Humanidades y Ciencias Sociales y Ciencia y tecnología.
  •    Salas de trabajo en grupo.
  •    Servicio de información y referencia.
  •    Solicitud de documentos en depósito
  •    Uso de los puestos de consulta y puestos de acceso público a internet situados en la segunda planta.

A pesar de que el personal bibliotecario comunicó mucho antes de que se efectuara el traslado y en reiteradas ocasiones que sería necesario aumentar considerablemente la plantilla para garantizar el buen funcionamiento de la nueva biblioteca, la ampliación concedida se limitó a la incorporación de nueve personas más a la plantilla y a la contratación temporal de otras cinco personas. Un aumento insuficiente que impidió, ya desde la apertura del nuevo edificio,  la oferta de algunos servicios como el de la consulta de la sección local.

Seis meses después, las prestaciones se reducen aún más con el cierre total de la segunda planta de manera indefinida debido a la finalización de los contratos del personal temporal, que fue contratado con motivo del traslado y la inauguración de la nueva biblioteca.

Si bien es cierto que el antiguo centro ubicado en El Prado  presentaba evidentes deficiencias, cabría preguntarse si Ciudad Real necesitaba una de las bibliotecas más grandes de España con más de 8.000 metros cuadrados de superficie útil [sic] o hubiera sido preferible crear un espacio más modesto en el que el contenido primase sobre el continente.

El hecho de que la nueva biblioteca abriese sus puertas sin poder ofrecer determinados servicios y el actual cierre de la segunda planta evidencian una vez más la necesidad de alterar el orden en lo que a planificación cultural se refiere y que, como argumenta Alberto Muñoz en un artículo sobre el Teatro Municipal Quijano y el Teatro Auditorio, consiste primero en crear las infraestructuras y en dotar después de contenido el espacio nuevo”.

El cierre parcial de la Biblioteca Pública de Ciudad Real coincide con un momento de crisis económica que según algunas opiniones resulta especialmente favorable para el acceso y utilización de sus recursos. Y es que los ciudadanos en tiempos desfavorables prefieren acudir a las bibliotecas públicas para satisfacer su necesidad de lectura antes que recurrir a la adquisición de los libros. Pero además, el aumento del desempleo fomenta un incremento del uso de este servicio público, puesto que las bibliotecas cubren una función, no sólo cultural, sino formativa e informativa, esto es, bienes especialmente demandados en épocas de incertidumbre. Por todo ello, la limitación del acceso a una biblioteca pública como la de Ciudad Real evidencia la contradicción producida por la crisis económica que potencia la demanda de su servicio, y la respuesta de la Administración, que limita su oferta.

El argumento aducido para el cierre es la falta de personal, pero realmente esta circunstancia, más que una causa, es una consecuencia de un hecho previo. Es decir, la falta de recursos para hacer frente a los gastos sociales de los empleados que debían haberse contratado y la presumible falta de previsión cuando se presupuestó el proyecto para dotarlo de contenido y viabilidad. El problema parece más estructural que coyuntural. Esto es, parece tener su origen en la falta de previsión presupuestaria, más que en la eventual falta de liquidez para hacer frente a las nóminas de unos trabajadores cuyos perfiles profesiones y contratos ni siquiera parece que se llegaran a contemplar originalmente.

Sin embargo, este acontecimiento no es estrictamente local, sino que cobra mayor alcance y sentido si se contempla asociado al creciente fenómeno de deterioro de las bibliotecas públicas en el actual régimen neoliberal que soportan los países más avanzados. En este sentido son conocidos los casos de EE.UU. y de Gran Bretaña, especialmente en este último país donde el cierre de bibliotecas públicas parece masivo.

Contemplado en este fenómeno global, el cierre parcial de la Biblioteca Pública de Ciudad Real cobra un sentido nuevo. Ya no es sólo un cierre temporal debido a la falta de personal, sino un hecho que, unido a la falta de previsión general de cualquier proyecto cultural en este país, nos presenta un claro indicio del papel que el neoliberalismo ha reservado a la provisión pública de un servicio básico como es el que nos ofrecen las bibliotecas. Hoy, gracias a las consecuencias de estas decisiones, nuestra ciudad es algo más pobre’.

2 pensamientos en “Problemas en el paraíso: Cierre parcial de la nueva Biblioteca Pública del Estado en Ciudad Real.

  1. Pingback: Las elecciones (y el miedo a perderlas) abren bibliotecas : Burgos y Ciudad Real | Plataforma para la creación del Colegio Oficial de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s