Carta abierta a la Excma. Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid

Ante los múltiples mensajes de solidaridad y apoyo de Profesionales de la Información recibidos en esta plataforma, y también pidiendonos que hagamos cualquier cosa que esté en nuestra mano, esta plataforma decidió moverse hasta donde humildemente puede, y poner nuestro granito de arena a la vez que seguimos peleando por sacar adelante el Colegio.
A continuación insertamos en el Blog el texto de la carta enviada hoy a la Consejera de Educación Madrileña para hacerle llegar la información sobre la sorpresa y la desilusión de los profesionales madrileños por las últimas medidas publicadas en la prensa en relación con las Bibliotecas Escolares de Madrid. Esperamos respuesta, o al menos, que lo lea, con la esperanza de que teniendo más información y argumentos pueda reconducir la situación. Seguiremos informando.
—————–
Excma. Consejera, Sra. Dña Lucia Figar de la Calle, (y Sr. D. Jesús Valverde, Sr. Viceconsejero de Organización Educativa)
 
La Plataforma por el Colegio Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalista de Madrid constituye un movimiento profesional que desde hace dos años, trabaja para promover la creación en Madrid de un Colegio Oficial para una profesión con un peso contrastable en la actual Sociedad del Conocimiento y de la Información. 
 
Dicha petición se ampara entre otras razones, en el importante interés social de esta profesión para nuestra comunidad. Así ha sido reconocido por, entre otros, Unión Profesional o el Area de Colegios de la Comunidad de Madrid, con los que se está trabajando intensamente en el desarrollo del proyecto.
 
Madrid se suma así a la tendencia y los buenos resultados obtenidos por el trabajo y el papel de este tipo de colegios ya existentes en otras comunidades autónomas como Valencia o Cataluña, o comunidades donde se encuentran actualmente en proceso de creación, como Murcia o Navarra.
 
El proyecto de creación de este Colegio en Madrid, se trasladará previsiblemente en un futuro próximo, a través del Area de Colegios de la Comunidad de Madrid, a la cámara autonómica madrileña para su aprobación, tal y como exigen las actuales leyes de Colegios estatal y autonómica madrileña.
 
Los miembros de esta plataforma somos profesionales individuales independientes que ejercemos en Madrid, y para el logro de su único fin y objetivo – la colegiación para los profesionales madrileños de las tres ramas Profesionales de la Información y la Documentación – contamos asimismo con el reconocimiento y el apoyo de otros miembros de la profesión, como Asociaciones Profesionales o algunos de los centros documentales y bibliotecarios estatales más importantes del País, entre otros la Biblioteca Nacional o la Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística.
 
Hemos recibido también el apoyo de los departamentos de Biblioteconomía y Documentación de las tres Universidades madrileñas que imparten estudios específicos superiores en Biblioteconomía y Documentación (futuro Grado en Información y Documentación). Matizar que Madrid es la autonomía con el mayor número de universidades que imparten este tipo de estudios de toda España.
 
Una vez explicadas nuestras credenciales, quisieramos mencionar a , (TEXTO NO INCLUIDO POR CITAR DATOS PERSONALES ) porque ha sido la persona que, a petición nuestra, amablemente nos ha ayudado facilitandonos, sus datos de contacto directos y los del Sr. D. Jesús Valverde, Viceconsejero de Organización Educativa, que hoy nos permiten enviarles a ambos este mensaje, al objeto de ofrecerle información que creemos de su interés, así como  solicitarle formalmente un encuentro personal con vd. .
 
El motivo de dirigirnos a vd. está relacionado con la noticia, aparecida esta semana en los medios, informando de la decisión de su Consejería de pasar a considerar formalmente a las bibliotecas escolares como parte integrante de los centros escolares.
 
Dicha noticia ha sido considerada en sí fabulosa, aún siendo conscientes, como profesionales, de tanto que queda por hacer, tras demasiados años de escasa o nula visibilidad de las bibliotecas escolares, y conociendo el, tristemente, escaso aprovechamiento actual si se compara con las enormes dimensiones de su potencial como Centros de Recursos para el Aprendizaje (CRAs o CRAIs) y motores de conocimiento. [Véase también http://bibliotecas.grupo-sm.com/recursos/tablas/cuaderno.pdf]
 
Sin embargo, esta alegría se ha ensombrecido con una preocupación surgida en la profesión bibliotecaria madrileña al leer la noticia, que inmediatamente se ha reflejado y se sigue discutiendo con ardor en los diversos foros profesionales desde su aparición. Esta está relacionada con la comprensiblemente necesaria capacitación profesional de los encargados de gestionar dichas bibliotecas.
 
La noticia prevé será el del docente, remunerado específicamente por estas tareas, el perfil que pasaría a hacerse cargo de la gestión de este tipo de bibliotecas en los centros. Excelentes titulados en magisterio que, a pesar de la gran voluntad e ilusión que sin duda intentarán poner en el empeño, no poseen, al no ser ésta su formación ni su profesión, las habilidades y capacitaciones de los bibliotecarios profesionales, formados durante cinco años en estudios universitarios superiores específicos, y por tanto sin duda los mejor capacitados para aportar los criterios profesionales necesarios para conjugar por ejemplo la amortización de recursos con la obtención de la máxima calidad, llevar a cabo la implementación de tendencias, o en definitiva, lograr una calidad y una excelencia a la que los centros madrileños tienen derecho y a la que no tienen porqué renunciar por un simple error de base rectificable, partiendo de la lógica de que, al igual que el pedagogo del centro o el psicólogo lo son específicamente, el bibliotecario escolar también puede y ha de serlo, dado que existe como profesional, y es un perfil diferente del docente.
 
