Más sobre las estadísticas de las bibliotecas madrileñas.

Seguro que muchos pensamos que las estadísticas son aburridas y una pesadez recoger los datos en nuestras bibliotecas. ¡Total, si nunca las mira nadie!. Pues resulta que hace una semana nosotros leímos las estadísticas de bibliotecas que publica el Ministerio de Cultura. Entonces descubrimos que los datos referidos a Madrid eran bastante escandalosos.

Ayer mismo nos sorprendió una nota de la Comunidad de Madrid que alegaba que esas estadísticas del MCU estaban equivocadas. Y hoy nos damos cuenta del porqué de esa nota. En la CAM sabrían que se iba a publicar un artículo que con el título: «Bibliotecas en Madrid: escasas y con pocos libros» iba a tratar del tema y ellos querían aclarar el tema.

Desde luego que nos parece fundamental que se resuelva la polémica y pedimos que la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria, la unidad del MCU encargada de las estadísticas, nos aclare a toda la comunidad bibliotecaria madrileña si realmente las estadísticas contienen errores o no. Lo menos que podemos pedir es saber con cuantas bibliotecas y bibliotecarios contamos en nuestra Comunidad.

Les dejamos con algunos párrafos del artículo que acaba de publicar El País:

«Las estadísticas que acaba de publicar el Ministerio de Cultura sobre las bibliotecas públicas españolas dejan a la Comunidad de Madrid bastante mal parada. Son pocas y tienen pocos documentos (libros, CD, DVD, etcétera) para la población potencial que tiene que usarlas. Hay varios indicadores que lo corroboran. Por ejemplo, cada biblioteca madrileña atiende a más de 30.000 habitantes, la cifra más alta de todas las comunidades (solo Ceuta y Melilla tienen peor dato). La media española de «habitantes por punto de servicio» es de 9.200. Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón, Galicia y Navarra están en el otro extremo, con entre 2.500 y 6.800 habitantes por cada una de sus bibliotecas públicas.

Pese a que los datos proceden directamente de las autonomías, la Comunidad de Madrid aseguró ayer que hay «errores de bulto» en la estadística y anunció que solicitará al Ministerio de Cultura una rectificación. «Se está analizando cómo se ha podido producir este error», señaló en un comunicado en respuesta a las preguntas de este periódico. La Comunidad sustenta esa afirmación en dos datos. Asegura, en primer lugar, que el ratio población / bibliotecario es incorrecto. «Hay 4.481 habitantes por bibliotecario público, no 80.000, es decir, tenemos un mejor ratio que la media nacional (5.000)», afirma el texto. La Comunidad también niega el dato sobre adquisición de libros y alega haber gastado 4,9 millones de euros y no 2,2 millones como asegura la estadística.

Sin embargo, en el caso de los indicadores de rendimiento, los más relevantes, como los puntos de servicio por habitante y volúmenes por habitante, la Comunidad admitió ayer que los datos son correctos. En el primer caso, explicó que en la región hay menos bibliotecas debido a la densidad de población. «Hay menos pero son más grandes», señaló. Y apuntó que Madrid es la segunda comunidad autónoma, tras Cataluña, con más bibliotecas de más de 250 metros cuadrados. Respecto al número de documentos, los responsables de Cultura (uno de los departamentos de la Vicepresidencia, Consejería de Cultura y Deportes y Portavocía del Gobierno que dirige Ignacio González) alegan que la región dispone de una enorme oferta más allá de la que presta la Comunidad, que incluye las 90 bibliotecas universitarias y las especializadas (Ateneo, las reales academias, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, etcétera).

«No avanzamos, sino más bien al contrario», aseguran desde la plataforma para la creación del colegio oficial de archiveros, bibliotecarios y documentalistas de Madrid, que señala el retroceso respecto a, por ejemplo, los habitantes por punto de servicio. «En el 2008 la cifra era de 29.569,13 y en el 2009 ha vuelto a subir a 30.040,39″, critica la plataforma.»

Como vemos la polémica está servida. En cualquier caso hay que señalar que por supuesto que en Madrid hay muchas más bibliotecas que las públicas. Y algunas, como la Nacional o la Complutense, con una enorme cantidad de documentos. Pero esas bibliotecas no son públicas, como sabe cualquier bibliotecario. No tienen préstamo domiciliario y además su acceso es restringido. Es evidente que no se pueden sumar a las estadísticas de bibliotecas públicas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s