El futuro del profesional de la información en la Comunidad de Madrid (II)

Aquí os presentamos nuestra segunda entrega del artículo que aparecerá en el número de mayo de EPI:

LA PROPUESTA DE LA PLATAFORMA: ¿POR QUÉ UN COLEGIO DE ABYD?

El colectivo implicado

La Plataforma ha consensuado desde sus comienzos un principio claro: “Unir antes que separar”. Frente a quienes buscan destacar las diferencias entre bibliotecarios, archiveros y documentalistas, sus componentes defienden los elementos integradores: una trayectoria común; la participación conjunta en asociaciones y federaciones como FESABID, SEDIC o ANABAD; la existencia de muchos profesionales encargados de gestionar a un tiempo servicios documentales de archivo y biblioteca; o la legislación básica común que les regula, la Ley de Patrimonio Histórico 16/1985, que define lo que son archiveros y bibliotecarios, y que perfila la función social de su trabajo como custodios y difusores del patrimonio documental y bibliográfico.

También unirá a todos los profesionales en mayor medida el futuro Grado en Información y Documentación. Ahí es donde se impartirá la formación de los nuevos gestores de información; de ahí saldrá la preparación futura en Biblioteconomía, Archivística, Gestión Documental, Tecnologías de la Información, Legislación Documental, Administración de Recursos… una preparación multidisciplinar y transversal, que es lo que demanda el mercado de trabajo cada vez en mayor medida.

Sin embargo, el mayor elemento de unión son los problemas, y especialmente la falta de reconocimiento legal de la profesión. Por absoluto vacío legal, archivero, bibliotecario o documentalista lo puede ser cualquiera. A menudo, los mensajes en los foros profesionales son desoladores, de gente a quien “le ha tocado” organizar una unidad de información, sin saber por dónde empezar, y sin la más mínima noción de los conceptos de catalogación, indización, normalización, clasificación, principio de procedencia, conservación documental, accesibilidad… . Ningún profesional de la información puede afirmar que ésta sea la forma más adecuada de gestionar la información, y mucho menos el patrimonio documental de un país.

La Plataforma es consciente de que, cuanto más amplia sea la base que la sustente, más capacidad de acción tendrá el futuro Colegio. Una colegiación conjunta implica mayor fuerza y representatividad, y la mejor consecución de la finalidad del Colegio Profesional: reunir a los profesionales de bibliotecas, archivos y centros de documentación para tener una voz más sólida ante los graves problemas que padecen nuestra profesión y nuestros centros.

Las herramientas de acción

Legalmente, se prevén dos instituciones para representar, defender y agrupar a los profesionales de un sector: asociaciones y colegios profesionales. Las características principales de ambas figuras se exponen en la tabla adjunta (TABLA 1).

Si quieres seguir leyendo, acércate por la sección de Documentos para el resto del capítulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s