Crónica de FESABID’09: el papel de los colegios profesionales

El pasado 21 de mayo tuvimos el placer de compartir mesa redonda con los colegios profesionales de Cataluña y Valencia así como con la asociación Index, que apoya la creación de un colegio en la Comunidad de Murcia. El evento fue organizado por la Plataforma en el seno de las jornadas FESABID’09 en Zaragoza.

Tanto Isabel Andréu, presidenta de Index Murcia, como yo misma, que participé como representante de la Plataforma madrileña, nos centramos en explicar en qué fase se hallan ambos proyectos, las dificultades que hemos tenido o tendremos que superar así como nuestros deseos para el futuro.

Franscesc Rodrigo, presidente del Col.legi valenciano, explicó detalladamente las diferencias entre una asociación y un colegio, incidiendo en las ventajas y las mayores prerrogativas que la ley concede a esta institución en comparación con una institución privada como es una asociación.

Maite Comalat, vicepresidenta del Col.legi catalán, nos explicó brevemente en qué momento se encuentra el colegio y cómo se inserta dentro de la vida de los profesionales de la información de esta comunidad. El Col.legi ha reformado recientemente sus estatutos y busca adaptarse a la realidad presente y a las necesidades de sus asociados, algo que apoya su amplia trayectoria y su elevado número de colegiados .

Se inició entonces la parte más interesante del evento con la apertura de un intenso debate con preguntas del público asistente y de los propios participantes en la mesa redonda.  Las cuestiones debatidas fueron muchas y variadas por lo que sólo expongo aquí las que me parecen más interesantes para nuestros lectores junto a algunas reflexiones personales. 

  • Diferencias entre colegio y asociación: la cuestión clave se centra en determinar si realmente un colegio puede ir más allá que una asociación en la defensa y mejora de la profesión. Este escepticismo parece estar más acrecentado en unas comunidades que en otras dependiendo de si existe una experiencia positiva de asociacionismo o bien no existe ninguna (como en el caso de Madrid, donde no existen asociaciones regionales de bibliotecarios y documentalistas). Por eso, en algunas comunidades el colegio se ve como la solución idónea para contar con una única voz, una representación legitimada ante la administración y un foro unificador de todos los profesionales. En otras, en cambio, el colegio parece plantear muchos interrogantes e incluso enfrentamientos entre los propios profesionales.  

Desde la Plataforma consideramos que, a pesar de las posibles críticas que se puedan argüir contra la institución colegial, un colegio es la institución que legalmente está más legitimada para representar a la profesión ante todos los estamentos administrativos y ante la sociedad en su conjunto. El colegio representa a toda la profesión, y no sólo a sus asociados, por lo que velará por el desarrollo de la colectividad y asegurará a la sociedad el mejor desempeño posible de estas actividades.

  • ¿Qué pasa con las CC.AA.que no tienen estudios universitarios de nuestro ámbito? En aquellas comunidades donde no se imparten estos estudios universitarios, como es el caso de Navarra o Baleares, se cuestionan mucho la creación de un colegio.

Desde la Plataforma consideramos que la existencia de un conjunto de profesionales sin titulación es una consecuencia directa de la historia de nuestra profesión pero no tiene porque ser un impedimento para la creación de un colegio. Existen fórmulas, como las recientemente  puestas en práctica por el colegio valenciano, para no dejar a ningún profesional fuera. Consideramos, sin embargo, que el colegio debe buscar que los profesionales del futuro estén convenientemente formados a través de una titulación universitaria específica. Para aquellas comunidades que no cuentan con estos estudios será necesario que sus estudiantes del futuro aprovechen las universidades que ofrecen su enseñanza a distancia o deberán desplazarse a otras universidades (algo que muchos de nosotros hemos hecho a lo largo de nuestra vida universitaria).

  • Cambios legislativos: no parece que las previstas modificaciones de la legislación colegial por la trasposición de la Directiva Bolkestein vayan a afectar en gran medida a la situación de los colegios existentes. Maite Comalat nos indicó que el Col.legi acaba de modificar sus estatutos debido a que la normativa catalana así se lo ha exigido pero no creen que se produzcan nuevos cambios en un futuro cercano.

En lo relativo a los proyectos de colegios una reforma legislativa sí puede tener gran influencia para conseguir una aprobación más o menos sencilla. En la actualidad existe una norma estatal que data del año 1972 y normativa autonómica en la mayoría de las comunidades. Esto ha llevado a que los requisitos para la constitución de un colegio varíen mucho de unas autonomías a otras, lo cual puede constituir un agravio comparativo. Una mayor armonización de los requisitos podría ayudar a que las comunidades interesadas cooperaran en la petición de colegios profesionales. 

  • Cambios en la formación (Bolonia): la formación universitaria es un tema de acuciante actualidad no sólo por las reformas que se están introduciendo en todas las universidades a través del proceso de Bolonia sino también por la disminución de titulados de los últimos años. Es necesario pensar y debatir en detalle las consecuencias que esta nueva organización educativa puede tener para nuestra profesión. No sólo estamos hablando de un cambio de denominación sino que también de la ampliación del abanico curricular a través de la oferta de masters y estudios de postgrado. Aunque es difícil predecir su desarrollo, es probable que cualquier futuro colegio no pueda estar circunscrito a una única titulación sino a un conjunto de títulos que se consideren equivalentes.

En comunidades autónomas como Madrid, donde se ha dejado notar mucho la disminución de matriculados, la pregunta que se plantea es si se está intentando crear un colegio para una titulación que puede tener sus días contados. Aunque no se comentó en el debate, creo que la cuestión también se podría plantear a la inversa: ¿la disminución de titulados puede llevar a cuestionar la creación de un colegio o ha sido la no existencia de un colegio la causa que está detrás de esta disminución?, es decir, ¿no podría ser que la poca visibilidad de la profesión, la pobre opinión de muchos de nuestros propios compañeros de profesión, la desunión y el individualismo, no nos esté llevando hacia esta alarmante disminución de matriculados?

Con esta pregunta final termino mi crónica sobre el debate en Zaragoza aunque nuestro blog siempre está abierto para que plantéeis las dudas y las cuestiones que os parezca interesante compartir con el resto de compañeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s