Uno de los objetivos de la creación de este Colegio Profesional en nuestra comunidad es precisamente dar visibilidad, reivindicar el papel del Profesional de la Información y la Documentación, habitualmente invisible para las administraciones y la empresa privada, que desconocen que existimos, que salimos cada año de las aulas, y que tenemos mucho que ofrecer. Y por eso nos dirigimos a vd. recogiendo el sentir que encontramos en la profesión en Madrid.
 
Hay que entender que no deja de ser una paradoja descorazonadora que mientras en la empresa privada, y salvo honrosas excepciones, el desconocimiento de nuestra profesión y la precariedad son el día a día, también en la gran mayoría de las oposiciones a la administración, no se está exigiendo titulación específica para desempeñar nuestro trabajo.
 
Así pues hoy, archivero, bibliotecario o documentalista, lo puede ser cualquier titulado, e incluso se envía, como vemos en los medios, a las bibliotecas a los funcionarios castigados, mientras nuestros estudiantes se preguntan lógicamente para qué esforzarse estudiando cinco años y nuestras aulas se vacían drámaticamente. Para los titulados superiores en Documentación se ofertan becas que contemplan exclusivamente una gestión técnica, que por otro lado, no supone ni un 10% del trabajo que debería desempeñarse en una biblioteca, y más en la escolar.
 
La biblioteca escolar ha de ser la catalizadora del conocimiento en la escuela, como centro de pensamiento, de cultura y también de disfrute. Una biblioteca escolar es mucho más que catalogar correctamente una colección. Es también necesaria la dinamización del centro, el estudio de las necesidades específicas de sus distintos tipos de usuarios, es decir, no sólo los alumnos, sino TODO el personal del centro, convertirla también en un recurso diario fundamental para los profesores y el resto del personal, e incluso para padres y ex-alumnos.
 
De capital importancia es asimismo la profesionalización en la gestión del presupuesto, que permita amortizar el gasto, compartiendo por ejemplo recursos entre centros, enseñando y explotando las nuevas tecnologías a través de las bibliotecas digitales, pactando préstamos temporales de las bibliotecas públicas de la zona…Enseñando desde aquí a los chavales unas técnicas de busqueda de información que les permitirán en el futuro estar siempre actualizados, informados, ser buenos profesionales, ser productivos el día de mañana, y no sólo a asistir a un almacén de libros durante media hora a la semana, que probablemente les hará asociar lectura con aburrimiento el resto de su vida…
 
Hay muchos aspectos más. Todo esto y mucho más, se estudia en cinco años de una carrera que existe y cuyos estudiantes se forman especificamente para ello.
 
Creemos que una reunión con Vd. podría ser una inmejorable oportunidad para poder compartir con su Consejería, directamente a través suyo, información específica importante para entender y calibrar mejor el papel crucial y el potencial de este tipo de centros, a la vez que nos permitiría exponerle sólidos argumentos en defensa del perfil profesional más adecuado para convertir este tipo de centros en un referente en nuestra comunidad.
 
Como entendemos que las decisiones y el esfuerzo de su Consejería van orientados en el mismo sentido, en el de acercar la máxima calidad a los centros madrileños, confiamos en que sabrá reconocer la importancia de lo que en este (largo) mensaje expresamos, y nos ponemos a su disposición para trabajar juntos en la consecución de dichos objetivos y lograr llevar entre todos a las escuelas madrileñas poco a poco al siglo XXI.
 
Una mejora en los planes de su Consejería en lo relacionado con el perfil porfesional más adecuado, supondría una gran alegría entre los profesionales de la Información y la Documentación madrileños, y un gesto en este sentido, supondría una enorme ayuda en la difícil tarea de dar a conocer esta profesión en Madrid a los que más se pueden beneficiar de ella: sus usuarios. Nosotros estamos preparados, podemos ayudarnos todos mutuamente.
 
Esperamos ilusionados su respuesta y mientras, le saludamos atentamente
 
 
Plataforma COABDM

6 pensamientos en “Carta abierta a la Excma. Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid

  1. No sólo es una preocupación de Bibliotecarios Madrileños… esto va mucho más allá… es un intrusismo tremendo y apoyado por instituciones…

    os pongo un enlace desde mi blog, espero que esto lleve a buen puerto o al menos, que vean que no pueden pasarnos por encima sin que nos defendamos.

    un cordial saludo

    Me gusta

  2. francamente no lo creo, siempre que la CAM se ahorre dinero en los temas públicos y sociales le importa un bledo el resto, y si no sólo tenemos que ver a nuestyro alrededor, y ver que pasa con las universidades, con los colegios públicos, con la ley de dependencia, etc. lo de las bibliotecas es minucia. Nuestra respuesta sólo puede venir de nuestro voto, y decidir qué tipo de sociedad queremos, y que tipo de temas queremos que sean públicos.

    Me gusta

  3. Pingback: Premio para una biblioteca escolar de Madrid « Plataforma para la creación del Colegio Oficial de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s